El Sentido Común de la Hija del Duque – Capítulo 186: Regreso

Traducido por Shisai

Editado por Raine


Suenan las campanas… Toda la escena estaba llena de gente vestida de negro.

Como había previsto, el funeral del rey se celebró inmediatamente después de que se hiciera público.

Los preparativos deben haber estado en marcha con mucha anticipación… Así de rápidos y eficientes parecían los preparativos.

La reina Ellia derramó lágrimas mientras se aferraba al ataúd.

Los otros miembros de la familia real estaban cerca, rodeándola, como para acompañarla. Incluso Yuri, que era solo una prometida y todavía no formaba parte de la familia, estaba entre ellos como si fuera lo más natural. Ella derramó lágrimas amargas mientras miraba los restos del rey mientras el príncipe Edward la miraba preocupado y se mantenía a su lado.

La firme actitud de la reina viuda no flaqueó, pero había colores de tristeza en sus ojos.

En cuanto al primer príncipe, no se lo veía por ninguna parte.

¿Todavía está fuera del país? O quizás…

Sus acciones no podían seguirse, incluso con Tanya investigando, seguían siendo desconocidas.

Eché un vistazo a las demás personas a mi alrededor. La mayoría de ellos tenían expresiones llenas de tristeza.

¿Estaban llorando de verdad la muerte del rey? ¿O sólo están fingiendo? Quizás temían lo que vendría.

El resto solo miraba fijamente como si ésto no tuviera nada que ver con ellos.

Cuando terminó el funeral, inmediatamente salí de la capital real y me dirigí a los territorios de Armelia. Ya les había avisado a mamá y a Berne el mismo día que escuché las noticias de la muerte del rey. También había dado mi despedida.

Sin embargo, me arrepiento de que la salud de mi padre no haya mejorado… No, había muchas cosas de las que me arrepiento: sobre Mimosa y qué pasaría con las relaciones de poder entre las familias nobles.

Bueno… En lo que respecta a Mimosa, mientras haya necesidad de llorar por el rey, era poco probable que algo pudiera pasar por bastante tiempo. E incluso si algo sucediera, el sacerdote Ralph lo detendría. Mientras quedara tiempo, la investigación debería continuar, y mientras tanto se podrían hacer planes.

En cuanto a las relaciones de poder entre nobles… no era algo sobre lo que pudiera hacer cualquier cosa.

En cualquier caso, permanecer en la capital real ahora solo me haría un objetivo de la reina Ellia o de Yuri. Y de esta manera, volví rápidamente a mis tierras.

Cuando llegué a la mansión, todos los sirvientes salieron a saludarme como siempre.

—Bienvenida de nuevo, mi señora.

Sebastian me saludó como representante de los demás.

—He vuelto.

Miré a los demás y los saludé antes de entrar en la mansión.

—Sebastian. Por favor, dime qué pasó mientras estaba fuera. Además, haz que los jefes de los departamentos de finanzas y asuntos públicos elaboren un informe. Además, comunícate con Moneda. Quiero escuchar lo que pasó mientras no estuve y también hablar sobre el futuro.

Sebastian escuchó los comandos de disparo rápido, sin pestañear.

—Dida. Lamento solicitar esto tan pronto apenas regresamos, pero necesito que recopiles informes de la guarnición y me los traigas. Tengo especial curiosidad por saber si hay problemas con la seguridad en el banco, también prioriza ​​las noticias del orden público de las ciudades después de cambiar al papel moneda.

—Sí, princesa.

—Ryle, quiero que veas si hay algún problema con el personal, los recursos o las instalaciones en todas nuestras ubicaciones. Considerando el futuro de este país, es vital que garanticemos nuestra seguridad. Será más miserable para nosotros si, cuando llegue el momento, resulta que no estábamos lo suficientemente preparados.

—Como usted ordene.

Di órdenes mientras caminaba hasta llegar a la oficina.

Los informes de Sebastian fueron traídos uno tras otro justo cuando tomé asiento.

En cuanto a los informes mientras estaba fuera, Sebastián había hecho un hábito diario dejarlos para mí como documentos escritos.

Estaba agradecida por eso, ya que era mucho más fácil que escucharlo todo de golpe de la boca de alguien. Entonces los recogí para leerlos antes de que él llegara.

Mientras los leía, dividí los documentos en montones separados de lo que debía abordarse de inmediato y lo que no.

Fue entonces cuando Sebastian entró, casi como si estuviera esperando el momento perfecto para entrar.

En lugar de prestar atención a lo que tenía que decir, principalmente hice preguntas y confirmé detalles de los informes que leí.

El papel de Sebastián era coordinar y ajustar todo, en otras palabras, me ayuda a comprender mejor la situación al escucharlo. Quizás estaba acostumbrado al papel de mayordomo, o era su naturaleza, pero era muy bueno para hacer ajustes. Fue porque él podía actuar como un aceite lubricante para asuntos que abarcaban distintos departamentos, que pude dejarlo con confianza mientras estaba fuera.

—… Parece que no hay grandes problemas, con la excepción de la introducción del papel moneda.

—Sí. Además de la aprobación urgente que se envió a la capital real, las cosas han ido sin problemas. En cuanto al asunto que se ha puesto en marcha, no ha habido inconvenientes como para sugerir que se necesiten modificaciones. Si tuviera que expresar una preocupación, sería la división del personal lo que sería necesario para lidiar con la introducción del papel moneda.

—En efecto… Aún así, no estábamos en condiciones de actuar lentamente. Desafortunadamente, esta situación tendrá que continuar por un tiempo hasta que las cosas se arreglen. Aunque todavía es temprano, creo que podría tener que traer algunos estudiantes para pasantías.

Regularmente habíamos contratado estudiantes por un período establecido como trabajadores a tiempo parcial desde el incidente de mi excomunión.

Se suponía que era una buena experiencia para los estudiantes.

—Creo que es un buen plan.

—No servirá si tú y los demás caen enfermos… Sin embargo, no los involucraré en el tema del papel moneda. Quiero que seas muy claro al respecto.

—Entendido.

Uf, suspiré.


Raine
Sé que un funeral es una cosa triste y todo pero... ¡¡no me digan que fui la única que se soltó a reír con semejante descripción de la familia del muerto!! Mujer llorando y abrazando la caja, hijo preocupado por la novia más que por el fallecido (la cual por cierto es la clásica colada)...

| Índice |

One thought on “El Sentido Común de la Hija del Duque – Capítulo 186: Regreso

  1. Leidy Sarmiento says:

    Es verdad todo parece una fachada y un despelote en ese funeral.
    Me encanta que Iris parece toda una gerente dando órdenes de aquí para allá y tomando decisiones.
    Muchas gracias por la traducción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *