Villana en un otome, ¿cómo acabaron las cosas así? – Capítulo 38: Según los deseos de uno

Traducido por Kiara

Editado por Susibet


Ergnade nos guió a nuestras habitaciones, y tan pronto como cerró cuidadosamente la puerta detrás de él al salir, Claudia ya no pudo contener su emoción y saltó sobre la cama.

— ¡¿Wha?!

Ante la acción repentina y excéntrica de Claudia, las dos mujeres de la aldea de Cyril saltaron también. Fue demasiado repentino para ellas.

Claudia hundió la cara en las sábanas, rodó y arrugó las sábanas.  Vas a hacer un lío con mi cama.

—Ahh, ¡Ser un caballero, es tan digno y hermoso!

Con su cara todavía enterrada en la cama, Claudia hizo ese comentario. Estaba asombrada y sin palabras, y solo miré a Claudia con una sensación extraña. A ella realmente le gusta la idea de ser caballero.

—Ustedes dos, parece que la habitación a la derecha de esta será la suya por esta noche, así que por favor quédense allí.

—Sí, sí.

No sé si debería decir que las dos mujeres estaban asombradas o congeladas, pero les ordené ir a su habitación, y suspiré profundamente, ya que ahora estaba sola con Claudia.

—Claudia-dono, tu lanza se cayó.

— ¡¿Qué?!

Claudia, que parece haber recuperado el sentido, levantó el rostro. Al mismo tiempo, vio su lanza favorita que había caído al suelo, luego me vio a mí y a mi expresión de asombro, y se levantó de la cama, dándose cuenta de la forma en que había estado actuando.

—Lo siento.

—Por favor, arregle las sábanas correctamente.

Cuando me senté en una silla frente al escritorio junto a la ventana, suspiré nuevamente, ya que estaba cansada y me estiré. Como era de esperar, montar un caballo durante tres días seguidos es una carga pesada para el cuerpo de un niño de seis años, me duele todo.

Después de echar un vistazo a Claudia para asegurarme de que estaba arreglando las sábanas, miré afuera de la ventana. Para fines defensivos, la ventana tenía barras de hierro. En el otro lado del vidrio, pude ver las murallas que se consideraban como fronteras nacionales. Está hecho básicamente de la misma manera que esté fuerte y había una puerta que estaba actualmente cerrada en las altas paredes de la muralla.

En el otro lado de la muralla, está el Densel Dukedom. Este lugar está a la vanguardia de la defensa de nuestro país, al ver esto por mí mismo, sentí algo de tensión también. Algo podría suceder en cualquier momento, justo cuando estaba preparándome.

—No, ¿por qué no puedo hacerlo agradable y fácil como lo hacen las doncellas?”

De repente, la voz idiota de Claudia interrumpió mis pensamientos. No pude evitar colapsar sobre el escritorio, perdiendo la fuerza en mis brazos para sostenerme.

Parece que Claudia estaba luchando con las sábanas de la cama y ​​porque no estaba yendo bien, se estaba frustrando. Antes de que pudiera romper las sábanas, rápidamente la detuve y le dije que estaba bien. Claudia todavía parecía molesta e insatisfecha con la situación, se volvió y me miró, hablando en serio.

—Erin-dono, por favor déjame quedarme aquí y protegerte después de todo.

—Es Eliza, y la respuesta es no.

—Lo siento, me equivoqué nuevamente. Creo que fue una buena idea decir que esas dos eran nuestras criadas. Pero si no estoy aquí porque tengo que escoltarlas, ¿quién va a dejar que Eliza-dono aquí mientras tanto?

Me pregunto si es porque ella entró en contacto con un verdadero caballero, ahora es aún más insistente que de costumbre. Sin embargo, es inútil incluso si ella me suplica con esos ojos de cachorro. Mientras Claudia me miraba con esos ojos azules, pareciendo un gato, ella estaba tratando de abrumarme con sus sentimientos.

—Por supuesto que puedo dejar las cosas a los soldados, y puedo cuidar de mí misma. Claudia-dono, eres un invitado que me ha sido confiado por la familia Rolentsor. Realmente no deberías estar aquí en un lugar tan peligroso. Es lo mismo para esas dos mujeres. Dado que si se quedan aquí podrían estar en peligro, le estoy pidiendo esto a Claudia-dono.

—Me doy por vencido. Lo tengo, lo siento. He sido demasiado egoísta.

La cabeza de Claudia se inclinaba hacia abajo, y así fue y se tumbó en la cama. Debido a que era tan raro verla callar así, aunque su silencio era grandioso para mí, no pude evitar hacerle una pregunta.

—Claudia-dono, ¿por qué estás tan encantado con la idea de ser un caballero?

Como un resorte, ella de repente se recuperó. Una sonrisa apareció en su rostro como si estuviera floreciendo, ella me estaba mirando con ojos brillantes. Ante el gran cambio en ella, me pregunté mentalmente si había hablado prematuramente.

—Gracias por preguntar, ¡déjame decirte!

Y mi respuesta fue que, de hecho, fui demasiado apresurada.

Según Claudia, que en realidad estaba actuando un tanto avergonzada, comenzó en su infancia acerca de que no tenía talento en nada, aparte de las artes marciales y las artes militares, y quería ser reconocida por su inmensamente talentoso hermano mayor.

Su destreza en la batalla era realmente fuerte, por lo que con sus habilidades, ella tendría un lugar en la sociedad arxiana. Sus logros académicos eran terribles y no era elegible para aprender administración de territorio, como nació mujer no era probable que heredara, pero se la trataba igual que a los niños con respecto en las artes militares. Claudia dijo con orgullo que sus padres tenían un dicho: si tienes tiempo libre para coser, también puedes fortalecer tus habilidades con las lanzas, se considera normal en su familia, aunque todavía es bastante inusual que una chica arxiana posea tales altas habilidades de combate.

Su hermano mayor, que probablemente estaba preocupado por la falta de interés de Claudia en las cosas de niñas y su falta de confianza en sí misma, parece haberle dicho que tenía el talento para convertirse en una caballero increíble. Parece que solía mostrarse frío con Claudia porque su hermana menor había sido mejor con la lanza que él, pero al final parece haber logrado tragarse su orgullo y alentar a su hermanita. Era una historia interesante a su manera, la escuché en silencio, solo respondiendo de vez en cuando para hacerle saber que estaba prestando atención.

— ¡Mi hermano mayor es un caballero espléndido ahora! ¡Lo admiro tanto!

Los ojos de Claudia resplandecen como estrellas, al igual que los de una doncella enamorada, es solo que que en vez de soñar con un hombre apuesto, soñaba con estar corriendo por el campo de batalla, convirtiéndose en un caballero. Frente a sus desbordantes esperanzas y sueños, solo pude dar un pequeño suspiro.

— Ahora que lo pienso, Eliza-dono, ¿no tienes?

— ¿Qué?

La cara alegre de Claudia me miró expectante, y me hizo una pregunta sin ningún contexto. Esta vez ella no entendió mal mi nombre, qué raro.

— ¿Tienes algo a lo que aspiras?

—En estos momentos, mi único objetivo es convertirme en un gran señor de los dominios.

—Eso no es lo que quiero decir.

Parece que no era la respuesta que quería escuchar, y frunció el ceño mientras pensaba.

—Eso es, umm… en lugar de lo que quieres ser, ¿hay algo en lo que desees convertirte absolutamente?

Claudia parecía hacer todo lo posible para decir las palabras correctas, pero después de no obtener la respuesta que quería dos veces seguidas, Claudia comenzó a aferrarse la cabeza y murmurar, tratando de pensar qué decir.

—Uh, como ejemplo, ¿qué quiere Eliza-dono hacer?

—Quiero hacer, bueno en este momento, quiero ayudar a los nuevos ciudadanos a adaptarse a su nuevo pueblo lo antes posible. Después de eso, quiero que la iglesia regrese al dominio.

— ¿No es eso parte de tu trabajo como un señor de dominio?

—Sí, eso es correcto.

—Pero eso no es lo que quiero decir.

Su murmullo había cambiado a un lloriqueo. Con su cara entre sus manos y una expresión tonta en su rostro, gimiendo y lloriqueando, se veía ridícula, arruinando su apariencia a pesar de ser una belleza. Me sentí como estar viendo una parodia frente a mis ojos, así que desvié mis ojos y miré afuera de la ventana.

—Aparte de las cosas relacionadas con tu dominio, ¿Eliza-dono no tiene nada que quieras hacer?

Después de un rato, Claudia finalmente logró pensar en algo que decir. ¿Aparte de cosas relacionadas con mi dominio?

Mientras revisaba las cosas que quería hacer en mi cabeza, una por una, todas tenían que ver con ser un señor del dominio o ser un noble. Fue en la medida en que comencé a admirarme a mí misma, por mi falta de egoísmo al no tener nada que quisiera hacer por mí misma. Finalmente, de repente se me vino a la mente el rostro de Kamil, pero inmediatamente me deshice de él negando con la cabeza.

—No hay nada.

— ¿No hay nada?

Claudia me estaba mirando seriamente con una expresión incrédula en su rostro. Querer casarse con alguien se consideraría bastante ordinario, y entre todas las cosas que la gente quería hacer, para ella que deseaba convertirse en un caballero tan solo, podría ser un poco difícil para ella entenderme.

— ¿No tienes ningún deseo?

—No creo que eso sea bastante exacto tampoco.

—Aunque pretendo convertirme en un caballero, también me gustaría comer huevos cocidos hasta que se me reviente el estómago, o ser capaz de usar la magia como lo hacen los monstruos, tengo un montón de deseos sin relación conmigo al convertirme en un caballero. ¿No hay realmente nada para ti?

Traté de pensar en algo específico, pero todavía no pude encontrar nada. Negué con la cabeza, y Claudia se rascó la cabeza.

—Hmm, como pensé, no tienes ningún deseo.

Esta vez no lo negué, y solo me encogí de hombros. El hecho de que no soy completamente desinteresada, lo sé perfectamente bien yo mismo.

Tengo un deseo también.

— Quiero ser perdonado. Alguien, cualquiera, de alguna manera, aunque no me lo merezco, no puedo ser perdonado, pero aun así siempre lo he deseado.

Para no tener deseos, por supuesto que eso no es posible.


Capítulo 39 ya disponible en Kovel Times edición 23.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *