Burikko – Capítulo 75: ¿Recuperándose? – K de Corazones (2)

Traducido por Maru

Editado por Ayanami


—Mmmm…es difícil relajarse en una habitación tan, innecesariamente, brillante.

Mientras decía eso, Raiga decidió, arbitrariamente, sentarse en mi sofá y se puso cómodo, como si fuera el dueño del lugar.

Si te ibas a quejar, entonces no me importaría que te perdieras…pero Raiga no parecía tener ninguna intención de irse.

Por ahora, intentemos saludarlo.

—Hola, Raiga. ¿Mei está bien?

—Sí. Hoy la traje conmigo al castillo. Si es posible, me gustaría dejarla ir a la escuela tanto como sea posible, pero sus náuseas matutinas son muy malas, así que creo que es hora de que empiece a tomarse un tiempo fuera de la escuela.

Parecía que Raiga era dulce con Mei, como siempre. Incluso su cara de aspecto frío se había aflojado descuidadamente.

—Mmmmm…eso suena duro. Entonces, ¿de qué has venido a hablar hoy? En este momento es mi precioso tiempo de descanso, ¿sabes?

Henri, que estaba parado cerca, mostró una expresión desconcertada.

No era algo irrazonable…al final del día, el que estaba sentado aquí es Raiga.

En este momento, no era antagónico, pero, hace poco, era mi enemigo natural. Cuando era joven, también tuve tiempos difíciles debido a sus seguidores.

Debido al incidente con el conde Tito, nos habíamos acercado pero…eso no significa que pudiese bajar la guardia.

Después de todo, a pesar de que nos debía el rescate de Mei, en este momento, estaba actuando ridículamente arrogante.

—Vine a decirte que te prestaré a mis subordinados…todos tus subordinados son magos amantes de la teoría, ¿no?

— ¿Eh? ¿De qué estás hablando?

—Como dije, lo haré para que puedas usar mi orden de caballero. Hablando honestamente, no tienes suficientes caballeros.

—Mmmmm…en realidad, no puedo negarlo.

Es como Raiga dice.

Actualmente, los caballeros del castillo se dividen, espléndidamente, en la brigada de caballeros de la Facción del Rey y la brigada de caballeros de la Facción del Príncipe Real, según sus disposiciones.

Y, aunque es irritante, los caballeros de la Facción del Príncipe Real…o mejor dicho, los caballeros bajo el control de Raiga son mejores. Aun siendo un cabeza hueca lleno de músculos, tiene sus propios caballeros.

En este momento, los caballeros de la Facción del Rey compiten constantemente por sus logros, por ello, cuando llega el momento, en muchas de las ocasiones no hacen su trabajo correctamente. Al parecer, fue lo mismo cuando fui secuestrado.

A pesar de que deberían tener habilidad, en lugar de entrenar sus maestrías, están ocupados mejorando como echarle la culpa a los demás…honestamente hablando, lograr que los caballeros de Raiga fueran con Achille y Camille sería realmente tranquilizador.

—Los magos son un conjunto de individualismo y no son aptos para el trabajo físico. Necesitas caballeros que puedas usar, ¿verdad?

Ciertamente, tener caballeros en la subyugación extremista sería tranquilizador. En otras palabras, su fuerza física está en otro nivel.

Tanto Camille como Achille son delgados, por lo que no son aptos para trabajos que requerían esfuerzo físico…

— ¿Pero por qué, de repente, sentiste ganas de prestarme a tus caballeros?

Raiga desvió la mirada.

—Mmmm…estás teniendo problemas, ¿no es así…? Tanto ese idiota mágico como ese prodigio con piel de oveja no están a tu lado.

¿Podría ser que debido a que Camille y Achille no estaban a mi lado…me está prestando atención?

¿Qué Raiga es este? ¿Seguro que es él?

Desde que éramos niños, no nos habíamos llevado bien. Nunca peleamos directamente, pero aun así tuvimos problemas entre nosotros.

— ¿Te has puesto blando porque te has convertido en padre?

Supongo que los milagros existen.

Raiga me miró y me dio una gran mueca. Sus ojos azules, como los míos, se estrecharon con infelicidad. Pero no parecía que estuviese retirando su oferta.

—Me quedaré en el castillo por un tiempo, como bien sabes…hay un montón de cosas que hacer.

— ¿Cosas para hacer? —Le pregunté reflexivamente.

—La basura que dañaría a Mei, voy a sacarla del castillo sin excepción…

Entonces, ¿no es lo mismo que estoy haciendo yo? Quiero hacer algo con los líderes podridos de este país, ¿verdad?

…Qué momento.

—Raiga.

— ¿Qué?

—Te ayudaré con eso. Por lo menos, creo que puedo limpiar completamente la Facción del Rey y, también he preparado algunas cosas para la Facción del Príncipe Real.

—Ya veo.

Raiga parecía estar pensando un poco. Su cabello plateado tembló.

—Bueno, entonces, haré todo lo posible para hacer algo con la Facción del Príncipe Real…ten cuidado. Mi padre se está moviendo para usar el caso de los rebeldes extremistas para acabar con la Facción del Rey mientras está llena de aperturas.

—Eso pensé…agh, viejo, seguro que no traicionaste mis expectativas.

Honestamente hablando, estaba agradecido. Desde mi posición, sería difícil hacer un movimiento sobre los nobles de la Facción del Príncipe Real, por lo que era de gran ayuda que Raiga hiciera un movimiento.

—Entiendo.

Decidimos unir fuerzas. Nuestros padres peleaban sin fin, pero no había razón para que nosotros también lo hiciéramos. Además, nuestros intereses se superponían.

Si Raiga cooperaba, probablemente, no sufriríamos un ataque sorpresa por parte de la Facción del Príncipe Real, mientras estamos ocupados con los rebeldes extremistas.

En ese aspecto, era un primo servicial.

Después de eso, bebió el té que Henri le trajo, exigió más té y dulces, y después de perder por completo mi tiempo de descanso, salió de la habitación con una expresión de satisfacción.

¿No tenía sospechas sobre si puse veneno en sus bebidas o alimentos?

¿Era de mente amplia? ¿O era estúpido y audaz? Realmente, no entendía a este primo mío.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *