Dinero de consolación – Capítulo 64: El príncipe Inzu y la princesa Pao

Traducido por Kavaalin

Editado por Nemoné


Para cuando llegamos al salón donde se celebraría la fiesta, este ya se encontraba lleno de gente con hermosos vestidos y extraordinarios cabellos de diferentes colores. Había escuchado que los ciudadanos del reino Lao Fan cambiaban el color de sus cabellos para que combinaran con sus ropajes, pero esto era demasiado ostentoso. Cuando miré a Su Alteza, este parecía indiferente, quizás ya estaba acostumbrado a esta vista.

El joven Schnei caminaba detrás de nosotros junto a Mya. Mientras me encontraba entretenida mirando a mis alrededores me di cuenta que las mujeres presentes parecían fulminarme con la mirada. Supongo que estaban hablando mal de mí.

¿Así que Su Alteza también era popular en otros reinos? Continue reading

Dinero de consolación – Capítulo 60: Tomando medidas

Traducido por Kavaalin

Editado por Nemoné


Después de que la princesa Lanfa dejara la tienda, me dirigí inmediatamente hacia donde se encontraba el joven Schnei, pero por alguna razón cuando llegué me lo encontré vistiendo un vestido lleno de encajes rosas y viendo como su falda se inflaba al dar vueltas sobre sí mismo.

—Schnei…

 — ¡Oh, Rudy! ¡Mira! ¡¿No es lindo?! Continue reading

Dinero de consolación – Capítulo 59: Lanfa, la princesa del reino vecino

Traducido por Kavaalin

Editado por Nemoné


Dejé al joven Schnei y a Mya con los empleados de la tienda y me dirigí hacia la habitación de huéspedes donde me esperaba la princesa Lanfa. Llamé a la puerta y esperé a que me dieran permiso para entrar. Después de unos segundos, esta se abrió y pude ver como se asomaba la cabeza de la princesa Lanfa. Parecía que la había abierto ella misma. Esto era un comportamiento impensable.

—Julia, te estaba esperando. Continue reading

Dinero de consolación – Capítulo 58: El gerente de la tienda

Traducido por Kavaalin

Editado por Nemoné


¿Estaría bien que se convirtieran en pareja?

Mientras me encontraba absorta en mis pensamientos, Mya intentaba acercarse aún más al rostro de Michael. Este, al darse cuenta de sus intenciones, rápidamente agarró el rostro de Mya con su mano libre.

Me preguntaba si estaba bien que tratara a una chica de esa forma.

—Se dice que las mujeres de la raza de las bestias serán felices si logran emparejarse con un hombre más fuerte que ellas —dijo alegremente el joven Schnei mientras se paraba a mi lado. Continue reading