El Secreto de la Belleza – Capítulo 5: El Príncipe Heredero y la Hija del Duque

Traducido por Akatsuki

Editado por Sharon

Corregido por Tulskas


Akatsuki
Agradecimientos especiales para Gorrión, que me aclaró unas cuantas dudas sobre la traducción del capítulo

Dos personas interrumpen el escenario donde Julius y Emilyn bailan, acercándose como si los desafiaran por el papel de protagonistas.

Sin embargo, no están haciendo nada malo. La gente a su alrededor dejó de bailar, como si Julius y Emilyn fueran los personajes principales de este lugar, pero, en realidad, este no es el caso.

No es como si pudieran culparlos por bailar en esta ocasión… Aunque no cambia que no hayan leído la atmósfera que les rodeaba.

—¿Oh?

—Ese es…

Ellos también notan la figura de los que se unen a la batalla, pero no detienen su baile.

Quienes se dirigen al centro son un joven y una dama de cabello rubio.

Además, parece ser la voluntad del joven lo que los lleva a salir; la chica, mientras es jalada sin poder evitarlo, tiene una expresión disgustada.

—Julius Rosenberg, no perderé contra ti. También bailaremos en el centro, señorita Dianet.

El muchacho de cabello rojo es Dudrick Avra Orlène.

Es el príncipe heredero del reino de Orlane, el muchacho más joven próximo a suceder al actual rey. Él es rico y de buena apariencia, además de ser popular con las señoritas de alta cuna. Pero aún así él de ninguna forma es el mejor, de hecho, es el segundo mejor.

Debido a que Julius está en una posición inamovible como la persona más popular. Mientras él viva, el príncipe no puede ser el número uno.

Con tales circunstancias, tiene una sensación de competitividad contra “la hermosa travesti”, lo que ocasiona discusiones y enfrentamientos. Aunque nunca han pasado a mayores.

Dudrick es, básicamente, una persona con una personalidad directa, aunque suele alterarse con facilidad. Aun así, tiene una buena relación con su rival.

Sharon
Bien, esto me costó un poco. Básicamente quiere decir que es el típico amigo/rival que tienen los protagonistas, una persona sincera que dice lo que piensa y que se deja provocar fácilmente.

—No me importa que su alteza pelee contra Julius, pero me gustaría que no me involucrase.

—¿Dijiste algo?

—Nada, su alteza. Además, si me jala con tanta fuerza es doloroso.

—Hum, perdón… señorita Dianet.

La muchacha que extiende su magnífico cabello dorado es su compañera de danza, Dianet Ramagrette.

Es la hija del duque de Ramagrette, quien tiene la posición más alta entre los nobles del reino de Orlane, y la novia de Dudrick. Dicho de otra forma, será la reina del país cuando su pareja ascienda al trono.

De hecho, también es una de las chicas que adoran a Julius.

También hay algunas circunstancias en torno al motivo por el cual el príncipe se opone a Julius.

—En resúmen, no me gusta que mi compañera sienta un interés romántico hacia otra persona. No solo eso, sino que es una mujer actuando como hombre en lugar de uno. —Es lo que dijo.

Aunque Dianet anhela a Julius, se acerca más a los sentimientos hacia un idol que al amor. No se siente atraída a él como hombre.

Dudrick y ella, quienes se trasladan hacia el centro, se giran para verse mientras se ubican a su lado. Mientras él se inclina, Dianet dobla suavemente la rodilla pellizcando el dobladillo del vestido.

Y, de la mano, comienzan a bailar, mientras se deslizan por la pista.

Contrarios a Julius y Emilyn que están bailando ligeramente, la pareja rival mantiene un ritmo más apasionado y poderoso

El príncipe y la hija del duque también fueron bien educados al igual que Julius y Emilyn, sus pasos de baile no son de ninguna manera inferiores.

Dianet, quien parecía insatisfecha hace un rato, porta ahora una magnífica sonrisa.

La mirada de la audiencia circundante eleva la fiebre del baile. Gracias a la colaboración de dos atractivas parejas, se siente como si fuese un sueño.

Sin embargo, si te preguntas quién atrae más miradas entre los cuatro, entonces la respuesta sería Julius.

No hay duda de que Emilyn, Dudrick y Dianet tienen personas que se sienten atraídos por ellos, pero Julius, quien vive con glamour, es la figura más prominente.

Sea que el príncipe lo sabe o no, él baila con entusiasmo. La hija del duque también se desenvuelve perfectamente.

Cuando el baile de Dudrick y Dianet se agudiza, Julius baila espectacularmente mientras los ve satisfecho, sin descuidar nunca a su pareja de baile.

Dos pares de hombres y mujeres compiten entre sí pero producen una perfecta armonía. Es como si fuera una obra de arte.

Aquellos que estaban presentes en ese lugar aquella noche temblaban ante la vista con sus compañeros que no querían seguir esperando.

Cuando finalmente acabó la canción, la audiencia aplaudió a las cuatro personas.

♦ ♦ ♦

—Tiempo sin verlos, su alteza, señorita Dianet.

—Tiempo sin verlos, su alteza, Dianet.

Las cuatro personas que acaban de terminar de bailar se mueven hacia la pared mientras reciben aplausos y comienzan a hablar.

Como habían entrado al baile sin hablarse, los cuatro deciden intercambiar palabras por primera vez aquí.

—Hum… Ha pasado tiempo, Julius Rosenberg. Personalmente, no quería verte. Aunque la señorita Emilyn es otro asunto.

—Ha pasado tiempo, Julius, Emilyn. ¿Su alteza? No mienta. Hace poco estuvimos hablando sobre Julius.

—¡¿Heee?! ¡Dijimos que sería un secreto, señorita Dianet!

Durante el saludo, el príncipe enrojece y entra en pánico por la declaración de Dianet, quien se encuentra a su lado.

Es su pequeña venganza por involucrarla en una batalla de baile en contra de su voluntad.

—¡No me malinterpretes, Julius Rosenberg! ¡Esperaba por esta ocasión, pero ese no es el caso! ¡Estaba ideando medidas para ganarte!

—Huh, ¿eso otra vez? Te he dicho que no soy un hombre tan increíble para que deba decir tanto.

—¿No es el problema que no sea un hombre…? —murmura Dudrick en voz baja en lugar de pensarlo sin darse cuenta al escuchar la humilde réplica de Julius.

Las palabras de Julius fueron sutilmente distorsionadas y transmitidas al príncipe, quien está preocupado por perder contra su rival, una mujer.

—Oh, ¿dijiste algo?

—Eh, ¡no es nada!

Julius no pudo escuchar el murmullo, haciendo que Dudrick pusiera una mirada un poco enfadada.

Incluso él no tiene intención de provocar que Julius mienta sobre su sexo, así que quiere evitar tocar el tema en general. Como no puede soportar perder contra Julius fingiendo ser un hombre, no puede permitir que vuelva a ser una mujer hasta que le gane.

En realidad, es imposible que Julius “vuelva” a ser mujer, pero Dudrick no lo sabe.

—Su alteza, no ha cambiado nada, ¿verdad?

—Es cierto. En cuanto a mí, me gustaría que terminara esto pronto.

Al lado de donde Julius y Dudrick hablaban, Emilyn y Dianet conversaban, esta última con una expresión temblorosa.

Cuando estas cuatro personas se reúnen, la mayor parte de sus conversaciones son sobre Julius siendo molestado por Dudrick como ahora, por eso Emilyn y Dianet se ven de este modo.

Incluso cuando Maxian y Lilycia están presentes, la conversación es la misma pero con la adición de público.

—Es porque su alteza siente rivalidad hacia el joven Julius.

—Sé que es inevitable ser conscientes de Julius, pero me gustaría que dejara de actuar de forma irrazonable.

—La señorita Dianet también lo tiene difícil.

—¿Lo entiende, señorita Emilyn?

Aunque es habitual que Dudrick desafíe a Julius, todas las veces, Dianet es involucrada. El baile de esta ocasión, es un buen ejemplo en el cual él lanzaba el desafío de forma audaz.

Es inevitable que Dudrick necesite competir con Julius para que Dianet lo vea triunfar, pero ella se siente frustrada.

—Desafortunadamente en este baile no pudimos adelantarnos, pero la próxima vez…

—Fue increíble, los pasos de su alteza fueron maravillosos.

—Eh, ¿estás siendo irónico? De todos modos, ¡sin duda alguna algún día te ganaré! ¡Prepárate!

—Lo mantendré en mente.

Contrario al feroz Dudrick, Julius sonríe hermosamente.

De hecho, es natural que Julius sea asequible porque no tiene la sensación de que debe ser el mejor, pero Dudrick se enfureció aún más viéndolo.

La noche del baile continuó. Y luego de pasar un tiempo, estaba a punto de terminar.

| Índice |

3 thoughts on “El Secreto de la Belleza – Capítulo 5: El Príncipe Heredero y la Hija del Duque

  1. HagennoHisui says:

    Habrá un hombre que se enamore de Julius-sama por lo que es? Y no por lo que creen que es… La prometida ni si quiera lo ama de verdad.

  2. Blanca Olmo Quiilez says:

    Como decirlo???
    Protagonista, vas a tener que bajarte los pantalones delante de toda la corte y todo el pais para que te crean

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *