Mi hermana, la heroína – Capítulo 45

Traducido por Sharon

Editado por Tanuki


La sangre se reunió en mi rostro. Es como si hubiera otro corazón dentro mío que produce que mi sangre entre en pánico. Justo como el caos de mi flujo sanguíneo, mi razonamiento también se descontroló.

—Estoy feliz. Entonces también te gusto.

Gustar. La palabra hizo que mis hombros saltarán.

—¡C-C-C-Cállate! ¡Ca… Cállate, idiota!

—¡¿Idiota?!

Lo regañé como reflejo, pero difícilmente fui coherente.

Esto es malo. Sé que no es sólo mi rostro, mi cuello también está enrojeciendo. El sonido de mis latidos furiosos es increíblemente molesto.

Estaba a punto de huir en pánico por este nuevo sentimiento, pero no puedo calmarme.

¿Qué es esto?

Mis sentimientos cambiaron como si hubiera renacido. A duras penas puedo mantenerme al día.

Y ahora el rostro enojado de Charles se acercó.

—¿Chris? ¡¿Por qué me llamaste idiota?!

Su cara está cerca.

Consciente de la distancia, desvié mis ojos rápidamente.

Pero es inútil. Seguimos de la mano. Estamos bailando, nuestros cuerpos están prácticamente unidos.

Ahora que lo pienso, puedo sentir su respiración en mi cuello. Además, espera. Mis manos están sudando.

No. Charles se va a dar cuenta y-

—¡Umph!

—¡¿Wah?!

Saqué un pie hacia afuera y lo tiré al piso. Por supuesto, como estábamos de las manos, yo también perdí el equilibrio. Pero ese era mi objetivo.

Ahora nuestros cuerpos están separados. Justo como lo planeé. Y entonces, juntos, caímos sobre la cama de flores como esa vez hace tiempo.

Charles se levantó de inmediato.

—¡¿Qué?! ¡¿Qué fue eso, Chris?! ¡Me asustaste!

—¡Cállate! No puedo. ¡Simplemente no puedo!

A diferencia de Charles, que ahora está de pie, giré en mi estómago, cubrí mi cabeza y pateé con mis pies.

—¡¿Qué no puedes?! ¡¿Qué sucede, Chris?!

—¡Hay un dicho sobre tres mil palabras y mantener a los chicos y a las chicas separadas con siete! ¡Soy una señorita! ¡No puedo!

—¡Nunca escuché de algo como eso! ¡¿De qué estás hablando?!

—¡Existe! ¡Simplemente existe!

Aunque, esto es parte de mis conocimientos de mi vida pasada.

¡No estoy mintiendo!

¡No lo estoy engañando!

¡No estoy confundida!

¡Después de todo, soy una genio!

—Realmente, Charles. ¿No tienes nada que decir…?

Forcé mis palabras, sin levantarme del suelo y cubriendo mi rostro.

Soy, ya sabes…

No me había dado cuenta de esto al principio, pero prácticamente acabo de confesarme.

Las hojas y ramas me molestan. Pero no quiero levantar mi rostro. No puedo mirarlo ahora mismo. Prefiero quedarme en esta posición incómoda.

Sí, sé que le gusto a Charles. Sé que ambos nos gustamos. Sé que Charles está feliz con esto.

Pero, aun así.

¿No tiene nada más que decir después de mi confesión?

—Sí.

Su tiempo es tan bueno que casi pareciera que respondió lo que me pregunté en mi mente.

Las palabras salieron de su boca sin vacilar.

—No es que no tenga. Estuve esperando por tanto tiempo a que lo dijeras. Siempre estuve pensando sobre cómo no quería perder contra Mishuli.

No sé cómo luce su rostro ahora. No sé cómo me veo ahora.

Soy una cobarde que cayó al suelo y se escondió. Realmente Charles es el honesto, ya que me enfrentó.

Sus palabras directas siguieron entrando suavemente en mis oídos.

—Es la segunda cosa más feliz que me sucedió, después de conocerte, Chris.

Ah, este chico. Realmente.

—… Eres muy honesto —dije con un gemido que prácticamente fue una declaración de derrota.

Soy una cobarde.

Él pudo decirlo con tanta naturalidad y aquí estoy yo, dando vueltas vergonzosamente por mi propio corazón.

Mi mente está tan abrumada que volví a mis pies con torpeza. Es extraño. Vine aquí a tomar un descanso, pero estoy miles de veces más cansada que cuando llegué.

—Voy a volver.

—Pero…

No está feliz con esto, pero yo no puedo continuar. No estoy segura de si podré ponerme mi disfraz de señorita apropiadamente cuando regrese… Pero siento que no duraré mucho más si me quedo.

—¿Qué sucede, Chris? Eres extraña, ¿sabes? ¿Es esta tu tercera forma?

—Cállate. Dije que me voy… Ah, sí.

Repentinamente me di cuenta, y me giré para verlo.

—Charles, te sacaré algo de la suciedad que tienes encima.

—No me importa.. Pero, ¿qué haremos sobre las flores? Es tu culpa, pero tengo el presentimiento de que yo me meteré en problemas.

—Cuando llegue el momento, permanece en silencio y toma el castigo para protegerme.

—¿Qué? Eso no es justo.

La única forma en que puedo seguir mintiéndome es si digo esas cosas.

Estoy increíblemente nerviosa con lo que estoy a punto de hacer. Incluso mientras le sacaba la suciedad de sus ropas, no puedo ver su rostro. Pretendí estar de mal humor y miré a otro lado para no encontrarme con sus ojos.

—Supongo que esto es suficiente entonces… Acomodaré tu cabello ahora, así que cierra tus ojos.

—Mm.

Cuando vi que cerró sus ojos, suspiré. Es mucho más sencillo sin esa mirada directa sobre mí. Ahora que me calmé un poco, miré su rostro.

Siete años. Han pasado dos años desde que nos conocimos. Él creció, pero su rostro sigue siendo gordito y lindo. Pero estoy segura de que crecerá para ser todo un hombre.

Recuerdo una imagen de mi vida pasada sobre su futuro y puedo ver las similitudes.

Por un tiempo, no hice nada más que mirarlo.

—¿Chris?

—¡¿Whaha?!

Una voz extraña salió de mi boca ante las palabras repentinas de Charles.

—¿Whaha?

—¡Me sorprendí un poco! ¡Entonces, ¿qué sucede?! ¡No! ¡Espera un poco más!

No puedo decirle que estaba tan cautivada con su rostro que me olvidé de todo.

Con voz ronca, frenéticamente le pedí que se quedara quieto. Vi que seguía con los ojos cerrados obedientemente y recuperé mi aliento.

Primero, vamos a sacarle las hojas del cabello como dije. No sé cuántas veces lo toqué hasta ahora, pero es tan dorado y suave como siempre.

—Uh.

Pequeñas cosas que nunca había notado ahora me causan vergüenza.

Pero no odio este sentimiento, hace cosquillas, esta suavidad es cómoda. Es un sentimiento diferente de cuando cepillo el cabello de Mishuli.

Lentamente elevé su flequillo. Su suave frente ahora está expuesta y un extraño pensamiento entra en mi mente.

Charles dijo antes que se esforzó. Entonces debo elogiarlo.

Justo como Marywa me elogió, debo darle una recompensa. Eso es todo. No hay otro motivo para lo que estoy a punto de hacer.

Pero… Me pregunto si le importará.

Un poco de inseguridad entró en mi corazón entonces, pero la alejé. Está bien. Sólo somos Charles y yo. Ambos nos gustamos. Así que no es nada… ¡Probablemente!

Di excusas para darme motivos. Entonces besé su frente suavemente.

¿Qué estoy haciendo? En alguna parte de mi mente, estaba pensando como si fuera otra persona. Pero no puedo detenerme.

Por un breve momento, una misteriosa sensación me abrumó y cuando mis labios dejaron su frente, hubo un pequeño sonido.

—Huh.

—¡Ahh!

Me di cuenta que Charles abrió los ojos con sorpresa y salté hacia atrás.

Era como si no estuviera seguro de que estuvo presionado contra su frente. Sus manos estaban en ese lugar mientras parpadea rápidamente.

—…. ¿Chris? Justo ahora-

—¡AAAAAaaaadiós Charles!

Me despedí y corrí tan rápido como pude. No hay modales aquí.

Qué error monumental para mí, que aspiro a ser una dama.

Estoy mareada por la vergüenza. Pero mi corazón vuela con felicidad. Mi cuerpo está pulsando con emoción. Estoy desbalanceada, mi sangre pulsa y parece hervir.

¿Qué estoy haciendo?

Sé que esto no es normal. Fue incoherente al nivel que no es digno de una genio. Estoy siendo controlada por mis emociones.

Pero, no pude detenerme.

Tan pronto como me alejé del jardín, levanté la mirada.

La luna llena está brillante en el cielo nocturno, reflejando mi propio corazón.

Mis sentimientos están saltando alto, inalcanzables como la luna.

Pero aun así, mi corazón está lleno de una forma que ni siquiera volar por el cielo podría compararse.

| Índice |

2 thoughts on “Mi hermana, la heroína – Capítulo 45

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *