El Conde y el hada – Volumen 5 – Capítulo 3: La leyenda de la Familia Real

Traducido por Den

Editado por Nemoné


Alrededor de la hora en que la luna había salido en los cielos, y la superficie del agua brillaba con su luz lunar, esa brillante luz, que era como pequeños cristales brillantes, era tan fuerte que incluso iluminó la superficie debajo el agua.

Kelpie estaba en las profundidades del lago, y pensó que las sombras de innumerables partículas de luz parecían flotar en el agua.

Las noches iluminadas por la luna en Londres eran unas de las cosas buenas de este lugar. Kelpie asomó la cabeza sobre la superficie del agua que estaba cubierta de las hojas de los árboles que caían y creaban pequeñas sombras que miraban silenciosamente la luna.

『¿Oye, era por aquí?』

『No, por aquí.』

『Oh, ¿por dónde?』

Había voces que venían de los arbustos junto a la orilla rocosa del lago.

Los arbustos crujieron y se sacudieron.

Maldita sea, hay una muchedumbre ruidosa esta noche. Kelpie chasqueó la lengua irritado. Goblins malolientes y feos pueden aparecer donde quiera que vayas, pero era la primera vez que los veía en un lugar como este.

Las pequeñas hadas malvadas eran marrones y tenían la cara aplastada. Eran una especie que usaba harapos viejos o estaban completamente desnudos, y nada bueno podía suceder cuando se reunían.

Kelpie era de la misma Corte Unseelie, pero si bien él podía transformarse en una forma digna de un magnífico caballo, y estos Goblins eran como gusanos rastreros.

[Nota: Por si no recuerdan las hadas se pueden separar en dos principales categorías, que son los de la Corte Seelie y la Corte Unseelie; las Unseelie, como Kelpie, son caracterizadas por su hostilidad]

Incluso si tenían características similares, Kelpie no se sentiría disgustado por Hobgoblins o Brownies, pero los Goblins lo irritaban por existir. Los observó mientras planeaba pisotearlos y aplastarlos si se acercaban a su territorio.

『Date prisa y encuéntralo. El amo nos regañará.』

¿Qué están buscando? 

Justo cuando pensó eso, hubo un fuerte chapoteo de algo cayendo al agua.

Parece que algo cayó dentro del lago. Resultó ser un pequeño niño humano que jadeaba por aire en la superficie.

『Ahí está.』

『Rápido, al lago.』

No quería que ningún Goblin inmundo entrara en su lago. Así que Kelpie causó una ola ascendente a su alrededor y empujó al niño que se ahogaba hacia la orilla del río.

Observó cómo los goblins golpeaban y pateaban al niño que se resistía, y lo sacaban del lago, pero llegó a pensar que podría haber sido mejor para el niño ser comido por él que ser capturado por personas como ellos.

Pero, ahora no quiero ninguna carne con las marcas de los dedos de un Goblin. 

—Ayúdame…

Un pequeño bulto envuelto cayó de la ropa del niño que lloraba. Reveló algo brillante que rodó, cayó y se hundió en el lago.

Persiguiéndolo, Kelpie lo recogió.

— ¿No es esto un diamante?

Cuando regresó a la superficie, vio que había un hombre acercándose al niño pequeño que seguía llorando, suplicando por su vida a la orilla del agua.

El hombre, que también era lo suficientemente joven como para ser llamado un chico, tenía una sonrisa poco natural, implacable y cruel en su rostro.

Entonces, él es el amo de los Goblins. Kelpie siguió observando.

— ¿Niño, dime quién te dijo que hicieras esto?

Sonaba como si preguntara con voz amable, pero había algo amenazante en su voz.

—De qué… ¿De qué está hablando…?

—Si juegas a ser inocente, recibirás tu castigo. ¿No fue este hombre quien te entregó ese paquete y te ordenó que lo entregaras en algún lugar?

Después de que el joven dijera aquello, arrojó algo hacia el chico.

Parece que era la cabeza de un humano. El chico se congeló del terror, incapaz de soltar un grito.

—Es el amigo del duque Barkston. Lo que significa, ¿es el duque quien se está escabullendo de mí e intenta esconder el diamante?

— ¿D-Diamante…? Pero, dijeron que solo era una bola de cristal…

Como si no pudiera creerlo, el hombre soltó un suspiro.

—Qué pena, solo porque resultaste ser el chico de los recados del duque, se aprovecharon de ti. Cualquier niño creería fácilmente que un diamante era una bola de cristal, así que supongo que no habría ningún peligro de que sea robado. Y para colmo, tuvieron el descaro de pensar que podrías escaparte con el diamante sin que me diera cuenta.

Luego, ordenó a los Goblins examinar al chico.

『No tiene nada con él, amo.』

— ¿Dónde está escondido el diamante? O, ¿ya se lo entregaste a alguien? Si no quieres morir, dime lo que sabes.

El amo de los Goblins pateó al niño sin piedad.

El niño se encogió de dolor y murmuró algo por lo bajo.

—Hmm, entonces, ¿te dijeron que fueras a la estación de Charing Cross? ¿Pensaste que alguien iría allí?

El joven de cabello rubio se encogió de hombros un poco y se giró.

—Ahora tomarán precauciones, por lo que nadie aparecerá.

Quién se acercó al joven y respondió fue una criatura que estaba cubierta de pelaje negro.

—Un perro negro —jadeó Kelpie. Entonces, el perro se transformó inmediatamente en la forma de un joven delgado.

No había muchas hadas que tomaran la forma de un perro. Incluso si podían ser vistas como la misma hada perro, tenían diferentes características, muchos de ellos de naturaleza malvada y, en la mayoría de casos, temidos por los humanos.

Este humano no sólo tenía a Goblins trabajando para él, sino que también tenía un perro negro bajo su control.

—Existe la posibilidad de que el duque se esté escondiendo en algún lugar de esta vecindad. Supongo que puedo hacer que los Goblins lo busquen.

— ¿Qué debo hacer, señor? —preguntó el perro negro.

—Bueno, veamos. Sería entretenido jugar un poco más con el conde.

¿Conde? Esa palabra llamó la atención de Kelpie, pero la dejó pasar ya que había más de un conde en esta ciudad.

—Este chico de los recados tiene la misma apariencia y estatura que tú. Oye, Jimmy, ¿qué tal si le quemo la cara y uso su cadáver como el tuyo y se lo envió?

—No sería una mala idea, pero si hace eso, entonces no tendría más trabajos que hacer.

—Si llamas demasiado la atención, entonces, tal vez se den cuenta con esa pequeña mentira. Si fuera ahora, todavía podrían creer que eres este chico en su grupo.

El perro negro en la forma de un joven formó una sonrisa en su rostro pálido y blanco como un fantasma.

—No se preocupe. Bueno, admito que pensé que ya había terminado cuando la conocí de repente, pero simplemente era una chica distraída que ni siquiera se dio cuenta de tal detalle una vez que la molesté.

—Entonces, es mejor que sigas actuando como Jimmy y finjas ser un humano por un poco más de tiempo. Ve a pedir ayuda a alguno de los hombres que trabaja para el conde. Seguramente será cauteloso contigo, pero eso crearía una disputa entre él y su grupo. Estoy seguro de que los ha hecho buscar el paradero del duque Barkston, así que si vas y amplias el laberinto y los arrastras a todos, entonces, podré deshacerme de ellos de una vez.

—Entendido, señor. Por favor, déjeme usar a ese chico de los recados.

Cuando el hombre asintió, el perro negro ordenó a los Goblins y se llevaron al niño.

Y luego, el hombre desvió la mirada hacia el lago. Se acercó a la orilla del lago, probablemente porque pensó que podría existir la probabilidad de que el diamante que busca podría haber caído en alguna parte cerca de ese lugar.

—Oye, buscad dentro del agua —ordenó a los Goblins que quedaban.

Qué molesto, sintió Kelpie y se alzó sobre la superficie en su forma de caballo.

—Da un paso dentro de mí territorio, y aplastaré a esos Goblins y les arrancaré la cabeza.

—Kelpie, un caballo acuático… —susurró el joven sorprendido. Los Goblins chillaron y salieron corriendo en la dirección contraria.

— ¿Por qué un Kelpie estaría en un lugar como este?

—Dónde estoy, es mi elección. Rápido, lárgate.

Cuando miró al joven con sus ojos negros perlados, el hombre pareció ser cauteloso, pero no se apresuró a retroceder.

— ¿Ese niño dejó caer una piedra antes?

— ¿Cómo os atrevéis a molestarme cuando estaba disfrutando mirando la luna?

—Es una piedra que es insignificante para un Kelpie. Si puedes encontrarla por mí, prepararé mujeres de aspecto delicioso para ti todas las noches.

Esa era un oferta tentadora, pero si Lydia lo descubría, cortaría sus lazos con él, así que luchó contra el deseo.

Den
Qué leal es Kelpie.

Nemoné
¿Y al final para qué...?

—Cállate. Nunca vuelvas a acercarte a mi territorio.

Kelpie hizo un violento chapoteo y desapareció bajo el agua.

Era verdad; un diamante no atraía a ningún Kelpie y para él era lo mismo que una piedra en el fondo del lago. Sin embargo, para la mayoría de los humanos, esto era algo por lo que tenían un gusto en particular.

Levantó el diamante transparente para dibujar a la luz de la luna centelleante, brillando a través de las burbujas en el agua, ayudándolo a crear un arco iris de diferentes colores.

Era del mismo tamaño que ese diamante negro. Si fuera esto, entonces a Lydia podría gustarle.

Recordó que dijo algo que quería un diamante. Cuando se dio cuenta de eso, Kelpie de repente comenzó a sentir que este diamante tenía más valor que una de esas piedras en el fondo del lago.

Den
Las ventajas de tener a un caballo acuático de tu lado. Le salió mal la jugada a Ulysses

♦ ♦ ♦

El lugar en el que Lydia irrumpió era la oficina del mayordomo Tompkins.

Era deber del mayordomo administrar las ganancias de las propiedades y los ahorros de la familia Ashenbert. Se le ocurrió la idea de que podría haber algún tipo de registro de a quién Edgar podría haber vendido o entregado el diamante.

Si iba y venía de un harén, entonces debería haber algún tipo de pista sobre la dirección de ese negocio.

Aprovechando el momento en que Tompkins estaba fuera del edificio, Lydia buscó en la habitación, pero cuando se dio cuenta de la pila de documentos, que no mostraba signos de estar organizada y cubría el escritorio, se dio por vencida.

— ¿Sucede algo, señorita Carlton?

Lydia se dio la vuelta furiosa para enfrentar esa voz. Raven estaba de pie allí.

—El señor Tompkins regresará por la tarde, ¿tiene algún asunto que tenga prisa?

—Eh, no, uh… Oh, sí, hay un papeleo con el que le pedí que me ayudara. Es una petición de una de las propiedades del conde; dijeron que necesitaban el permiso del conde para hacer un camino para las hadas…

Aunque estaba en pánico, Lydia logró inventar algo relacionado con el trabajo como su excusa.

— ¿Cuándo le pidió eso?

—Creo que fue hace tres días.

Raven se acercó al escritorio y sacó una hoja de papel de la pila.

—Aquí tiene.

Tenía la fecha de hoy y ya tenía la firma de Edgar.

—Gracias, uh, es increíble que hayas podido encontrarlo en ese desastre…

—No es un desastre. Esta es la condición perfecta para el señor Tompkins.

—O-Oh, así que es así. Bueno, podría entenderlo si hubiera sido él quien lo encontrara, pero es sorprendente que supieras su ubicación.

—Eso es porque estoy aprendiendo a trabajar como mayordomo.

— ¿Qué? ¿Vas a ser mayordomo?

—Si es algo que será útil para Lord Edgar, entonces aprenderé cualquier cosa.

Cuando pensaba en ello, a Raven solo le enseñaron cómo matar a cualquiera que estuviera a su alcance. Lydia solo conocía al Raven que entendía el comportamiento y las conductas adecuadas como el ayudante de Edgar, pero esa parte debe de haberla aprendido después de conocer a Edgar.

Podría haber comenzado a querer aprender más por el bien de Edgar, que se convirtió en un Conde, porque en el futuro, cuando su guerra con Príncipe termine, sus habilidades de lucha no tendrían sentido.

Lydia sintió que si estaba buscando aprender algo nuevo y estar feliz por ello, entonces podría estar a tan sólo un paso por delante de Edgar para liberarse de Príncipe.

—Ya veo, espero que lo logres.

La expresión de Raven no cambió, como siempre, pero creyó verlo sonreír un poco.

— ¿Hay algo más que necesite?

Raven abrió la puerta, y naturalmente la aguantó para ella, pero ella no mostró signos de irse, por lo que debió preguntar aquello.

Sería incómodo para ella quedarse en la habitación del señor Tompkins. Pero, había algo que Lydia quería saber.

Oh, no, qué debería hacer, entró en pánico.

—Uh. ¿Raven, dónde está su harén? —Todavía vacilante, preguntó de todas formas.

Raven no estaba seguro de cómo responder. Incluso si no pudo ver el cambio en su expresión, Lydia pudo decir que no estaba seguro debido a su completo silencio.

Ahora que recordaba, Raven tenía la firme creencia de que Lydia era la prometida de Edgar. Debe considerarla como la siguiente persona más importante después de su maestro. Lo que significa que no podía ignorarme.

Esto puede ser malvado de mi parte, pensó, pero Lydia siguió adelante de todos modos.

— ¿No hay un negocio al que Edgar va con bastante frecuencia?

¿Sentía que era grosero preguntarle para descubrir cuál era la intención de la prometida de su maestro al cuestionarle eso?

—Es el Palacio de Madam Eve en Charing Cross.

Tan pronto como respondió, no debió haber querido que le preguntara nada más, ya que desapareció rápidamente, como si escapara de ella.

Y así, una hora después, Lydia estaba frente al Palacio de Madam Eve.

Era un edificio que casi parecía la mansión de un noble con una grande y magnífica puerta que vigilaba el frente. Quizás porque era de día, pero no había signos de personas entrando o saliendo del edificio.

Lydia subió la reja y se dirigió hacia la parte trasera del edificio y buscó la puerta trasera.

— ¿Señorita, no va entrar por la puerta principal? —preguntó el Coblynau, a quien trajo consigo.

No podía permitir que el diamante maldito fuera como era. Edgar no mostró signos de estar preocupado por ello, pero si se dejaba sin tratar, entonces sucederían cosas terribles, por lo que Lydia trajo a Coblynau para que esta hada pudiera calmar el poder del diamante maldito.

De ninguna manera estaba pensando en conocer a la princesa del harén y hacerle algo. También estaba en una posición peligrosa, así que si Lydia podía hablar con ella, estaba segura que ambas podrían llegar a un acuerdo.

Pero, me pregunto si es muy hermosa. 

Entonces, ¿por qué sintió que su motivación se debilitaba cuando pensó en algo así?

—Lugares como este no te darán una cálida bienvenida si de repente apareces en la puerta principal —dijo Nico actuando como una hada superior.

Pero, era cierto lo que Nico dijo. Por eso Lydia tomó prestado el uniforme de una doncella que trabajaba en la mansión Ashenbert.

La ropa de doncella debería ser similar en cualquier lugar. No estaba segura de cómo era exactamente un harén o lo que fuera, pero seguramente sería un lugar que contrataba a un montón de trabajadores, por lo que supuso que si pretendía ser una sirvienta, podría colarse con éxito.

—Pero, no puedo entender por qué la señorita, que será la esposa del conde, necesitaría entrar por la puerta trasera como un sirviente.

—Más importante aún, ¿cuál es la razón por la que tienes que venir a un lugar como este? —preguntó Nico.

— ¿Estarías callado por un tiempo? Y, Coblynau, absolutamente no puedes, de ninguna manera, revelarle a la mujer en el harén que soy la prometida del Conde.

— ¿Por qué?

— Simplemente porque sí.

De todos modos, si era el coblynau, entonces debería ser capaz de revertir el diamante a su estado inofensivo. Como tenía el hada perfecta para el trabajo, Lydia sintió que necesitaba hacer algo al respecto como una Doctora de Hadas.

Desde detrás de la esquina de la pared del edificio, se asomó para ver la puerta trasera mientras se ponía rápidamente el delantal y la gorra blanca.

Justo en ese momento, una criada salió por la puerta trasera, y Lydia la vio dar la vuelta en la esquina hacia la calle, luego corrió hacia la puerta trasera abierta y entró al edificio.

Dentro estaba tranquilo. De vez en cuando pasaba junto a otra doncella, pero pasaban apresuradamente, por lo que nadie terminó prestando atención a Lydia.

—Señorita, siento la energía de una joya. Es por aquí.

El Coblynau siguió adelante y lideró el camino. Era un hada experta en encontrar dónde estaban enterrados los minerales.

Después de pasar por una puerta al final del pasillo, la pendiente del interior de repente cambió. Era un salón con un candelabro magnífico y brillante que colgaba del techo y las estatuas estaban alineadas contra la pared, con techos altos y largas escaleras de caracol que conectaban con el piso de arriba. Los mosaicos de colores que cubrían todo el suelo añadían una sensación irregular al diseño simétrico, haciendo que los visitantes se sintieran repentinamente arrastrados a un sueño. No solo era lujoso, sino muy artificial y las decoraciones confundían los sentidos de los visitantes.

—Qué mal gusto.

Nico, que era invisible desde que entraron al edificio, de repente apareció de la nada para expresar su opinión. Y luego, frunció la nariz y comenzó a ir por otra dirección.

—Espera, Nico, ¿a dónde vas? —preguntó Lydia.

—Huelo algo delicioso viniendo de aquí.

—Oh, caray… Siempre te vas en momentos así.

—Joven dama, por aquí.

Lydia dejó que Nico se fuera, y siguió al Coblynau más adentro del edificio.

Pasaron por innumerables puertas, y finalmente el hada se detuvo frente a una puerta en especial.

— ¿Es aquí?

Lydia abrió la puerta suave y lentamente.

El interior de la habitación estaba brillantemente decorado con oro y plata.

No parecía haber nadie en la habitación, así que entró.

Sin embargo, Lydia notó la sombra de alguien detrás de una cortina delgada al otro lado de la habitación y entró en pánico y corrió.

Pero, sorprendentemente, la persona no mostró ninguna respuesta o señal de que ella fuera a señalar el error de Lydia al entrar en la habitación. Recordó que las personas nobles de la clase alta no prestaban atención a la entrada o salida de los sirvientes, así que esperó a ver qué haría la persona.

Pudo decir que era una mujer quien estaba más allá de la fina cortina sentada y apoyada contra el brazo de un sofá y parecía que estaba mirando al pájaro dorado que estaba dentro de la jaula colgando cerca de ella.

¿Es rubia…? 

Ese rasgo de la mujer fue lo primero que intrigó a Lydia. Lydia escuchó que la rumoreada mujer era una princesa pagana, así que se imaginó que tendría el cabello negro u oscuro. Lydia no pudo ver los detalles de su rostro.

Fingiendo limpiar la estatua del león de plata, Lydia intentó acercarse lentamente a ella.

Justo en ese momento, el Coblynau caminó directamente hacia la cortina.

No pudo detenerlo. No podía ser visto por personas normales, pero aún así, la pequeña hada se arrastró con valor debajo de la cortina hacia el otro lado.

Para colmo, el hada subió por el hombro de la mujer y habló en alto.

—Señorita, es el diamante maldito. ¡Lo encontré, está aquí!

Lydia vio que el hada estaba tratando de tirar del colgante de la mujer y corrió lo más rápido que pudo.

—Detente, Coblynau. ¡Eso es descortés!

—No hay nada descortés al respecto. Debería darle un golpe en la cabeza a una amante como esta que haría a un lado a la futura esposa de la familia y actuaría como si fuera una mujer noble…

Lydia cogió al Coblynau y le cubrió la boca.

—L-Lo lamento mucho… Había un hada amante de las bromas que solo… Uh, no soy alguien sospechosa…

En ese momento, Lydia finalmente se dio cuenta de que la mujer frente a ella no se había movido ni un centímetro.

— ¿Qué? ¿Una muñeca…?

Era una muñeca de cera hecha con detalles inmensamente finos que nadie podría distinguir aparte de un humano, a menos que prestasen atención a cómo no parpadeaba.

— ¿La mujer de su harén era una muñeca? ¿Qué significa esto…?

Era una hermosa muñeca. Con cabello dorado y ojos azules, vestida con un atuendo oriental, como uno de esos atuendos de las ilustraciones de los caballeros árabes, y en las capas de ropa superpuestas entre sí, había oro y cuentas de joyas cosidas, lo que hacía que todo el atuendo de la muñeca brillara a la luz de la lámpara.

—Si una amante recibe esta clase de trato, como este vestido y esta habitación, entonces mi lady perdería su posición. Necesitamos que el señor conde ponga fin a esto.

En lugar de escuchar el murmullo de Coblynau, Lydia estaba pensando mucho en algo.

Si el propietario del diamante maldito era una muñeca, entonces como él dijo, su poder no tendría ningún efecto sobre ella. Pero, la razón por la cual el poder de la maldición aún persistía en Edgar era porque el propietario de la muñeca era Edgar.

En cualquier caso, era difícil creer que preparó esta muñeca para mantener alejada la maldición del diamante.

¿Y si esta fuera su imagen de la mujer perfecta? Lydia miró la muñeca.

Incluso el brillo liberado por el impávido diamante grande parecía derrotado contra su maravillosa gracia y elegancia. Cuando Lydia vio por primera vez el diamante, se preguntó si podría haber alguien a quien está joya quedaría, pero no había nada extraño con este emparejamiento, como si la piedra fuera suya en primer lugar.

Incluso el diamante parecía satisfecho.

Lo sabía. La razón por la que Edgar siguió metiéndose conmigo fue porque era uno de sus caprichos. 

La belleza de la muñeca era tan convincente, e incluso llegó a pensar cómo la generosa e inofensiva existencia de la muñeca hacia los demás parecía que podría salvar a Edgar de la soledad.

Porque, incluso si él abrazara a esta muñeca, no intentaría huir como lo haría Lydia.

—Sin embargo, señorita, este diamante es “Pesadilla”.

— ¿Lo conoces?

—Me lo contó mi abuelo. Hace mucho tiempo, el rey le pidió al Conde Caballero Azul que reparara un diamante. Si uno no cuida joyas como esta, reunirá poderes oscuros y malvados y guardaría fácilmente una poderosa maldición. Recuerdo que había otro, un gran diamante blanco llamado “Sueño”.

Lo que significa que este diamante podría pertenecer a la Familia Real.

— ¿De todos modos, puedes reparar este diamante?

—Tendré que llamar y reunir a un gran número de mis amigos. Incluso durante la época de mi abuelo, escuché que todo un clan tuvo que trabajar en él en el castillo real.

Si podía recordar, los Coblynau vivían en las provincias de Gales. Si llamara a su especie, entonces eso iba a tomar algo de tiempo. Pero, no podía permitirse ignorar este diamante maldito.

— ¿Podrías decirles a tus amigos sobre esto?

—Por el momento, mi lady, Arco debería contener la maldición. Le recomiendo que se mantenga lo más cerca posible del conde.

— ¿Qué? ¿Esta piedra lunar puede hacer eso?

Pero, para estar con Edgar, no es como si pudiera estar a su lado las veinticuatro horas del día.

En ese momento, Lydia escuchó unas voces acercándose.

Se escuchó el sonido del pomo de la puerta al girar. Alguien entraba.

Lydia entró en pánico e intentó esconderse, pero su delantal quedó atrapado en una de las esculturas y sus manos aterrizaron en un gran espejo colgado de la pared.

El espejo se movió. Al mismo tiempo que cayó en una pequeña habitación escondida detrás del espejo giratorio, la puerta de la gran sala se abrió. El espejo debe haber sido una puerta giratoria porque se volvió a colocar en su lugar. El cristal que se suponía que era un espejo reflectante era una ventana transparente, y le permitió ver lo que sucedía al otro lado de la pared.

Parecía que era un habitación oculta y secreta. Sólo pudo adivinar que fue creado para las personas que querían escuchar a escondidas lo que se discutía en la gran sala.

Contuvo la respiración y miró la habitación más allá del cristal, y vio que quienes entraron fueron Edgar y Raven.

— ¿El duque ha desaparecido? —gritó Edgar.

—Sí. Pudimos descubrir que Ulysses lo está buscando.

—Entonces, falló…

—Eso creo. Debe haber fracasado en trasladar “Sueño”, por lo que necesitó esconderse de Ulysses.

Parecía que estaban hablando del otro diamante que solía estar con la Familia Real junto a ese diamante negro.

Y, ¿Ulysses? Entonces también está tras ese diamante. 

—Entonces, Sueño ha caído en las manos de Ulysses.

—No estamos seguros.

Edgar cerró los ojos, y reflexionó profundamente.

—Todavía tenemos el diamante negro en nuestras manos.

¿Qué demonios está tramando Edgar ahora? 

—Necesitamos averiguar el paradero del duque antes que Ulysses. Ulysses no debería saber sobre el harén del duque aquí. Y que el duque está obsesionado con una mujer en especial.

—Entonces, está diciendo que el duque eventualmente aparecerá aquí.

—Vendrá aquí y le suplicará a Jean que lo salve. Mantén los ojos abiertos alrededor de esta área.

Edgar miró hacia la cortina con estampado de calicó.

Parecía que ese era el nombre de la muñeca de cera.

Raven hizo una reverencia y salió de la habitación, y Edgar se sentó en una silla negra de ébano y apoyó la barbilla en su mano, parecía estar pensando en algo.

—Señorita, creo que debería seguir adelante y desahogar su ira sobre él. Ya que lo tiene encontrándose con su amante.

Ahora no parecía que ese fuera el caso.

—Necesita aclarar su relación con él antes de su matrimonio, o habrá más problemas en el futuro.

—Silencio, nos encontrará.

Edgar miró hacia su dirección, como si se hubiera dado cuenta.

No tuvo tiempo para reaccionar, ya que él abrió inmediatamente la puerta del espejo. Intentó correr hacia la parte trasera de la pequeña habitación, pero él rápidamente la agarró del brazo.

— ¿Qué estás haciendo?

Como estaba vestida como una doncella, y estaba en un lugar como este, seguramente pensó que estaba celosa de la princesa del harén. Lydia trató de escapar mientras escondía su rostro.

Pero, cuanto más luchaba, más se daba cuenta de que fue un error esperar que la soltaría.

Normalmente, Edgar solo estaba haciendo el tonto, pero en este momento, acababa de atrapar a una mujer que podría ser el espía de su enemigo.

Justo cuando intentó apartar su brazo, lo retorció con tanta fuerza que sintió que sus huesos se iban a romper. La inmovilizó por detrás y la agarró por la barbilla con la otra mano.

Lydia nunca había sentido su cuerpo tan frágil y débil como en este momento. Si apretara su agarre solo un poco más, sintió que le podría romper el cuello y el brazo. Soltó un grito por el inmenso dolor.

— ¡No! ¡Suéltame! ¡Duele!

Debe haber reconocido su voz porque la soltó rápidamente, sorprendido, y Lydia se desplomó en el suelo.

— ¿Lydia? ¿Por qué estás…?

Las lágrimas brotaron de sus ojos por el dolor y la miseria.

—Lo siento mucho. No pensé que fueras tú… ¿Estás bien?

—No estoy bien. ¡Es horrible de tu parte infligir semejante violencia sobre una mujer!

Lydia aprendió por su propia experiencia que incluso si era una mujer, eso no le importaba mientras fuera su enemigo y eso la aterrorizó.

Para empezar, ya estaba confundida porque las cosas no resultaron como se las imaginó, como este edificio y la muñeca que se suponía que era un harén y el diamante de la Familia Real.

Para colmo, experimentó un inmenso dolor infligido por Edgar y eso le hizo sentir desconfianza hacia él.

En este momento, Edgar era amable con Lydia y la trataba como su prometida, pero recordaba cómo se había acercado a ella originalmente para manipularla y aprovecharse de ella.

Lydia se compadeció de la vida de Edgar, incluyendo su parte despiadada que necesitaba para sobrevivir, pero también sabía que no era una persona cruel por naturaleza, y por eso quería ayudarlo como una Doctora de Hadas.

Pero, en realidad, no sabía la verdad sobre Edgar en absoluto.

— ¿Puedes levantarte?

Le ofreció la mano para ayudarla, pero Lydia se levantó sola.

—Para empezar, ¿cuál es el significado de esa muñeca? ¿Sabes que hay un rumor de que creaste un harén y tienes a una princesa pagana en él? Entonces, ¿esa muñeca es tu amante?

—No, te equivocas, Lydia.

—Ella es hermosa y no dice ninguna queja, y ese diamante luce magnífico en ella, así que esta situación es perfecta. Oh, sí, ¿por qué no? Desde el punto de vista de la sociedad, tendrías gustos extraños, pero si fuera una muñeca, entonces no se enfadaría sin importar cuántas amantes tuvieras, y nadie saldría lastimado, así que es perfecta para un mujeriego como tú.

El dolor en su brazo comenzaba a desaparecer y, sin embargo, por alguna razón, no podía dejar de llorar. Lydia trató de ocultar eso limpiándose los ojos.

—Qué tontería llamarme tu prometida. ¡No soy una muñeca! Si hicieras algo así, me lastimaría…

¿Eh?

¿Por qué me siento herida?

Tenía a una hermosa muñeca viviendo en una maravillosa habitación y la trataba como su amante… 

Usando ropa de limpieza tan simple y estando frente a él cuando estaba con una muñeca vestida tan elegantemente, la hizo sentir aún más miserable.

Para colmo, este canalla usó la violencia contra mí.

Por eso…

¿Por eso me siento herida?

—Eso no es lo que quise decir…, solo vine a asegurarme de quién era tu amante. Sí, eso es; ¡vine porque solo quería hacer algo con ese diamante maldito!

—Lydia, cálmate y hablemos.

—Estoy perfectamente tranquila. Además, ¿qué piensas realmente de mí? Parece que Ulysses está haciendo sus movimientos, y sin embargo, no me dejas saber lo que está pasando. Entonces, ¿estás diciendo que no necesitas la ayuda de un Doctor de Hadas? ¿Es porque no soy confiable? Entonces, ¡me gustaría que no me obligaras a quedarme a tu lado!

Le dio la espalda y salió corriendo.

Edgar no la detuvo y eso la enfadó aún más.

Debería haberse quedado con él o haberle entregado a Edgar el anillo para que pudiera protegerlo de la maldición del diamante, pero, había perdido la calma por completo, por lo que no pudo preocuparse por eso en absoluto.

—Oye, Lydia, este edificio es muy extraño. Está lleno de muñecas —dijo Nico que apareció junto a Lydia mientras corría por el pasillo.

— ¿Los hombres en Londres juegan con muñecas? En una habitación allá atrás, había un adulto que intentaba seducir a una muñeca, y otro que estaba preparando té y pasteles a pesar de que esa cosa no puede comer. Aunque, seguí adelante y me lo comí todo siendo invisible.

El propietario de la muñeca seguramente se sorprendería.

— ¿Lo que significa que el conde también está aquí para jugar con muñecas? Qué asco.

Cuando finalmente pudo calmarse y recordó la conversación que tuvo con Raven, comenzó a parecer que era una situación diferente.

¿La muñeca se llamaba Jean? Pero, parecía que Edgar tenía la muñeca preparada para persuadir a un hombre que ambos llamaban duque.

¿Quién es Jean? 

¿La muñeca era una imitación de una persona? 

—Y en este lugar, puedo escuchar las voces de los Goblins bajo tierra, cavando un túnel. Me pregunto si es solo un pasadizo para ellos. Este edificio está en una mala ubicación. ¿Oye, Lydia, estás llorando?

O tal vez, ¿la verdadera amante de Edgar, que era igual a esa muñeca, estaba escondida en otro lugar…?

Se enfadó aún más por qué él trataría de coquetear con Lydia.

Esa excusa rastrera como un hombre debería meterlo en serios problemas por la maldición del diamante. 

—N-No estoy llorando. ¡Me tropecé y caí, simplemente duele muchísimo! —dijo a toda prisa mientras se quitaba el delantal y la gorra y salió corriendo del edificio por la puerta trasera.

♦ ♦ ♦

—Mi lord, cuando se descubre su aventura, no debería hacer algo imprudente como buscar una excusa.

El hada invisible había tomado un accesorio de plumas del velo de la muñeca e intentó mostrarse agitándolo de un lado a otro frente a Edgar.

—Uh, eras…

—Coblynau.

—Oh, sí.

Porque no anticipó que Lydia se disfrazaría de una doncella y se colaría allí, Edgar estaba experimentando una pequeña conmoción y se quedó de pie en la puerta.

—Lo mejor es seguir disculpándose.

— ¿Le diste esa clase de consejo a uno de los Conde Caballero Azul en el pasado?

—En efecto, sí. Simplemente no puedo entender por qué demonios a los hombres humanos les gusta tener una aventura amorosa cuando saben qué tipo de tormenta tienen que atravesar cuando sus esposas se enteran.

Entonces, el árbol genealógico de la familia Ashenbert tenía maridos calzonazos[1].

—Tengo que preguntarte algo: ¿Lydia vino aquí porque estaba preocupada por el diamante maldito? O, ¿para descubrir la verdad detrás de mi rumoreada aventura?

Si era lo último, pensó que podría tener una oportunidad.

—Vino por el diamante maldito. Pero, es imposible que una señorita no se preocupe por la infidelidad de su prometido. Bueno, escuché que hay ese tipo de compromisos fríos dentro de la sociedad.

Ese era el problema.

Los sentimientos positivos que Lydia sentía hacia Edgar estaban bajo las categorías de compasión y una amable intromisión, y la raíz era su personalidad compasiva, así que se preguntaba si sus sentimientos habían cambiado o se habían convertido en algo diferente.

Tenía la sensación de que quizás sus sentimientos no han cambiado.

Y parecía que Edgar terminó haciendo llorar a Lydia y lastimándola.

Pensó que sería fácil hacer oficial su compromiso. Cuando pasaba tiempo con ella a diario, sentía que no le desagradaba, por lo que creyó que podría lograrlo de alguna manera. Incluso en lo que respecta a la muñeca, si simplemente explicara su razón, ella podría entenderlo. Y sin embargo, Edgar la dejó escapar porque él también perdió la calma.

Porque aún podía sentir el sonido al retorcer el hueso del brazo delgado de Lydia a punto a romperse y eso lo hizo odiarse a él mismo.

♦ ♦ ♦

— ¿Señorita Carlton, cuál es la razón por la que tiene eso?

La duquesa, Lady Masefield, había notado el grueso vendaje alrededor del dedo anular izquierdo de Lydia y eso la hizo fruncir el ceño preocupada.

—Oh, esto, es solo una pequeña torpeza. No es nada serio.

Como que el anillo no podía salir, esconderlo era su último recurso. Al hacer esto, podría llevarlo sin que nadie sospeche.

—Oh, Dios mío. El hueso no está roto, ¿verdad? Es tu dedo anular, si tu dedo se hincha, no podrás llevar el anillo de bodas.

—E-Estoy completamente bien. Y, de todos modos, no tengo planes de casarme —respondió Lydia rápidamente.

Había sido invitada junto con su padre a la mansión de la duquesa hoy.

El antiguo maestro de su padre, quien él respetaba, era el primo del duque y aparentemente estaba visitando Londres desde Cambridge, así que organizaron una pequeña fiesta de té, y Lydia había venido directamente de la casa Ashenbert hasta aquí, pero parecía que su padre había llegado antes que ella.

—Estoy muy feliz de que la señorita Carlton haya podido asistir hoy. Cuando son todos eruditos, sabes cómo la conversación se convierte inmediatamente en un tema técnico, ¿verdad? Eso es demasiado aburrido para mí.

Quizás, por esa razón, Lydia fue guiada por primera vez hacia el salón de la duquesa y vio cómo parecía haber estado esperando ansiosamente a Lydia mientras cerraba el libro que estaba leyendo.

La duquesa acompañó a Lydia y se dirigieron al salón. Mientras caminaban, la duquesa hizo una agradable sonrisa como si acabara de recordar algo.

—Entonces, todavía no tienes ninguna intención de casarte. Jaja, es una gran recompensa ser la única en saber que Lord Ashenbert está teniendo un momento difícil.

—Uh, Su Gracia…

—No te preocupes, no diré ni una palabra de esto a nadie. Pero, ¿me dejarías hacer una pregunta?

La dama le susurró:

— ¿Por qué parte de él eres infeliz?

Fue como si estuviera disfrutando de una conversación secreta con ella.

—Prefiero a alguien que pueda amar y atesorar seriamente a una sola persona.

—Sí, bueno, ese es un desafío para el conde.

—Uh, incluso desde el punto de vista de Su Gracia, ¿no cree qué clase de broma es que Edgar se me propusiera?

—No creo que me pidiera el favor de cuidarte como una broma.

Bueno, eso es cierto. 

—Pero, aún así, a mí en cambio me gustaría saber qué hacer para que él renuncie a la idea de casarse conmigo.

—Si eso es lo que quieres, entonces no es difícil en absoluto. ¿No crees que se rendiría si amaras a alguien más?

¿Algo así funcionaría?, pensó Lydia.

—Si me enamorara de alguien, entonces me temo que le causaría problemas a esa persona. Estoy segura que él intentaría alejar al hombre tirando de algunos hilos detrás de mi espalda o usando bromas o acosos.

—Oh, él nunca lo haría —se rió la dama.

Eso es porque no conoce su verdadera naturaleza.

Incluso si era de noble cuna, no era un niño rico inocente. Si era necesario, usaría cualquier tipo de medida desagradable y despreciable para salirse con la suya. Pero, porque tenía esa frágil peligrosidad, Lydia era consciente de que no podía rechazarlo estrictamente, y desvió la mirada.

Había momentos en los que sentía pena por él y sabía que ese no era un problema tan importante en su personalidad.

O, ¿había algo mal con su personalidad? Dejando eso de lado, no podía permitirse desarrollar sentimientos románticos por él.

♦ ♦ ♦

En el salón, había tres hombres en medio de una animada conversación sentados alrededor de una mesa.

Lydia saludó al duque Masefield y al respetado maestro de su padre que estaba sentado a su lado.

— ¿La hija de Carlton? Qué grandes estás.

—Ha pasado tanto tiempo desde la última vez que lo vi, profesor Browning —saludó Lydia.

—Qué grande no es la forma en que deberías saludar a una señorita. Deberías haber comentado lo hermosa que se ha vuelto.

Cuando el duque rollizo[2] hizo ese comentario, el profesor de cara redonda se echó a reír a carcajadas.

—En efecto. Me alegra de que no haya crecido para parecerse a Carlton.

—Estoy de acuerdo —dijo su padre.

Como Lydia realmente no se parecía a ninguno de sus padres, creció siendo llamada una niña cambiada, así que sentía envidia de los niños que se parecían a sus padres.

—Pero, el profesor Carlton y la señorita Carlton comparten un parecido —añadió la duquesa.

— ¿Eso es cierto, Su Gracia?

—Cómo debería decirlo, el aire a su alrededor —dijo la duquesa con una suave sonrisa.

—Me pregunto si eso es agradable para la joven. Mi hija odia parecerse a mí.

—Oh, no, estoy muy feliz.

Cuando Lydia dijo eso con una cara seria, por alguna extraña razón, todos se echaron a reír.

—Por cierto, ¿de qué tipo de tema estaban hablando? —preguntó la duquesa.

—Por supuesto de piedras, Su Gracia.

—Qué tema tan difícil.

—Entonces, ¿tenemos una historia sobre una joya que incluso las mujeres podrían disfrutar?

— ¿Qué tipo de joya?

—Ya que tenemos a dos mineralogistas aquí, entonces deberían responder a cualquier tipo de pregunta.

La duquesa le preguntó a Lydia qué tipo de gemas le gustaban y dijo el nombre de lo primero que le vino a la cabeza.

—Uh, ¿qué tal los diamantes?

¿No era esta la oportunidad perfecta para descubrir algo sobre el diamante de la Familia Real? 

—Lo sabía; las mujeres solo están interesadas en los diamantes.

—Si quieres asegurarte de que el diamante que tu amante te envió es real, entonces podría valorarlo por ti. Ya que eso podría ser algo difícil de pedirle a tu padre.

Cuando el profesor Browning hizo una broma como esa, Lydia notó que su padre la miraba nervioso, por lo que entró en pánico.

—Oh, no, no es eso. Simplemente quería averiguar sobre los diamantes que se dicen que pertenecen a la Familia Real, la “Pesadilla” y el “Sueño”.

Todos se miraron unos a otros.

— ¿Lydia, dónde escuchaste eso?

—Uhh, simplemente fue algo que surgió con algunas hadas.

—Debes referirte a los grandes diamantes legendarios con forma de pera. Creo que escuché que quien poseía el diamante negro y el diamante blanco se dice que se convertiría en el rey más grande o algo así… —dijo el duque, rompiendo el silencio.

Carlton asintió.

—No se conoce con exactitud cuánto tiempo los poseyó la Familia Real, pero originalmente pertenecían a diferentes señores feudales, y luego eventualmente acabaron bajo el cuidado de la Familia Real. Cuando Jacobo sexto de la familia Estuardo ascendió al trono como Jacobo I [3], el rey de Inglaterra, escuché que hicieron tallar los dos diamantes con la misma forma. Creo que querían que fueran símbolos conmemorativos de cuando ascendió al trono de los dos países.

—Entonces, padre, ¿el rey fue quien creó la leyenda que rodeaba a los diamantes en ese tiempo?

—Solo por existir, los diamantes tenían la tendencia de crear leyendas, jovencita. Si eran las joyas de la reina, y un diamante grande de tan alta calidad y rareza, solo a los gobernadores supremos se les permitiría conseguirlos. Y así, se decía que los éxitos y fracasos de sus propietarios estaban determinados por la magia del diamante, y ese rumor continuó y permaneció como una leyenda.

—Pero, los dos diamantes no están con la Familia Real en este momento, ¿verdad?

Porque uno de ellos lo llevaba la muñeca del harén de Edgar, y Raven está investigando si Ulysses tiene el otro. 

—Escuché que se perdió durante el caos de la era revolucionaria.

—Hay una famosa teoría de que Jacobo II se lo llevó con él cuando huyó a Francia.

—Pero, hace unos años, ¿no hubieron noticias de que uno de los diamantes fue descubierto nuevamente y se convirtió en un artículo en los periódicos? Dijeron que fue encontrado en las cortes ocultas de una banda de ladrones que fueron arrestados en Roma.

—Ese fue el diamante blanco, Sueño. Y sin embargo, fue robado una vez más.

— ¡Qué! ¿Eso es cierto?

—Se debatió de que la dignidad de Su Alteza Real la reina fue dañada, y las sospechas de si realmente fue ese, y chismes y la prensa hablaron al respecto en los periódicos.

—Sí, solo por ese diamante, escuché que sospecharon de cierto duque de una familia noble.

Parecía que los dos eruditos no lo sabían, ya que miraron con curiosidad hacia la duquesa.

— ¿Sospecharon?

—Anticipando de que el rey exiliado regresaría algún día, se rumoreó que se llevó la joya para finalmente usarla como prueba para volver a ascender al trono.

—Lo que significa que quien tiene ambos diamantes afirma ser el descendiente del rey exiliado, una guerra podría estallar entre la actual Familia Real.

—Pero, ya no debería haber descendientes vivos directos de Jacobo II.

—Solo es un rumor —recordó la duquesa.

— ¿Quieres decir que se creía que el duque estaba involucrado en la conspiración de una rebelión y lo robó?

Al escuchar “duque”, Lydia de repente tuvo un mal presentimiento en su interior.

—Escuché que el noble a quien se encargó traer el diamante fue el Duque Sylvainford, ya que estaba en Roma en ese momento.

Oh, no, pensó Lydia, tragando saliva.

Lo que sabía del verdadero nacimiento de Edgar todavía era un recuerdo fresco en la mente de Lydia: ese Edgar, quien perdió a su familia y nombre, era el único hijo del duque de la familia Sylvainford, antes de que Príncipe y sus hombres mataran a toda su familia, y la sociedad creía que Edgar también había muerto.

—Pero, parecía que le robaron el diamante al duque durante su viaje de regreso, y se vio obligado a asumir la responsabilidad.

—Sin embargo, ¿no es la responsabilidad del diamante robado y la sospecha de que él era el ladrón un asunto completamente diferente?

—Sí, por supuesto. Solo porque desapareció sin dejar rastro, se sospechó que era el trabajo de alguien de dentro. En realidad, el duque no fue declarado culpable y solo se creó un rumor irresponsable… Pero, poco después, la casa señorial de la familia del duque se incendió, y el duque y el resto de su familia murieron. Incluso si fue solo un accidente, se rumoreó mucho entre la nobleza que se trataba de una rebelión o una conspiración, pero al final, sólo acabó con un doloroso final.

Lydia apretó las manos en un puño en su regazo y respiró hondo.

Edgar estaba buscando el diamante que había desaparecido en ese momento. Lo más probable por Príncipe.

Si Príncipe fue una vez tras el “Sueño”, entonces Edgar debió haber supuesto que Príncipe también buscaría la “Pesadilla”, por lo que Edgar podría estar desafiando a Príncipe. Con el fin de capturar al culpable que le tendió una trampa a su padre y recuperar el diamante blanco.

Si es así, entonces, ¿cuál era el propósito de esa hermosa muñeca?


Notas:

[1] Un calzonazos es un hombre débil y condescendiente que se deja manejar fácilmente, especialmente por su mujer.

[2] Rollizo: robusto, gordo

[3] Apenas con un año de vida, Jacobo Carlos Estuardo fue proclamado rey de Escocia. Nació en 1566, hijo de María Estuardo, reina de Escocia, y de lord Darnley. No sería hasta en 1581, y tras una serie de regencias que gobernaron en su nombre, cuando se sentaría en el trono de Edimburgo. En 1603, después de la muerte de Isabel I, la última monarca de los Tudor que falleció sin descendencia, fue coronado como rey de Inglaterra. A diferencia de su antecesora, trató de reconciliarse con España terminando con los enfrentamientos entre ambas potencias.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *