Burikko – Capítulo 68: Primer Año – Segundo Semestre – Q de Diamantes (1)

Traducido por Maru

Editado por Ayanami


—Así que, temporalmente, volveré a Topageria.

Le anuncié Bakatria, que estaba tendido en su habitación.

—Está bien, vaaaale~. Diviértete  y ten cuidadooo~.

Sin siquiera mirarme, Bakatria sólo agitó su mano.

No sé por qué pero, inmediatamente, después de entrar en el segundo semestre, fui convocada por el Rey de Topageria.

—Tengo que viajar de ida y vuelta dos veces. Para me hacen volver de nuevo…

Si tenía algo que decir, hubiera estado bien que lo dijera durante las vacaciones de verano.

Mientras estuviese lejos de la academia, debia dejar a Bakatria al cuidado de otro guardia, por lo que estaba demasiado ansiosa.

—Escucha. Haga su mejor esfuerzo para evitar molestar a otras personas, ¡tampoco se salte las clases! Fue muy difícil obtener su permiso para estudiar en el extranjero…así que no creo que quiera que se lo quiten, ¿verdad?

—Caramba, lo entiendo.  Eres muy quisquillosa, Bea-chin~.

Dejando atrás al, aparentemente, descontento Tría, decidí regresar a mi país por un tiempo.

Que Bakatria se vea un poco alegre por esto, es una fuente de gran preocupación para mí. Es en momentos como este que Bakatria, honestamente, no hacía nada decente.

♦ ♦ ♦

Solo en regresar a Topageria tardamos casi una semana entera.

Había un círculo mágico de transferencia que lleva al palacio real de Topageria, pero como había pocos lugares donde lo tenían, no tuve más remedio que viajar a caballo.

—Aun así, es demasiado caluroso…

Para este cuerpo que ha experimentado el buen clima de Garnet, aunque solo sea un poco, el calor topageriano se siente más intenso de lo habitual.

El espléndido palacio real fue construido al estilo de los palacios de Arabia de mi viejo mundo, tiene una forma abovedada con un techo ligeramente puntiagudo. Naturalmente, los interiores son igual de esplendorosos.

Este país es rico. En realidad, los negocios de artículos mágicos generan bastante dinero. El suelo topageriano está lleno de los materiales utilizados para hacer objetos mágicos, por ello pueden hacer tantos objetos mágicos como quieran.

Naturalmente, nuestro conocimiento y técnicas relacionados a los objetos mágicos superan a los de otras naciones. Después de todo, debido a lo anterior, podemos producir más.

La habitación del rey es, en pocas palabras, un “esplendor dorado”.

El suelo, las paredes y los techos son de oro. Al principio, no podía calmarme en absoluto. Incluso en este mundo, oro, plata, gemas y similares son preciados.

En las profundidades de esta sala el rey estaba sentado en un trono. De pie, en silencio, junto a él, estaba el hermano mayor de Bakatria, el primer príncipe.

Esto lo escuché a través de Bakatria, pero ambos hermanos tienen mucho en común. Por lo que no estaba tan nerviosa.

El rey de esta nación, Su Alteza Álvaro, abrió la boca.

—Beatrix…tu matrimonio con el Príncipe Heredero de Garnet se ha decidido.

— ¿Qué…?

¿Mis oídos están mal? Justo ahora, creo que escuché algo extraño.

—Beatrix, se ha decidido que te casarás con Príncipe Royce de la Nación de Garnet.

Ya que la noticia me sorprendió más allá de la reacción, el primer príncipe, Su Alteza Basilio, me lo repitió amablemente…

Aahh, no necesitaba escuchar eso otra vez.

— ¿Qué sucede aquí? ¡Esta es la primera vez que escucho de esto!

Grité accidentalmente, pero ni el rey ni el primer príncipe me reprendieron…al parecer, hasta cierto punto, habían predicho mi respuesta.

Mirando al rey, probablemente, estaba haciendo una expresión severa.

Quiero decir, justo ahora…lo que dijeron es algo increíblemente irrazonable para mí.

—La otra parte lo desea fuertemente. No hay mejor oferta. ¿Sabes que él es el Príncipe Heredero de Garnet?

—Algo así podría ser dado a la hija de otro noble.

Aunque fuera una persona que se aferrara a una oferta como esa, había montañas de otras chicas…

Sin importar cómo me sentía o no, el rey continuó hablando.

—Teniendo en cuenta a la nación, al principio consideré un matrimonio entre Tría y la dama de Rhodolite que él quería, pero Garnet lo rechazó y, a cambio, nos dio esta oferta extraordinaria. Creo que la aceptaré.

—P-Pare…

—En nuestra nación, alguien como tú está condenada a perder su oportunidad de casarse, ¿sabes? Una mujer que balancea una espada, en esta nación, se mantiene al alcance de la mano.

—Sin embargo…

Para empezar, no tenía intención de casarme con nadie. En mi familia, la familia de un conde, como tenía un hermano menor, no tenía necesidad de pensar en los asuntos de mi casa.

Por eso, con esta espada, tenía la intención de vivir sola sin depender de nadie. Tenía la intención de abrir un camino hacia mi propio destino.

—Hija del Conde, Beatrix Tapax…para mantener las relaciones amistosas entre nuestras dos naciones, te ordeno que te cases con el Príncipe Heredero de Garnet

—…

Si el Rey me lo ordena, alguien como yo no podía negarse. Al igual que en el final de ese juego.

Sin prestar atención a mi voluntad, me iba a casar…

Al igual que en esa época, en la que la señorita Camille temía una revolución, yo también temo la suerte que me sobrevendrá.

Me sentía triste…

Me ordenaron quedarme en casa hasta mi matrimonio con el Príncipe Royce, ahora ya no podía ir a la academia.

—Estoy preocupada por Bakatria…

Parece que en mi lugar, una cantidad de guardias adicionales lo vigilaban constantemente, pero no había nadie que realmente pudiera contener a Bakatria.

…Me sentía aún más triste.

Sé que el Príncipe Royce me quiere.

Pero…solo por eso, esta forma de hacer las cosas no debería ser aceptable.

—Así, esta forma de hacer las cosas que ignora la voluntad de la persona…

No puedo aceptarla.


Maru
Pobre…este tipo de situaciones siempre me apenan y me parecen muy injustas…cortar la libertad de una persona me parece de lo peor.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *