El fuerte caballero negro – Capítulo 3: Unicornios y accidentes

Traducido por Naiarah

Editado por Haru


En el camino del bosque hacia la Ciudad Imperial.

—El Emperador ha pedido por ti, Capitán Caballero.

Estaba en camino hacia la Ciudad Imperial con la misión de escoltar a la familia real.

Mientras cabalgaba mi caballo favorito, Justie, delante del carruaje real, recibí un mensaje.

El mensajero era uno de mis subordinados que está detrás de mí.

—Entendido. Lo lamento, pero reemplazadme aquí.

—¡Sí!

Me alineé con mis capaces subordinados cerca del carruaje. Hay diez personas, incluyéndome, custodiando el carruaje. El representante de nuestro país estaba regresando de una reunión con países extranjeros.

—Su Majestad, yo, Conrad, he llegado.

—Oh, Conrad. Lamento si es inesperado, el humor de mi hija es realmente bueno. ¿Te parece si tomamos un descanso? —dijo el actual Emperador, James Guratosu.

Él tiene los ojos azules y cabello rubio. Usaba lujosas ropas doradas de aristócrata y un manto rojo grabado con el símbolo real, un unicornio. Era un hombre que tendría unos 40 años.

La razón por la cual me llamó era a causa de la princesa. Bueno, era comprensible. Elene-hime [1] tenía 13 años y esta era su primera vez saliendo del país.

—Entendido. Tomaremos ahora un descanso. Todos los soldados, ¡detened el avance!

Los soldados se detuvieron como se les ordenó.

—Su Majestad ha ordenado un descanso. Todos, ¡manteneos alerta y vigilad las áreas que os han sido asignadas!

—¡Sí!

Los soldados partieron a sus respectivas zonas justo como les había indicado. Los guardias consistían en tres magos, dos espadachines, tres arqueros y dos caballeros. Esta vez, yo era el Capitán Caballero. Eso significaba que también actuaba como comandante.

El carruaje detrás del carruaje real llevaba a los sirvientes. También se nos pidió que los escoltáramos a ellos. Cinco personas salieron del carruaje y rápidamente prepararon mesas, sillas y parasoles. Si los mirabas, ellos trabajan realmente rápido.

Su Majestad, el Príncipe Heredero y la Princesa salieron del carruaje real y se sentaron en las sillas. Como siempre la Emperatriz, Claire Guratosu, se veía muy joven.

Ella parecía estar en sus veinte. Llevaba el cabello recogido y tenía unos grandes ojos azules. Su nariz y boca también eran hermosas. Era fácil entender por qué se veía tan joven, es debido a que no tenía arrugas.

Ella realmente lucía su vestido, decorado con bordados dorados. Sin embargo, a pesar de su apariencia, ella tiene actualmente 40 años.

Estaba realmente impresionado cuando la conocí. No estaba convencido cuando dijo que ella tenía la misma edad que Su Majestad. Me sentí como si fuera atravesado por un rayo cuando descubrí que era verdad. Ya que ella no hablaba mucho, realmente parecía muy joven…

El Príncipe y la Princesa se sentaron entre el Emperador y la Emperatriz.

El Príncipe Heredero, Chris Guratosu, como el Emperador, tenía cabello rubio corto y ojos azules con largas pestañas. Vestía ropas azules aristocráticas y era un apuesto joven.

A la corta edad de 15 años, había practicado la espada con los soldados y era también muy inteligente. Medía 165 cm de altura y aún no había parado de crecer. No había puesto ningún problema como heredero.

Había aún otra persona, sentada entre el Príncipe y la Emperatriz, la Princesa Elene Guratosu. Una linda chica con cabello rubio largo y grandes ojos azules. El vestido rosa pálido que llevaba lucía muy bien en ella. Habíamos tenido realmente problemas a causa de la personalidad curiosa de la Princesa.

Pero incluso una chica como ella estaría probablemente cansada en su primer viaje largo. Como era de esperarse, se quedó tranquila.

Los cuatro era muy cercanos entre ellos y se relajaron mientras las criadas vertían té en sus tazas. Mirando esta escena, ellos parecían cercanos, una familia humilde. Sin embargo, eran de hecho, la Realeza.

Recientemente el número de personas que los querían ver muertos había aumentado. Su Majestad trabajaba realmente duro en políticas para las personas que vivían en el imperio.

Sin embargo, recientemente, una pequeña parte de los nobles habían empezado a moverse. Ellos frecuentemente elegían como blanco las vidas de la realeza.

Afortunadamente, lo peor no había ocurrido todavía. Sin embargo, la seguridad del Imperio se había vuelto mala a causa de ellos. Un ejemplo común eran las subastas de esclavos.

La esclavitud estaba prohibida en el Imperio. Cualquiera podía ser castigado sin preguntas si se le descubría poseyendo esclavos. Pero aún con eso, el número de víctimas de la caza humana seguía aumentando y las subastas ocurrían en los callejones.

Quería encontrar sus escondites, pero todavía no había atrapado su rastro. Lo que es más, los demonios recientemente se habían vuelto más activos, causando que estemos realmente ocupados y limitando nuestra búsqueda.

Normalmente, no necesitamos llevar a la Princesa y la Emperatriz a las reuniones diplomáticas. La razón de que las llevemos es porque no sabemos cuándo o dónde podrían ser atacados. Eso no cambia el hecho de que es peligroso.

Actualmente, había un ataque de demonios. Sin embargo, los soldados experimentados que elegí no deberían tener demasiados problemas. Ellos estarán bien incluso si vienen trolls u ogros. Ya que éstos viven por su cuenta, probablemente sólo se encontrarán a uno a la vez.

Bueno, aunque tres demonios aparecieran, yo solo puedo encargarme de ellos. Sin embargo, ya que su Majestad y los criados están aquí, la batalla puede ser realmente difícil.

También, sólo queda una hora para llegar a la capital. Es por éso que mi guardia estaba baja durante ese momento.

Un tremendo rugido resonó cerca.

—¡¿Qué?!

Nosotros, los soldados, Su Majestad y los criados se volvieron atentos de sus alrededores.

Por el ruido, podía decir que no era sólo uno, sino que más de dos demonios se estaban acercando.

—¡Esto no puede ser verdad!

Con un hacha a sus hombros, cinco ogros con un tamaño de unos cinco metros aparecieron, causando que la tierra temblará fuertemente.

♦ ♦ ♦

Retrocediendo un poco en el tiempo.

Actualmente estoy en medio del bosque delante de un hermoso lago. También, tengo un enorme problema: estoy perdida.

—¿Hacia dónde está la ciudad?

No sé en qué dirección ir, como resultado, estoy atascada. Estaría bien si pudiera pedir ayuda. Necesito a alguien que me diga en qué dirección debería ir.

Bueno, incluso yo sé que ésto es malo, si empiezo a caminar en una dirección peligrosa…

Por ahora, vamos a beber algo de agua. Me agaché cerca del lago y me quité la parte de la mandíbula de mi casco.

Ahora, la parte de la mandíbula del casco se podía quitar así que no tendría problemas para comer.

En momentos como éste es cuando escondo mi apariencia con la armadura que Amaterasu hizo. No quiero que la información de mi apariencia real sea filtrada al enemigo, de ahí la necesidad de llevar esta armadura cada día.

Debido a los encantamientos de la armadura, no puedo sentir frío o calor. No necesitaré usar tienda cuando acampe fuera y, si en algún momento voy a la guerra, no necesitaré empacar casi nada en mi misión.

Recogí agua con ambas manos mientras pensaba en esto. El agua está realmente limpia. Bebí el agua de mis manos, era deliciosa y fría. Y el aire también era delicioso.

Nunca había podido probar este agua y este aire tan puros en mi preciosa vida en el moderno Japón. Busqué alguna presencia alrededor antes de volver mi armadura un brazalete. Dejando sólo a Sakuya.

—Haaa. Se siente bien

Me tumbé sobre mi espalda y estiré los brazos. De alguna forma, tuve la sensación de libertad. Ahora que pienso en ello, nunca había sentido esta seguridad fuera de mi habitación.

El club de fans de Yuusuke-kun me acosaba en la escuela. Si caminaba por las calles, no podía saber nunca cuándo me atacarían.

¡Todo es culpa de ese idiota de Yuusuke-kun!

¡Pero!

¡Él no está aquí ahora~! ¡Ésto es realmente bueno!

Siento que tengo una gran sonrisa en mi cara ahora. Me sumergí en ese sentimiento por un momento. Pero en ese momento…

—¿Hm?

Sentí algo que no estaba ahí antes. Sin embargo, no puedo sentir ninguna hostilidad. Por ahora, la razón por la cual soy sensible a las presencias es a causa de la vida que tuve en Japón.

Gradualmente se está acercando. Seguramente es algún tipo de animal salvaje.

—¡¿Eh?!

Estaba sorprendida por el animal que emergió de detrás del árbol. Era una criatura de negro pelaje, se veía como un caballo y tenía un cuerno en la frente.

Llamarlo divino sería un término apropiado para describirlo.

No, espera un minuto. ¿Qué está pasando con esta situación? ¿¡Es debido a que lo que ha aparecido ante mis ojos era un unicornio!? Me congelé por un momento.

Un unicornio.

Eran criaturas que sólo aparecían en las leyendas antiguas en la Tierra. Estaban descritos como caballos blancos que poseían un cuerno afilado. Se decía que tenían una fiera y brava personalidad.

Una existencia que no serías capaz de encontrar. Eran más rápidos que ningún caballo. El cuerno se decía que poseía la habilidad de eliminar el veneno y curar enfermedades.

Era un símbolo de “Pureza”, “Castidad” y también, como uno de los siete pecados capitales, “Rabia”. También eran extrañamente atraídos por las vírgenes.

Aquí en Eldoa, sus personalidades y características no cambiaban mucho. Sin embargo, a diferencia de en la Tierra, no eran atraídos por las vírgenes. Sino por los caballeros lo suficientemente fuertes como para someterlos.

Esto significa que ese Caballero debe ser el más fuerte caballero. Uno que es adorado y deseado por el mundo. Era de esperar que el unicornio tenga mucho orgullo. Se dice que sólo eligen a un caballero cada 500 años. Él se volverá una leyenda entre la gente.

Hay también algo más que es un poco diferente. El unicornio era más fuerte, rápido e inteligente que el unicornio blanco. Su habilidad para purificar y curar enfermedades era mucho más potente. Se decía que tenía la habilidad de restaurar la fuerza y la salud dañadas. Su personalidad se decía que era calmada y más orgullosa que la del unicornio blanco. Sin embargo, nadie había visto su apariencia. Y ahora, el glorioso y orgulloso unicornio negro quería ser mimado por mí…

Lo diré otra vez.

El unicornio negro quería ser consentido. ¡Frotó sus mejillas contra mí! ¡Qué pasa con esta situación! ¡Me sentí como si fuera a explotar! Además mi cara estaba contorsionada.

Recordé mi anterior conversación con la Diosa, se sintió mucho más realista que ésto de ahora, así que estaba más capacitada para aceptarlo más fácilmente.

Por ahora, vamos a tratar de acariciar su cuello.

—Burururu

Suspiró aliviado. Qué lindo y calmado.

—¿Estarías dispuesto a venir conmigo?

Cuando era capaz de alguna forma decir algo, su cuerno brilló, así que involuntariamente aparté la vista.

Cuando la luz desapareció, vi que el unicornio negro estaba delante de mí equipado con arneses. Aparentemente, me reconoció como su pareja.

—¿Realmente estás bien conmigo? Debe haber otro más adecuado que yo.

—Bururururururu

El unicornio no estaba de acuerdo y lo demostró agitando su cabeza fuertemente, actuando dulce conmigo.

Santo cielo, pensé y empecé a acariciar su cuello haciéndole sentir bien.

Así es cómo conocí a mi compañero. Continué acariciándole por un rato.

—Ei, ¿conoces el camino hacia la capital?

Intenté preguntarle a él. Ya que quería irme antes del ocaso. El unicornio acercó el estribo hacia mí. Parecía que me decía que montara.

—Ah, necesito llevar la armadura.

Me imaginé a mí misma llevando la armadura y de repente una neblina negra cubrió mi cuerpo. Ahora estaba equipada con todo negro, la armadura y el casco. Sakuya estaba sobre mi cadera izquierda.

Por ahora, Sakuya estaba unida a mí como un imán. Estaba fuertemente adherida. No era el lugar para estar diciendo esto.

Cuando el unicornio me vio, llevando mi armadura su atmósfera cambió y sus ojos brillaron. Este orgullo parecía que estaba satisfecho. De alguna forma, me sentí realmente avergonzada.

Mientras estaba pensando en eso, puse mi pie izquierdo sobre el estribo y me subí a su lomo. Estaba salvada por el conocimiento que se me había dado porque también incluía el conocimiento de cómo montar un caballo.

Agarré las riendas.

—Entonces, vamos en la direcci- ¡waaa!

De repente empezó a correr a una velocidad vertiginosa y todo lo que podía hacer era chillar.

Estaba realmente sorprendida de lo rápido era y también estaba impresionada.

—¡Eres realmente rápido! ¡Increíble!

—¡Hihin!

Se sintió como si me estuviera diciendo, “por supuesto que lo soy”. No disminuyó su velocidad mientras corría evitando los árboles. Éramos más rápidos que el viento. Justo como un vendaval.

Vendaval.

—¡Eso es! ¡Tu nombre será Hayate! Significa vendaval en palabras de mi país de origen.

—¡Hihin!

Parecía que le gustó el nombre. Lo puedo decir por sus gritos.

—Esto es genial. Cuida de mí, ¿Vale? ¡Hayate!

—Burururururu

—Ahahahaha, ¡puedo ver luz!

—¡Kyaaaaa!

¿Un grito?

Empecé a sentir algo más a parte de mi presencia. Pude sentir algunas personas desde el lugar al cual nos dirigimos. También sentí esas enormes presencias. Tengo un mal presentimiento sobre esto.

—¡Más rápido, Hayate!

Hayate entendió mis palabras e incrementó su velocidad. No soy como Yuusuke que es un buen chico. Sin embargo, no puedo abandonar a nadie que esté en peligro real.

No quiero volverme una heroína como las de las historias de anime y mangas. Sólo no quiero convertirme en una persona sin corazón.

Ésto no es como cuando Yuusuke cayó al círculo mágico de la invocación del héroe. No le ayudé porque juzgué que no había ningún peligro para él. Sin embargo, ésta vez, puedo sentir claramente algo realmente desagradable.

Tenemos que apresurarnos.

♦ ♦ ♦

—¡Guuh!

Detuve el hacha del ogro con mi espada bastarda.

—¡Uoooo!

Empujé al ogro lejos con la fuerza de mi brazo. No perdí la oportunidad cuando el ogro perdió el equilibrio. Salté sobre él y atravesé su frente con mi espada.

—¡Gugagaaaaa!

El ogro gritó hasta que cayó. La sangre salía por la herida de su frente. Clavé la espada más profunda para detener finalmente el sangrado.

Saqué la espada en el momento en que los ojos del ogro se volvieron blancos.

El ogro se convulsionó por un momento hasta quedarse quieto para siempre.

Quedaban dos. Los cuerpos estaban caídos alrededor de los dos ogros. Los sirvientes y la familia real estaban agrupados juntos en la distancia, un poco más lejos.

—Haa, Haa, Haa…

¡Tsk! Mi respiración se aceleró. Mirando alrededor, podía decir que mis subordinados estaban en un estado en el que no se podían mover. Era el último en pie.

¡Mierda! ¿Sólo qué era esto? Los ogros normalmente actúan solos. Es algo anormal que cinco aparezcan a la vez. Normalmente se necesita un grupo de 20 soldados para acabar con 1 ogro.

El único que puede pelear contra un ogro solo era yo. Como resultado, era llamado como el más fuerte del Imperio. Era algo imposible para los demás.

Los monstruos menores, como goblins y los monstruos intermedios como los kobolds y las arpías normalmente aparecían en grupos. Sin embargo, era imposible para los grandes monstruos como los ogros, aparecer en grupos.

—Sólo qué es éste…

—¡Kyaaaa!

—¡Maldición!

Noté que un ogro estaba cerca de la familia real cuando miré hacia atrás para ver a la Princesa chillar.

Su Majestad y el Príncipe Heredero retenían al ogro atrás con sus espadas mientras las criadas y los sirvientes se quedaban para proteger a la Emperatriz y la Princesa.

Aunque su Majestad y el Príncipe eran algo buenos con la espada, era todavía imposible para esos dos encarar a un ogro.

¡Esto es malo! ¡Estoy demasiado lejos de ellos! Aunque intente correr lo más rápido que pueda.

—¡Buooooo!

Un ogro se interpuso entre nosotros y me bloqueó. Parecía que lo hubieran planeado.

—¡Mierda! ¡Muévete!

Lo apuñalé con la espada bastarda. Pero…

—¡Guruaaa!

—¡Gaha!

El ogro me lanzó lejos. Caí en el suelo detrás de mí. Esto era peligroso.

Si esto continúa, Su Majestad podría… 

Mirando hacia la situación de Su Majestad, vi que un hacha gigante estaba a punto de caer sobre ellos.

Sin embargo, no podía reunir nada de fuerza. No importa cuánta fuerza intentase reunir, era todo inútil.

Mierda… Esto no es una broma… 

El Capitán de los Caballeros más fuerte del Imperio está en esta situación.

¡¿Capitán Caballero?! ¡¿El más fuerte del Imperio?! ¡Soy tan débil! ¡Por favor! Alguien… ¡¡¡Ayuden a su Majestad!!! 

—¡Gua… gaaa!

—¿Eh?

¿Qué acaba de pasar?

Un gran agujero de repente apareció en el pecho del ogro que estaba a punto de atacar a su Majestad, y cayó sobre su espalda.

—Bien, lo hice a tiempo.

Escuché el sonido de alguien bajando al suelo y cuando miré en esa dirección, la suave voz de un hombre se pudo oír.

Mis ojos se abrieron de golpe.

El que apareció era un caballero negro, montando al legendario unicornio negro.

Esto era de nuestro Imperio… no, el encuentro con el Caballero Negro que cambiaría al Imperio.


[1] Hime: es el honorífico que significa princesa

| Índice |

7 thoughts on “El fuerte caballero negro – Capítulo 3: Unicornios y accidentes

  1. Momokook says:

    ¡Me encanta! Aunque al inicio me revolví con el cambio de narración entre Conrat y Chio.
    ¡Gracias por la traducción! ❤️

  2. Otakueagle says:

    Guau, si k se sacó la lotería Chio, no solo una espada k está más allá de toda habilidad, también la armadura, los conocimientos necesarios para sobrevivir en su nuevo mundo y ya consiguió un medio de transporte k a la vez es un gran apoyo.
    Pero como todo genial héroe, una entrada espectacular. Esto se pone genial x2. Gracias por el capítulo y saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *