La hija de la Casa Albert – Capítulo 37

Traducido por Maru

Editado por Ayanami


En ese segundo, el silencio cayó en la sala del Parlamento.

Unos minutos más tarde, todos hicieron un cambio completo y aplaudieron emocionalmente a los padres y la niña, incluso aquellos que sospechaban que Alice era una espía de otro país antes de la llegada de los monarcas.

Sintiendo la presión de las figuras autoritarias, las criadas estaban sirviendo té con torpeza, mientras intentaban limpiarse los ojos ante la alegre reunión de padres e hija.

Por supuesto, hubo personas cuyos ojos vacilaron al recordar sus acciones, pero gritaron con fuerza:

— ¡Gracias a Dios!

— ¡Qué historia tan conmovedora!

Decir tales mentiras era el estándar.

Frente al emocionante y conmovedor escenario, Mary se quedó atónita por un tiempo.

Por supuesto, era porque su tren de pensamiento no logró ponerse al día. Cuando comenzó a dudar de Alice, en alguna parte de su ser que ni siquiera pudo evitar, no pudo sumergirse en el estado de ánimo de la celebración, estaba empezando a dudar de los recuerdos de su vida anterior. Y las palabras que salieron después de esos pensamientos fueron:

—…Addie, me duele el estómago.

Eso…

—Mi Señorita, por fin llegó a su límite, eh…pobre. Esta noche, vamos a tomar unas croquetas para la cena.

—Esto no tiene sentido, quiero irme a casa…me duele el estómago.

—En un momento, todo terminará en un momento. Vamos a comprar algo delicioso en nuestro camino a casa.

Lamentable…Mary solo asintió débilmente aturdida, ante Addie. Lo que sostenía con una mano estaba más cerca de su vientre que de su estómago. Era una interacción inusual para los dos, pero nadie se dio cuenta de la situación.

De todos modos, incluso sin Mary, este ambiente de celebración no desaparecería. Incluso Patrick estaba conmovido emocionalmente, mientras decía “Bien por ti, Alice”.

En esta situación, Mary, ¡tenía información innecesaria ya que este era un juego! ¡Esta era una imagen fija! Supo que Alice era una princesa desde el principio, después de pensar en esto y aquello, honestamente, no podía inclinarse por este estado de ánimo o quizás, todos seguían especulando y solo leían la atmósfera del momento.

No, incluso entonces, este aplauso permanente es extraño…y, pensándolo, tal vez este también es el poder de supresión del juego.

Si, definitivamente lo es. Si no, no podría consentir el estado de ánimo feliz que parece ser un gran final.

Para palidecer ante la pesada atmósfera hace unos minutos, ¿no era algo estúpida? Ella quería este poder de supresión.

Cuanto más lo pensaba, más caía su estado de ánimo. Justo antes, ella quería irse a casa porque estaba nerviosa, pero ahora quería irse por una razón diferente.

Honestamente, esto era una farsa.

Mirando la escena con esa sensación, el ruido comenzó a concentrarse desde el otro lado de la puerta. De alguna manera, en la reunión de padres e hija, los curiosos observaron el cambio de atmósfera. ¿O tal vez se estaban reuniendo porque escucharon el aplauso?

Tanto el Rey como la Reina lo sintieron, sonrieron y asintieron alegremente, mientras abrazaban a Alice.

—Permítenos presentarte a todos. —debe ser lo que querían decir.

Alice solo pudo sonreír con una felicidad mezclada con confusión como respuesta. Desde un lado, era una hermosa reunión entre padres e hija…eso era si el otro lado no estuviese involucrado en la historia.

—Debemos huir —le dijo Mary a Addie, en cuanto la pareja real se volvió hacia la puerta.

Seguramente, todos esperan la conclusión más allá de esa puerta. Ya se estaba, confundiendo con la alineación, si anunciaban a Alice como la princesa legítima, seguramente todo se volvería más caótico.

Desde el punto de vista de Mary, quien comenzó a hartarse de esa atmósfera, esa conclusión era de hecho el momento perfecto para escapar. Addie solo pudo asentir con simpatía hacia Mary, que proclamaba con orgullo tal cosa patética.

Era una situación que hacía que la noble hija de la Casa Albert se pusiera pálida y nerviosa. Era imposible que Addie, que era un plebeyo y un sirviente, pudiera soportarlo.

Incluso ahora, sólo debido a que Mary estaba allí, y porque su corazón se estaba rompiendo, podía mantener la calma.

—En el momento en que abran la puerta y presenten a Alice, habrá confusión. Vamos a correr, en ese momento.

—Entendido.

En medio del estado de ánimo de batalla, susurraron el plan y se saludaron con la cabeza. Cuando ambos reyes abrieron la puerta, la multitud se volvió más ruidosa.

Era natural, mientras esperaban que la reunión terminara con impaciencia, tanto el Rey como la Reina aparecieron, mientras abrazaban a la chica en cuestión. Todo el mundo podía adivinar el significado, debido a eso el caos continuó.

Existían los que aún estaban confundidos incluso después de ver la situación y los que corrieron a algún lugar para informar a otros. También hubo algunos que se mostraron insatisfechos con el resultado que iba en contra de su juicio y abandonaron el lugar mientras se quejaban. Por supuesto, también hubo personas que se regocijaron genuinamente con la situación.

Al ver esa oportunidad, Mary y Addie se quedaron en silencio. No había mejor momento para correr que ahora.

Y así, borraron su presencia y se movieron con sigilo, solo un poco más hasta que pudieran escapar del caos. Sin embargo…

— ¡Mary, Addie! Vamos a cenar con Su Majestad, ¿por qué no venís también?

Su hombro fue atrapado por Patrick, quien les dedicó una fresca sonrisa.

Su sonrisa actual era lo suficientemente cegadora, que si hubiera otra hija noble en ese momento, su corazón sería definitivamente robado. Pero, la mano que los agarró del hombro mostraba un poder contrario a esa sonrisa. La mejilla de Mary se contrajo cuando se dio cuenta de que no podían escapar.

Addie ni siquiera tenía expresión en su rostro.

—Patrick, nos invitas a pesar de saber que estamos intentando huir. ¿No…?

—Bueno, ¿no está bien? Alice estará feliz si los ve a los dos.

— ¿La farsa realmente terminó y ahora debo cenar con Sus Majestades? ¡No bromees conmigo!

—Yo… ¡me voy a casa! Una vez que regrese, cenaré y dormiré. ¡No puedo aguantar más!

— ¡Mira! Puede que me quede algo de compostura, ¡pero ahora quebraste a Addie!

— ¿Qué estáis tramando los dos? —Suspiró Patrick con resignación, pero la fuerza de su agarre no disminuyó.

Como mujer, Mary no tenía la fuerza para liberarse y escapar de Patrick y, aunque Addie podía ser más fuerte físicamente que él, la diferencia de estado se lo impedía.

En otras palabras, no podían hacer nada. Al principio, su ruta de escape era casi inexistente, pero ahora Patrick la había cortado por completo.

Además, para agregar otro golpe, Alice dijo felizmente su nombre, mientras estaba rodeada por el Rey y la Reina. Para terminar, incluso tomó su mano.

Mary solo podía aceptar la derrota, dejó caer su hombro, mientras suspiraba pesadamente. No tenía más fuerza de voluntad para siquiera mirar a Patrick.

—Como hija de la Casa Albert, realmente hay un momento en el que inesperadamente cenarás con el Rey, eh…recuerdo haber dicho que algo era delicioso, pero no lo que estaba comiendo.

—Todavía lo tienes mejor, Señorita. Yo, probablemente, no tenga otra cena y, con el Rey y la Reina en la misma mesa…ah, recordarlo me pone nervioso de nuevo…

Mientras murmuraban esos comentarios se sacudían dentro del carruaje de la Casa Dice y regresaron a la Casa Albert.

El carruaje que habían tomado cuando fueron al castillo ya había regresado con Carrel. Sacar a la fuerza a su hija y luego regresar rápidamente, era como debería actuar un padre, pero viendo la condición de Addie, tal vez fue bueno que se quedaran atrás.

Después de estar mentalmente agotado dentro de la sala del Parlamento, más el nerviosismo de comer con la realeza y ahora los mareos dentro del carruaje. Además, sentarse junto a la señora de la Casa mientras su hija se sentaba en el asiento inferior también fue mentalmente agotador. Podría desmayarse en cualquier momento.

En este caso, el único pasajero en el carruaje de Dice al lado de ellos era Patrick, por lo que Addie podía relajarse un poco. Incluso ahora, estaba recostado agotado contra la ventana, mientras se mordía los labios de vez en cuando.

Mirando a Mary, que estaba sentada junto a Addie, a veces le daba palmaditas en la espalda y respondía alegremente, Patrick la llamó por su nombre.

—Mary, eres una buena mujer.

Mary solo pudo ampliar sus ojos y lanzar una mirada interrogante a Patrick. Como de costumbre, con su buena suerte, sonrió de manera refrescante mientras su cabello estaba siendo despeinado por el viento que soplaba por la ventana.

— ¿Qué pasa con el repentino cumplido? Me pregunto si te arrepientes de rechazarme.

— ¡Ah! A partir de hoy estoy pensando seducirte para que te conviertas en mi concubina.

—Ya veo. Finalmente te cansaste de la chica de campo, ¡eh!

—Cómo podría ser eso. Solo quiero probar algo diferente, eso es todo.

— ¡Ah! Qué divertido, de una chica palurda a mí, aunque eres el hijo mayor de la Casa Dice, tienes mal gusto.

No estás siendo honesto. Solo pudo pensar Addie dentro de su corazón, mientras se inclinaba contra la ventana, viendo a esos dos burlarse mientras hablaban.

No dijo nada, porque en esa situación, podría ser expulsado del carruaje y sobre todo, no creía que esos dos fueran honestos después de todo.


Maru
¿Qué? ¿Qué quieres decir con que no es honesto? ¿Qué estás pensando Addie? ¿Qué está pasando? Yo no necesito dormir, necesito respuestas.

| Índice |

13 thoughts on “La hija de la Casa Albert – Capítulo 37

  1. Simei Ortiz says:

    OH DIOS!! Me enamoré de esta historia, en serio agradezco su trabajo, espero que actualicen pronto ❤ NECESITO SABER A QUÉ SE REFIERE ADDIE

    • Maru says:

      ¡Muchas gracias por leer!
      Por ahora no hay fecha de actualización próxima pero esperamos hacerlo pronto.
      Aun así, en la edición 17 de la revista hay un capítulo nuevo ^^

    • Maru says:

      ¿Verdad? Jajaja Espero que podamos sacar pronto más capítulos para conseguir esas respuestas… ¡o más preguntas! Casi terminamos ya el primer tomo ^^

    • Nemoné says:

      Mi llegada representa buenas noticias, recordarlo. (★uдu)σ
      Ya puedes encontrar el siguiente capítulo en la edición 17 de Kovel Times

  2. Anita says:

    gracias por los capitulos, vine aqui porque estava leyendo el manga pero no me aguante las ganas de saber que mas pasaba y termine leyendome todos los cap de la novela que tienen aqui en una tarde, espero que aparescan escenas donde addie se ponga celoso, me encantan esas cosas, esperare con ansias los proximos cap gracias.

    • Maru says:

      ¡Gracias a ti por leer! Ya casi terminamos el primer tomo de la novela, así que esperamos poder dar cada vez más escenas interesantes a medida que avance la historia jeje

  3. Khrystal MeL says:

    Lo último me dejo muy confundida, no se supone que Patrick solo gustaba de Alice y veía a Mary como una amiga, o como esta eso?. Ya no entendí, me dejo pensando, pero igual y no es lo que creo que es…🤔

    • Luciola Lumiere says:

      Puede que con “No estás siendo honesto” Addie se refiera a que ahora Patrick está arrepentido de elegir a Alice porque ella es la princesa y ahora es él quien no tiene el suficiente estatus social, por lo que se siente inseguro de si es capaz de seguir con ella. Por eso le hizo esa broma a Mary, con quien no hay ningún conflicto si se casan y realmente es una buena persona y candidata aunque no se amen, realmente es una opción más sencilla. No sería extraño que él se diera cuenta de que Patrick está inseguro de su estatus ya que es un sentimiento que Addie entiende muy bien. Si llega a ser eso, creo que habrá una discusión interesante entre ellos dos.
      O puede que solo sea la inseguridad de Addie. En varios momentos pensó que ellos podrían ser una buena pareja y que él simplemente debería abandonar su amor por Mary.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *