Mi hermana, la heroína – Capítulo 43

Traducido por Sharon

Editado por Tanuki


Charles sonríe a menudo.

Bueno, por lo menos cuando está conmigo. La mayoría del tiempo sonríe con una expresión de gran felicidad. Por supuesto, no es como si siempre estuviera sonriendo, tiene un rostro expresivo que varía bastante.

Sonríe cuando nos saludamos, entonces frunce el ceño y cruza sus brazos cuando piensa sobre algo. Declara con claridad cuando no le gusta algo y algunas veces se pelea con Mishuli.

Él expresa todas sus emociones sin contenerse y es muy divertido observarlo cambiar de una a otra.

Sin embargo, aparentemente no es así siempre.

Por lo que escuché de su cuidador, Oxe, Charles tiene una expresión permanente de aburrimiento en el Palacio. Creo que no le gusta ser restringido, y por eso luce aburrido allí, donde no tiene libertad.

Algunas veces intenta escapar de su cuarto, causándole problemas a Oxe.

Pero el Charles frente a mí luce hosco.

Me pregunto por qué.

Giré mi cabeza a un lado mientras lo consideraba, pero no puedo entenderlo. Pensé en lo que estábamos discutiendo, aunque no pude descubrir nada que pudiera causarle lástima.

No intenté retenerlo de ninguna forma. En otras palabras, no hice nada malo.

Asentí ante mi lógica perfecta, digna de una genio.

—Chris… —murmuró Charles.

Vi de reojo que está malhumorado perfectamente. Pero ahora por fin abrió su boca, así que volví a dirigirme mi atención.

—Tú, ¿te subes a los hombros de cualquiera?

Sí.

No lo entiendo.

—¿Lo hago si es necesario?

—Entonces lo haces.

Lo hago. ¿Y qué?

¿Qué está mal en usar los hombros de alguien más?

Esto es lo que pensé cuando escuché sus palabras, que claramente están reprochándome. Hay veces donde Mishuli actúa de lo más excéntrica y Charles luce del mismo modo en este momento.

No puedo evitar recordar, con algo de satisfacción, que son primos.

No hice nada malo. Lo declararé una vez más. No hice nada malo.

Aun así, ¿por qué me mira con tanto reproche?

—Yo todavía…

—¿Hmm? ¿Qué sucede, Charles? ¿Quieres subirte a mis hombros? No hay nadie observándonos, no me importa si-

—¿De qué estás hablando, Chris? No me refería a eso.

Charles, tú eres quien está diciendo cosas sin sentido. No yo.

Por el contrario, me siento algo insultada por su rechazo a la oferta que le hice con tanto afecto. Inflé mis mejillas.

—¿Por qué lo hacías en primer lugar? Estoy bastante seguro que eso es extraño.

—No, no es para nada extraño. No entiendo por qué importa.

—Es extraño. No está bien.

Resoplé en rechazo.

No tengo idea qué se supone que debo hacer con Charles. Por alguna razón, no tiene intenciones de escuchar lo que quiero decir.

Entiendo que está de mal humor, pero no comprendo los motivos, o qué se supone que debo hacer para arreglarlo.

Bueno, siempre y cuando me haga una pregunta, la responderé con honestidad.

—Fue porque quería verte, Charles…

—¿Huh?

Sus hombros saltaron un poco.

—¿Querías verme…? ¿A qué te refieres?

—¿No es obvio? Es porque quería verte en el desfile. Marywa se rehusó a pesar de que le pregunté, y había tantas personas que no podría haberte visto sin ayuda. Sólo sucedió que León estaba en el lugar, y que tenía la altura adecuada. Por eso me llevó.

—… ¿Es así?

—Sí.

—… ¿Cómo… estuve…?

—¿Hm? Déjame ver…

Pensé en ese momento.

Durante el desfile, Charles estaba en el carruaje con su familia. Vestían ropas lujosas y ondeaban sus manos hacia la multitud. Ignorando su rostro aburrido y su sonrisa falsa, lució increíblemente feliz cuando me vio.

Charles me miraba directamente sin parpadear cuando respondí.

—Estuviste genial.

—¡Aha!

Le elogié honestamente, y su rostro se iluminó.

—Entonces… tú… ¡Sí!

—¿…?

No estoy muy segura por qué está haciendo esto, pero juzgando por su expresión feliz, Charles nuevamente está de buen humor.

—Entonces, Charles, ¿subirse a los hombros de alguien es algo malo?

—Para nada.

¿Qué sucede con él?

Pregunté para confirmarlo, pero su respuesta vino a una velocidad ridícula. Sólo pude reír.

En cualquier caso, no le molesté. Me recordó cuánto disfruto de ver sus cambios de expresión.

—Hey, Chris.

Contrastando fuertemente con antes, el ahora de buen humor Charles se puso de pie y extendió su mano.

Es una mano fina, digna de la Realeza. Mi mirada siguió su brazo hacia su rostro.

Hay algo refrescante en su expresión desde este ángulo, ya que normalmente él es más bajo que yo.

—¿Qué sucede?

Sé lo que va a pedir, pero le pregunté traviesamente.

—Vamos a bailar.

Cómo invitación de un caballero, fue increíblemente torpe. Vamos a ignorarlo por ahora.

Podemos bailar en este jardín.

Esta será la tercera vez, incluyendo el fallo de ese primer día. Este pequeño evento es costumbre para nosotros ahora.

La señorita que soy aceptó la mano de Charles y se inclinó elegantemente.

—Con placer.

Sonreí mientras aceptaba la invitación de Charles.

♥ ❤ ♥

| Índice |

One thought on “Mi hermana, la heroína – Capítulo 43

  1. Ana Maria says:

    Ahh ME.ENCANTA los mini celos de Charles..solo que aun me preocupa ese recuerdo que ella tuvo sobre el futuronumero y el comentario de Mishuli

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *