La poseída hija del Duque – Capítulo 23

Traducido por Maru

Editado por Tanuki


¿Devolver? ¿Quién reconquistará su corazón?

La máscara sonriente de Lilia se cayó. Con los ojos vidriosos, no pudo ocultar su disgusto. Las otras dos chicas se dieron cuenta y sus expresiones palidecieron de inmediato, pero la única que hablaba no se dio cuenta en absoluto.

—Vamos a cambiar inmediatamente los asientos con la señorita Krystel. Está bien, aunque seamos débiles, permítanos también ayudarla. Por favor, quédese tranquila, señorita Lilianne…

—Silencio.

Fue en voz pequeña y baja. Estaba a un nivel audible solo para la persona que estaba frente a ella. La chica que hablaba soltó un breve grito y detuvo sus palabras. Por cierto, el silencio también cayó en el aula. Sin embargo, Lilia no le prestó atención y lanzó sus palabras.

—Diré esto una vez más, pero… De ahora en adelante, no tengo ninguna intención de involucrarme con Su Alteza. Te recomendaría que no hagas nada innecesario debido a tus propias interpretaciones equivocadas. ¿O es que realmente quieres enfadarme?

Las tres sacudieron vigorosamente la cabeza. Estaban temblando casi lastimosamente, pero Lilia no se dio cuenta. Aunque lo hiciera, no tenía intención de detenerse.

—Bueno, entonces por favor, cierra esa boca ruidosa. ¿Está bien?

Las tres sacudieron sus cabezas arriba y abajo una y otra vez. Al ver eso, Lilia con un “muy bien”, asintió satisfecha.

—De miedo. Das miedo, Lilia.

—¿Qué? Hablé con cortesía, ¿no?

—Ciertamente tus propias palabras lo fueron. ¡Pero esos ojos dan miedo! ¡Como si estuvieran sintiendo la sed de sangre ahí!

—No, es sólo tu imaginación.

Con un pequeño suspiro, miró hacia arriba. Las tres seguían paradas frente a Lilia. Tenían sus cabezas colgando disculpándose, pero parece que no tenían intención de irse. Cuando Lilia frunció el ceño dubitativa, la que estaba hablando hasta hace poco bajó la cabeza profundamente.

—Señorita Lilianne. Lo siento de verdad.

­—Está bien. Por favor, ten cuidado la próxima vez.

—Sí…

Después de eso, ella levantó la cabeza, finalmente yéndose para dirigirse a su propio asiento. Mientras Lilia miraba a la figura que se iba, la voz de Sakura sonó en su cabeza.

—Lilia. Sobre esas tres. Bueno, en realidad, no solo esas tres.

—Qué pasa.

—Bien, bien. Sobre esos muchos seguidores. Deberías tener cuidado.

Lilia frunce el ceño, mientras Sakura continúa.

—Esas personas son las que están tras el poder ducal. No es bueno hacerse amiga de ellos. No, bueno, también hay buenas personas. Hazte amiga de aquellos que vean correctamente a “Lilia” en lugar de su estatus.

Se preguntaba qué intentaría decir Sakura de repente, pero parece que fue ella quien estaba tratando de cuidar a Lilia. Lilia hizo una sonrisa irónica en su interior y asintió para que ella entendiese.

—Es solo que… honestamente no tengo mucha confianza en ver a través de las personas… ¿Sabes algo Sakura?

—Mi conocimiento sobre los seguidores también es algo vago. Sería mejor confirmar con alguien más.

—Confiar en quién entonces.

—Las personas sobre tu habitación.

La cara de Lilia se contrajo ligeramente. Ella no había oído nada de eso. Quién y por qué razón estarían allí. Mientras Lilia tragaba saliva, como si no fuera un gran problema, Sakura dijo:

—Parecía ser alguien que estaba en tu propiedad, así que, ¿no es alguien a quien tu padre o tu hermano tenga como guardia? Eran realmente buenos ocultando su presencia, por lo que probablemente es alguien que también puede hacer un trabajo de inteligencia.

—Ahh… eso es…

Así que fue cosa de su familia. Esos dos no tienen la necesidad de ocultarlo a Lilia, ¿por qué no dijeron nada al respecto? Presionando las sienes y luchando contra un dolor de cabeza, Lilia dejó escapar un suspiro.

—Lo tengo. Hagamos una solicitud cuando regresemos.

—Sí. Debería haber tres personas, así que probablemente esté bien si una de ellas se muestra a sí misma.

Así que había tres personas. Esta vez Lilia terminó realmente sosteniendo su cabeza con exasperación.

Justo antes de la hora de la asamblea de la mañana, el príncipe entró en el aula. E inmediatamente después entró el profesor. Pensarías que llegaban juntos, pero el príncipe siempre insistiría en que solo era una coincidencia. Aunque era cuestionable que dicha coincidencia ocurriese todos los días.

La razón del príncipe para llegar justo antes de la asamblea de la mañana era simple, era un contador anti Lilia. Si viene antes, entonces tratar con Lilia intentando relacionarse con él sería problemático, por lo que parece que está intentando evitar eso. Lilia se había sentido un poco mal por esto cuando lo escuchó de Sakura. Como también lo hizo hoy, parece que realmente no había creído lo que Lilia dijo el otro día.

El profesor se paró frente al podio y comenzó a transmitir algunos anuncios. Sin embargo, Lilia no escuchó nada de eso. Dentro de su cabeza, las conferencias de Sakura como forma de matar el tiempo continuaron.

La conferencia de Sakura de hoy fue sobre algo llamado “ciencia”. Fue bastante interesante escuchar las explicaciones de las razones de varias cosas que antes se pensaban como “naturales”. Se dio cuenta con un sobresalto que el discurso del maestro había terminado y en algún momento, la lección había comenzado.

—Oh, lo siento. Es hora de clase, eh. Bueno, voy a estar tranquila ahora; buena suerte con la lección.

—A pesar de que realmente estaba llegando a la parte buena… Oh, bueno.

¿Tal vez escucharía la continuación esta noche? Mientras se sentía un poco renuente, volvió su mirada al profesor. La primera clase era aritmética. Al escuchar la explicación del profesor por un rato, Lilia frunció el ceño.

“¿Qué pasa con esto?” pensó. A pesar de que ha habido dos semanas de clases, ¿todavía estaban haciendo esos problemas? Ante las explicaciones sumamente aburridas, Lilia suspiró profundamente.

—Sakura. No estoy realmente segura de poder mantenerme despierta.

—Mmmm…. ¿Deberíamos continuar?

Sakura probablemente tenía un sentimiento similar, ya que no despreciaba la expresión de Lilia.

Así que ya me entiendes. Pensó Lilia mientras formaba una sonrisa y daba un pequeño asentimiento.

Por un tiempo después, las divagaciones por parte del profesor continuaban. De vez en cuando llamaba a alguien. Pero afortunadamente nunca llegaba a Lilia.

Y así la siguiente cosa que supo fue que era medio día. Entre las clases había un cambio de maestros, pero Lilia no se dio cuenta de una sola cosa. Cuando el entorno se volvió ruidoso y ella miró a su alrededor con un sobresalto, todos se dirigían a abandonar el aula. Por eso y por su estómago agotado, supuso que ya era hora de comer. Solo escuchando a Sakura, toda la mañana terminó pasando.

—¡Señorita Lilianne! ¡Quizás podamos ir juntas!

Las tres seguidoras de esta mañana se reunieron alrededor de Lilia, invitándola. Lilia las miró con suspicacia y negó con la cabeza.

—Lo siento. Me siento como si estuviera sola hoy. Es un infortunio, pero estoy bien para que vosotras tres sigáis adelante. —le dijo al trío sorprendido.

Dicho esto, las tres llegaron a un acuerdo con “eso es lo que es” y abandonaron el aula. Se desconocía qué y cómo entendían, pero era conveniente poder estar sola, así que esto estaba bien.

—Sakura. Tengo curiosidad por una cosa.

—Sip. ¿Qué podría ser?

—Yo… esto… me pregunto si sería un problema si yo fuera a esa cafetería…

♥ ❤ ♥

| Índice |

3 thoughts on “La poseída hija del Duque – Capítulo 23

  1. Khrystal MeL says:

    Gracias por el capítulo
    Me encanta la actitud de Lilia, su chico soñado ya llegará estoy segura
    Solo espero u sus seguidoras no traten de hacerle algo malo

  2. Niinameowchan says:

    Lo estaba esperando ansiosa!!! muchas gracias por el cap!!!

    Mi vida Lilia!!! solo espero que conozca a un chico de verdad…y si ya lo hizo, no me acuerdo xD (perdon por tener tan mala memoria T_T)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *