Campo de azucenas – Capítulo 9: El carruaje cruje

Traducido por Sharon

Editado por Nemoné


[Rose]

En el momento en que recibí su permiso, me pegué al área mojada de la señorita.

Cada vez que el sabor salado y amargo se extendía por mi boca y respiraba su fragancia, mi parte inferior largaba miel.

Pero tampoco me importa algo como eso porque pude saborear el lugar secreto de la señorita. Me gustaría beber tanto pis de ella como pueda, y succionar de su uretra.

Sin embargo, una vez que ya no sentí orina, lamí su clítoris.

Hay una parte donde el líquido es más espeso que la orina. Comprendí que su vagina se abrió de inmediato, y forcé mi rostro entre sus piernas tanto como pude para insertar mi lengua.

—Rose… Profundo… ¡Ahhh! ¡Allí!

Me alegré ante los elogios de la señorita.

Tras extender su vagina con mi lengua mientras hacía ruidos obscenos, volvió a sacar una gran cantidad de líquido.

Ah, es delicioso. ¡La vagina de la Señorita realmente es deliciosa!

— ¡Nn! Rose, por favor, no sólo sale de ahí. Mira, limpia esto también.

¡Ahí! ¡Ahí está!

Me olvidé por completo de él mientras limpiaba su hermosa vagina. Sin querer separarme de ella, levanté un poco la vista y allí, arriba de su clítoris, me encontré con una gota dorada.

Esta vez, la señorita lo presionó contra mi rostro. Aunque creo que soy algo retorcida, estoy agradecida.

Cuando me pidió que lo lamiera rápidamente, me fue imposible contener mi felicidad. Inserté mi lengua detrás de su clítoris y comencé a lamer alrededor varias veces. Limpié la suciedad que debe haberse reunido allí desde ayer.

Este sabor aumenta mi excitación.

Con la estimulación, el clítoris comenzó a expandirse y pronto adquirió el tamaño justo para entrar en mi boca. Se transformó en un pene y me llenó por completo.

El olor proveniente del semen de la señorita es realmente espeso.

No es la primera vez que otorgo placer oral. Cuando tuve sexo por primera vez, nos lamimos el uno al otro como juego previo, pero esa vez fue desagradable y terminó rápido. Sacudí mi cabeza.

Debería haber practicado apropiadamente en esa ocasión. Bueno, ese tipo también se vino antes, así que terminó rápido.

Al parecer la señorita no estaba satisfecha del todo, porque tomó mi cabeza con su hermosa mano y sacudió su cintura.

Es… doloroso.

Pero ese sentimiento fue paralizado por uno más grande de euforia y felicidad.

La señorita de siempre que es amable y modesta está sacudiendo su cintura con su pene dentro de mi boca. Y su figura es tan erótica que supera la imaginación. Si alguien no se moja con esto, sería demasiado extraño. Además, ella claramente también está excitada, porque un líquido claro desborda de su vagina y baja por su muslo.

Esperando sentirme más cómoda, inserté mi dedo medio y anular en su abertura rosada.

La entrada de la señorita es extremadamente cálida. Sin embargo, mientras mi dedo entraba cada vez más, se chocó con algo. Lo más seguro es que sea el himen. Y como no puedo romperlo con mi dedo, lo acaricié mientras hacía sonidos obscenos.

Estando considerablemente mojada, la miel que bajaba por su parte inferior se esparció por sus pies. Pronto, ella alcanzó su límite y tanto su vagina como su pene comenzaron a pulsar.

—Me vengo… ¡Ahh! ¡Ahh! ¡Mi pene y mi vagina al mismo tiempo! ¡ME VENGOOO!

Entonces introdujo su pene profundo en mi garganta, inclinándose ligeramente hacia atrás, mirando al cielo.

De su vagina, un líquido salió y cayó al suelo mientras el orgasmo la recorría. Mi cuello y rostro quedaron completamente sucios.

También roció su esperma dentro de mi garganta, llegando directamente a mi estómago a través de su pene.

La señorita me marcó. Ahora apesto con su olor. Pero todavía no toqué mi vagina, y como mi garganta fue violada, me quedé intoxicada.

No puedo pedirle a la señorita que lo toque, y si lo hacemos en público, le daré una mala reputación.

Más tarde podré consolarme pensando en esto como unas amigas estrechando lazos…

—Umm, ¿Rose? Al parecer estamos más sucias que antes. Mi pene está cubierto con semen y saliva, mientras que mi vagina está despertándose. ¿No pienses que sería mejor si limpiamos una vez que terminemos…? Juntas…

Ahh, ya no me importa lo que suceda ♪.

♦ ♦ ♦

— ¡Nnn! ¡Ahh! Nnn… ¡Señorita! Tan bueno… ¡M-Me vengo! ¡Auuu!

Su rostro está enterrado entre mis piernas.

Como se esperaba, si hacemos algo como esto las personas lo notarán, así que propuse hacerlo en el carruaje.

Cuando entramos, me saqué la ropa que se volvió pesada por los líquidos, y me quedé desnuda.

—Por favor, siéntate en la cama. Muéstralo bien.

Me senté en la cama como la señorita me pidió, y extendí mis piernas.

Cubrí mi rostro con mis manos por la vergüenza. No pude evitar sentirme extraña cuando me pidió mostrarle mi vagina.

Luego, la señorita se arrodilló a un lado de la cama y levantó mi muslo hasta mi cintura, poniéndome en posición de M y enterrando su rostro en mi vagina, lamiendo.

Al principio estaba avergonzada al verla arrodillarse, pero después de que empezara a moverse no pude pedirle que se detuviera.

Mi respiración se volvió cada vez más difícil mientras la belleza de cabello plateado creaba sonidos de salpicaduras entre mis piernas.

—El olor es muy profundo… ¿Es este el olor de una mujer adulta…?

Mi rostro ya estaba rojo, pero cuando comprendí sus palabras, se puso tan caliente que podría derretir el hierro.

¡Hace dos días que no tomo un baño! ¡Ella olía particularmente bien, pero yo soy diferente, no hay forma en que no apeste!

—B-Bueno… Iya… Ah… El olor… Ah…

La señorita sacudió su cabeza sin escuchar mis ruegos desesperados, y no se detuvo. En su lugar, enterró su lengua en mi vagina y comenzó a frotarla contra las paredes.

— ¡Fuuuun! ¡Ahhaaa! ¡Ahh! ¡Me vengo! ¡Iya! ¿Qué…?

Ella se separó cuando estaba por venirme y se puso de pie. Quedé estupefacta, porque frente a mí apareció un gran pene.

—Se volvió así por tu olor. Por favor, ¿podrías tomar la responsabilidad?

Sin decir nada, y usando dos dedos, abrí mi vagina.

♦ ♦ ♦

Su miembro, después de excitarse con mi olor, era increíblemente grande. Pero sus ojos no son como los de ese hombre.

—Aquí voy.

Ella me abrazó desde el frente, usando una mano para apuntar con su gigantesco pene dentro de mi vagina.

Lo experimenté una vez antes, pero fue hace tres años. Además, la única diferencia con esa ocasión es que era virgen.

Su duro miembro empujando dentro expandió mi agujero.

—Ahh… ¡E-Está abriéndose…!

—Está bien. Porque el trabajo de la mujer es aceptar el pene.

La señorita pellizcó mi clítoris mientras se introducía lentamente. Y entonces tocó el área más profunda.

—Tsu~

Mi estómago se entumeció.

¿Qué es esto? No lo conozco. 

¡No conozco este sentimiento!

La señorita comenzó a moverse sin preocuparse por mí, que estoy agonizando.

Mis mejillas se volvieron completamente rojas mientras el deleite me recorría. Cuando su gran miembro intentaba salir, mi vagina se retorcía como si intentara volverlo a meter.

Puse mis manos sobre mis ojos para contener el placer. Pero no pude evitar el temblor de alegría, y que mis pezones se tensaran.

—Fufu. Unos pezones tan adorables.

Sin dejar de empujar con su cintura, ella succionó mi pezón izquierdo mientras pinchaba y jalaba del derecho con sus dedos.

Inútil. Es inútil. ¡Mis pezones están demasiado sensibles!

Cuando me consuelo por mi cuenta, me da demasiado miedo meter los dedos dentro de mi vagina porque la primera vez fue demasiado dolorosa, así que siempre jugaba con mi clítoris y pezones. Pero como los pinché, jalé y froté demasiado, se volvieron más grandes.

Una vez erectos, alcanzan los dos centímetros. Sobresalen bastante con mis pechos pequeños.

Mientras la señorita succionaba mis pezones completamente erectos, su pene se introduce una y otra vez en mi interior. Sacudí mi cabeza en respuesta. La cantidad de placer que estoy sintiendo está alcanzando los límites.

— ¡Nn! ¡Ahh! ¡Mis pezones! ¡Mis pezo-! ¡Ahh! ¡Ahh! ¡Kuu! ¡W-Waaa!

Respirando de nuevo, llegué al clímax. Sin embargo, cuando la señorita dejó de moverse, señaló a la ventana ligeramente abierta.

Si la ventana y la puerta se cierran, se activa una herramienta mágica que evita que el sonido se escape, pero ahora, si alguien pasó cerca, es seguro que escucharon.

Hablando de sonidos fuertes, acabo de gritar por mis pezones…

¿Qué pensaría una persona normal al escuchar mi voz gritando dentro del carruaje? ¿No pensarían que la señorita se estaba masturbando mientras pellizcaba sus pezones?

Mirándola, no pude contener la sonrisa lujuriosa. Era igual a un niño que realizó una travesura.

Quité su pene de mi vagina que estaba cubierto en jugos, y cerré la ventana apropiadamente.

— ¡Está cerrada! Al parecer olvidaste cerrar la ventana. Ahora la linda voz de Rose se escuchó desde afuera —dijo increíblemente feliz.

Al parecer está alegre por la travesura. Aunque no sabía que su personalidad era de esta forma. ¿O era sólo que no lo sabía?

Normalmente los Caballeros duermen lejos del carruaje para mantener guardia. Estoy convencida de que no podrán escuchar desde allí, sin embargo sigo avergonzada.

Presté atención porque en parte fue mi culpa.

Lo que estaba conteniendo fue liberado. Sin necesidad de ser reservada, pude liberar todo mi deseo sexual hacia la señorita sin excusas. Atrapé su hombro y la empujé a la cama.

—Al parecer tendré que castigar a la niña mala que engañó a su propia ayudante.

El cabello de la señorita se extendió al igual que un abanico sobre la cama.

—S-Sólo bromeaba, señorita Rose. No creo que hayan podido escuchar…

Froté su pene que estaba perdiendo su dureza, y lo inserté en mi interior en la posición de vaca.

—Nn… ¿Señorita Rose? Err…

—Rose está bien. No necesitas ser formal.

Mientras movía mi cintura arriba y abajo sobre su miembro, inserté tres dedos en su vagina. Como su himen está más adentro, no lo rompí. Además, aunque normalmente es una zona poco profunda, debería ser diferente para la señorita ya que sus órganos sexuales son diferentes de los normales.

Ella parece gustarle sentir placer desde ambos genitales al mismo tiempo. Su miembro se volvió ligeramente más grande mientras la miel salía de su vagina. Las sábanas se mancharon por completo.

— ¡Espera un-! ¡Kyuan! ¡Ahh! ¡Ahh! ¡Ahh! ¡Nnn! ¡Ahh! ¡Ya… me… vengo…! S-Si no lo libero enloqueceré… ¡Ahh!

Su miembro comenzó a moverse de su cuerpo inmóvil, y líquido caliente entró en mi vientre. Me vine de nuevo con ese sentimiento.

— ¡~! ¡Haaa! ¡Ku! Haa… Haa… Como te he castigado tendrás que reflexionar apropiadamente, ¿bien? Aunque tengas un rostro tan bonito, me enojaré.

Tenía lágrimas en las esquinas de sus ojos, y su rostro estaba ligeramente sonrojado mientras su cuerpo temblaba. No sentía ni miedo ni dignidad, sino un deseo de proteger, amor y lujuria.

Mientras tanto, sacudí mi cintura lentamente adelante y atrás para no dejar que su miembro se vuelva flácido, y lo exprimí fuerte con mi vagina.

Además, todavía no había dejado de frotar su vagina desde hace tiempo. Al parecer ella está alternando entre viniéndose con intensidad y hacerlo con tranquilidad, su voz seductora que usualmente sonaba en su expresión normal ya no se encontraba en ninguna parte.

Cuando su miembro volvió a pararse nuevamente, comencé a levantar y bajar mi cintura.

—Ah♡ Ah♡ Castigo♡ Increíble♡

La señorita tomó el liderazgo al principio, pero ahora yo dirigía.

Quizás es del tipo que le gusta trabajar a la fuerza. 

Su voz salía a la fuerza, pero como parece estar inclinada al tratamiento cruel, es probable que sea una masoquista.

—ROSE♡ Beso… ¿Vamos a besarnos? Por favor… Nnn…

Sacando mi dedo de su vagina por su demanda, nuestra posición cambió desde la vaca a la pose del misionero.

Sus mejillas, dientes, lengua y labios. Saboreando todo en su boca y succionando su lengua, luego separándome y besando su rostro.

Al parecer la señorita no quiere separarse, porque sigue buscando mis labios.

—Por favor, acepte esto, señorita.

Transferí la saliva que había recolectado en mi lengua a mi persona más querida. Ella la masticó en su boca por largo tiempo como si fuera un dulce, hasta finalmente tragarla. La miré y me reí con fuerza.

Mi paciencia ha alcanzado sus límites.

Abracé a la señorita y sacudí mi cintura con fuerza. El vigor no es comparable con el anterior.

Mientras martilleaba su miembro, apretándolo con fuerza, succioné los pechos llenos de la señorita. Ella se sostuvo de mis hombros con fuerza mientras sacudía su cabeza de derecha a izquierda, dando un grito sin voz por lo intenso de los movimientos.

—~~~~♡♡♡

Ella fue primero.

Con su mano fuera de mi hombro y abrazando mi cuello con fuerza, todo su cuerpo se sacudió con su orgasmo. El líquido blanco espeso fue disparado directamente hacia mi vientre cuando alcanzó su clímax.

— ¡Ahh! ¡¡Ahh~~!! —gritó con fuerza hasta que su voz dejó de salir.

Nos abrazamos la una a la otra mientras nuestros cuerpos convulsionaban.

30 minutos después, habiéndonos calmado por ahora, comencé a limpiar mientras la señorita seguía sintiendo los efectos de su clímax.

Intentaré recuperar mi reputación más tarde.

Lo saqué y lo puse varias veces. La cabeza del pene se volvió completamente blanca, mientras su cintura temblaba con fuerza. Además, continuamos por una hora antes de detenernos.

Sorprendentemente, yo gané.

Al parecer el clítoris de la señorita es extremadamente sensible, y una espada de doble filo que la ataca a ella misma cada vez que empuja. Al final, se volvió tan sensible que cuando se introdujo, un líquido prácticamente claro salió cuando se vino.

—Ahh♡ Me vengo♡ O-Otra vez♡ Nn♡ Haa. L-La próxima vez no perderé —murmuró antes de quedarse sin fuerza y perder la conciencia.

♦ ♦ ♦

Es exactamente igual a mi hermana menor.

Eso es lo que pensé mientras veía a la señorita durmiendo a mi lado. Soy ligeramente más alta, pero no tan hermosa como ella y mi pecho también es inferior.

Aun así, su rostro inocente cuando duerme despertó mi instinto maternal. Y soy cuatro años más grande. En otras palabras, soy más grande que mi hermana.

Bueno, las hermanas de verdad no harían esto.

—Nnnn… Rose… Nyaa… Ahí…

Mi dormilona y linda hermana menor murmura en sus sueños. ¿Qué estará soñando…?

Pero cuando pienso que yo soy su compañera, mi pecho tiembla y la abrazo con fuerza.

—Buenas noches… Anne Rose…

Besé su frente indefensa ligeramente.

Lo primero que tendré que hacer en la mañana será disculparme por ser grosera. Pero antes de eso, recolecté el aceite esparcido.

¿Florecerá una rosa blanca de él?

Cerré mis ojos sintiendo una fatiga placentera.

| Índice |

2 thoughts on “Campo de azucenas – Capítulo 9: El carruaje cruje

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *