Decidí crear muñecas – Capítulo 24

Traducido por Gatonegro

Editado por Ayanami


Después de terminar de adaptar la ropa, Kajero desapareció en algún lugar, lo que me llamó la atención. Pero, con su comportamiento y esa diminuta figura, es difícil para mí creer en mis propias conjeturas. Me pregunto si esas habrán sido sus verdaderas intenciones. Reflexioné a través de mi ansiedad…es difícil de decir, juzgando por su tranquila apariencia. Más bien, él hizo la pregunta deliberadamente.

♦ ♦ ♦

Últimamente, he estado dejando todo a las muñecas y casi nunca les doy instrucciones. Esperaba que se hicieran cargo ellas mismas…aunque aún no tengan mente propia. Puede que Kajero haya estado intentando, recordarme ese detalle.

Mientras salía de la habitación, sumergida en mis reflexiones, la encargada de la tienda se me acercó y murmuró con una sonrisa amarga.

—La señorita que te acompaña es bastante sorprendente.

¿A qué se refiere? Dirigí mi mirada hacia donde se encuentra Feria, ella había vuelto a sus ropajes originales. Además, la figura del señor Hial no se veía por ninguna parte.

♦ ♦ ♦

—Estaba feliz de ser adulada, pero, no puedo aceptar una propuesta de matrimonio de alguien que acabo de conocer. Peor aún, en un área tan pública.

—Bueno, estoy agradecida de que piense en mí de esa manera, pero, todavía quiero seguir por el camino de la espada.

—Así que no puedo responder a su amor, y él parece tener una hija de 5 años. Tampoco puedo darme el lujo de criar a un niño, así que, en otras palabras, usando el sentido común de Margaroid, no quiero asumir algo que no puedo manejar…de todos modos, es por eso que lo rechacé. Entonces, el siguió su camino.

P-pero que realista. Para un joven comerciante que pasa su tiempo en el mar, sentir la necesidad de cortejar repentinamente a alguien, y saltar directamente al matrimonio, es más penoso que emocionante. Incluso si puede mantener la calma…pero es similar a mi.

Cuando pienso en las situaciones como parte de un juego Otome, los posibles futuros problemáticos, simplemente, pasarán por mi mente y se irán.

—Bueno ¿Qué hay de eso? —El interés de Feria en el señor Hial desapareció por completo. Ahora, sus ojos estaban fijos en la ropa que tengo en mis manos.

—Lo reajuste, así que póntelo y sal conmigo hoy.

Sería un problema si ella se negara en el último momento, así que, sin darle tiempo a pensar demasiado, coloque el traje en sus manos y la empuje al probador.

—Ahora, date prisa y cámbiate, de lo contrario haré que las muñecas te ayuden.

—Sheesh, pero que agresiva. —Feria gruño eso, pero, de todas formas, se ve bastante feliz. —Eres exactamente como Deje te describió.

Al deslizarse inesperadamente, un nombre que no conozco en la conversación, inconscientemente, escapó un ‘¿¡HE!?’ de mi boca, más fuerte de lo propio en la hija de un Duke.

La persona a la que Feria se refiere es Christoph Dugenne. El Conde Errante, él, ahora, se encuentra asistiendo a la Academia de Entrenamiento Imperial de Caballeros, bajo el nombre de Chris Deje.

—Me sorprendió, lo conocí cuando visité la capital imperial. Es todo un espadachín. Nunca antes había conocido a alguien capaz de utilizar la antigua esgrima del imperio.

—El mundo es bastante pequeño…así que, ¿qué dijo él sobre mí?

—Que eras la combinación de ternura y resolución, al igual que la reencarnación de la princesa Rustilla…algo así. De todos modos, te estaba felicitando. Jaja, él es un fuerte rival en el amor para mi hermano mayor.

Feria continuó hablando casualmente, pero, en cuanto a mí, tuve un ligero dolor de cabeza. Aunque es diferente a su edad original, sus ojos siguen siendo, de alguna manera, los mismos, así que en verdad me pregunto cómo me ve Phillka. Si lo pienso con calma, tal vez, él es consciente de mí como mujer. Debo reconsiderar cómo interactuar con él en el futuro.

Junto con los malentendidos del Conde, las personas de los alrededores también se están volviendo ambiguas. Vamos a aclararlo lo antes posible. En el peor de los casos, será otro desafío, pero, la posibilidad de ganar es mucho mayor en comparación con hace dos años.

Bueno, está bien. No hay otra opción que resolverlos todos a la vez.

Una falda de salopette a cuadros rojos, junto con una capa tejida del mismo color. No solo ajuste el tamaño. Esto es ¿una nueva versión? ¿Retoque? ¿Refinamiento? Como quieras llamarlo, dado que el punto es que está a la venta, desaté mi pasatiempo que había estado reprimiendo e hice una revisión completa.

Como resultado:

Una “primera versión de Will Ridel” de la cual Lermit Rasilez es una gran entusiasta, terminó con un final completamente diferente.

No solo era lindo. A pesar de que casi no deja lugar a piel expuesta, todavía tiene una extraña sensación de encanto.

Al ajustarse perfectamente a la sensación de un traje de cuento de hadas, la altura también trajo consigo cierto tipo de complejo.

Incluso podría decirse que es la mejor obra maestra de entre todas las prendas que hemos realizado hasta ahora.

—Bueno, vamos Feria.

Salimos de la tienda. Era el séptimo día del festival de fundación, y la ciudad se ve más ajetreada de lo habitual.

—A-aah~

— ¿Qué pasa? Te ves muy sorprendida.

—Salí con chicas un par de veces durante mis viajes, pero, siempre fui la que lideró. De alguna manera, esto se siente fresco. Ayer, dije que te escoltaría, pero me pregunto si está bien dejarte eso.

—Por supuesto —Asentí efusivamente. Para evitar perderme, le pedí a Kajero, a través de mis pensamientos, que manejara la navegación.

—Feria, está bien, no necesitas escoltarme. Deja de contenerte. Desde un principio, se lo que quieres hacer, así que no tiene sentido ocultarlo más. Por favor, ríndete y déjamelo todo. Después de todo, soy “La princesa de muñecas de ojos místicos”, ¿correcto?

Cuando parpadeó sorprendida, le devolví un guiño propio como respuesta. Me pregunto si es por el vestido. Por favor, perdóname.

Debido a que la ropa le queda mejor de lo que imaginaba, podría haberme excedido un poco.

—Después de todo, hay una razón para que la gente te reconozca por ese nombre, estoy convencida…aparentemente, tu ojo místico no solo tiene habilidades de previsión, sino que también tiene increíbles efectos. Si fuera hombre, habría hecho a un lado a mi hermano mayor y a Deje para salir contigo.

—Muchas gracias. Si alguna vez te resulta difícil vivir en Malgaroid, por favor, ven al territorio de Wisp. Si llega a suceder, tendremos más citas de chicas como esta, con hermosos vestidos.

—Eso suena bien. De hecho, me gustaría ir contigo cuando regreses a casa.

—Maravilloso, eres bienvenida por supuesto.

—Bueno, entonces, lo haré. Iré al Imperio contigo. Es una promesa.

—Entendido, haré los preparativos…ah, cierto ¿Me darías tú dedo meñique?

— ¿Mmh? ¿Así está bien?

—Sí, es perfecto. —Extendí mi dedo meñique y lo ajusté con el de Feria. —Esta es la promesa del meñique, si mientes, tienes que tragarte mil agujas. Es una tradición de un país lejano. Sería malo si la rompes.

— ¿Mil agujas? Eso da mucho miedo, tendré cuidado de no olvidarlo. —Ella lo dijo en un tono humorístico y comenzó a reír. No pude evitar seguir sus pasos y reír también. Fue un lindo momento de paz.

| Índice |

2 thoughts on “Decidí crear muñecas – Capítulo 24

  1. Mery uwu says:

    Jajajajajaja gracias por el cao
    Me preguntó cuándo se dará cuenta de que sus muñecas ya tienen vida propia y que de hecho son espíritus de personas que vivieron antes, según entendí claro está nwn
    Gracias por todo los amor 😍

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *