Modo Automático Apagado – Capítulo 39: Nunca digas que eres feliz

Traducido por Kiara

Editado por Raine


A medida que pasa el tiempo, los preparativos para la inscripción avanzan sin problemas. Después de terminar las medidas para el uniforme,  sigue lo demás: los materiales y los libros de texto, ya han sido enviados, por lo que no hay problema; la varita, ya la tengo así que tampoco es un problema; utensilios de escritura, también los tengo. Por cierto, otros accesorios como bolsos y carteras también se dejan a cargo del sastre junto con el uniforme. Se siente como un desperdicio de dinero porque en realidad hasta ahora nunca he necesitado bolsos o carteras. Aunque tengo pequeñas para fiestas, son meramente decoración y no en realidad una bolsa. Realmente no los uso en mi vida diaria, así que tienen cero funcionalidad. Después de pedirle al sastre que los haga, los preparativos para la inscripción serán perfectos si también llegan los útiles escolares.

Lo siguiente es la preparación para la mudanza.

Al ingresar al dormitorio de la Academia Avantor, la sala no cambiará hasta graduarse en la división de la escuela secundaria, a menos que haya una razón especial. Debido a que es una escuela rica para nobles, se les facilitara una habitación individual a todos los nuevos estudiantes que ingresan. Eres libre de decorar el interior como más te guste. Por lo tanto, muchas personas traen sus propios muebles favoritos, pero yo sólo usaré los que me proporcione la escuela. Como hay muchas otras cosas que tengo que hacer, no puedo ser caprichosa con los muebles. No tengo ninguna queja en particular siempre y cuando no sea demasiado llamativo.

Eso me recuerda que Mariabell tenía un gusto bastante “generoso” en las decoraciones. Ni siquiera podía sentirme cómoda. Mis ojos giraron un poco, tenía dudas sobre los gustos de Mariabell.

En cualquier caso, no hay problemas con los muebles. Así que me ahorré la molestia de tener que arreglar algo. Incluso si voy a la Academia… no, aun así se requiere una apariencia acorde con la hija de un noble. Por supuesto, la vestimenta es importante, así como la etiqueta. Por lo tanto, se deben llevar diferentes tipos de ropa… aunque una gran cantidad de los vestidos usados por los nobles son voluminosos.

Como puedo regresar a casa durante los fines de semana o los largos feriados, tengo que dejar algo de ropa hasta cierto punto, por lo que el último recurso sería hacer ropa completamente nueva. Pero ¿por qué hay tantos vestidos de fiestas en mi armario, si no pueden ser usados de manera casual?

La telas son tan rígidas que hacen imposible doblarlos, por lo que no puedo ponerlos en el equipaje con el resto, e incluso hay numerosos artículos de adorno para los vestidos… ¿por qué debo dejar de llevarme algo por llevar otra cosa? ¿Por qué debo llevar mis ropas sólo usaré una vez al año?

Aunque normalmente una niña debería tener más ropa informal, ¿por qué sólo veo más vestidos? ¿Y todos son tan grandes y de fiestas? ¿Son mis ropas casuales las únicas razonables? Los diseños se hicieron simples por mi voluntad…. o deberían serlo. Al menos en comparación con la anterior Mariabell.

Cuando terminamos todos los preparativos, faltaba aproximadamente un mes para la inscripción.

♦ ♦ ♦

—Haa…

—Si suspiras así, se te escapará la felicidad.

—Sí, está huyendo de mí en este momento.

—Eso no es lo que quise decir…

Me sentía bien cuando me estaba preparando. De alguna manera, podía enfrentar la realidad porque estaba demasiado preocupada con todo lo que había que hacer pero cuando me di cuenta de que no había nada más que hacer, cada minuto se hizo cada vez más doloroso, como si me estuviera acercando lentamente al infierno.

—En primer lugar, estoy trabajando, ¿sabes?

—Estás ayudando a tu padre.

—Como aprendiz.

Keito, quien es mayor que yo, ya se ha graduado de la escuela primaria y ahora está ayudando a su padre. Algún día se convertirá en un jardinero como su padre, pero por ahora es un aprendiz. Aunque acaba de terminar su entrenamiento, sus habilidades prácticas aún son bastante inexpertas.

—Es tu hora de almorzar, lo escuché de tu padre.

—Diciendo cosas innecesarias…

—Tu comida está lista.

—Sí, sí… —Se levantó mientras suspiraba, parecía que era un desafortunado almuerzo para él, pero afortunado para mí, ya que mi suerte no puede decaer más.

Por cierto, no estamos en el habitual jardín de rosas, sino en la esquina de un jardín lleno de flores. Establecimos un espacio para el café bajo una estructura con un techo blanco redondeado, llamado mirador. Preparamos bocadillos, sandwiches, y tres tipos de postres. Me gustaría poner énfasis en la palabra postre. Las chicas están hechas de cosas dulces y lindas, ¡quien dijo eso estaba en lo cierto!

—Hm, delicioso.

—¿Sabe bien? Ayudé hoy.

—Es raro que el cocinero lo permita.

—Porque es que… ya no será posible comer juntos así.

Dentro de un mes más o menos me iré a la Academia Avantor. Cuando eso suceda, no podemos almorzar juntos de esta manera o celebrar más fiestas de té en el Jardín de Rosas. Tampoco podrá escuchar mis quejas… ¿Qué haré si me duele el estómago a causa de la preocupación?

—Aun así, ¿Maria sabe cocinar?

—El cocinero me ayudó y puedo hacerlo si son cosas como sándwiches.

—Normalmente los nobles ni siquiera pueden hacer sándwiches.

Cuando pienso en cómo todavía podemos hablar normalmente y en el corto tiempo que nos queda, es bastante emotivo. La velocidad en que comía los sándwich también se redujo.

Es solo….que también me sentiré un poco perdida. Realmente no lo diré en voz alta porque me hará ver estúpida.

Mientras comía lentamente mi sándwich y pensaba en esas cosas, Keito ya había terminado cuatro. Debido a que su descanso es de sólo una hora y ya que él también me estaba hablando, tal vez no podía comer despacio. No es que realmente importara, así que seguí comiendo. Tomé la misma cantidad de tiempo que antes y comí la misma cantidad.

—Gracias por la comida, estaba delicioso.

—Lo siento si no fue de tu gusto. Keito parece estar comiendo más recientemente.

—¿Es eso así? Maria parece estar comiendo menos.

—No he cambiado.

¿Período de crecimiento? Pero no creo que haya cambiado mucho en particular… aunque su rostro ha madurado un poco.

Entonces me di cuenta de que no podemos seguir igual por siempre. Al igual que Keito creció estando conmigo, parece que también he cambiado poco a poco al estar con Keito. El período de tiempo durante el cual puedo regresar de la escuela es limitado… la próxima vez que nos encontremos, me pregunto si todavía nos reconoceremos.

Cuando pensé en eso, de alguna manera se me hizo difícil irme, no pude guardar los platos vacíos.

—Maria-sama, así que aquí es donde estabas.

—¡Linda-sensei!

Ya sea que uno esté ansioso o no, el tiempo seguirá avanzando como siempre.

Mientras estaba siendo lenta, parece que el momento de mi tutoría había llegado en vez del trabajo de Keito. A juzgar por lo que dijo Linda-sensei cuando salió de la mansión con pasos lentos, parece que me estuvo buscando ya que no estaba en mi habitación.

—Lo siento, no estaba al tanto del tiempo.

—No, acabo de llegar un poco antes. —Al igual que sus pasos, el tono de Linda-sensei era lento, así que parece que no estaba enojada.

Estaba pensando en cómo nadie vino a llamarme a pesar de que la maestra ya había llegado, pero al parecer no llegué tarde.

—Hoy practicaremos magia, así que vamos al patio. ¿Tienes tu varita?

—Sí.

—En ese caso, vamos directamente al patio.

De hecho, quería ver a Keito trabajar ya que todavía estaba libre y pensé que prefería haber estudiado sola, pero al final me rendí y suspiré. Pronto iré a la escuela, así que quería seguir aprendiendo todo lo que pueda.

—Entonces, ¡Keito te veo más tarde!

Intenté ser lo más brillante posible y me levanté con una sonrisa. Él también vendrá a despedirme cuando me vaya de casa, así que digo ésto porque aún no es un adiós. No me queda mucho tiempo, así que me gustaría seguir sonriendo hasta el final. Ser solemne no me queda ni a mí ni a Keito.

No es que nunca nos volvamos a ver… o al menos así se supone que sea. No puedo estar segura porque el lugar al que me dirijo está lleno de banderas de muerte. No, haré lo mejor que pueda con todo mi poder.

—¡Ah, oye, olvidaste tu varita! —Mientras regresaba con Linda-sensei, la voz de Keito de repente me llamó justo cuando le daba la espalda.

—¿Eh? —Miré hacia atrás rápidamente al escuchar las palabras. Tengo mi varita… miré mi mano vacía que debería haber estado sosteniendo la varita.

Keito pronunció “Siempre hace eso porque no está prestando atención”…

Había descuidado la varita que debería haber traído conmigo… Qué fracaso.

—Hace un tiempo que estabas hablando sobre cómo olvidaste el lugar donde la dejaste. —parecía estar realmente exasperado cuando dijo eso y luego dio un suspiro.

Es demasiado duro para replicar. Incluso he olvidado la herramienta que necesitaba usar ahora, soy tan olvidadiza que me sorprendo a mí misma.

—Aquí, ten cuidado.

—Lo siento, y gra…

¿Eh? No salió. O más bien no pude decirlo.

Keito me había acercado la varita y, cuando extendió los brazos para entregarla, en ese momento… La varita de repente brilló y al momento siguiente había un ramo de flores en la mano de Keito donde debería haber estado la varita: estatices rosados ​​y amarillos en el medio, junto con margaritas, lilas y oxeyes dorados.

Tienen cero unidad como conjunto.

También hay flores que tienen enredaderas a su alrededor, creo que probablemente sea hiedra. Este conocimiento sobre flores es un efecto secundario por permanecer al lado de Keito, cuyo padre es jardinero y, como está familiarizado con las flores, también tengo cierto conocimiento de ellas. Aunque no tengo tanta confianza en comparación con Keito.

Me había concentrado involuntariamente en las flores para evitar la realidad… pero es hora de que regrese.

Keito está atrapado en una posición en la que presenta flores para mí.

También aprendí a producir flores desde la punta de la varita, es una de las habilidades mágicas básicas. También ayuda a desarrollar los atributos de la magia, es esencialmente fundamental. Pero aun así, solo soy capaz de hacer florecer las flores desde la punta de la varita y no pude producir un ramo de este tipo.

—¿Qué es esto?

—¿Ésto? —Keito parecía estar completamente estupefacto por la situación

Un pensamiento vino a mi mente. Aprendí sobre eso en una de las lecciones de Linda-sensei: la habilidad de comunicarse con las plantas. Se dice que incluso plantas desconocidas pueden producirse si tienes esa habilidad. Pero Keito no debería tener esa habilidad. Si lo recuerdo muy bien no debería haber habido tal evento. Así como cuando Greyest-sensei estaba aquí.

—Linda-sensei…

—Voy a llamar a la Cabeza de la familia y a su padre. —Como era de esperar, Linda-sensei está tranquila, a diferencia de mí, que estaba sorprendida y huyó de la realidad. Probablemente ella no quería dejarnos cuando ambos estamos congelados en shock.

Al ver que había regresado, con su sonrisa habitual ella hizo una reverencia y se dirigió a la mansión a su ritmo habitual.

Eh, ¿estás dejando atrás a Keito? Bueno, está bien de todos modos.

—Keito, ¿está bien tu brazo?

—Está un poco caluroso y pesado.

—Bien, sentémonos por el momento.

Recibí el ramo y la varita de la mano de Keito, luego le volví a entregar el ramo a Keito.

Después de haber quitado el ramo de la varita, las flores no se marchitaron, así que diría que mi predicción es probablemente exacta. Empujé al aún confundido Keito hacia la glorieta y coloqué el ramo sobre la mesa.

—¿Estás bien? ¿Cómo te sientes?

—Oh, estoy completamente… Sólo un poco confundido.

—No es de extrañar, yo también me sorprendí.

—¿Esto es cierto?

—Es probable que sea cierto lo que Keito esté pensando.

Keito sabe lo que pasó con Greyest-sensei y, porque me hace compañía, también tiene conocimiento sobre la magia, así que probablemente pueda adivinar de qué se trataba el asunto anterior.

—Linda-sensei dijo que llamará a nuestros padres, no se puede concluir nada sin hacer un examen, pero… probablemente, no hay duda.

—Correcto.

—No estás… bien, ¿verdad?

—No, me sorprendió pero… eso es todo.

¿No está sentado demasiado lejos? Me pregunté si estaba fingiendo ser duro… pero los ojos de Keito no parecían contener ninguna ansiedad o duda.

—La naturaleza seguirá su propio curso… Aprendí a no preocuparme por las cosas al ver a Maria.

—Devuélveme mis preocupaciones.

Esta persona se burló un poco de mí, ¿no? Pisoteando mi amabilidad. Es definitivamente el habitual Keito con su particular forma de amabilidad.

—No te preocupes, no lo digo de mala manera.

—¿Qué pasa con esa confianza en tí mismo?

—Más que la conmoción, es más importante que pueda ir al mismo lugar que Maria.

—Todavía no estamos seguros.

—Lo sé.

Fue una risa irritante. Definitivamente está disfrutando mi reacción y riéndose de eso. Quería vengarme, pero luego su risa disminuyó, así que me detuve.

♦ ♦ ♦

Después de eso, mi padre y el padre de Keito vinieron y Keito fue llevado para un examen. Mi clase con Linda-sensei continuó, así que me fui.

Había insistido en que quería ir con él… ni mi padre ni el padre de Keito habrían dicho nada, pero Keito respondió con un “No te necesito”, así que terminé sin ir.

El resultado del examen salió por la noche.

No hace falta decir que comenzamos a preparar apresuradamente su inscripción y traslado al dormitorio al día siguiente.


Nota de Raine:

¡Y con ésto terminamos el primer tomo! ¡Yahoo! Voy a dormir… 01:38 a. m.

| Índice |

10 thoughts on “Modo Automático Apagado – Capítulo 39: Nunca digas que eres feliz

  1. Dennis says:

    Domingo…. 12:20 de la noche…. Estado del paciente: corazón roto por haber alcanzado la traducción…. Enfermedad: semana de adicción a reinokovel… Etapa de la enfermedad: crítica…. Diagnostico: el paciente necesita más dosis de kovel o morira

  2. Niinameowchan says:

    Me lo imaginaba pero creí que no pasaría!!!!! NUESTRA PROTA NO ESTARA SOLA!!!!!

    Tendrá a su caballero para defenderla y cuidarla…7u7

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *