Juego otome yandere – Vol 2 – Epílogo

Traducido por Devany

Editado por Sakuya


Déjame contarte un poco sobre lo que pasó después.

Parece que tanto amo como sirviente, Ru Xiang y Oria, después de darme aquella inesperada sorpresa de último momento, decidieron pasar estas vacaciones en el palacio real. Todavía hay muchas cosas de las que quisiera hablarles, así que espero con ansias su regreso.

Art se estaba recuperando temporalmente en su casa. Lo importante de esto es que antes de irse dejó una carta de disculpa a Lily. Aunque dudé, después de que me la mostraran pude notar que efectivamente, era su letra. El contenido de la misma se refería a cómo estaba reflexionando sobre sus actos en relación a los incidentes anteriores. Todo parecía muy bello… hasta que tuvo que terminarla de esta manera.

—Asegúrate de decirle a Lycoris que estoy reflexionando mucho sobre ello…

De no haber estado eso, estaría encantada. Pero cuando lo comparo con el Art del primer día y cuánto ha cambiado hasta este punto, aunque sea un cambio muy pequeño, el simple hecho de enviar la carta ya era un claro progreso.

Aparentemente, golpear a Art con mi puño como castigo, funciona bastante bien, debería haberlo hecho más seguido.

Sobre Lily, ella me complacerá pasando las vacaciones en mi casa. Cocinaremos juntas, aprenderemos a montar a caballo y visitaremos a Wolf para pasar tiempo juntos y divertirnos. Con nuestro horario así de ocupado, ni un solo día se desperdiciara.

En cuanto a Shade, después de regresar a casa, parece que discutirá muchas cosas con papá en relación a sus perspectivas futuras. Más en específico, sobre si él sucederá o no el cargo de Duque de Lilia.

Dado que papá ya había terminado con casi todos los arreglos necesarios para que Shade tenga la oportunidad de elegir libremente lo que guste, todo dependía de él. Puede que solo sea la hermana mayor dentro de mi hablando pero, creo que Shade sería perfectamente capaz de cumplir con los deberes del cargo.

Inmediatamente después de regresar a casa, Wolf recibió un cariñoso sermón de parte del duque de Ranuncula. Aun si no estuvo al tanto sobre el incidente con Gift, sospecho que fue doloroso igual para él. Después de todo, es lo que llamaríamos amor paternal. Wolf me informó de esto con vergüenza, así que creo que este sermón había acortado la distancia entre padre e hijo.

Una vez que terminé de arreglarme, besé la foto de mi madre, la coloqué en una repisa contigua a mi cama y me levanté. Decidiendo matar el tiempo vagando un poco, despedí a mi nodriza y salí de mi habitación.

Hoy es mi cumpleaños. Como mi regreso a casa fue bastante repentino, la fiesta fue modesta. Los invitados eran Lily, Shade, padre y Wolf. El Duque Ranuncula también nos honrará con su presencia durante un breve momento.

Oh, pero aun sin su presencia, he recibido muchos regalos, el regalo de cumpleaños de Crinum y mi tía habían llegado desde temprano, junto a regalos de otros familiares y de estudiantes de la academia, aún no he abierto ninguno, tengo la intención de guardarme el placer de ello para más tarde.

En estos momentos, por órdenes del propio Shade, quien se adjudicó como organizador de la fiesta, solo debo ser paciente y esperar.

Por casualidad, mis pies me llevaron en dirección a la biblioteca. Fue un lugar en el que pasé mucho tiempo cuando era joven. Como era un lugar profundamente íntimo para mí, terminaba yendo ahí cada vez que tenía tiempo libre. Sin embargo, después de entrar en la academia, rara vez tuve tiempo de pasarme a visitarlo, por lo que los muebles y similares parecían considerablemente más pequeños de lo que recordaba.

Aquella estantería de más altura, de la cual nunca podía siquiera alcanzar aun usando un taburete, la escalera que me prohibieron usar porque era muy peligrosa para mí yo pequeña, incluso aquel gigantesco diccionario del que me costó tanto trabajo darle vuelta a las páginas. Todo me era tan diferente de antaño.

Ahora que lo pienso, la yo de entonces que, rodeada de un singular olor a polvo, fruncía el ceño mientras desesperada intentaba leer un complicado libro, debe haber sido una niña bastante solitaria.

— ¿Lycoris? ¿Estás ahí? —Al oír la voz de mi padre en el pasillo, salí corriendo de la biblioteca.

—Estoy aquí, padre.

Al ver mi apariencia, los ojos de mi padre se abrieron de par en par con sorpresa.

— ¡Lycoris!… ¡te ves absolutamente adorable, mi princesa! —Las dulces palabras de mi padre erradicaron la inseguridad que tenía al usar un vestido diferente al habitual. —No, adorable sería poco, te ves hermosa. Impresionante.

— ¿Cómo mamá?

—Sí, tienes razón.

Coloqué una larga mano enguantada, que tiraba más a blanco que a rosa, en el brazo de mi padre mientras él llevaba una sonrisa muy tierna en su rostro.

Mi atuendo de hoy era un vestido de líneas suaves con un tema de rosa antiguo. Los colores combinaban bien entre sí, pero para mí, que no había usado más que vestidos negros y rojos, fue una gran odisea. Como no era una ocasión formal, mi cabello fluía libremente por ambos lados de mi rostro complementándose con un adorno de flores frescas que Lily había hecho a mano para mí.

Anoche, aun cuando siempre asegure que solo los vestidos rojos irían conmigo, audazmente decidí intentar usar un vestido que había sido confeccionado con una tela de la cual estaba encantada, pero antes creía que no luciría bien en mí. Llevaba tanto tiempo guardando en mi armario que podría calificarse como una decoración más a este punto. Aprovechando las flores del patio, Lily hizo un adorno para el cabello que lo complementaba y lo fijó en la parte posterior de mi cabeza.

Me dirigí a la sala escoltada por padre. Una vez que abrimos la puerta, gran cantidad de luces y pétalos de colores me recibieron lloviéndome encima. Gracias a la magia, los pétalos desaparecían apenas tocaban el suelo, completando su tarea de una manera encantadora. Justo después, la mirada de todos se posó en mí.

Shade, quien estaba más cerca de nosotros, abrió los ojos indicando sorpresa. Luego, mostró elogios haciendo un silbido agudo. Fue grosero, pero era una reunión informal, así que decidí dejarlo pasar.

Con una sonrisa de cómplice, Lily intercambió miradas conmigo, su cabello adornado con una rosa verde -por supuesto, a juego con la mía- como nuestro propio signo secreto.

El duque Ranuncula me dirigió palabras de alabanza y deposito un suave beso en mi mano como saludo. Con su bigote gris en el dorso de mi mano, sentí unas ligeras cosquillas, a la vez que me sentía desconcertada y, por supuesto, muy feliz.

Y Wolf. Si antes no creía en mí misma, entonces de alguna manera él hizo que lo hiciera, cuando sus ojos que parecían sonreír me miraba radiantemente. Respetuosamente asumió el papel de escoltarme en lugar de padre a partir de entonces.

Cómo Wolf no dejaba de mirarme sin abrir la boca, yo misma empecé la conversación de forma nerviosa.

—En realidad estoy apuntando a ser una dama encantadora.

Los ojos azul-violeta de Wolf sonrieron mientras daba una suave y rara risa. —Hasta donde yo sé, aún no he conocido a una mujer más hermosa que tú…

Como lo dijo tan felizmente, contrario a ponerme nerviosa, el primer pensamiento que tuve fue soy tan afortunada. Incluso sin mirarme al espejo, lo sabía. Que ahora mismo, llevaba una sonrisa que la Lycoris Radiata del juego nunca habría tenido.

El tiempo del juego estaba terminando, después de esto, era un mundo cuyo futuro era desconocido para mí.

Trabajemos duro para ganar más amigos. No me rendiré en el entrenamiento de Art. Estudiaré al máximo y me divertiré al máximo durante el resto de mi vida escolar.

Ahora sí tendré que pensar seriamente sobre mi futuro. Por ahora, encontré que enseñar a Lily gran variedad de temas valía la pena, y era muy divertido. Puede ser difícil convertirse en maestra de escuela, pero tal vez podría empezar como voluntaria.

Después de eso, haré lo mejor que pueda en mis habilidades domésticas. Cocinaré comidas más sabrosas que las de Wolf, empezare impresionando a padre y a Shade con ello. Es evidente que Lily era muy buena con sus manos, así que haré lo que sea necesario para que me enseñe manualidades. También debería ser capaz de echar una mano para mediar en una conversación padre-hijo más íntima entre Wolf y el duque Ranuncula.

Me siento inquieta ante el futuro incierto. Pero llenando mi corazón con esperanza, seguiré adelante.


Devany: Y con esto terminamos esta grandiosa historia, me hace tan feliz ver a Lycoris al fin alegre y despreocupada, pensando en un futuro junto a Wolf y los demás acompañándola, se merece eso y mucho más mi bebé. Bueno, terminar-terminar no, porque aún hay un arco extra además de ¡varios capítulos extras con datos curiosos! Así que aún nos veremos un buen rato. ¿Cómo sintieron este cierre para Lycoris? Yo casi lloro con la frase final.

| Índice |

2 thoughts on “Juego otome yandere – Vol 2 – Epílogo

  1. Sandy says:

    Es hermoso TT^TT 💗 me encantó el final :’) está fue de las primeras novelas de reencarnación que leí y ver que la historia principal ha acabado me hace muy feliz.
    Muchas gracias por su esfuerzo 🎉✨

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *