Querida “amiga” – Capítulo 25: Un visitante inesperado

Traducido por Kiara

Editado por Ayanami


Pero después de pasar un día, dos días, tres días, diez días, quince días y, finalmente, un mes en la cama, estaba lista para levantarme. No hacer nada en la cama era más aburrido de lo que pensaba. Incluso después de un mes, mi familia no me permitió moverme, ni el doctor Bailey. Traté de demostrarle a todos que estaba bien, pero, desafortunadamente, nadie me creyó.

Todos los empleados de la casa, incluida mi familia, me trataron como un delicado jarrón de vidrio que se rompería con el más mínimo toque. Al final, tuve que pasar todo un mes atrapada en mi cama. Las únicas actividades disponibles para mí eran hablar con Martina o leer un libro grueso.

Quince días después del accidente, Martina me dijo que incluso se prohibieron las visitas. La razón fue porque el doctor Bailey les dijo a nuestros padres que hasta que mis huesos estuvieran completamente sanos y mi cuerpo se recuperara, necesitaba mantener una calma emocional, es decir tener la mayor calma posible. No era médico fuera del mundo moderno, por lo que parecía lo suficientemente razonable como para no poder quejarme. Nadie vendría a visitarme de todos modos.

—No, hay al menos una persona.

Sería Odelette, por supuesto, no Dorothea.

Teniendo en cuenta las circunstancias sobre cómo Dorothea y yo nos separamos por última vez, ella no vendría a visitarme de todos modos, no a menos que estuviera loca. Si cambiamos de lugar, sería lo mismo.

Bueno, quizás, podría enviarle un ramo de flores para desearle una buena recuperación.

Pero Dorothea ni siquiera me envió algo así y no esperaba que lo hiciera.

Finalmente, después de permanecer en cama durante dos meses, estaba segura de que mi cuerpo estaba casi recuperado. Para mi consternación, el doctor Bailey insistió en que la recuperación aún estaba muy lejos y que debía permanecer en cama, al menos, tres meses, para asegurarse de que estaba en plena salud.

El conde y la condesa Bellefleur no eran médicos y confiaron en su juicio sin dudarlo. Incluso Martina, que pasó la mayor parte de su tiempo conmigo, le creyó y me miró con tristeza cuando le dije que quería tomar algo de aire fresco. Ella dijo que estabilizar mi condición era más importante.

Desafortunadamente, todavía no existía el concepto de sillas de ruedas, así que ni siquiera me atrevía a soñar con dar un paso afuera.

Entonces, finalmente, se me permitió tener visitas. Pero, desafortunadamente, nadie vino a visitarme, ni siquiera Odelette, la única persona que esperaba. En la historia original, Dorothea era la única amiga que tenía Mariestella.

Al menos, era mejor que esperar que Dorothea fuera la única que me visitara.

—Escuché que peleaste con Dorothea —dijo Martina. —Conociéndola, probablemente, no enviará una sola flor, y mucho menos visitarte.

Lo primero que hablé con Martina justo después del accidente fue que tuve una discusión con Dorothea. Tan pronto como Martina escuchó mi historia, ella dijo: Si no estuvieras lastimada, te habría dado una fuerte palmada en la espalda, porque estabas haciendo un muy buen trabajo.

—Ni siquiera espero que venga —dije con un resoplido, sacudiendo la cabeza. Incluso si Dorothea viniera a verme, la rechazaría. Su presencia sería demasiado incómoda, sin mencionar que también me preocupaba que ella lo tomara como una señal para volver a estar juntas.

—Sería incómodo si ella viniera aquí. Después de todo, no nos separamos en términos amigables.

—Eso es cierto —dijo Martina con un movimiento de cabeza, luego, emitió un sonido, como si acabara de recordar algo. —Oh, hermana. No te lo dije, ¿verdad?

—No sé a qué te refieres, pero creo que no lo hiciste.

—Ya me lo imaginaba. Se trata del otro carruaje que se metió en el accidente contigo.

Fruncí el ceño cuando escuché eso. Técnicamente, el accidente hace dos meses no fue responsabilidad de nadie. Incluso si golpearon nuestro carro primero, no fue intencional. Fue realmente un accidente, pero no tenía ganas de hablar de ello.

—¿Por qué mencionas eso de repente? —pregunté.

—No sabes quién era el pasajero, ¿verdad? —dijo Martina crípticamente.

—¿De qué estás hablando?

—No sabes quién es el dueño del carro, ¿verdad?

—No lo sé —me encogí de hombros. —Nadie me dijo. Madre y padre parecen estar evitando hablar sobre el accidente tanto como sea posible.

—No lo sabía hasta hace poco porque mamá y papá tampoco me lo decían, pero ayer me enteré de eso. No te sorprendas. Él es…

Martina fue interrumpida por un golpe en la puerta. Sus palabras se evaporaron y parecía perpleja, me volví hacia la puerta con una mirada perpleja.

—¿Quién es?

—Florinda, mi señora.

—Ah, entra.

La conversación se interrumpió, Florinda entró en la habitación con un enorme ramo de flores en sus manos.

—¿Qué sucede? —le pregunté a ella.

—Este es un regalo de un visitante para ti. ¿No es bonito?

—¿Hay un visitante? —pregunté

¿Será Odelette? Esperé ansiosamente la respuesta de Florinda, cuando un nombre inesperado salió de sus labios.

—El duque Escliffe está aquí.

¿Quién es él? Estaba segura de haber escuchado su nombre en alguna parte, pero no podía recordar dónde. Gemí mientras agotaba mi memoria.

—¿Ya te olvidaste de él? —Dijo Martina con exasperación. —Pensé que te lo había dicho hace tres meses.

Lo siento Martina. Tu hermana es olvidadiza.

—Es un nombre común —defendí.

—Qué clase de excusa es esa…de todos modos, Florinda, ¿es cierto que el duque Escliffe está aquí?

—Sí, señorita Martina.

—Oh, Dios mío —exclamó Martina maravillada, y miré con curiosidad su reacción inusual.

—¿Qué pasa?

—Bueno, hermana —Martina resolvió lo que trató de decir y luego habló con voz tranquila. —En primer lugar, el duque Escliffe es el que te mencione antes del banquete de cumpleaños del Príncipe Heredero. ¡El duque que es extremadamente guapo e increíblemente dulce!

Ah, su explicación me lo recordó.

—¿Entonces? —Pregunté asintiendo.

—Él fue el otro pasajero del carruaje durante el accidente.

—¿Qué? —tan pronto como la escuché, mis ojos se abrieron como platos. Dios mío, no es de extrañar que la condesa Bellefleur hablará del otro pasajero con respeto.

—Eso es increíble —murmuré con una expresión aturdida en mi rostro.

El hecho más importante que había olvidado es que no había precedente de un accidente de transporte en la novela original. Por supuesto, no se sabía que el infractor y la víctima del accidente de transporte era el duque Escliffe. No había una sola línea en la novela que mencionara un punto de contacto entre Mariestella y el duque.

Pero mientras lo pensaba cuidadosamente, sacudí mi cabeza, ya que era plausible. Desde el momento en que dije todo lo que quería decirle a Dorothea, la historia había salido completamente mal.

¿Será que la historia irá de mal en peor desde aquí?

—Ah, y él dijo que quiere conocerla —dijo Florinda.

—¿A mí? —Jadeé sorprendida.

¿Por qué yo? ¿Es una disculpa por lo que sucedió hace dos meses?

Con una expresión de asombro en mi rostro, miré alternativamente a Florinda y el ramo gigante de flores que sostenía. Sinceramente, no sabía lo que estaba pasando aquí.

—Sí, mi señora —respondió Florinda. —El duque Escliffe no quería que te esforzaras por ir a la sala de estar, por lo que preguntó si podía venir aquí. ¿Qué debo decirle?

Realmente, nunca pensé en esta situación, así que, naturalmente, entré en pánico. Me volví hacia Martina, esperando que pudiera ayudar. —Martina, ¿qué debo hacer?

—¿Por qué me preguntas eso? —dijo Martina con las cejas arqueadas. —solo haz lo que quieras. ¡El duque está aquí para conocerte! —pero ella agregó inmediatamente: —Pero no puedes rechazarlo ya que él está aquí, ¿verdad? Sin mencionar que su condición ha mejorado mucho y estoy segura de que el Duque tuvo un viaje difícil para llegar aquí.

—¿De verdad?

Parece justo.

De todos modos, escuché que también resultó gravemente herido debido al accidente hace dos meses. Es difícil rechazarlo por el esfuerzo sincero que hizo para venir hasta aquí.

Me volví hacia Florinda y asentí. —No creo que sea una buena idea que vea al invitado sin preparación…así que, por favor, dígale que espere un rato en el salón, Florinda.

—Sí, mi señora. Le informaré.

Florinda hizo una reverencia y salió, las otras criadas me ayudaron a prepararme para ver a Duque Escliffe. Me vistieron con un vestido nuevo y fresco, me peinaron cuidadosamente y me aplicaron un poco de maquillaje para ocultar la palidez de mi rostro.

Solo después de que me veía presentable, Florinda llevó al Duque Escliffe a mi habitación.

—Señora, el duque Escliffe está aquí —anunció la dama de compañía.

—Déjalo entrar, Florinda.

| Índice |

3 thoughts on “Querida “amiga” – Capítulo 25: Un visitante inesperado

  1. GenIssa says:

    Wo otro personaje, espero que sea bueno, no me gustaría que se involucre con el príncipe eso solo le traerá más dificultades
    Gracias por el capítulo 🌻🌻

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *