Diario de Observación – Capítulo 6: Bertia (13 años de edad)

Traducido por Yousei

Editado por Raine


—Hoy, estoy muy feliz de tener la oportunidad de estudiar con todos ustedes en esta academia.Hay muchos estudiantes sentados en el auditorio.

En medio de todo, un estudiante subió al escenario. Siendo de tercer año y de alguna forma consiguiendo que fuera el presidente del Consejo estudiantil, realicé un discurso frente a todos.

Para finalizar la larga bienvenida, inspiré profundamente y miré a todo el cuerpo estudiantil, en uno de los asientos de la primera fila de las chicas estaba sentada esa persona.

Con su cabello carmesí peinado en un moño alto, me miró con sus ojos color lapislázuli.

Sonreí sin darme cuenta, producto de su encanto y su apariencia, que sobresalía en este mar de gente sin problema alguno.

—Bienvenidos a la academia Halm, los felicito por su admisión.

Proyectando mi voz para que todos en el auditorio pudieran escuchar el cierre de mi discurso, con mi voz que se había vuelto más profunda desde hace un par de años atrás, comenzó un fuerte aplauso.

Bertia Evil Nochesse. 13 años de edad.

Hoy mi prometida finalmente hace su ingreso a la sección media de la academia Halm.

♦ ♦ ♦

—Iyaaa~ como se esperaba de la flor de su Alteza Cecil. Aún rodeada de hermosas damas, ella se robaba las miradas —expresó Carlos.

Después de terminar con la ceremonia de entrada, la orientación y darle otras órdenes a los estudiantes, regresé a la sala del consejo estudiantil. Ahí estaba Carlos Leonel sentado en el sofá, mirándome con una sonrisa satisfecha.

Mientras yo estaba revisando los documentos restantes, levanté la mirada para encontrarme con sus ojos y me dio algo parecido a una sonrisa como respuesta.

Estoy seguro que trae el tema de Bertia sólo para observar mi reacción y molestarme. Puesto que caer en esos trucos no me da ningún beneficio, lo escucho sin entusiasmo.

Necesito terminar con estos documentos lo más pronto posible pues hay un lugar a donde quiero ir. No tengo tiempo para jugar ahora.

—Pero, aunque lo escuché de otras personas, lady Bertia es realmente hermosa. Po-por supuesto como es la prometida de mi hermano no cometeré ningún acto ilícito. Ah, pero como estamos en la misma clase, intentaré hacerme amigo de mi futura cuñada —comentó Sean mientras continuaba llenando su boca con pasteles.

Sentado al lado de Carlos, sonriendo sin ninguna mala intención, estaba mi hermano menor, Sean Turquoise Alfoster, quien también comenzaba hoy.

A lo que respondí con una sonrisa.

—Estoy seguro de que Bertia estará encantada. —Y la sonrisa de Sean se tornó brillante.

Él tiene el cabello rubio más claro que el mío, nuestras caras son muy similares y nuestras sonrisas deberían ser las mismas… aunque, al parecer recientemente, cierto grupo de personas ha comenzado describir su sonrisa como angelical y la mía como diabólica.

Desconozco la razón… no puedo entenderlo.

—¿Cuál es su opinión acerca de ella? ¿Bard, Nert, Gulgan? —continuó incitando Carlos.

Puesto que mi respuesta es un tanto superficial, Carlos trajo el tema a Nert quien estaba abrazando sus piernas mientras leía un libro, Bard quien bebía té frente a él y también a Gulgan, quien estaba sentado en su escritorio trabajando.

—Como es alguien que fue elegida por el príncipe Cecil, no tengo derecho hacer algo tan descortés como hablar a sus espaldas. Además, están molestando, por favor, no me hablen por el momento. Quiero terminar mi trabajo —la primera respuesta fue la de Gulgan.

—Ahora que lo pienso, Gulgan pertenece a la familia Nochesse, ¿correcto? ¿No se habían encontrado antes? —preguntó Carlos.

—Como pertenezco a una de las ramas familiares secundarias, sólo los he visto en algunas ocasiones. Y cómo Lady Bertia viene de la familia principal, no tengo el derecho de hablar con ella.

Gulgan, con su personalidad seria, no quería acompañar a Carlos con su plática, por lo que nunca quitó la vista de los documentos mientras hablaba, negándose completamente a continuar con la charla.

Carlos también se percató de que el reservado Gulgan no respondería a nada más, por lo que lo dejó fuera de la charla y se encogió de hombros.

Gulgan Dress Nochesse había cambiado a Gulgan Dress Uradil después de convertirse en el hijo del conde Uradil. Como Bertia había predicho, él es una persona muy talentosa.

Después de hablar con Bertia, realicé una investigación exhaustiva acerca de él y me di cuenta de que era una verdadera lástima de que alguien tan capacitado como él estuviera enterrado en una de las ramas familiares de la familia Nochesse. Debido esto y tras discutirlo con el marqués Nochesse, lo envié como infiltrado a la casa del conde Uradil como hijo adoptivo para que vigilara ciertas cosas.

Por supuesto, todo esto conllevaba su propio riesgo y había una posibilidad de que él y su familia rechazaran la propuesta, pero… él y su familia felizmente se volvieron mis subordinados.

—Pensar que alguien como yo, que sólo viene de una de las ramas de la familia por lo que no puede ser ni siquiera llamado noble, sería elegido por Su Majestad. Pagaré su amabilidad jurándole lealtad, por favor déjelo en mis manos. — dijo mientras se inclinaba como un caballero con lágrimas brotando de sus ojos. Esto me hizo preocuparme un poco, pero ya que todo terminó bien preferí dejarlo así.  Además, ni aunque me cortaran la boca revelaría que puse mis ojos en él debido a las memorias de Bertia.

Después de eso, Gulgan se las arregló para infiltrarse en la casa Uradil como su hijo adoptivo y trabajó para mí en la academia. Su forma de pensar era un tanto rígida, pero él aún estaba en medio de su entrenamiento como sombra. Con su sentido de justicia, y su lealtad hacia mí, él rápidamente absorbía lo que se le enseñaba por lo que espero grandes cosas de él en el futuro. Que buen lote.

En éste caso, debería agradecerle a Bertia.

—Baaartzz, ¿qué piensas de ella? —Carlos cambió el blanco de la conversación al corpulento Bard Nokins, quien estaba bebiendo té en una minúscula taza a comparación de su cuerpo. —Estoy hablando acerca de Lady Bertia. La hermosura que destacó del grupo de las chicas en la ceremonia de entrada.

Él debe haberle otorgado una evaluación positiva sólo porque no sabe cómo se comporta normalmente. Si viera su comportamiento, estoy seguro que le sorprendería lo diferentes que son su apariencia y su personalidad.

Bueno, esa diferencia era una de las cosas que me interesaban acerca de ella.

—Ahhh, la chica de cabello carmesí.

—¡Sí, ésa! ¿Cuál es tu opinión acerca de ella?

—Ella es una espléndida mujer —asintió Bard mientras cerraba los ojos y parecía estar imaginando la figura de Bertia en su cabeza. 

Viéndolo hacer eso… de algún modo, me daba una sensación irritante a la altura del pecho.

—¿Cierto? Siempre pensé que sólo te importaban las artes marciales, pero sabes una cosa o dos sobre las mujeres, ¿huh? —sonrió Carlos.

—Por supuesto. Ese hermoso par de piernas, ese pecho, esa línea estrecha que va desde sus brazos hasta sus muñecas, más aún, la cintura. ¡Es espléndido! —confirmó Bard.

—Vaya, así que tu interés es ése. Qué punto de vista más juvenil —Carlos puso una sonrisa pervertida, al mismo tiempo que el rostro de Sean enrojecía. 

Bard, ¿qué cosas estás diciendo frente a su prometido? Al parecer, él necesitaba ser reeducado.

—¡Por supuesto! Aunque aún sea muy pronto para verla en una pelea, ella es una de las damas mejor entrenadas entre las damas de la nobleza. Es más, ella ha entrenado de una forma tan perfecta y calculada que sus músculos no la hacen lucir masculina ¡No es más que espléndida!— Bard.

No, de alguna forma, la educación que él necesita era diferente a la que yo creía. Mayormente acerca de cómo interactuar, acercarse y pensar acerca de las damas.

Él es alguien en quien confiaría mi seguridad. Pero si algún día, él hace algún comentario inapropiado mientras esté en servicio a alguno de los diplomáticos extranjeros no sería nada divertido. Por ejemplo, lo que acababa de decir tampoco podría ser considerado un cumplido aunque estuviera dirigido a un hombre… y dudo que exista alguien a quien le alegraría si le dicen que su esposa “tiene unos músculos de excelente calidad”. Incluso si hay alguien contento al respecto, estoy seguro de que representa la minoría.

En lugar de apostar en un juego donde no hay ninguna posibilidad de ganar, creo que es más fácil guiarlo por el camino correcto y hacer lo posible para corregir sus errores.

—Hey Bard, no importa que tan bien proporcionada esté, una jovencita noble no entrenará hasta ese punto, ¿sabes? De hecho una joven noble normal ni siquiera se molestaría ejercitar —murmuró Carlos.

—No, estoy seguro de que es el resultado de un entrenamiento. Ella debe haber hecho al menos algo de entrenamiento muscular y trote —aseguró Bard.

—Es por eso que digo que es imposible. Una dama entre las damas como lo es lady Bertia no haría una cosa como ésa. No me importa si lo estás asumiendo o no, pero no digas nunca una cosa como ésa frente a ella ¿está bien? Ella podría molestarse —Carlos le respondió a Bard con una sonrisa torcida.

Puede que a Carlos le gustara bromear, pero una vez que lo conocías bien, sabías que él era el tipo de persona que es considerada con otros. Eso es el porqué estoy seguro de que su consejo fue porque se preocupa por Bard e intentó explicarle cómo debía comportarse en una situación así, sin embargo… lamento decir esto, pero Bard dio al clavo en esta ocasión.

Sí, de hecho… creo que antes de reeducar a Bard, tendré que hacer algo con el entrenamiento de Bertia y algo que ella llama “dieta” que me ha estado preocupando hace un tiempo.

Pero “una dama entre las damas”, eh…

Gracias al espía que envié a su casa, sé que definitivamente es el resultado de su entrenamiento diario para aprender acerca de “la orgullosa conducta de una villana”… su evaluación de sí misma parece ser muy diferente a la visión que otros tienen de ella.

Es por eso que si ella se enfoca, de alguna forma sería capaz de manejar las cosas. Pero sólo era cuestión de tiempo para que su máscara cayera una vez que ella se relajara. Al menos, no había ni una sola vez donde ella no hubiera terminado siendo ella misma frente a mí. Como resultado, la gente que siempre estaba conmigo podría conocer su verdadera naturaleza en poco tiempo… no puedo esperar a ver sus reacciones. 

Para esconder la sonrisa que amenazaba con salir, levanté el documento en mi mano lo suficiente para que cubriera mi boca. Tras de mí, Zero vigilaba la conversación entre Bard y Carlos pero había desviado su atención a otra cosa.

—Oye Nert, no te quedes mirando tu libro y di algo al respecto —Después de dar lo mejor de sí para cambiar la opinión de Bard en vano, Carlos llevó el tema a Nert.

—Mu… Es imposible. Estamos hablando de Bard —Nert, quien estaba aliviado cuando la conversación se había desviado a Bard, alzó su mirada del libro de forma reluctante cuando escuchó su nombre. 

—Tienes razón. En efecto, es Bard. —Carlos sonrió irónicamente ante la respuesta de Nert.

Bard es el tipo de sujeto cuya habilidad en batalla es incuestionable, sin embargo, respecto a las relaciones sociales en la nobleza, no… en cuanto a cualquier tipo de situación social, él no tiene esperanzas, ninguna en lo absoluto. Es más, considerando que es testarudo, una vez que se ha decidido a algo, él nunca se inclinará ante nada o nadie.

En mi caso, me es muy fácil utilizarlo para mi beneficio haciendo uso de su honestidad. De todos modos, considerando que es la base de su personalidad, no creo que sea posible un cambio. Ésto también fue entendido por Nert y Carlos, y es por eso que zanjaron el tema con “En efecto, es Bard”.

—Entonces ¿qué opinas, Nert? —preguntó Carlos.

—Mmm… ¿Acerca de lady Bertia? 

—Sí, de ser posible me gustaría tu opinión honesta.

Carlos, es inútil incluso si me miras de esa forma. Estoy ocupando revisando documentos ahora mismo por lo que no tengo el tiempo para darte una reacción interesante.

¿No se dará por vencido? Aún después de que casi me vio reírme cuando hablaron acerca de los músculos de Bertia.

—Um, no soy capaz de manejar a ese tipo de personas que lucen tan inteligentes… me da la impresión de que podría llamarme la atención y eso me asusta —respondió Nert.

¿Hmm? ¿De quién están hablando?

—Ah. Ella en efecto es hermosa, pero tiene un lado genial, algo así como que es capaz de ir directo al punto cuando habla con alguien. Desde mi punto de vista, no me importaría ser regañado por alguien tan hermosa como ella —aseguró Carlos.

Es por eso, otra vez pregunto: ¿de quién están hablando?

De hecho, yo ya he sido reprendido por Bertia un par de veces, pero creo que en lugar de “ir directo al grano”, es más como que ella se sale completamente del tema mientras está llorando, ¿saben?

Oh, ¿podría ser eso? Como sus ojos son grandes y algo rasgados como un gato, ¿dará una impresión de ser estricta? O quizá, dado que recientemente comenzó a meterse en el papel de “villana de primera clase”, comenzó a maquillarse para dar una impresión más severa.

Si, un punto de vista normal es bastante interesante.

—Su Alteza, ya casi es hora —mientras miro el último grupo de documentos, Zeno se acercó a mí sin hacer ruido alguno y me informó.

Entonces ya es el momento.

Mirando la hora, al parecer no iba llegar a tiempo si no me retiraba en este instante.

—Lo lamento, pero debo retirarme ahora —poniéndome de pie, sonreí a todos quienes se habían emocionado al hablar de Bertia.

—Apenas son las 2:30, ¿sabes? Es raro considerando que siempre te quedas a trabajar hasta tarde. Ah, ¿vas a ir a visitar a lady Bertia ahora?— curioseó Carlos.

—Sí, ¿hay algún problema? —respondí sonriendo mientras inclinaba mi cabeza. Carlos abrió los ojos como si quisiera decir “¿Bromeas?” —Lo mínimo que debo hacer es saludar a mi prometida justo después de que se inscribiera en la escuela, ¿no es así? Además no la he felicitado personalmente por su ingreso.

Las felicitaciones que di durante la bienvenida estaban dirigidas a todo el cuerpo estudiantil y no solamente ella.

Usando mis ojos, le pedí a Zeno que trajera el regalo de felicitaciones que previamente había preparado.

—En primer lugar, ustedes también tienen alguien a quien felicitar, ¿no es así? —Dicho esto miré significativamente a todos los miembros. Todos, excepto Gulgan, dejaron salir un pequeño “¡Ah!” mientras se miraban entre sí.

Esta debe ser la atmósfera de “hay alguien a quien debía felicitar, o algo así, pero se me olvidó”. 

—Nunca esperé que fuera Su Alteza quien me recordara una nimiedad como ésa. Usted, quien complacería a todo el estudiantado pese a no tener interés alguno en nadie —dijo Carlos.

—Eso no es cierto, ¿sabes? Tendría interés en alguien que sea relativamente interesante —respondí.

—Usar “interesante” como estándar es tan propio de ti…—Carlos dejó salir una media sonrisa, lentamente levantando ambas manos como signo de rendición mientras encogía los hombros. Yo le respondí con una sonrisa en silencio.

Qué extraño que haga eso mientras yo simplemente sonrío.

—Muy bien, es hora de que me retire. He prometido atender a una fiesta de té esta tarde.

Es una tradición implícita para los estudiantes recién ingresados de la división de escuela media ofrecer una fiesta de té la misma tarde de su ingreso.

Cuando llegas a la división superior, se organiza un baile en la noche del día de graduación. Pero en la escuela media, se hace la fiesta de té en su lugar.

Jóvenes y jovencitas nobles que tienen poder y conexiones prepararán y serán anfitriones de estos eventos, invitando a todos sus conocidos sin importar si son nuevos estudiantes o estudiantes más antiguos. Los nobles de clases más bajas que no tienen el poder y las conexiones, usarán sus limitados vínculos para ser invitados por aquellos nobles de clase más alta.

Respecto a los nobles de clase alta, no hay ninguna necesidad de que todos ofrezcan algún evento, de hecho también existe la opción de que asistan a la fiesta de alguien más de su misma clase o que esté en un curso superior para intentar estrechar lazos. Como resultado, al atender u al organizar la fiesta de té del día de bienvenida, bajo la premisa de usarla como “una oportunidad para profundizar las relaciones y acoplarse a la futura vida escolar”, ellos usarán todo en su mano para establecer una jerarquía dentro de la escuela.

De hecho, los asistentes a mi fiesta fueron todos los miembros del consejo estudiantil, excepto Gulgan. En ese momento, aún no había decidido los candidatos a ser mis asistentes cercanos. Por ello, yo hice la invitación a los nobles que tenían más influencia y, de esa manera, obtuve a los miembros actuales del consejo.

Pensando en esos días, ya pasado dos años y es algo nostálgico ahora… bueno, ellos tampoco han cambiado mucho. Aunque han pulido sus habilidades individuales desde aquella época, sus personalidades y su verdadera naturaleza no ha cambiado en nada. Pese a que se sometieron al entrenamiento que les dí, no puedo decir que odio a estas personas que no cambiaron su verdadera naturaleza.

—Espere un segundo, Su Alteza, lo acompañaré —Carlos me detuvo cuando estaba dejando la habitación con Zeno.

¿A qué se refiere con que vayamos juntos?

—¿Por qué no vienen ustedes también? Creo que lo mejor sería saludar a la persona más importante para nuestro príncipe Cecil lo más pronto posible. Además… si tienen alguien más a quien felicitar es posible que también se encuentre ahí… —animó Carlos.

Viendo al sonriente Carlos, recordé que, pese a que está un poco diluida ahora, la casa del duque a la que pertenece también tiene sangre real corriendo por sus venas. Es por eso que debe sentirse atraído por las cosas divertidas y las cosas interesantes; y ese interés es muy similar al mío. Él pudo haber dicho que quiere ir porque es uno de mis colaboradores más cercanos y también porque quería ver a mi prometida… pero en realidad él solamente va para divertirse.

Mayoritariamente para ver mi reacción cuando me encuentre con Bertia.

—No me importa. Ahora que lo pienso, la amiga de la infancia de Nert… la condesa Silica Runea y la prometida de Bard, la hija del marqués, Cynthia Soneris, se inscribieron al mismo tiempo que Bertia. ¿Quizá están todas juntas en este momento? —me pregunté.

Equipadas con el atractivo, el cerebro, el carisma, el dinero y el estatus, ellas son famosas por hacer su debut social antes y fortalecer sus posiciones. En resumen, son un grupo de jovencitas prometedoras.

Bertia, siendo el tema más importante de hoy, probablemente no sólo es por su apariencia, si no porque ellas acompañaban a Bertia.

—Silica, huh… Si no la felicito, ¿se enfadará? —Al escuchar el nombre de lady Silica, la expresión de Nert comenzó a nublarse, cerró su libro y se levantó.

Ésa expresión podría definirse como sombría: él debió haber decidido que era mejor ir ahora que enfrentarla solo más tarde. Por alguna razón, el tímido y poco social Nert no podía desafiar a su amiga de la infancia.

Sin importar sus habilidades para relacionarse, puesto que es muy hábil en otros aspectos, desearía que tuviera un poco más de confianza.

—Hablando de lady Silica, vi que ella asistió a la ceremonia de bienvenida. Estaba bastante sorprendido cuando noté que se había inscrito. Ha pasado un largo tiempo desde que la ví, por lo que debería saludarla también —resolvió Bard, levántandose.

Bard… ¿acaso olvidaste que tu propia prometida también se inscribió este año?

Sé que tienes la cabeza llena de artes marciales pero esto es malo, ¿sabes?

—Bard… no quiero juzgarte pero por favor recuerda que lady Cynthia también estaba hoy. Las mujeres son como malvaviscos, si dices cosas como ésa, ella se sentirá muy herida, ¿sabes? —El rostro de Carlos se encontraba contraído mientras le recordaba eso a Bard.

Pero Bard continuó repitiendo:

—¿Malvaviscos? Extremadamente herida… —Como si no entendiera nada de lo que le dijeron. Así que le dije:

—”Felicidades por tu ingreso. Estoy feliz de estudiar en el mismo lugar que tú.” Solamente dile eso y no digas nada innecesario, ¿comprendes?

—Comprendo, déjalo en mis manos —él respondió contento.

Bard no es un mal chico.

Si pelear está involucrado, él usaría su instinto salvaje para controlar la situación. Podría decirse incluso que es el mejor de nosotros: él no tiene doble cara y creo que es un tipo bastante interesante. Es por eso que se volvió un candidato para ser uno de mis subordinados más cercanos.

Pero es catastrófico cuando necesito usar su cerebro.

—Carlos te lo dejo a ti, ¿está bien?  

—¿Me estás dejando toda la responsabilidad a mí?

—Como dices que vendrás y tú lo estás invitando, supongo que es obvio que tú te harás cargo de sus errores —le di mi mejor sonrisa y Carlos, quien hasta hace poco se estaba divirtiendo, comenzó a inflar sus mejillas y soltó un pesado suspiro. —Sean y Gulgan también deberían venir, es mejor hacer estas cosas de una vez.

Gulgan, quien estaba trabajando con una cara de “esto no tiene nada que ver conmigo”, aceptó seguirnos sin objetar una vez le pregunté.

Carlos se quejó de la diferencia de trato que daba Gulgan cuando hablábamos con él, pero no puede hacerse nada si él no es tan popular como yo.

—Ah, esto tomó más tiempo del que esperaba, si no nos apuramos no llegaremos antes de que la fiesta inicie a las 3 pm —echando una mirada al tiempo, me apresuré en dejar la sala del consejo estudiantil.

♦ ♦ ♦

—Hey, buenas tardes Bertia —la encontré tan pronto como fui capaz de ver el jardín.

Con su posición como hija del primer ministro, como marquesa y como la prometida del príncipe heredero, ella solamente está bajo Sean en rango. Como prueba de ello, ella pudo realizar su evento en la zona este de jardín, uno de los mejores espacios de la escuela, y los asistentes a su evento también eran bastante influyentes, haciendo resaltar su fiesta aún más.

De hecho, en el camino hacia aquí le pregunté a Sean por qué él no había organizado una fiesta de té, y su razón fue “porque quería ver a mi hermano mayor primero, mi fiesta inicia a las cuatro de la tarde”. Tengo la sensación de que esto roza el bro-con[1], pero espero que sólo sea mi imaginación.

Sí, mejor dejémoslo como mi imaginación.

—¡¿S-S-S-Su Alteza?! ¿P-Por qué estás aquí? ¿No se supone que llegarías más tarde? Además, ¿los otros objetivos de capt… miembros del consejo estudiantil también vinieron?

Porque todos los miembros del consejo estudiantil estaban aquí, y considerando que cada uno de nosotros sobresale por sí solo, ella rápidamente se dio cuenta de nuestra presencia y nos saludó aún llena de sorpresa.

¿Hm? ¿Por qué está tan sobresaltada? ¿No se suponía que nos encontraríamos a esta hora? No recuerdo haberle dicho que iba llegar más tarde. ¿Podría ser que estaba tan sorprendida porque todos los miembros del consejo estudiantil vinieron de forma tan repentina? Pero tengo la sensación de que no es solamente eso.

—Dices cosas bastante divertidas, Bertia. No hay forma de que llegue tarde a tu fiesta de té, ¿cierto?

—No, pero… —Bertia se ve confundida y sus ojos comenzaron a revisar todo el perímetro.

Ella abrió la boca un par de veces pero no dijo palabra alguna. Estoy seguro de que hay algo que ella quiere preguntarme.

—Ha pasado bastante tiempo, Su Alteza Cecil. Yo soy Joanna Celstwarren. ¿Podría hablar con usted?

Repentinamente la chica noble al lado de Bertia me dirigió la palabra.

Duquesa Joanna Celstwarren.

Me sorprende un poco que ella haya sido invitada a la fiesta de té de Bertia.

Lady Joanna es mi compañera de clase y también es prima de Sean y mía en segundo grado. Bendecida por su estatus, talento y carisma, sumando aparte que teníamos casi la misma edad, ella solía ser una de mis candidatas a novia. Por eso, pese a que no realizamos ninguna entrevista matrimonial, nos encontramos un par de veces. Pero al final, Bertia se convirtió en mi prometida y ella… ella ahora es una de las candidatas a novia de Sean. Pero, ella es sólo una “candidata”: porque Sean fue malo con ella, no han habido más pláticas acerca de un futuro compromiso.

Pese a que los matrimonios políticos son uno de los deberes de la realeza, como es posible esperar un tiempo a que la relación entre Sean y Joanna sea más estable aún no se ha establecido ningún compromiso. Es por eso que, por ahora, futuros acuerdos fueron paralizados con el fin de darles un “periodo para que estrechen su relación”.

Bueno, supongo que el límite es hasta cuando se gradúen… creo.

—Ha pasado mucho tiempo lady Joanna. No me importa, por favor, hable.

—Entonces, discúlpeme. Lady Bertia pensó que, como usted es un individuo tan ocupado, probablemente no sería capaz de llegar a la fiesta a tiempo el día de hoy. De hecho, ella se veia bastante preocupada acerca de esto hasta hace poco, probablemente, por la contradicción de querer que usted viniera pero también no quería que se sintiera obligado. Su inquieta figura mientras miraba a su alrededor por usted y lo sorprendida que estaba cuando lo vio fue tan linda que…

—D-Deténgase, lady Joanna… ¡¿que está…

—Su Alteza, de seguro usted es amado —ocultando una sonrisa e ignorando espléndidamente a la avergonzada Bertia, lady Joanna parecía estar divirtiéndose…

Ahh… puedo entender porque se divierte al observar a Bertia mientras la molesta.

—Si es así, debí haber usado toda mi suerte al volverme su prometido —sonreí.

—Fufufufu… está en lo correcto. Cuando la conocí por primera vez, tratando de protegerme de los nobles que intentaban aprovecharse de mí, ella les dijo “Tengo algunos negocios con ella. Por favor, retírense en este instante. ¿Acaso no saben quién soy? Yo soy la f…fu…futura reina, Su A-A-Alteza Cecil es mi p-p-prometido, ¿saben? ¡Tienen agallas si quieren desafiarme!”, con sus mejillas completamente rojas mientras me defendía. En ese momento, lady Bertia se veía tan linda que creí que me iba enamorar de ella sin darme cuenta… —sonrió Joanna.

—A-Algo como eso jamás sucedió, yo elegantemente… —trató de defenderse Bertia.

—Eso sucede porque Bertia es muy vergonzosa. Sin embargo, no sabía que algo así había ocurrido. Por favor, no hagas nada peligroso, ¿está bien? —me dirigí a Bertia.

—No fue nada peligroso…

—Tu posición como mi prometida no te va a proteger de todo y lo sabes. Especialmente si hay hombres involucrados porque existe la posibilidad de que no vaya como lo planeado. Cuando te encuentres en peligro, puedes buscar a alguien para que se encargue del problema o tratar con él aumentando tus números —acercándome a la avergonzada y muy ruborizada Bertia, la miré a los ojos y le di unas palmadas en la cabeza.

Ayudar a alguien en problemas es un acto que merece ser elogiado, sin embargo si hay peligro involucrado con ello no puedo dejarlo pasar.

Bertia es directa tanto situaciones buenas como malas, por eso era sencillo que se metiera en problemas. Ésa es la razón por la que me gustaría que ella fuera más precavida cuando no estoy a su alrededor.

—Eh… pero… soy la villana.

Intentando decir una excusa poco creíble.

—Bertia… ¿tu respuesta? —presioné mi entrecejo y la miré mientras sonreía.

—Okay.

De algún modo parecía haber enrojecido más cuando estaba asintiendo.

Pero, ¿en serio lo había entendido?

—¡Ah! ¡Pero no hay nada más de qué preocuparse! ¡Durante los últimos dos años que Su Alteza ha estado aquí, he hecho amigas… quiero decir, secuaces! ¡Mírelas! —sonrojándose, Bertia se dio cuenta de que todavía no había presentado a las chicas sentadas junto a ella en la fiesta de té. —¡Se las presentaré! Partiendo por mi derecha: la Duquesa Joanna Celtswarren, la Condesa Silica Ruena y la Marquesa Anne Kogares. Anne es de segundo año y Joanna va en tercer año, al igual que Su Alteza. ¡Todas son las “rivales nobles”, ¿sabías?!

¿Eh? ¿Acababa de usar sin miramientos la jerga de su antiguo mundo? Más que eso, desde antes, ¿no parecía que pasaba cambiando la palabra “amigas” con “séquito” o “secuaces”?

Considerando que algunas de estas personas tenían el mismo estatus o uno superior incluso, ¿no era eso algo malo? Sin otra opción, debía darle una pequeña advertencia.

Después de saludar a varias jóvenes nobles, y presentar a mis acompañantes, la reprendí un poco.

—Bertia, considerando que ellas son “dignas de ser tus rivales”, ¿no es un poco rudo llamarlas secuaces? Son tus queridas amigas, ¿no es así? 

—No, ellas no… no, ehm… digo si… Lo lamento —Al ser expuesta por mí, Bertia intentó negarlo, pero al final se dio cuenta de que estaba mal y honestamente asintió aceptando su falta.

Pensé que le gustaría contradecirme como lo haría una verdadera villana pero… Además, desde el momento en el que ellas te miran de forma tan cálida, ya fallaste, ¿sabías? En lugar de intentar esas cosas imposibles y denigrarte, preferiría que te rindieras.

—Su Alteza Cecil, nosotras somos “La Sociedad de Aprecio a Lady Bertia” por lo que, de alguna forma, sí somos como su séquito. Así que, por favor, no se preocupe por nosotras —soltó Joanna.

—¿“La Sociedad de Aprecio a Lady Bertia”…? Lady Joanna, ¿que significa eso? —centré mi atención en lady Joanna mientras ella se reía graciosamente.

—Fufufufu… aún no es oficial, por lo que no puedo darle los detalles, pero considérelo como un grupo de los fans de lady Bertia. Todas, o somos fans de sus libros como “¡Compilado de lugares recomendados en la capital esta temporada!” escrito por Lady Bertia, o somos personas que han quedado encantados con ella después de verla dar lo mejor de sí para ocultar su amabilidad durante su debut social y ahora quieren cuidarla. Es más, hay personas que han caído rendidos a ella después de darse cuenta que ella lloraba cuando las cosas no salían como quería pese a que se había esforzado al máximo.

—¿Eh? Espera un segundo, ¿qué le ocurre, lady Joanna? —preguntó la confundida Bertia.

—Ver a lady Bertia nos hace sentir mejor, ¿no es así? — apoyó lady Anne.

—Lady Anne, no tengo esa habilidad… —trató nuevamente Bertia.

—La alta sociedad es un lugar donde la gente sólo se preocupa por su posición. Hay un sinnúmero de personas que se acercan a mí con motivos ocultos. Y en medio de todo eso, está lady Bertia quien no es honesta consigo misma pese a ser tan gentil y tan pura que hace que todos aquellos que estamos a su alrededor nos sintamos aliviados —remarcó lady Cynthia.

—¿Eh? ¿Incluso lady Cynthia? —dijo Bertia, consternada.

—¿Cómo puedo decirlo…? Es que simplemente no la puedo dejar sola. Quiero que esta niña crezca justo como está, sin nada que la manche, ¡debo protegerla! Ella hace que ese tipo de sentimiento salga de la nada —remató lady Silica.

—Eso es casi como el punto de vista de una madre, ¡¿no?! Lady Silica, ¡¿acaso no tenemos la misma edad?! —Bertia estaba sorprendida por lo que le decían aquellas que se suponían eran sus secuaces. 

Las chicas parecían estar encantadas viendo a Bertia.

Ignorando el hecho de que había aprendido etiqueta, ella a menudo echaba a perder estos eventos sociales. Estas brillantes y famosas chicas nobles se habían vuelto sus aliadas… o debería decir, guardianes.

Y, de hecho, lo hicieron de forma inconsciente.

—¡Moumoumou! ¡Todos han ido demasiado lejos con sus chistes! ¡Por favor paren de molestarme! —se exasperó Bertia.

Hey Bertia, intenta tratar de notar que cuando comenzaron a tomarte el pelo, ya no estaban bromeando. 

—¡En vez de eso! Su Alteza, en su camino, ¿vio a una linda chica jugando con un pájaro blanco?

Sonriéndole irónicamente a Bertia, quien estaba tratando de cambiar el tema a la fuerza, traté de pensar en lo que me estaba preguntando… Ahora que lo pienso, sin duda, al venir aquí pude ver a una chica en el césped persiguiendo un pájaro blanco mientras sonreía y le decía “Espera ~”.

—Hmmmm… ¿Será esa chica? Vi a una estudiante persiguiendo a un pájaro blanco mientras se reía en un tono agudo que sonaba como una adicta a las drogas. A veces hacía cosas sombrías como mirarme y de repente comenzaba a hablarle al pájaro… Pero como casi llego tarde a la fiesta del té de Bertia, solo le pedí a Gulgan que le informara al maestro y vine inmediatamente después. ¿Hay algún problema?

—¡¿A-Adicta a las drogas!? ¿No te sientes atraído o interesado por ella? —Bertia me miró extrañamente.

—Creo que ella es muy extraña, bastante peligrosa y eso. Pero comparado a una chica que juega con un pájaro, una chica que usa un zorro negro como bufanda es más interesante.

—E-El evento de encuentro… con la heroina es…

Mientras tomo asiento en el lugar preparado a su lado, puedo escucharla murmurar algo con expresión de pánico. En realidad, sé que a ella le gustaría abrazar su cabeza, pero como está preocupada por las personas que la rodean, sólo puede ocultar su rostro con un abanico y tratar de aguantarlo.

—¡Oh, sí! ¡La rosa! ¿Qué pasó con la rosa? —de repente, Bertia pareció acordarse de algo y se giró a mirarme con ojos brillantes.

—Según lo solicitado, la preparé como tu regalo de felicitación… Zeno —llamando a Zeno, quien está detrás de mí como mi sombra, él inmediatamente se acercó para entregarle un rosal.

Por cierto, Kuro, su espíritu semejante a Zeno, está detrás de Bertia… imitando ser su doncella: una bishojo de aproximadamente 10 años de edad sin expresión y cabello negro que usa un vestido de volantes extrañamente voluminoso hasta la altura de la rodilla y que tiene 2 orejas de zorro alrededor de su cabeza… Tengo la sensación de que perdería muchas cosas si las toco.

Probablemente aquellos que no tienen talento para ver espíritus no podrían verle las orejas… Pero, incluso si las podías ver, se puede sentir el aura de “no tocar” a su alrededor.

—Bertia, felicidades por inscribirte. Estoy feliz de que haya más posibilidades de encontrarnos ahora —le sonreí.

—Muchas gracias, Su Alteza… Espera, ¡¿por qué es una planta en una maceta?! Además, ¡¿no es la rosa azul un elemento de clase legendario?! —tomando mi rosa por reflejo, una vez que confirmó la flor en sus manos, casi la deja caer debido a su conmoción.

Quité todas las espinas y, como también la envolví, había pocas posibilidades de lastimarse, pero no cambia que sea peligroso.

—Bertia, sostenlo con cuidado. Esta rosa no fue cultivada naturalmente, sino que la cultivé yo usando algunas técnicas especiales. Como elemento de clase legendaria, podría no valer mucho, pero sí para aquellos que investigan cómo obtener este color. Sería una fuente de riqueza si se produce y se vende en masa —murmuré.

—¿Qué clase de cosa hiciste esta vez?

—Como a Bertia le gusta este color, traté de combinar la rosa con tu gusto. Por cierto, ya que sólo hice ésto especialmente para ti, es un artículo único. No la dejes caer, ni tampoco dejes que se seque, ¿bien? Incluso si solicitaras una nueva, no podría hacerla fácilmente.

—De alguna manera, siento que ahora tengo una enorme responsabilidad…

—Nah, porque ahora te pertenece, puedes hacer lo que quieras. Es sólo intenté que coincida con tu color favorito. Si no te gusta, puedes tirarla —le aseguré.

¿Oh? Parece que el cuerpo de Bertia se puso rígido mientras abrazaba la maceta.

Los otros, que están disfrutando de la fiesta del té mientras miran nuestra situación, de alguna manera todas sus caras se ven tensas en este momento… Recientemente las personas en mi entorno hacen ese tipo de caras, así que no me importa.

—El oponente es el “Príncipe Robot”, ¿sabes? Si comienzas a darle importancia a esto, perderás. —murmuró suavemente.

Después de un momento, Bertia volvió a sus sentidos:

—Ahem. Disculpe mi rudeza. Por cierto, Su Alteza, además de este rosal, ¿trajo un ramo de rosas rojas normales y mientras se dirigía hacia aquí se lo dio a la chica que estaba jugando con el pájaro blanco?

—No. Sólo preparé esto como tu regalo. Cuando la hice, sentí que las rosas normales no serían suficientes, ¿preferías ésas en su lugar?

Traté de hacerla asemejando el color favorito de Bertia, ¿acaso fue un error? 

—Creo que es un hermoso color azul. Además de eso, es un poco oscuro… como los ojos de Su Alteza … ¡No! ¡No quise decir eso! Quiero decir que me gusta porque es un color realmente hermoso —trató de corregirse Bertia, ofuscada.

Como pensaba, a ella le gustaba ese color porque es mi color.

Además de no poder negarlo, su cara también comenzó a ponerse roja.

Realmente creo que este es su rasgo único.

Bertia realmente me hace sentir entretenido.

—Su Alteza, entonces, ¿le diste alguna rosa a la chica del pájaro blanco?

—Creo que es un hecho que no le daría un regalo que es para ti a una chica rara que va pasando por ahí, ¿cierto? —respondí.

—Por supuesto, huh… —Bertia comenzó a mirar el rosal en su mano.

Incluso si lo miras fijamente, no encontrarás ningún rastro de que un esqueje fue extraído… Pensando en eso, su cara comenzó a cambiar gradualmente. Primero fue una cara de preocupación, entonces su cara comenzó a calentarse como una flor que comienza a brotar. Finalmente su rostro se iluminó como una rosa que florece perfectamente.

—Bueno, ya que está hecho, sólo por este momento… está bien sentirse feliz, ¿no? —ella lo dijo con una pequeña voz, para que no la oyera nadie más. Al escuchar aquello, mi cuerpo empezó a tener un extraño sentimiento y mi pecho se tensó.

Después de eso, la fiesta de té terminó. Por la historia que escuché de Bertia mientras la enviaba de regreso a su dormitorio, hoy en el camino a la fiesta se suponía que debía notar a la heroína y comenzar a interesarme en ella. También se suponía que, del ramo de rosas que iba a obsequiarle a Bertia, debía darle una rosa a ella y el “Evento de reunión” debería ocurrir entonces.

Ella se quejó de mí totalmente… pero sólo considéralo: no puedo evitar que me interese más una chica que usa un zorro negro como bufanda que una chica jugando con un pájaro blanco.

Además, ya estoy satisfecho con poder ver el rostro de Lady Bertia y sus interesantes reacciones, y las leves reacciones de los miembros del consejo estudiantil.


[1] Bro-con: Complejo de hermano.

Raine
¡Buenas! Lamento mucho la tardanza de este capítulo. Yousei fue una traductora genial entregando la traducción a tiempo. Yo fui la que se enfermó, terminó en el hospital e hizo que la entrega se atrasara. Sin embargo, ya estoy de regreso y me pondré al corriente con todo mi trabajo mientras estoy en “reposo absoluto” y un montón de píldoras para el dolor. ¡Yeeiii!

| Índice |

14 thoughts on “Diario de Observación – Capítulo 6: Bertia (13 años de edad)

  1. Usagi says:

    Muchas gracias por el capítulo :3 editores-sama

    Estaba leyendo aquí hasta que el celu se puso extraño y me cerró varias páginas, luego olvide que la estaba leyendo y me acordé pero no sabía en qué capítulo quede, es divertido volver a leer las locuras de Bertia.

  2. Mery (@Sumiri01) says:

    Descubrieron la fofa de Bertia, cuidado de Cecil para que no fuera robada.
    Fue muy divertido el consejo estudiantil hablando las impresiones de Bertia.
    Nuestra, las opniones eran absurdas y la persona que llegó más cerca fue el Bard.
    Las nuevas subordinadas de Bertia son todas de nivel alto y las adoran.
    El más interesante es que todas son las “villanas” del juego (por la conversación yo conjeturo) .Quero ver quién va a intentar moverse con ella ahora. Es probable que ese club va a aumentar cuando conozca la fofa de Bertia.
    Si juega ella va a disputar popularidad con el consejo estudiantil.
    Yo sentía mucha pena de la heroína ser llamada de drogada por el Cecil y mandó llamar a un profesor.
    Prefiero también mil veces la niña con orejas que un pájaro.
    A la hora pensé, “Cecil cree que la heroína es esquizofrenica”
    Yo admito adorar a Cecil comenzar a notar que le gusta su prometida romántica.

  3. Isabel Cruz (Minimis) says:

    Me encanta Bertia! Y el personaje de Nert(creo que él fue el que estaba leyendo) también me encantó ❤
    Ya quiero ver mas sobre estas guardianas y los miembros del comité

  4. Resa Rin (@Resa_Rin) says:

    Jajajajajjaja, al final sí hizo la guía turística. Me pregunto cuáles serán los otros libros…

    Y Raine… ¿estás bien? No te sobre-esfuerces ni te preocupes, preferimos tener un ligero retraso que a una correctora muerta. Tranquila y hazle caso al doctor.

    Gracias por el capítulo.

    • Raine says:

      Muchas gracias por tu comentario, Resa. Ya estoy mejor. Y el editar me sirvió para mantener la mente ocupada en algo que no fuera el dolor, así que fue bastante bueno en ese aspecto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *