El Sentido Común de la Hija del Duque – Capítulo 167: Persuasión

 Traducido por Shisai

Editado por Sakuya


— ¿Por qué tienen que llamarnos aquí para conocer al nuevo capitán de los caballeros? —Me quejé, mientras avanzaba con pasos pesados.

Ryle, quien generalmente me regañaba por mi actitud, también frunció el ceño. Sus pasos eran tan pesados ​​como los míos. Por supuesto que lo serían. Desde que el Duque Armelia fue atacado, ninguno de los dos quería alejarse de la señorita Iris.

Así que rechazamos la convocatoria varias veces seguidas. Aun así, el recién nombrado capitán de los caballeros no se rindió. Al final, incluso visitaron al Maestro y le pidieron que nos trajera con él.

El Maestro y su hijo… El Duque Anderson no había planeado contarnos nada sobre la situación debido a nuestras obligaciones actuales. Pero cuando escuchamos las noticias de los miembros de la orden de los caballeros que habían llegado para entregar una carta, no pudimos evitar echar humo.

—No podemos darle más problemas al Maestro. Además, toda la situación se está volviendo irritante —Con esa idea en mente fuimos al palacio real, queríamos resolver las cosas lo más rápido posible… Esa era la razón por la que aun en contra de nuestros deseos, estamos aquí.

—El sirviente de la familia del Duque Armelia, Ryle, aquí para una visita.

—El sirviente de la familia del Duque Armelia, Dida, aquí para una visita.

Mostramos sólo el mínimo de cortesía antes de entrar en la habitación designada para el uso de la orden de los caballeros.

Aunque hay algunas pocas personas que fruncen el ceño ante nuestra actitud, la mayoría de los caballeros nos miraron con lástima.

Eso solo significa que la convocatoria fue lo suficientemente insistente como para que todos la noten.

— ¡Oh, Ryle, Dida! ¡Finalmente están aquí!  ¡Bienvenidos!

El nuevo capitán parecía muy feliz de tenernos aquí.

—Por favor, siéntense ahí.

Nos sentamos en el asiento señalado sin decir una palabra.

—Soy el nuevo capitán de la orden de los caballeros, Sultar Melzel. Ya he escuchado bastante sobre ustedes dos. Es un placer conocerlos finalmente.

Shisai
No estoy muy segura del nombre, ya que las versiones discrepaban. Por ahora, lo dejamos así y cualquier cosa, más tarde lo corregiremos (aceptamos info)

Frente a este sonriente hombre, nuestras caras probablemente parecían bastante inexpresivas.

—Bien, entonces. ¿Qué es lo que necesita de nosotros?

La voz de Ryle sonó tan baja que bien podría haber salido de bajo de la tierra. Estaba claramente de mal humor.

…Honestamente, me asustó un poco.

Rara vez se ponía así, normalmente era muy sensato… me ponía un poco nervioso estar sentado a su lado.

—No hay necesidad de ser tan impaciente… hablemos.

Sultar parecía confundido, pero aún mantenía una sonrisa. El ambiente parecía ponerse más intenso.

Por supuesto que sí.

Nos habían obligado a venir hasta aquí, ¿y en lugar de hablar sobre el negocio que tenía con nosotros, quiere ponerse a conversar?

Puede que él tuviese tiempo que perder, pero nosotros deberíamos estar protegiendo a nuestra dama.

Quizás nuestra aura era demasiado amenazante, en este punto, los caballeros que nos conocen bien están retrocediendo con miedo.

—Creo que nos hemos comunicado varias veces comentando que no tenemos tiempo para venir aquí. Sin embargo, siguió invitándonos una y otra vez, sin tener en cuenta nuestra situación… ¿y ahora nos pide que hablemos? ¿Incluso cuando llegó al punto de inclinarse tan bajo como para molestar al general Gazelle?

La furia de Ryle había alcanzado un pico, su mirada lo penetraba tanto que parecía que lo iba a matar.

Bajo esta situación, incluso Sultar parecía estar siendo afectado por su aura.

—…Bueno, entonces, ¿de qué estamos aquí para hablar?

Si nos quedamos estancados en esta coyuntura, no podríamos continuar la conversación. Traté de marcar el comienzo del tema.

—Ah… no, escuché mucho del capitán anterior sobre ustedes dos y sus logros, así que quería invitarlos a ser miembros de la orden de los caballeros…

— ¿No hemos ya rechazado la oferta en el pasado?

Sentí que la temperatura en la habitación bajó una vez más, a pesar de que había estado emitiendo mucho aire frío antes de eso.

Fue bastante aterrador. Ni siquiera me atreví a mirar a Ryle a la cara.

—Oh, pero les garantizamos grandes beneficios y una buena posición…

—No tiene nada que ver con eso. Solo somos leales a una persona, y nada de lo que diga puede cambiar eso.

No tenía mucho que decir sobre las firmes palabras de Ryle.

—Me siento igual. —dije aquello sin pensar.

Sultar parecía aturdido por el rotundo rechazo.

—Para no seguir perdiendo el tiempo el uno del otro, nos despediremos ahora. Además de eso, estamos planeando presentar una queja ante el general y todas las demás autoridades relevantes. No dejaremos de ser parte de la Guardia del Duque Armelia. Ya hemos prometido ante la Reina Viuda que protegeremos a la casa del Duque Armelia como sus escoltas oficiales. Por favor, no intentes tácticas de persuasión como está nuevamente en el futuro.

Las palabras de despedida de Ryle hizo que Sultar bajase los hombros. No pude evitar silbar detrás suyo.

Ryle probablemente escuchó lo que estaba haciendo.

A diferencia de cuando llegamos aquí, nuestros pasos al partir fueron increíblemente rápidos.

Los dos estábamos en silencio. Pero en comparación con antes, el ambiente era algo más relajado.

— ¡Ah…! ¡Señor Ryle, Señor Dida! ¡Deténganse!

Sin embargo, nuestro estado de ánimo nuevamente cayó cuando esa voz nos detuvo.

Suprimiendo los pensamientos en nuestras cabezas, nos inclinamos cortésmente.

—Por favor, levántense.

Parada frente a nosotros estaba la actual prometida del segundo príncipe Edward, la hija de la familia del Barón Noir, Yuri Noir.

—No… no podemos ser tan maleducados en presencia de la prometida del segundo príncipe…

¿Por qué demonios está esta mujer aquí? No pude evitar pensar con frustración.

Ryle probablemente estaba pensando lo mismo.

— ¿Por qué están ustedes dos aquí? ¡Ah! ¿Ustedes dos por casualidad vienen aquí para convertirse en caballeros? —La voz de Yuri era alegre.

Me puso bastante ansioso, de hecho. Esa forma de hablar comenzaba a irritarme.

—No… eso es demasiado pretencioso para nosotros.

La voz de Ryle era tan baja como cuando había hablado con el capitán de los caballeros antes, tal vez incluso más profunda.

— ¡De ningún modo! ¡Ustedes dos son muy fuertes, lo he escuchado de mucha gente! Serán bienvenidos ahí con los brazos abiertos. —Ella respondió felizmente, aunque le hablamos tan fríamente.

Para ser honesto, su voz y su actitud alegre me disgustaba demasiado.

—En este momento, la seguridad dentro de la nación se está deteriorando. En realidad, esperaba que ustedes dos estuvieran dispuestos a prestarme su poder. ¡Mientras los tenga a ustedes dos vigilándome, podría trabajar más duro por el bienestar del país!

La hija del barón siguió hablando, aparentemente ignorante de nuestro comportamiento.

¡Solo cállate ya! Aunque eso fue lo que pensé, no podría decirle algo así estando en el palacio real.

—Lo siento mucho, pero solo somos leales a un maestro. —Ryle dijo esto, bajando la cabeza.

¡Exactamente! ¡Entiéndanlo de una vez y déjennos en paz! Eso es lo que estaba pensando, al menos. La actitud de Ryle le impedía continuar con la conversación y su mirada se desvió hacia mí.

—Lo único que nos importa es proteger a nuestros seres queridos, no a todo el país, y es por ello que permaneceremos leales junto a nuestra dama, nos gustaría apoyarla para siempre… para que pueda dar lo mejor de sí. —Hablé después de Ryle.

—Bueno, entonces, perdónenos.

Después de inclinarnos nuevamente, nos alejamos de ella lo más rápido posible.

Tan pronto como salimos de los terrenos del palacio real, nos dirigimos directamente a la casa del Marqués Anderson.

Aunque no habíamos hablado de eso de antemano, queríamos ir y pedirle perdón por toda esta situación.

Junto con eso, fortaleceré aún más mi cuerpo. Quiero tener fuerzas para proteger a nuestra princesa.

La casa del Marqués Anderson estaba sorprendentemente cerca del palacio. Incluso a pie, no se toma demasiado tiempo.

Pasamos por las puertas principales y nos dirigimos directamente hacia la arena de entrenamiento.

Cuando no estaba en el palacio, el Maestro generalmente estaba aquí.

…Eso es lo que pensamos, al menos.

Pero no se encontraba en ninguna parte de la arena.

—Ah, Ryle, Dida, ¿están aquí hoy de visita?

La que emergió fue la esposa del Duque Armelia. Ella es más feroz que nuestro maestro y el general juntos.

Al verla ahí, sentimos escalofríos recorrer nuestra columna.

Qué mal momento para estar aquí. 

Pero ya era demasiado tarde para arrepentirse.

Como ya nos había visto, no había nada más que hacer. Caminamos hacia el centro de la arena.


Shisai
¡Melly al ataque! Recuerden que también tenemos en la página la novela sobre Mellice, no se la pierdan 😉

| Índice |

10 thoughts on “El Sentido Común de la Hija del Duque – Capítulo 167: Persuasión

  1. Yuki Jhung says:

    Nooo me puse al día muy rápido 🙁 quiero más. Mi corazón se acelera al pensar en nuestra joven dama y Dean avanzando ahora que llega esté compromiso extranjero. Esa Yuri si que tiene cara para seguir queriendo quitarle todo a Iris.
    Gracias por todo su arduo trabajo

  2. Lucemp says:

    Hola! Muchas, muchas gracias por tomarse el tiempo de traducir, editar y subir los capítulos. Los he disfrutado mucho 😊😊😊😊😊 Es una historia muy bella y que la sigo con mucha ilusión n.n

    • Shisai says:

      Me alegra que haya gente que disfrute leyendo esta novela en español, me da fuerzas para seguir luchando contra la mala traducción inglesa (tiene muchos errores)

  3. JiHae says:

    ¿Tiene las narices de pedir a Ryle y Dida ser sus escoltas personales? BUAJAJAJAJAJAJAJAJAAJ Y yo que pensaba que no podría sorprenderme más de su estupidez XDDDD
    Sobre ese nuevo personaje, el nombre me hace pensar que puede ser del país del príncipe “árabe”… pero no sabría decir de quién es marioneta ese personaje: ¿De la reina casiviuda? ¿De Yuri?

    Y ese final de capitulo me ha dejado con ansias mil.

    Muchísimas gracias por vuestro trabajo : D ♥

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *