La poseída hija del Duque – Capítulo 47

Traducido por Maru

Editado por Tanuki


El día siguiente. Cuando Lilia se sentó en el salón de clases, las dos personas en su entorno habitual también llegaron. Lilia respondió apropiadamente a sus saludos. Ella pensó que era molesto, pero fue Sakura quien aconsejó no ignorarlos.

Otra persona entró siguiéndolos. Sera llegó frente a Lilia.

—Buenos días, señorita Liliane.

Las otras dos desviaron instantáneamente sus ojos. Lilia se preguntó qué estaban pensando ahora. Se volvió hacia ella y le sonrió a Sera.

—Sí. Buenos días, Sera. Realmente es una gran mañana.

Las otras dos quedaron estupefactas y abrieron mucho los ojos. No solo estas dos personas, sino todos los presentes en el aula estaban igual de sorprendidos.

Todos están sorprendidos. ¡Sí, sí, esto es genial!

Sakura. ¿No te estás divirtiendo demasiado?

Sí. Quería usar a esa chica para provocar esta situación exacta.

Eh…

Lo siento. Solo estoy bromeando, no te lo tomes en serio.

Lilia dudaba de las palabras de Sakura, pero primero se sintió aliviada porque parecía que lo primero no era serio. Ahora, cuando Lilia miró a Sera, las otras dos caras naturalmente entraron en su vista. Ambas estaban mirando a Lilia por una explicación. Sin embargo, Lilia no respondió a pesar de percibir sus miradas.

Sera estaba hablando de la cena de ayer. Lilia respondió con indiferencia. Incluso si la actitud de Lilia parecía ser gruñona a primera vista, pero en realidad era buena teniendo en cuenta que a menudo no se dignaba a responder. Al menos todos en el aula lo entendieron. Lilia había permitido que Sera esté a su lado.

—Oh, señorita Liliane. ¿Por qué está hablando con esta persona aquí?

Kris trajo su séquito y llegó frente a Lilia con una sonrisa. Lilia le devolvió la sonrisa.

—Esta chica vino a mí. ¿Encuentras algo malo en hablar con ella?

Kris entrecerró los ojos y la sondeó. Lilia le devolvió la mirada al frente. Un rato después, Kris asintió con una sonrisa como si entendiera algo.

—No, no tengo nada de qué quejarme. Pero por favor, ten cuidado.

“Probablemente estarás implicada si te quedas con Sera.” Todos en el aula parecían pensar eso, y el séquito de Kris tenía una sonrisa desagradable en sus caras. Sera también estaba pálida.

—Sí. Gracias por tu consejo. Seré cuidadosa.

Lo que Kris dijo fue en realidad lo que ella quiso decir. Tener cuidado de no verse implicada por las personas que la rodeaban. Eso era todo lo que había que hacer. Cuando vio la mirada firme de Lilia, Kris asintió con satisfacción y regresó a su asiento.

Cuando cambias tu perspectiva, el significado de las palabras suena completamente diferente. Desearía que todos pudieran llevarse en paz.

Hay muchas cosas complicadas en la sociedad aristocrática.

Hacia la respuesta de Lilia, Sakura dio una reacción extraña. Lilia suspiró por dentro y se volvió hacia Sera. Este último pareció disculparse.

—Esto… Señorita Lilia…

—Está bien. No tienes que preocuparte por eso. La clase comenzará pronto, así que vuelve a tu asiento.

—Sí, sí…

Sera todavía estaba ansiosa, pero en silencio volvió a su asiento. Las otras dos también volvieron a sus asientos con la cabeza inclinada.

Lilia se preguntó si esas dos dirían algo, pero permanecieron en silencio.

Me alegro de que haya sido así.

Se podía decir que era más conveniente de esta manera. Esta excusa era mejor que ella despiadadamente aplastando sus corazones. Sakura, al escuchar esto, suspiró que esto no era bueno.

Se abrió la puerta del aula y entró el maestro junto con el príncipe. Debido a la extraña atmósfera entre Lilia y Sera, ambas cabezas estaban inclinadas por la confusión, sin embargo, muy pronto el príncipe pronto se sentó y la maestra se paró frente a la mesa de enseñanza.

Tan pronto como sonó la voz del profesor, Lilia comenzó a escuchar la conferencia de Sakura como de costumbre.

Cuando terminaron las clases de la mañana, ya no había ninguna razón para quedarse allí. Lilia salió inmediatamente del aula en el momento en que escuchó al profesor declarando que la clase había terminado. Aunque estaba preocupada por Sera, sentía que ser sobreprotectora no era una buena idea.

Fue a recoger un sándwich de la cafetería. Los cocineros estaban acostumbrados y preparaban emparedados frescos cada vez que venía Lilia. Sus expresiones eran suaves cada vez que se los entregaban a Lilia.

¿Cuáles son los ingredientes hoy?

Después de recibir el sándwich, Sakura siempre parecía disfrutarlo. Lilia era indiferente a los sándwiches, pero Sakura siempre parecía estar ansiosa por ellos.

A Lilia no le importaba mucho, ya que sentía que mientras fuera comestible, no importaba. Sin embargo, parecía ser importante para Sakura, y a veces incluso elogiaba a los chefs.

Como de costumbre, Lilia terminó su comida en la sala de la biblioteca mientras le enseñaba a Ray, cuando Ray comenzó a hablar casualmente.

—Ahora que lo pienso, habrá una prueba la próxima semana, pero ¿va bien el estudio de la señorita Lilia?

—¿Eh?

El período escolar se dividía en dos, es decir, el primer semestre y el segundo semestre. Había tres pruebas para examinar sus habilidades académicas en cada semestre, y ella pensó que los exámenes deberían anunciarse pronto. Pero ella no creía que fuera la próxima semana.

—¿Ah? Señorita Lilia, ¿no lo sabías?

Lilia se sentó en silencio en la silla y exhaló lentamente. Luego, en su mente, preguntó en voz baja.

Sakura. ¿Qué es esto?

¡Ah! ¡Miedo, Lilia! ¿Porque te sorprende esto? ¡El profesor lo anunció claramente!

 ¿Ah? ¿Cuándo?

Cerca del inicio de la semana anterior. Creo que Lilia se lo perdió porque me estaba escuchando.

La sien de Lilia palpitó ligeramente. Como si sintiera el estado de ánimo de Lilia, Ray se distanció silenciosamente de ella.

| Índice |

One thought on “La poseída hija del Duque – Capítulo 47

  1. Minimis says:

    Hahahah pobre Lilia… es el experimento de Sakura XD

    Al menos creo que está lo suficientemente preparada para una prueba, gracias a las conferencias de Sakura

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *