Mi hermana, la heroína – Capítulo 62

Traducido por Sharon

Editado por Tanuki


Supongamos que a un adulto, con algo de sentido común, se le dice que el Príncipe Heredero intentó desafiar a una joven noble a un duelo de espadas. ¿Qué creen que pensaría al descubrirlo?

La respuesta es obvia, por supuesto. Lo detendrá. Entonces, le regañara.

Esta puede ser una jugada fuerte para demostrar que a Endo le faltan algunos tornillos, pero desde mi llegada, su caída fue decidida por su propia falta de sentido común.

Aunque sea el Palacio, Real, el sentido común sigue siendo importante. Así que por supuesto que Su Idiota Alteza fue detenido por un adulto.

—Su Alteza Endo realmente está reflexionando sobre sus acciones, y se retractará de todo lo que dijo…

—¡Suéltame, Igusa! ¡¿Piensas que está bien para un Vizconde como tú tirar de la cabeza del Príncipe Heredero?!

Endo probablemente perdió su última oportunidad. Y después de todo el problema por el que pasó el Vizconde para calmar las cosas. Un estudiante egoísta que no puede leer la atmósfera es un desastre para un profesor.

Aun así, el ataque esta vez es demasiado evidente para dejarse pasar por alto.

—¿Se arrepiente… ? Aunque Su Alteza no parece estar de acuerdo…

Incliné mi cabeza con una expresión confundida. Por más que se esté quejando, una dama siempre debe mantener su comportamiento refinado.

Me siento mal por el Vizconde Igusa cuyo rostro se puso rígido ante mis palabras, pero lo que realmente quería decir era mucho peor.

Tengo un gran resentimiento hacia tu estudiante, así que por favor tortúrelo sin piedad por mí.

Ante mis palabras, como esperaba, Endo volvió a la carga.

—¡Por supuesto que no! ¡¿Por qué diablos debería arrepentirme?!

—¡Sólo cállate por favor…!

Finalmente Igusa, que ya lidió con mucho hoy, tapó la boca de Endo con sus manos. Si le hubiera cubierto la nariz también, Endo seguramente se desmayará. Por supuesto, eso no sucederá.

Aunque probablemente me gustará más si está inconsciente.

—Es como ves, Visconde Igusa.

En contraste con la divertida situación enfrente mío que no se contenía para nada, encerré en silencio todos mis deseos incivilizados en el joyero de mi corazón.

Soy una dama. No puedo olvidar mis modales y rodar a carcajadas con Su Desvergonzada Alteza.

—¡Mostrarle una imagen tan desagradable a la Señorita Christina es inexcusable! ¡Por favor, acepte mis más sinceras disculpas!

—Bueno, recibiré sus disculpas… Al parecer también la estás pasando difícil.

Sólo la última parte era sincera.

Como la hija de la nobleza, escuché algunos rumores sobre el Palacio.

Parece que Endo, increíblemente, no creó ningún problema hasta ahora. Se dice que el chico problemático de la Familia Real es Charles. Endo es conocido por ser arrogante, pero gracias a sus notas excelentes no se preocupan demasiado.

Todos los tutores de Endo deben ser ciegos. Eso o la educación de los principios de la Familia Real han girado en una dirección ridícula.

—Aunque sólo soy una chica, llevo el honor de la Casa Noir en mis hombros como su hija. Debo usar mi orgullo para proteger mi Casa. No puedo permanecer en silencio cuando me han arrojado tal abuso, ¿no estás de acuerdo?

—¡¿Cuándo una perra como tú se quedó en silencio a soportar mis palabras?!

Estaba bastante calmada ya que sabía que el Vizconde Igusa callaría la irritante voz de Endo automáticamente.

Quizás sea malo que yo lo diga, pero creo que es bastante genial cómo manipulé la situación por mi cuenta sin problemas.

—Tales palabras… ¿Qué deberíamos hacer ahora, Visconde Igusa? ¿Tendré que regresar a casa a decirle a mi padre exactamente lo que sucedió hoy…?

No es como si fuera a hacerlo.

Esas amenazas son lo contrario a lo que en verdad pienso.

Mi padre, extrañamente, no tiene confianza en mí. Si le dijera lo que sucedió hoy, asumirá sin bases que yo estoy equivocada y se apresurará a disculparse con la Familia Real.

Sea como fuere, para el Vizconde Igusa que no conoce estas circunstancias, es una gran amenaza.

—… ¿Qué desea la Señorita Christina?

—Me pregunto…

Puse una mano en mi mandíbula y me hice ver contemplativa.

Aunque la amenaza es ligera, necesito evitar que la historia se extienda. Sin embargo, en esta ocasión, quedarme satisfecha sólo con la promesa de silencio es un poco…

No necesito una disculpa con palabras, dinero o regalos. Cualquier cosa que Su Alteza me de, bueno, lo quemaré con la basura.

No deseo algo tan trivial como eso.

Quiero causarle sufrimiento a Endo.

—Sinceridad.

—Entendido.

Estoy segura de que le será problemático que la demanda sea tan vaga, pero el Vizconde Igusa no dudó un sólo momento al responder.

—Haré que Su Alteza comprenda por completo el desastre que causó hoy. Como su instructor de esgrima, he recibido permiso de Su Majestad para utilizar el castigo físico de ser necesario. Aunque sólo soy un maestro de espada, estoy completamente preparado para meterlo en su cuerpo. Por favor, confíe en mí.

Su mirada es seria.

Me dejó parpadeando sorprendida ante el desarrollo que difirió de mis expectativas.

—¿Castigo corporal?

—Sí. Es diferente de las técnicas de enseñanza que una dama conoce, pero su efectividad está garantizada.

—Ya veo. Bueno, si es así, entonces estoy convencida. Después de todo, ambos somos niños. Hacer un escándalo por esto sería extraño.

Aunque entiendo el dolor de recibir 100 latigazos por día para mi entrenamiento, no podré ver el verdadero castigo en persona. Además, agregar este tipo de castigo a la vida diaria de Endo no es algo malo.

—Las palabras no podrían expresar tu amabilidad, Señorita Christina. En mi esfuerzo por enseñarle a Su Alteza cómo ser un líder fuerte, fallé en guiarlo y causé esto… No, no tengo excusas.

Bueno, es verdad que no tiene excusas.

Aunque diga eso, el verdadero problema aquí es la causa, Endo. Quizás sea forzada a patearlo cuando esté caído para enseñarle su lección.

—Vizconde Igusa, ¿me podría permitir hablar con Su Alteza en privado?

—Pero…

Para romper por completo a Endo, que Igusa esté aquí será un inconveniente.

Ante mi petición, el Vizconde desvió la mirada entre su enfurecido estudiante y mi pequeña figura solitaria preocupado. A pesar de que el verdadero peligro ahora mismo soy yo.

—Se lo ruego, ¿por favor?

—Lo entiendo. Si Su Alteza hace algo, por favor llame y regresaré de inmediato.

—Gracias, Visconde Igusa. Estaré confiando en usted.

Con una sonrisa dulce, fácilmente rompí su débil resistencia.

Después de que Igusa y los sirvientes se retiraran y cerraran la puerta, esperé hasta asegurarme de que no hubiera nadie más cerca antes de dar una gran sonrisa.

—Heh.

Me saqué la máscara de una dama que estuve usando hasta ahora y bufé ante Endo con mi propio rostro.

Después de haber ocultado mis verdaderos sentimientos por tanto tiempo, ser capaz de mostrar mi yo real se siente agradable.

Crucé mis piernas lentamente y aunque yo estoy sentada y él de pie, definitivamente yo lo estoy mirando altivamente.

—Bueno, tú mismo lo escuchaste, Su Alteza. ¿Cómo te sientes?

—… Bastarda, eras como una persona completamente diferente.

—Obviamente, sólo soy yo. ¿Confío en que sigas recordando nuestra promesa, Su Alteza? Que a partir de ahora podré ser tan grosera como quiera contigo.

—… Tch. Ni siquiera competimos.

—¿Oh? Aunque técnicamente estás en lo correcto…

Apretando sus dientes por la frustración, Endo intentó escaparse de nuestro contrato. Yo le respondí obedientemente.

No uso su título por ser educado. Solo no quiero que las personas piensen que somos amigos cercanos al llamarlo por su nombre.

—Ya veo, ya veo. Es en efecto como Su Alteza dijo. No tuvimos nuestro desafío.

—¿Qué intentas decir…? ¡Si quieres decir algo, ¿por qué no lo escupes?!

Al parecer vio a través de mi sarcasmo. Como si no pudiera soportarlo por más tiempo, sus palabras salieron con brusquedad. Sonreí con dulzura ante su demanda.

—Si lo dices, Su Alteza. No tiene mucha importancia, pero… Puedes ver que no tienes el poder para realizar el desafío que tú quieres, ¿verdad?

—¿Eh?

Una vena saltó en su frente a pesar de que respondí obedientemente a su orden.

Me pregunto por qué está molesto. Sólo estoy estableciendo los hechos como él me pidió…

—¿Debería decirlo de nuevo, Su Alteza? ¿Has comprendido que a pesar de todo lo que tienes, cualquier popularidad, planes, y todo lo que has trabajado en todo este tiempo, ni siquiera tienes el poder para realizar un duelo? Una vez que finalmente lo entiendas, házmelo saber. Entonces veremos si puedes decir con honestidad que no nos enfrentamos.

—¡Guh…!

—¿Decir que no lo hicimos en lugar de que no pudimos es por tu orgullo? Hah. Pensar que el futuro Rey no conoce sus propios límites. ¿Y entonces te retractarás? Qué despreciable. ¡Tu lugar en la sociedad será el de un mentiroso irresponsable cuya palabra no significa nada! ¿Todavía no lo entiendes, Su Alteza?

—¡Lo entiendo! ¡Fue mi error! ¡Si digo eso, una zorra como tú debería estar satisfecha!

—¡Exactamente! ¡Al parecer finalmente pudiste decir las palabras que quería escuchar! ¡Déjame elogiarte! ¡Estoy tan orgullosa de ti, Su Alteza Endo!

Hizo un sonido estrangulado.

Si uno tuviera que explicar qué clase de sonido era, sería el de Su Alteza alcanzando el límite. Parece ser que presioné tanto a Endo que su rostro se limpió de toda expresión.

Qué divertido.

Arrinconar por completo a este bastardo Príncipe es increíblemente satisfactorio. Sin embargo, la diversión comienza ahora. Mi furia, irritación y odio no han desaparecido. Quiero lastimarlo con mis palabras hasta que su orgullo se rompa y caiga en el polvo.

Mientras pensaba esto, el chico en el que pensaba se giró y se fue hacia la puerta.

—¿A dónde te diriges, Su Alteza Endo?

—Al baño.

—¿Es así?

Es obvio que miente, pero decidí ver qué es lo que planea. Un Príncipe tan orgulloso no huiría con la cola entre las patas.

Aunque es probable que intente buscar una forma para hacérmelo pagar, no estoy preocupada. Con el apoyo del Vizconde Igusa, las acciones de Endo están limitadas.

Sólo tuve que esperar a terminar los dulces y el té para que la puerta se abriese de nuevo.

Bueno, vamos a ver qué refuerzos trajo Su Alteza. Su resistencia de último minuto desperdiciada, levanté mi cabeza sin esperar demasiado.

—¿Eh?

Mis mejillas se congelaron.

Endo regresó como esperaba. No le tengo nada de miedo a la persona que me mira con la fuerza suficiente como para que su resentimiento corte. Honestamente, no podría importarme menos.

El problema es la persona detrás suyo.

—… ¿Chris?

Quien usó mi apodo era más pequeño que Endo, de once años.

Aunque sólo es la figura de un niño el que dio un paso a través de la puerta, sé con exactitud quién es.

El Tercer Príncipe, mi prometido.

—Finalmente nos vemos.

Charles entró al cuarto.


Sharon
¡Sí, lo que todos estábamos esperando! Jajaja, ven Charles, y sácale todos esos pensamientos idiotas a Chris.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *