Mi hermana, la heroína – Capítulo 103

Traducido por Sharon

Editado por Tanuki


La noche ha caído.

Estoy sentada sola en un banco en el patio de la Academia.

La mayoría de los estudiantes están atendiendo a una fiesta en el auditorio.

Puedo ver la luz brillando a través de la ventana, y escuchar algo de ruido y música de la fiesta. El Príncipe debería estar yendo hacia el Palacio Real como el estudiante representante, así que los otros miembros del Consejo deberían estar controlando la fiesta.

Probablemente debería haber actuado como la villana y molestarlos a todos.

De hecho, eso es lo que hice el año pasado. Le hice bromas al Príncipe, y conspiré con Rona para hacer que Catalina se encargara de toda la fiesta.

Pero esta vez no tengo ganas.

Mi atención está enfocada en otra reunión más allá del auditorio, pero no hay forma en que pueda verla desde aquí. Sin embargo, sé que algo está sucediendo allí.

Me pregunto si Mishuli está sufriendo en el Palacio Real. Estoy empezando a sentirme frustrada porque yo soy la causa de su sufrimiento.

Miré hacia el cielo nocturno.

La luna no está brillando. Extendí mi mano hacia las estrellas, a pesar de que están fuera de alcance.

—La luna… no está aquí —murmuré decepcionada.

El brillo que proveen las estrellas es insuficiente para consolarme. Puedo estar sintiéndome sentimental ahora mismo, pero soy una chica. Me siento herida cuando pienso en el daño que le estoy causando a mi amada hermana.

A partir de ahora sólo actuaré como la villana. No seré elogiada por ello, tampoco elevaré mi reputación desde las cenizas. Para permitir que mi hermana se bañe en la luz, tengo que caer en la oscuridad en su lugar. Y para que eso suceda, debo seguir lastimando a Mishuli.

No puedo evitar sentirme triste.

Desearía que pudiera ignorar con calma y frialdad el destino y ser amada por todos, justo como ella. Pero soy inútil.

Tengo que cumplir mi destino como la villana.

Mi futuro es oscuro, justo como el brillo de las estrellas sin la luna iluminándolas a su lado.

—Heh…

Me burlé de mí misma, quizás porque no hay nadie mirándome.

Debería aprovechar esta oportunidad y reírme hasta que mi corazón se canse.

Eso es lo que apareció en mi mente.

No sé cuando dejé de reír, a pesar de que era un hábito de niña.

Nadie me está mirando de cualquier forma. Me puse de pie y me reí fuertemente de mí misma.

—Hehehe, ¡Hahahaha! Hahahah

—¿Qué estás haciendo?

— ¿Huh…?

Es una voz familiar.

Estimula mi memoria, pero no puedo recordar a quién pertenece exactamente.

Me giré para ver a la persona que habló.

No debería estar aquí ahora mismo.

La voz pertenece a alguien con cabello dorado y ojos azules.

—¿Charles…?

—Es cierto, Chris.

Ha crecido estos últimos dos años.

Se volvió más alto y musculoso. Sigue luciendo algo infantil, pero probablemente sea por su edad. Su voz también cambió. Ya no es el mismo niño lindo de antes.

¿Pero por qué está aquí?

Debería estar atendiendo a la fiesta en el Palacio Real como uno de los estudiantes nuevos.

Decidí preguntarle.

—¿Qué estás haciendo aquí?

—Vine a leer un libro.

—¿Oh?

¿Qué está diciendo?

Estoy comenzando a relajarme por su actitud despreocupada.

Además, no siento presión viniendo de Charles. Aunque huya ahora, es probable que no vaya a perseguirme. Él sólo me está sonriendo naturalmente.

Ya veo cómo es.

Lo pensé por un rato y llegué a una conclusión.

Charles debe haber dejado de amarme.

Dos años de adolescencia son suficientes para cambiar los sentimientos de una persona. Charles simplemente está hablando con una conocida con quien se encontró de casualidad.

En ese caso, me siento tranquila sin necesidad de estar en guardia. Comencé a relajarme.

Sharon
Y ahí es cuando Chris cayó en la trampa de Charles XD

—¿Puedes leer aquí?

No, es demasiado oscuro.

Le pregunté en broma, mientras me burlaba de mí por esperar una respuesta.

Está más oscuro que antes porque la luna no salió, pero traje una lámpara conmigo.

Me dio una respuesta inesperada cuando estaba por prestársela.

—Los libros no son sólo para leer, ¿sabes?

Puso el tomo en mi cabeza.

—¿Qué estás…?

Pareció sorprenderse por mi respuesta.

Han pasado casi diez años desde que tuvimos este tipo de interacción, pero todavía no tengo ganas de hacer una demostración callejera.

Suspiré y saqué el libro de mi cabeza.

—¿Una novela de entretenimiento? Es el tipo de libros que le gustan a Surfania.

—Sí, se lo presté a Surfania, la tercera hija de los Calibrachoa.

—¿Hmm?

¿Ellos se volvieron amigos?

Pasé algunas páginas y se lo devolví.

—Aquí tienes.

—Gracias.

Pretendí no leer la palabra ‘IDIOTA’ que escribí en la última página cuando pasaba el tiempo con Surfania.

Él tomó el libro sin vacilar, tomando mi mano en el proceso.

—Ya que es una buena oportunidad, ¿deberíamos bailar, Chris?

¿Sigue teniendo sentimientos por mí?

No respondí a su sugerencia con un asentimiento.

—No, no tengo ganas.

—Hmm. Han pasado dos años desde la última vez que nos vimos. ¿Estás segura?

—Sí…

No sólo estos dos años.

No he bailado desde esa vez.

—Ya veo. No te forzaré.

Él retrocedió como un caballero, algo que no es común en Charles.

Me siento estúpida, pero decepcionada al mismo tiempo.

Sigo teniendo sentimientos por él también. Intenté sacudirlos con una sonrisa.

—Deberías ir-

—¿Qué te parece esto?

Se puso en una rodilla.

Quiso besar mi mano como el saludo a una dama.

Pero no se lo permitiré.

—Un saludo tan pretencioso. Te lo dije antes, debes pedirme permiso antes.

Sacudí su mano con algo de violencia. Charles me miró desde abajo.

—… ¿Eso es un no también?

—Es un no.

—Ya veo.

Volvió a retroceder.

No sé si esta actitud directa es típica de él o no. Quizás sólo creció.

Soy una idiota por sentirme triste por ello. Quizás sólo quiero atención, o que presione más. Estoy disgustada conmigo mismo por ser tan caprichosa.

Luce como si estuviera por irse.

Se puso de pie lentamente.

—Entonces haré esto.

—¿Hm?

Sonriendo brillantemente, dio un paso adelante y movió el cabello negro de mi frente.

Estoy mirándolo ligeramente hacia arriba mientras hacemos contacto visual.

Es la primera vez que soy más baja. No pude reaccionar.

Él se acercó a mi cara.

—¿Huh?

Y besó mi frente.

Todos mis pensamientos se detuvieron.

—Eso está bien, ¿verdad? La última vez no me pediste permiso.

—Eso es cierto.

Hablé con franqueza, sin temblar.

Mi rostro no muestra expresiones.

—Es tarde, deberías irte pronto.

—Sí, estoy satisfecho. Adiós, Chris. No lo olvidaré, y tú tampoco deberías. Soy el Tercer Príncipe y tu prometido.

Se fue sin darse la vuelta.

Cuando desapareció de mi vista, me desplomé en el suelo.

—… Maldición.

¿Qué acaba de suceder? ¿Exactamente para qué vino aquí?

¿Estaba intentando decirme algo? ¿Fue por casualidad, o vino aquí a propósito? ¿Era su comportamiento natural o fue un farol? ¿Sigue enamorado de mí?

Hay tanto que le quiero preguntar y decir.

Pero sólo puedo decir una cosa.

—Me avergüenzas, Charles.

No tengo que mirar a un espejo para saber lo rojo que está mi rostro.

♦ ♦ ♦

Mientras tanto, en el Palacio Real.

Freesia: Tira bebida en sus ropas y ríete de ella, tira bebida en sus ropas y ríete de ella… ¡Muy bien, esta es mi oportunidad!

Freesia: Oh, mis disculpas, no te vi… ¿Por qué estás agarrando mi brazo? Espera, ¡¿M-Mishuli?! Tus ojos están…

Mishuli: No me estoy descargando contigo, esto no tiene relación con Charles adelantándose en el juego, lo entiendes, verdad Freesia, hehehehehe…

Freesia: ¡Eek!


Sharon
Y así sucedió el encuentro más esperado por toda latinoamérica unida XD

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *