No confío en mi hermana gemela – Capítulo 10

Traducido por Maru

Editado por Sharon


El hombre, cuyas expresiones faciales apenas cambiaron, movió la cabeza con una expresión avergonzada. ¿Me excedí? Sin embargo, si no iba hasta este punto, no sería ignorada.

—Se debe acabar el uso tradicional del dinero. Aunque la familia Aztane vive con sencillez y modestia, hay veces que tenemos que derrochar. Si solo cuidas el territorio, terminarás alejándote de la clase social dominante.

—Sí…

—La celebración de la mayoría de edad es uno de esos momentos. Como figura principal de esta celebración, seré el patrocinador de la fiesta y mi deseo es reducir la distancia con los aristócratas. ¿Lo entiendes?

—Entiendo. Creo que es una decisión sabia.

Una respuesta directa. A mí también me gustaba.

—Además, personalmente enviaré una invitación al archiduque Veridian.

—¿Hay alguna razón por la que lo envía por separado?

—Ian… no. Necesito que el archiduque Veridian asista por una razón personal.

Él tiene que venir. Es el único capaz de reprimir a ese persistente Barrett de correr hacia mí imprudentemente. Sería aún mejor si declarara mi compromiso con él en la celebración.

Ya no tenía tiempo para retrasarlo. Si esperaba, la mano de Barrett llegaría más lejos. Los Acpencia eran una familia que nunca podría ignorar. Necesitaba jugar mi mano antes de enredarme en un desastre insoportablemente complicado.

—Ah, hay algo que quiero que busques especialmente.

—¿Qué…?

Saqué y le entregué una imagen dibujada previamente. Sonreí mientras veía al mayordomo poner una expresión extraña.

—¿Es esto algo que necesita?

—Sí, lo necesito.

Por supuesto que lo necesitaba. No podía sólo darle un regalo a alguien con quien estaba tratando de familiarizarme. Debido a que dar dinero sería incómodo, iba a darle algo que realmente quería.

—Esa persona tiene muchos libros en su casa, a diferencia del líder de los militares.

—¿Esa persona?

—No es nada.

Sonreí de nuevo y me di la vuelta. El mayordomo rápidamente entendió mi significado y saludó antes de desaparecer.

Al quedarme sola en la oficina, empujé la celebración actual de la mayoría de edad al fondo de mi mente. En el pasado, las imágenes pintadas se consideraban muy lamentables e insignificantes, así que Barrett pudo meter la mano. Pero esta vez era diferente.

—Quiero que lo sientas solo por esta vez.

Le demostraría lo buenos que eran los fondos de la familia Aztane.

♦ ♦ ♦

Temprano en la mañana, llamé a Erusia, que no salió de su habitación. Por lo general, iría personalmente a llamarla, pero había pasado mucho tiempo desde que había cambiado. Aunque el mayordomo intentó detenerme, ordené con firmeza que trajeran a mi hermana menor. Después de un rato, Erusia entró en la oficina con una expresión cansada.

Aunque todavía era por la mañana solo unos momentos después del desayuno, no había trabajo complicado en la oficina. Este era el resultado de decirle al mayordomo que convocara al superintendente que planeaba la fiesta de celebración de la mayoría de edad ayer.

A pesar de que tenía instrucciones de reunirme con ellos en la mañana, aquellos que me conocían sabían que quería decir “tan pronto como abro los ojos”. Así, desde temprano en la mañana, quince superintendentes y yo discutimos en voz alta y causamos una escena caótica en la sala.

Inmediatamente me di la vuelta después de escuchar un chasquido y las pisadas de Erusia cuando entró. Si tuviera que decir “Trabajaste duro viniendo aquí. Lo siento, te llamé para…”, mientras corría apresuradamente, parecería una hermana mayor amable pero también sería ignorada. Ahora, en lugar de ser la amable hermana mayor, quería ser una que no se pudiera ignorar.

—Yo…

—¿Por qué estás haciendo esto?

Pretender que no lo sabes aunque lo sepas. Dirigí mi mirada a los dedos de los superintendentes que señalaban a Erusia, que no podía hablar. Aunque sabía que era necesario actuar independientemente.

Engañada, dejé escapar un suspiro con una cara de sorpresa. Luego aplaudí para llamar la atención de todos.

Con el sonido que resonó dos veces, las miradas de las personas que estaban discutiendo cayeron sobre mí. Y, por supuesto, también lo hizo Erusia. Con una sonrisa suave, hice un gesto hacia ella.

—Todos, por favor denle la bienvenida aquí. Esta es la primera vez que la ven en persona, ¿verdad? Esta es mi hermana gemela más joven, Erusia.

Mi presentación a cada superintendente fue hermosa y me saludaron diciendo que habían escuchado muchas historias mientras se inclinaban.

Me acerqué a ella y puse mi mano sobre su hombro mientras ella retrocedía vacilante debido a la incomodidad de la atención y los saludos repentinos. La sentí estremecerse.

En el pasado, habría visto sus acciones como lamentables, pero ahora no. Era simplemente despreciable.

Con ternura le di un empujoncito, llevándola al centro de donde trabajaba por negocios. Erusia se encogió debido a la incomodidad de las miradas de todos.

—Está bien. Nada va a suceder. Erusia, te llamé porque hay un trabajo muy importante que hacer. ¿Estás enfadada porque tu hermana mayor te llamó de repente?

Si la tratara fríamente en público, circularían malas historias sobre mí. Pero si la trataba con cariño, esas historias cambiarán.

Fingiendo que me importaba, hice una sonrisa que transmitía seguridad y retrocedí. Dije mi discurso de manera diferente a propósito. Cuando el tema se convierte en la otra parte, la situación simplemente se invierte.

—Erusia, Erusia, ¿estás molesta porque la hermana mayor te trajo aquí? Si es así, lo siento. Te había llamado porque quería mostrarte algo…

Lo que hacía era fingir preocupación para agriar cada vez más el estado de ánimo de la otra persona en lugar de la tuya. ¿Cómo se siente, Erusia? ¿No te da vergüenza? Aprendí todo esto de ti.

—Ah, no…

Le acaricié suavemente el cabello al verla bajar la cabeza con una cara roja brillante. La misma altura, apariencia y edad. Pero una era la hermana mayor y la otra, la menor. A pesar de que solo estábamos a tres minutos de distancia, mi comportamiento hacia ella traería una diferencia en la impresión que tiene la gente.

—Como era de esperar, porque está con la señorita Erusia, la señorita Laurentia se ve un poco más brillante. Seguramente debe apreciar y amar a su hermana menor.

—También he escuchado sobre esto. Que la señorita Laurentia cuida a la señorita Erusia todos los días. A pesar de que maneja meticulosamente un negocio y tiene grandes habilidades, tiene tiempo para ser reflexiva. Como era de esperar, el próximo jefe de la familia Aztane es diferente.

Aunque tenemos la misma apariencia, era mejor que mi hermana menor. Por el bien de ella, hice muchos sacrificios y nunca descuidé mi trabajo. Esa es la impresión que di.

Esto es algo que Erusia nunca podrá tener.

¿Una belleza externa? Nuestra apariencia era la misma. Si ella fuera considerada hermosa, entonces yo también lo sería. No importaba.

¿Amable? ¿Era la única que tenía que trabajar duro para mi hermana menor?

¿Un corazón lleno de consideración hacia los demás? Entonces, alguien con solo consideración en su oído o alguien con consideración en su corazón y con regalos. ¿Cuál preferirías? La respuesta ya había sido establecida.

—Todos, por favor, dejen de mirar a Erusia. Mi hermana menor se cansará. De todos modos, ¿no es su cara la que ven todos los días a través de mí?

Riendo, descansé mi rostro entre mis manos. Todos asintieron mientras se reían de mi juego de palabras.

La única que no se reía era Erusia.

En esta oficina, tú y yo tenemos la misma apariencia, pero esa es la única comparación. Si eres inteligente, graba esa imagen en tus ojos.

—Antes de eso, señor Dale, ¿trajo el boceto que solicité?

—¡Ah! Lo siento. Olvidé que se lo iba a mostrar de repente.

El señor Dale se apresuró a sacar grandes dibujos y los extendió lentamente sobre el escritorio. Los escaneé con mis ojos.

—Está bien. Estaba planeando mirarlos con Erusia de todos modos.

Suavemente, acaricié su cabeza. Hermoso cabello negro que trabajé duro para proteger. Sin embargo, mi arduo trabajo resultó en que me agarraran la garganta y mi sangre se secara cruelmente.

—¿Señorita Laurentia?

Giré mi cabeza hacia la voz que me llamaba. El señor Dale estaba esperando mi respuesta. Sonreí con una sonrisa.

—Estaba pensando en otra cosa. Mmmm… veamos…

Entre los dibujos, había un boceto que había visto antes. Aunque era para la celebración de la mayoría de edad, la ropa era bastante reveladora y feroz.

Llamé al señor Dale en privado debido a este vestido. El hombre fue el diseñador que lo creó..

En el pasado no me gustaba. Ese problema se debía a mis ojos desconcertantes. Cuatro años después, la tercera hija de la familia Safeldric había salido con este vestido.

Aunque la exposición causó un impacto, la figura del diseño era tan hermosa que se hizo popular. Aunque era vergonzoso que el escote tuviera una inmersión peligrosamente profunda, ¿qué podía hacer? Era lo suficientemente hermoso como para ponerse de moda.

Sin embargo, no elegí directamente el boceto. Debido a que una atenta hermana mayor no elige primero.

—Erusia, ¿cuál te gusta?

—Eh, ¿perdón?

Estaba nerviosa. La apariencia que llevaba Erusia era de una niña muy pasiva, sin deseos y extremadamente baja autoafirmación. Alguien que sigue sinceramente las órdenes de los demás.

La mayoría de las veces la gente comentaba que la imagen de Erusia era amable y gentil. Sin embargo, esa no era la verdad. Ella no era gentil, solo era una farsa. En realidad, no sabía si esa era su personalidad o si era una traidora, pero en este momento eso no era importante.

—¿No eres capaz de elegir?

—Ese…

Pude ver sus ojos girando una y otra vez. Sí, no podía decidir aunque mirase. No era como si hubiera ido a muchas fiestas, y no había muchos vestidos para elegir. Además, tenía que conocer las características distintivas de un vestido de celebración para la mayoría de edad. No podía ser fácil.

—Eso, ahí… yo…

Observé en silencio a Erusia murmurar las palabras que no podía decir correctamente.

En el pasado, fuiste aceptada como un niña amable y tímida. Pero ahora conozco tu verdadero yo completamente diferente

Nadie pensó que esa imagen era un pretexto. La Erusia del pasado fue más manipuladora y calculadora que yo. Esta niña sabía exactamente cómo utilizar a las personas.

—¿Estás cansada?

Así que esta vez realmente me convertiré en la hermana mayor “amable”. Comenzando ahora.

—Por ahora, la hermana mayor elegirá por ti.

Con una sonrisa extendí mi mano. Se destacaba ya que era simple y sincero. En este momento, estos conjuntos estaban de moda.

—Uh, huh… creo que este es bonito.

Asentí con la cabeza y miré a Erusia mientras sonreía. ¿De verdad estaba diciendo la verdad? Examiné las comisuras de su boca.

Su secreto para actuar como si no supiera era sonreír. Para descubrir la verdad de Erusia, tuve que encontrar la espina oculta en su amable y tierna sonrisa. Esa espina era precisamente la comisura de su boca.

Cuando sonreía sinceramente, no sonreía así. Las comisuras de su boca se inclinarían un poco más hacia arriba y sus labios se separarían. Todas sus otras sonrisas eran falsas.

No sabía acerca de la Erusia que era un poco mayor e interrumpió mi trabajo, pero ahora era una niña que bailaba en la palma de mi mano. La conozco mejor que nadie. ¿A dónde más iría ese hábito?

—Mmmmmm… entonces vamos con este. Erusia se pondrá este y yo…

—E-Espera, hermana mayor.

Fui atrapada.

—¿Por qué? ¿Qué pasa?

—¿Mi hermana mayor no usará un vestido a juego conmigo?

—¿Vestido a juego? ¿Por qué?

Al ver su figura avergonzada tuve que tragarme la risa. Erusia quería destacar más que yo en fiestas importantes y otros lugares.

En lugar de un color oscuro y sin brillo, se favorecía en colores brillantes y vibrantes. Así que Erusia había usado un vestido amarillo durante la celebración de la mayoría de edad.

Pensando en la consideración del abuelo, había seguido esas palabras. Sin embargo, entendí fácilmente lo que le había pedido al abuelo. A diferencia de ella, que nunca hacía contacto con personas, las personas que me rodeaban eran mis amigos y aliados.

Maru
¡Enséñale quién manda! ¡Mátala! Bueno, no, eso aún mejor no.

| Índice |

One thought on “No confío en mi hermana gemela – Capítulo 10

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *