No confío en mi hermana gemela – Capítulo 9

Traducido por Maru

Editado por Sharon


Tener éxito en el negocio familiar es una carga pesada. En su mayor parte, generalmente se consideraba una situación muy especial para los jóvenes presentarse como cabeza de familia. Los únicos casos en que esto sucedía eran si se abría el puesto debido a una muerte repentina en la familia o si se cedía el asiento debido a las habilidades increíblemente sobresalientes del joven.

Ya fuera joven o viejo, los jefes de familia tienen que ponerse en contacto con personas para establecer conexiones con la familia.

A pesar de que la transferencia a un territorio pequeño era simple, había numerosos procedimientos legales por los que pasar. No se detenía ahí, el sucesor tenía que reunirse con los residentes y el líder del territorio, y enfrentar a familias influyentes de la región. Además, debía tener un plan para futuras inversiones para obtener ganancias.

La responsabilidad del propietario de un negocio era contabilizar las transacciones comerciales, así como la contratación y promoción de trabajadores. Además, la responsabilidad de un señor era contratar personal y guardias domésticos y administrar las cuentas transaccionales. Por lo tanto, un señor era poderoso no solo si tenía poder, sino también por la riqueza para expandir su territorio.

Las clases aristocráticas no tenían reglas establecidas sobre cómo administrar sus territorios, por lo que si tenían la riqueza, hasta un noble de clase baja podía tener muchas manos contratadas, pero la familia Aztane no hizo eso.

Todos sabían que tenemos la mayor riqueza del reino. Sin embargo, a pesar de ello, el número de guardias contratados y personal doméstico era bajo. Por supuesto, para proteger al vizcondado estaba el gremio y muchos de los residentes del vizcondado fueron patrocinados.

—Ha pasado un tiempo desde que vine aquí.

Aunque era un vizcondado, el territorio albergaba una población bastante considerable en el reino.

El lugar que fue votado como el número uno como mejor territorio para vivir según los periódicos. La gente decía que si hubiera un paraíso sería el vizcondado de Aztane.

Si tenías una gran cantidad de riqueza, nunca debías moverla solo para presumir. Tenías que compartir con los demás y escuchar sus voces. Ser simple y modesto. Destacamos mucho este estilo de vida para no atraer la envidia de los demás.

Fue el abuelo quien vivió y practicó estas palabras que mantuvo en su corazón. A pesar de sufrir la tristeza que vino de la muerte de su hijo y su cónyuge, todavía amaba a la gente del territorio de Aztane y aseguró firmemente su posición y cumplió con sus deberes.

Ver caer el puente levadizo me llenó de alegría. Antes de regresar al pasado, apenas pisé esta tierra. Había asignado todas las responsabilidades de este lugar al superintendente principal porque tenía que correr para salvar a la familia.

Me tapé los oídos y me culpé por mi incompetencia. Ni siquiera sabía lo que estaba pasando a mis espaldas.

—Esta vez será diferente.

A menudo había momentos que imaginaba qué pasaría si pudiera volver al pasado. Si eso sucediera, habría algunos que querrían ganar mucho dinero, otros que cambiarían su comportamiento o hechos vergonzosos. Para mí, una de las cosas que quería cambiar era la celebración de la mayoría de edad.

Yo cargué con todo. Salvo por el tiempo para comer, me dediqué a estudiar para convertirme en el señor de la familia Aztane.

Desde que tenía trece años fui a las minas y experimenté el ambiente de trabajo de allí. De esta manera podría comprender sus dificultades.

También hice concesiones. Siempre fui presionada para ceder porque era la hermana mayor a pesar de haber nacido sólo tres minutos antes.

Tenía que proteger a mi hermana menor y ceder ante ella. Eso era lo que me dijeron mis padres antes de fallecer.

Las palabras que finalmente me dejaron antes de abandonar el mundo a toda prisa, ya que la lluvia repentina había causado un deslizamiento de tierra, no fueron para mí, sino para mi hermana menor. A pesar de eso, las últimas palabras de mis padres se sintieron como un testamento y lo sostuve hasta el final.

Incluso el abuelo se preocuopó por Erusia antes de partir de este mundo. Al final, ella recibió toda su preocupación y amor.

¿Por qué razón?

Miré a Erusia, que inclinó la cabeza muy ligeramente para mirar por la ventana con una expresión cansada. Eché un vistazo para ocultar mi rostro mientras ella sonreía alegremente hacia mí después de sentir mi mirada.

Siempre me sonrió así. Cada vez que lo hacía, siempre había pensado que debería trabajar más duro. ¿Qué estaba pensando detrás de esa máscara sucia cuando me veía?

Quería preguntar. ¿Por qué lo hiciste? ¿Qué hice mal para que me hicieras esto y por qué harías algo tan terrible a la familia? Quería hacer esas preguntas. Pero escuchar esas duras palabras ahora sería malo.

Así, reafirmé mi corazón aún más. La celebración de la mayoría de edad estaba cerca, y poco después, la muerte del abuelo. Quería restaurar todo.

Ahora que me habían dado diez años, ya no quería hacer concesiones.

—¡Ya vienen!

Sonreí con calidez a la voz que vino desde lejos.

Escuché vítores cuando entré en el castillo a través de las puertas que estaban dedicadas a los carruajes cuando caía el puente levadizo. Los residentes del vizcondado de Aztane que amaban y respetaban a su señor nos vitorearon y nos dieron la bienvenida.

—Deja salir una sonrisa. Todos nos dan la bienvenida con sinceridad.

Escuchando los cálidos consejos de mi abuelo, solté una sonrisa y agité la mano.

En el pasado, había momentos en que me escondía de la vergüenza. Me quedaba anulada al recibir los cumplidos de tanta gente. Pero si pensaba en ello ahora, su bienvenida me llenaba de orgullo y alegría. Agité mis manos mientras disfrutaba los elogios.

—¡Señorita! ¡Por favor cásate conmigo!

—¡Eres muy hermosa!

Mmmmm… mis oídos parecían haber instalado un filtro que sólo captaba palabras lindas. Qué agradable. Los cumplidos aumentaron y se hicieron más fuertes cuando sonreí brillantemente y agité mi mano.

—Has cambiado bastante.

—¿Perdón?

¿Cambiado? Mi expresión no cambió después de escuchar esas palabras repentinas. Aunque mi mano se movía hacia el exterior, toda mi atención estaba en el abuelo.

—En el pasado, a menudo te escondías porque eras demasiado tímida, pero ese no es el caso ahora.

—Eso fue en el pasado.

El abuelo rio suavemente.

—Realmente ha pasado un tiempo desde que volviste al territorio. Alrededor de dos años.

Ese es el tiempo que pasó desde la última vez que regresé. Debido al trabajo, el abuelo ha venido al territorio varias veces, pero para mí han pasado dos años.

Erusia siempre estaba en mis ojos. Siempre dejábamos a una persona porque no era necesario que dos dejaran el puesto de jefe para cualquier situación, esa era la explicación. En definitiva, no podía dejar sola a Erusia. Al final, estaba atada en esta situación.

La gente decía que Erusia era una niña lamentable, como un pájaro delicado atrapado en una jaula, pero yo pensaba de manera diferente. El amor y los cálidos abrazos que le dieron, ella no quería perder sus miradas de lástima.

Sabía que tenía que cuidarla a pesar de que la familia se derrumbaba. Era mi deber y mi amor.

Estaba atrapada. Era similar a ser el compañero enjaulado de un canario, por lo que no moriría de soledad. No podía escapar por mucho que luchara, ese lugar era mi nido. Un tesoro cálido pero al mismo tiempo un infierno debido a una única razón, Erusia.

—Ha pasado un tiempo desde que has estado aquí, Erusia. ¿Cómo te sientes?

—Estoy un poco cansada, abuelo.

Observé la despreciable imagen de Erusia, que bajó la cabeza con una expresión cansada.

Fue en unos tres años… Los recuerdos de los registros médicos de Erusia de cuando teníamos veinticinco me vinieron a la mente. No lo podía creer. La enfermedad de Erusia nunca fue terminal y el procedimiento para su tratamiento se completó hace mucho tiempo.

Si hubiera visto la opinión desde un solo lugar, no habría tenido ninguna sospecha. Sin embargo, esta se formuló en todos los hospitales y templos expertos al mismo tiempo. Así que solo pude ver su acto de agarrarse la cabeza por su enfermedad como falso.

El comportamiento despreciable y nauseabundo de Erusia no sucedió de repente. Fue algo planeado de manera calculadora durante mucho tiempo.

—Entonces debemos apresurarnos dentro.

Al oír que el exterior estallaba en vítores y más vítores, el abuelo cerró urgentemente la ventanilla del carruaje. Erusia cerró los ojos en silencio.

♦ ♦ ♦

Volviendo a mí misma, entré en la oficina y solicité al mayordomo el presupuesto para la celebración de la mayoría de edad.

Lo había sentido anteriormente, pero el costo de organizar una fiesta de celebración no era tan alto. No sabía cómo fue en el pasado, pero a medida que el periodo cambiaba, las fiestas cada vez más extravagantes y grandiosas se convirtieron en una tendencia.

Sin embargo, debido a que nuestra celebración de la mayoría de edad fue muy pequeña, recibimos muchas críticas. Muchas veces hablaron de cómo se dieron cuenta de lo avara que era la familia Aztane en nuestra presencia.

Hubo muchos rumores extraños porque tuvimos una fiesta simple. Aunque no pensé que fuera un gran problema, el abuelo se disculpó personalmente con todos los invitados.

No conocía los detalles exactos detrás de la historia, pero pude suponer vagamente que sospechaba que contaba con el respaldo del marqués de Acpencia.

Barrett no me amaba ni me quería. Lo que tenía en sus ojos eran los bienes de la familia Aztane.

Lamentable Erusia. Aunque sabías que él solo se amaba a sí mismo, aún caíste en la tentación de Barrett y llevaste a la familia a su destrucción. Mi lamentable pero detestable hermana menor.

No sabía si Barrett deseaba ansiosamente que nuestra familia decayera. No, eso era definitivamente lo que deseaba. De esa manera él puede tragar todo.

Hubo diez contratos comerciales entre la familia Acpencia y la familia Aztane. Si la familia Aztane no cumple uno o dos de esos contratos, Barrett podría tragarnos enteros con esa boca suya y arrojarnos a un lado.

Aunque quería anularlos, desafortunadamente, la familia del marqués Acpencia tenía buenas conexiones. Y si tuviera que anular los contratos de inmediato, no terminaría con un golpe moderado y varias empresas irían a la quiebra.

Especialmente, todos los bancos con acciones en el negocio irían a la bancarrota sin problemas. Evitarlo de inmediato tendría un efecto negativo, así que tenía que evadirlo lentamente.

Así que necesitaba evitar a Barrett, fingir que el compromiso nunca se mencionó y trabajar en la construcción de mis negocios. Aunque era complicado y tenía que correr en círculos, no había otra opción. Todo por no ver su cara que provocaba vómitos.

—Mayordomo.

Pevil era un joven mayordomo. ¿Cuántos años tenía él otra vez? No creía que tuviera más de treinta años.

Esta persona que el abuelo había traído era un hombre muy talentoso. Él fue quien recibió la responsabilidad del castillo, era de una familia baronesa.

—Por favor hable, señorita Laurentia.

Me gustaba mucho el hombre que me miraba y hablaba cortésmente. En el pasado, pude proteger el vizcondado hasta el final gracias a este hombre.

—Este presupuesto, ¿no crees que es demasiado bajo?

—Era la dirección del vizconde Aztane.

—Eso no es lo que quiero decir.

—¿Entonces…?

Apunté con mi bolígrafo cuando su pregunta se desvaneció.

—Lo que quiero decir es que aumentes el presupuesto.

—Sin embargo, este es el presupuesto del vizconde…

—Esta es mi celebración de la mayoría de edad —el hombre no se atrevió a contestar después de esas palabras—. Es mi fiesta, no la del abuelo. No quiero tener que escuchar lo avara que soy porque fue simple y lamentable.

Escuchó mis palabras en silencio. Debía ser difícil. Debía estar confundido, porque a pesar de que el jefe de la familia Aztane dijo una cosa, la nieta a cargo lo estaba cambiando. Sin embargo, este hombre era sensible y pensaba profundamente.

—Entonces, ¿cómo le gustaría proceder?

—Es sencillo. Ejecuta todo el presupuesto diez veces .

—¿Está diciendo de subirlo diez veces …?

—Sí, diez veces. Naturalmente, prepara un lugar muy grande para el salón de banquetes. Como puedes ver, mi castillo no es tan grande. Está la sala de banquetes recientemente construida dedicada a la condesa Kalonia. No está lejos de aquí. Por favor, pídele que nos alquile el lugar. El precio no importa.

Era común que las celebraciones de la mayoría de edad tuvieran lugar en un espacioso y gran salón de banquetes o castillo y no en el propio territorio. Esta extensión no era nada, había momentos en los que podía tener lugar en un territorio al otro lado del continente.

—Y reenvía las invitaciones con la ubicación corregida. Yo personalmente gestionaré todo para el salón de banquetes uno por uno, así que comunícales a los superintendentes que vengan a verme mañana. Además, independientemente de la cantidad, prepara regalos para las personas que participan. Lo que digo es relojes de bolsillo para los caballeros y broches para las damas.

El precio de ambos objetos era caro. Una joya en el broche podía venderse por una cantidad equivalente a una casa pequeña, lo mismo podía decirse de un reloj de bolsillo.

—Configura los broches para que sean de la más alta calidad. No te preocupes por el precio de esto también.

—Si es así, solo por los regalos costaría mil de oro.

—Te lo dije antes, ¿no? El dinero no importa. Mil o diez mil de oro, gasta la cantidad que necesitas. Si diez veces no es suficiente, entonces veinte o treinta, ¡y si eso todavía no es suficiente más de cien veces! ¿Lo entiendes?

Maru
¡Esta mujer se volvió loca!

Sharon
Bueno, cuando dijo que no se iba a contener, no lo decía en broma

| Índice |

3 thoughts on “No confío en mi hermana gemela – Capítulo 9

  1. Haomuri says:

    Esto es tirar la casa por la ventana!!! Ya quiero leer las reacciones de los invitados, del tipo idiota y del abuelo!!! Jajaja pobre del abuelo!! Espero que no le dé algo de la impresión!!

  2. Murcyblack says:

    Esta chica es inteligente, pero debe aprender a medir los pasos que da, aunque sepa que son para su bien… Gracias por el capítulo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *