La poseída hija del Duque – Capítulo 48

Traducido por Maru

Editado por Tanuki


En otras palabras, lo escuchaste, ¿verdad?

Sí. Por supuesto.

¿Por qué no me informaste? Me pregunto…

Estaba haciendo preguntas en su mente, pero antes de darse cuenta, su expresión inconscientemente se convirtió en una sonrisa fría. El pobre Ray temblaba en la esquina de la habitación, pero Lilia no se dio cuenta.

¡Espera! ¡Espera, Lilia! ¡No es así! No es que me haya olvidado de informarte ni nada, y bueno, como es Lilia, ¡no creo que sea así!

Seguro que eres valiente.

Sí. O más bien Lilia. ¿Realmente necesitas saber?

De repente, la atmósfera se volvió seria y Lilia frunció el ceño. Sakura parecía pensar que realmente no había necesidad de estudiar. Cuando le pregunté la razón,

Está bien si Lilia lo deja solo por ahora. En cambio, quería que resolvieras los problemas inmediatos primero.

Parecía que Sakura había decidido no decírselo a Lilia después de haberlo pensado. Lilia no tenía nada más que decir después de esto. Si Sakura decidiera que no habría problemas, Lilia confiaría en ella.

Pero desearía que me hubieras dicho algo al menos.

Ah, sí. Pido disculpas por eso. Te informaré adecuadamente la próxima vez.

Lilia suspiró ligeramente y volvió la mirada hacia Ray.

—¿Qué estás haciendo?

—Ah, jajaja…

La expresión de Ray era pálida, pero Lilia no podía pensar en ninguna razón para eso. Lilia inclinó la cabeza y le pidió a Ray que no le hiciera caso, y Ray, quien recuperó el rumbo,

—Entonces, preparémonos para el examen. Si no entiendes algo, haré de eso una prioridad.

Lilia abrió mucho los ojos al escuchar sus palabras.

—Ah, Umm… ¿La señorita Lilia está de acuerdo con eso?

—Estudiaré cuando regrese a mi habitación, así que no te preocupes. No hay necesidad de detenerse.

Ray se disculpó un poco, pero aún señaló un lugar que realmente tenía dificultades para comprender. Lilia asintió con satisfacción al verlo y comenzó a explicar como de costumbre.

Solo Sakura sabía que Ray miraba a Lilia, pero no se atrevió a decir nada.

Lilia, que había regresado a su habitación después de cenar, se dirigió a la habitación donde tenía algunos materiales para estudiar para el examen.

—Señorita Lilia, tiene un visitante.

Se detuvo ante la voz de Alisa.

—Quizás… ¿Tina?

—Sí.

Se preguntó si era para invitarla a cenar. Si era así, Lilia ya ha terminado de comer. No era que no pudiera comer otra comida, pero a menos que la situación la obligara, no quería comer en exceso. Cuando fue a saludar a Tina mientras pensaba en esa línea,

—Lilia… ayúdame con mis estudios…

Lilia miró a Tina y suspiró un poco.

—Está bien. Alisa.

—Van a tomar el té, ¿no? Lo prepararé

Alisa cortésmente inclinó la cabeza y comenzó a preparar el té con una sonrisa amable. Lilia asintió con satisfacción y alegremente condujo a Tina a la mesa. Cuando Lilia pegó el escritorio con cinta adhesiva, Tina, a modo de disculpa, dejó los materiales de enseñanza que había traído consigo.

—¿Entonces? ¿Qué partes no puedes entender?

—Sí… Primero que nada, no entiendo esta parte. Y entonces…

Trató de recordar las áreas en las que Tina no era buena. Mientras lo hacía, la voz de Sakura resonó en mi cabeza.

Bien. Lilia, ¿puedo hacer una predicción?

Es un poco repentino. Muy bien, vamos a escucharlo.

Bien entonces. Lilia realizará sesiones de estudio aquí en el futuro. Y todos te llamarán “maestra”.

Lilia se sorprendió por esa declaración, pero pronto notó algo. La voz de Sakura no era demasiado grave y, en cambio, temblaba ligeramente como si aguantara algo.

Sakura. ¿Es realmente una profecía?

¿Fui expuesta? Me pregunto si son solo mis delirios. Porque me pareció interesante. ¡Pero no para Lilia!

Espera. Dijiste que parecía interesante justo ahora, ¿verdad?

¡No dije nada de eso! ¡Estas son acusaciones infundadas!

Acabas de decirlo, ¿no?

Lo dije. Lo siento.

Cuando Lilia bajó la voz, Sakura inmediatamente admitió y se disculpó. Lilia suspiró profundamente, pero no estaba demasiado enfadada porque la otra persona solía ser así.

—¿Lilia?

La voz de Tina la trajo de vuelta, y con una sonrisa vaga, se concentró en las preguntas de Tina.

Estuvo enseñando a Tina por un tiempo. Tina parecía saber lo básico, pero cuando se trataba de la aplicación, tenía dificultades para comprender. Había bastantes problemas de este tipo, y no pudo terminar de enseñar en un día, así que decidió resolverlo todo mañana.

—Lo siento. Lilia también debe tener tus propios estudios…

—No tienes que preocuparte por eso, no tengo dificultades con tantas áreas. Ahora que lo mencionas, ¿no debería haber sido enseñada por Su Alteza? Creo que él también estaría feliz.

Esto confirmará lo que Tina pensaba del príncipe. Pensando en esas líneas, hizo esa pregunta.

—Eh, no.

Una respuesta inmediata sin ninguna duda.

¡Buf! ¡Rechazo instantáneo! Oh, jajaja, mi estómago, me duele el estómago…

Sakura. Te estas riendo demasiado. Soy paciente, así que tú también debes ser paciente.

Jajajaj… jajajajaj.

Lilia soportó desesperadamente la necesidad de estallar en carcajadas, pero se compuso para no parecer extraña frente a Tina.

—¿Puedo preguntar por qué?

—¡Porque…! ¡Ha estado diciendo cosas terribles sobre Lilia todo este tiempo! ¡Estoy enfadada!

Eres adorada, Lilia.

Me pregunto por qué me pone en un pedestal como este.

Sí. Por qué de hecho.

| Índice |

3 thoughts on “La poseída hija del Duque – Capítulo 48

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *