El vampiro solo quiere una siesta – Capítulo 67: El viaje del antiguo caballero y el mercante

Traducido por Herijo

Editado por Tanuki


—Tto…

Mi cuerpo rebota debido a la gran sacudida del carruaje. Fue lo suficientemente fuerte como para despertarme. A pesar de que el camino está bien conservado, está hecho principalmente de tierra comprimida con magia. Si un carruaje tirado por caballos pasa demasiadas veces, se deforma y eventualmente se llena de agujeros.

—Lo siento, Felnote. ¿Estás bien?

—Lo estoy.

Sacudo mi brazo respondiendo a Zeno quien es el encargado de conducir el carruaje. Nada serio ocurrió aparte de que se me entumeciera el trasero y mi asiento rebotara. Solo necesito ajustar mi posición ligeramente, para acomodarme de nuevo en el asiento.

Por cierto, actualmente estamos conversando con el lenguaje de la república. Recuerdo el lenguaje cotidiano hasta cierto punto, y soy capaz de usarlo bastante bien.

Es algo diferente del lenguaje del reino, y hay lugares donde el acento es algo confuso, pero me he acostumbrado. Si continúo usándolo, seguramente mejorare.

Cuando recuerdo la confusa frase de antes, que no eran más que palabras lindas en su momento, ahora sé que significaba flujo de viento en el lenguaje de la república.

—¿Cuánto más antes de que lleguemos a Sakuranomiya?

—Creo que llegaremos  un poco antes del anochecer.

Zeno es un mercante que ha trabajado en varios pueblos antes de venir aquí, por lo que tomó bastante tiempo llegar hasta este punto.

Bueno…probablemente será más rápido que con Arge.

Esa chica es floja y le gusta tomarse las cosas con calma. Incluso si apunta a la capital, tomará bastante tiempo con sus descansos. Al menos que sea llevada por alguien, no estará por delante de mí. No hay duda de eso.

—¿Estas segura que Arge vendrá a Sakuranomiya?

—Probablemente.

Es bastante incierto como para asegurarlo. Pero, tal vez, Arge apuntara a la capital.

Su objetivo es tener tres comidas al día, dormir y ser alimenta, y parece que no sabe nada del mundo. Ya que es realmente poderosa, será bastante malo. Alguien podrá aprovecharse de ella.

Tiene un objetivo bastante ridículo, pero también hay partes inesperadamente geniales.

Si decide mudarse, escogerá un lugar con una alta posibilidad de que haya gente que cuide de ella. En otras palabras, con el fin de aumentar las posibilidades, irá a varias ciudades importantes.

No he pensado en cómo encontrarla, pero he preguntado por ella bastante. También, Zeno les ha dicho a los demás comerciantes que la busquen. Es una bella chica, con un hermoso rostro, pelo plateado y orejas puntiagudas. Una chica absurdamente hermosa que una vez la has conocido no hay forma de olvidarla. Por lo que serán fácil de encontrar  si se encuentra caminando por el pueblo.

No tiene caso pensar en la posibilidad de no hallarla después de haber llegado tan lejos. Sí, la encontrare sin falta. Absolutamente la atrapare. Y le diré la forma correcta de vivir.

—Ah…

—¿Qué sucede?

—Justo ahora hay pétalos de cerezos cayendo.

—Después de todo estamos cerca de Sakuranomiya, y se han plantado árboles en las aldeas y pueblos de los alrededores. Por lo que no es raro verlas aquí.

Un pétalo pequeño que cabe la palma de mi mano. Cuando me estaba preguntando si tocarlo o no, el carruaje tembló de forma tremenda. Aparentemente volvió a caer en un hoyo.

—Ah.

Para cuando me di cuenta, los fragmentos de las flores ya se encontraban volando por los cielos. El carruaje dejó atrás las flores que eran llevadas por los vientos más allá de donde alcanza la vista.

—El mantenimiento del camino es sorprendentemente malo, ¿no es así?

—Debido a que hay muchos carruajes que van y vienen y a que es un lugar alejado de la capital, lo que impide que pueda hacerse rápidamente, el mantenimiento está a cargo del gremio comercial. Después de todo no tenemos suficientes magos de tierra como para llegar a un lugar tan alejado.

Es verdad lo que Zeno acaba de decir. Me he cruzado con muchos otros vendedores y mercantes durante el viaje. Ciertamente con tantos carruajes, el camino se dañará. Y como estamos alejados de la capital, no podemos esperar que incluso den el mantenimiento hasta acá. He dicho algo bastante tonto.

—Lo siento, Zeno.

—No, soy yo el que debe disculparse, por no ir por un camino más tranquilo.

—No es tu culpa.

Solo voltea a verme cuando estamos conversando. Lo básico de la conducción es que siempre debes observar el camino y manipular a los caballos. Solo puedo ver su espalda e incluso así puedo ver señales de una sonrisa amarga.

No he dormido con Arge por más de diez días. Al menos que ella ya no esté interesada en mi o no quiera verme…en ese punto lo noté.

No me importa…

Incluso si le pido que cenemos juntas, ella no hace nada aparte de dormir. Cuando me cambio, hay veces en la que se le ve incómoda por observarme. Por qué lo hace, es desconocido así que trato de no decir nada.

En el carruaje que se sacudía fuertemente de vez en cuando, traté de acostarme, pero no pude relajarme. Debo prepararme para la siguiente vibración, para proteger mi trasero y para poder reaccionar rápidamente ante cualquier situación.

Ya que la capital está cerca, no parece haber ladrones o demonios en las cercanías, pero estoy preocupada de encontrarme con un enemigo peligroso. Un momento de distracción durante una batalla, podría ser fatal.

Mientras rezaba por que no hubiera problemas por lo que resta de nuestro camino, fui sacudida por el carruaje.

Sakuranomiya… Casi llegamos.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *