Decidí crear muñecas – Capítulo 30

Traducido por Gatonegro

Editado por Ayanami


El joven pelirrojo se veía agitado, con respiraciones superficiales pero violentas. No sería extraño que la luz de su vida se desvaneciera en cualquier momento. La sangre fluía continuamente del lado derecho su pecho.

<<Kajero, ven rápido. Necesito tu ayuda en esto.>>

¿Hmm…? Que extraño. Es como si hubiera enviado un correo a la dirección incorrecta, me vino un mal presentimiento.

<<¿Qué pasó, Kajero?>>

No hubo respuesta. Más que eso, parece que mis palabras ni siquiera llegaron. El último mensaje telepático que le di fue enviado hace unos minutos. Nada era inusual entonces. ¿Pasó algo en el corto intervalo de tiempo? Ah, pensaré en eso en otro momento.

Cada segundo es precioso. Movámonos por ahora.

—¿Hay alguien aquí que use magia curativa?

Mientras levantaba la voz, me quité el colgante del cuello. Vertiendo toda la magia que me quedaba, llamé a los espíritus.

<<Tienen la libertad de hacer lo que sientan necesario. ¡Salven a esta persona!>>

El colgante saltó vigorosamente de mi palma. Ellos asintieron con la cabeza, lo que implicaba que se harían cargo del asunto.

 Al mismo tiempo, un hombre de cabello castaño se apresuró.

—¡Clay! ¡Resiste, Clay!

Recuerdo haberlo visto. Estaba hablando con el pelirrojo antes. Me pregunto a dónde fue esa actitud frívola.

Tomó los hombros del pelirrojo, gritando. Ni siquiera se molestó en arreglar su cabello desordenado.

—¡Hey, di algo! ¡Oye!

Era una actitud impropia de un aventurero.

No, es una respuesta natural al ver a un amigo cercano al borde de la muerte.

Sin embargo.

—Por favor, cálmate. Si lo sacudes tontamente, sus heridas se abrirán. —Quería que se detuviera para que sus acciones no produjeran el efecto contrario. —¿Quieres matarlo?

Debe ser irritación debido a la impaciencia. Terminé mirándolo con desaprobación.

—Ah, ahh, lo siento…

Él recuperó el sentido y, vacilante, soltó la mano del pelirrojo.

—U-Um, eso. —Su voz sonaba asustada. Me pregunto si estoy haciendo una cara aterradora en este momento. —Soy un ex sacerdote, así que puedo usar magia curativa, pero…

—Entiendo. Por favor, espera un momento. La medicina llegará pronto. —Tengo todo listo.

Secretamente, acumulé la mayor cantidad de medicina posible en mi habitación en la Residencia Louivas, en caso de emergencias. Ya ordené a los animales que la trajeran.

Un ejército, no como los uniformados, llegó a mi lado. Levantando una nube de polvo, el equipo consistía en un gato, un pato y un pollo. El moreno se encogió con un “Eek”, pero eso debe ser a causa del incidente anterior.

Bien, entonces, tengo todas mis cartas. Kajero no vino después de todo. Estoy preocupada, pero dejémoslo por ahora. Concentrémonos en lo que está delante de mí.

Por ahora, habíamos controlado el sangrado con la magia del espíritu del agua y el moreno.

Sin embargo, hasta ahora, no habíamos podido hacer nada sobre las heridas abiertas.

Lo primero que usé fue《El sacramento de Graniu》

En un lugar llamado Graniu en el sur de Malgaroid, los alquimistas que vivían allí lo descubrieron. Fue un subproducto de la investigación sobre los homúnculos.

Es una sábana en forma de malla, cubierta de sangre. En un abrir y cerrar de ojos, se hizo grande y se convirtió en un reemplazo para la carne. Su precio por hoja es bastante considerable, suficiente para que un plebeyo viva un mes sin preocupaciones.

Lo siguiente que utilicé fue《El Vino de Uva de la Tribu Ringal》. Este líquido rojo púrpura se convertiría en sangre una vez que ingresa al cuerpo.

No hace falta decir que eran productos de un precio considerable, pero ¿qué hacer? Es mucho mejor que tener un tesoro inútil. Aparte de eso, estoy agregando otras drogas milagrosas alquimistas una tras otra.

—Increíble, eres increíble…

Dijo el moreno asombrado. Sin embargo, no es como si estuviera haciendo algo notable. En definitiva, la medicina es la que cura las heridas.

Además, no podemos predecir su condición. Se encuentra en un estado muy delicado, tanto así que su pulso puede desaparecer en cualquier momento, incluso sus respiraciones son más inestables. He curado más o menos su cuerpo como estaba. Aun así, ¿por qué?

<<Me pregunto si el alma de ese tipo se ha separado de su cuerpo, hmm. Oh, soy tan genial y sabio que me he dado cuenta.>>

En mi cabeza, habló una voz rebosante de demasiada confianza en sí misma. Era telepatía. Me pregunto quién puede ser.

No es Kajero ni Walf, y mucho menos Cactus.

Ahh, hay un espíritu más aquí, ¿no? Solo había morado en la espada del asesino fantasma hasta ahora.

<<Alty, escucha con atención.>>

Aunque todavía no hemos intercambiado saludos ni nada, ese Espíritu estaba actuando demasiado familiar.

<<Es lo mismo que haces cuando dejas salir a tu increíble y genial servidor aquí presente o a cualquier otro espíritu. Aplasta el alma de este bastardo pelirrojo con su cuerpo. Si no lo haces rápidamente, será demasiado tarde. Date prisa.>>

Rápidamente, apliqué mi fuerza. Respiré y exhalé, mientras cerraba y abría los ojos. Al activar el interruptor en mi cabeza, mi comportamiento cambió a como cuando uso mi magia de muñecas. Me volví ajena al ruido de mi entorno y al calor del verano. Mis cinco sentidos se debilitaron y mi sexto sentido se volvió agudo.

Podía sentir a los espíritus a la deriva en la atmósfera mientras dormitaban. Entre ellos, solo uno se destacó. Si tuviera que describirlo en pocas palabras, sería “Una existencia ruidosa y juvenil”. Se separaba del cuerpo del pelirrojo mientras jadeaba de dolor y miedo.

<<Por favor vuelve.>> Ordené. Era diferente de un Espíritu y no obedecía. <<Regresa.>>

Repetí con una voluntad más fuerte

Fue en ese momento, que una mano transparente, invisible a simple vista, se extendió suavemente. ¿Qué es esto?

<<Bien hecho, Alty. Es una gran idea empujar el alma de ese bastardo pelirrojo en su cuerpo con “la mano”.>>

<<Gracias, lo intentaré>>

Siguiendo el consejo de la espada, agarré el alma con mi “mano”. Todo lo que queda es devolverlo a su cuerpo así…

◆ ◆ ◆

Estuve inconsciente por algún tiempo. Me pregunto si es porque era la primera vez que lo hacía.

Cuando recuperé el sentido, surgieron muchos vítoreos.

Al despertarse, el pelirrojo miró a su alrededor de una manera desconcertada. El moreno lloró de alegría. Las personas que observaban conteniendo la respiración, ahora, estaban ocupadas aplaudiendo o haciendo otra cosa. Hasta los animales corrían felices. Todo se veía como si fuera un festival en una tierra de cuentos de hada.

Supongo que esto significa detenerse.

Walf fue derritiendo gradualmente el hielo que lo cubría con su espada de fuego. En poco tiempo, podrá moverse libremente. Es cierto, ¿qué debemos hacer con el asesino fantasma? Si la Familia Real de Malgaroid realmente ha dado aprobación tácita a mi asesinato, entonces, no debo entregarlo. Sería bueno si Kajero estuviera aquí en este momento, pero…

<<Alty, si son los recuerdos de ese bastardo, los he leído todos. Como era de esperar del magnífico yo, soy rápido en hacer las cosas, hmm.>> 

La espada habló. Tengo que darle un nombre rápidamente también.

<<Soy Weisster, amorosamente llamado Weiss.>>

Hay muy pocos espíritus que pueden nombrarse a sí mismos, pero no es que no existan. Walf también es uno de ellos.

<<Déjamelo a mí. No haré nada en contra de tus deseos.>>

<<Entendido, adelante por favor.>>

<<¿No estás confiando en mí muy fácilmente? ¿Acaso no nos acabamos de conocer?>>

<<¿No me dijiste cómo salvar al pelirrojo? Además, esa vez cuando te convoqué, la atmósfera pudo haber dado miedo, pero no sentí ninguna hostilidad.>>

<<Humm. Ya veo. Ese tipo llamado Kajero, se ha vuelto un blando ahora.>>

<<¿Conoces a Kajero?>>

<<Por supuesto, eso fue hace unos mil o diez mil años…>>

Justo cuando Weiss había comenzado a hablar.

<<¿No desenterrarías casualmente el pasado de los demás, Weisster?>>

Una sombra negra cayó justo en frente de mis ojos. La figura de un caballero bien vestido con traje y sombrero de fieltro.

<<Realmente, lamento llegar tarde, Maestra… surgió una situación inesperada.>>

Olas de agotamiento se mezclaron en su voz. Que inusual. Su compostura típica se había desmoronado.

<<Alguien trató de convocarme como Espíritu. A pesar de que me resistí a la ceremonia mágica, todavía me llevó tiempo. Me avergüenzo.>>

<<Si es así, no se puede evitar. ¿Puedes rastrear a tu oponente?>>

<<El oponente es notablemente hábil, por lo que será problemático. Sin embargo, hay signos de una segunda o tercera ceremonia celebrada.>>

<<Entiendo… separar a Kajero al mismo tiempo en el que fui atacada, podría ser una conspiración.>>

<<Las posibilidades son ciertamente altas. Entonces, ¿cómo debemos tratar a esta escoria humana?>>

Kajero dirigió su mirada hacia donde Weiss estaba manipulando al asesino fantasma.

<<¿Qué piensa hacer Weiss?>>

<<Toda la información que tiene, ahora es mía. Solo quedan cosas de política que son ventajosas. Existe la posibilidad de que sea desterrado y castigado, pero aún desciende de la familia real. ¿A lo sumo podría ser de alguna utilidad?>>

<<Parece que pensamos lo mismo. Bueno, entonces, hagámoslo.>>

<<Ahh, lo habitual, ya veo… pensar que algún día uniría fuerzas contigo de nuevo, incluso el genial y magnífico yo nunca podría haberlo imaginado.>>

Nunca me di cuenta cuando la conversación me dejó atrás. Atrapada en la atmósfera, terriblemente comprensiva, que fluía entre ellos, me sentí un poco excluida.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *