Villana en un otome, ¿cómo acabaron las cosas así? – Capítulo 40: La fortaleza de Hierro Negro (1)

Traducido por Kiara

Editado por Susibet


¡Gong!

Un fuerte sonido y resonó y sentí como sacudió todo mi cuerpo. La campana en la torre central de esta fortaleza estaba siendo golpeada. Me levanté somnolientamente debido al sonido mientras bostezaba, ya que el objetivo de la campana era despertar a todos.

No hay relojes acuáticos aquí en el Fuerte de Jugfena, y el sonido de la campana está destinado a decir la hora. Después de todo, se necesitaría mano de obra para mantener un reloj de agua. Como no hay sirvientas o soldados de infantería que solo estén obligados a realizar tareas domésticas aquí, se necesitaría demasiada mano de obra para mantener un reloj de agua en funcionamiento. Las aldeas en Kaldia utilizan principalmente relojes de sol en lugar de relojes de agua, pero para los soldados y los caballeros, creo que la información auditiva es más conveniente para ellos que la información visual.

La primera vez que escuché el sonido de la campana, me pareció tan ruidoso e incómodo que tuve que taparme los oídos, pero me he acostumbrado rápidamente. Incluso siento que es conveniente ahora.

Han pasado exactamente siete día desde que llegué al Fuerte de Jugfena.

Entrecerró los ojos y mire a través de las resistentes barras de hierro de la ventana a los rayos del sol que brillaba a través de ella. El cielo del amanecer de hoy parecía extrañamente rojo por alguna razón.

—Buenos días, vizcondesa Kaldia. Hoy, el conde Einsbark ha otorgado permiso para que observes nuestros campos de entrenamiento.

Cuando terminé de vestirme apropiadamente y salí de mi habitación, un hombre ataviado con un atuendo de caballero negro ya me estaba esperando, su nombre es Ergnade. Además de ser mi enlace, parece que él también es mi acompañante y guía. He estado viendo junto a él y me ha acompañado todos los días.

—Buenos días para ti, Ergnade-sama. Permiso para observar, ¿verdad?

—Sí. El conde se preguntaba si le gustaría ver cómo capacitamos a nuestros soldados aquí

—Ya veo, estoy agradecida por su preocupación.

Después de siete días, Ergnade está charlando conmigo y se ha vuelto bastante informal. El primer día que llegué, se dirigía a mí con una versión demasiado cargada y formal de usted, pero hace un tiempo dejó de hacerlo y ahora me llama utilizando términos más casuales que cuando visitó Kaldia por primera vez como mensajero.

Tenía ojos agudos, pero se ablandaban en las esquinas y se arrugaban mientras me miraba en silencio. Tengo la misma sensación al ver los ojos grises de Ergnade que en el Margrave Molton en la capital real. Sentí que lo había mirado demasiado, así que parpadee y aparté suavemente mi mirada.

Salimos de la torre en la que me estoy quedando y me dirigí al comedor, donde Gunther me estaba esperando. En el otro lado de esta torre, los soldados de mi dominio estaban tomando prestados cuartos en los barracones, mientras que me dieron una habitación en lo que se conocía como el “edificio del caballero“. Como se supone que el “edificio del caballero” es un espacio vital para los nobles, los soldados plebeyos básicamente nunca vienen aquí. Como uno de los soldados de mi dominio, Gunther también siguió esas costumbres, y me estaba esperando frente a la puerta en el cuarto piso que conducía al edificio del caballero.

—Buenos días, Gunther. Gracias por no dar problemas hoy también.

—Buenos días a ti, mi señora, y Ergnade-sama.

Mientras Gunther respondía a mi saludo, miró hacia atrás y, casi como una ocurrencia tardía, saludó a Ergnade también. Ergnade me seguía con una cara que básicamente decía, por supuesto, que debería ser recibido también. Siempre como en el comedor para los soldados, y no he estado en el lugar donde comen los hijos del conde, los caballeros veteranos. No puedo determinar con absoluta certeza si Ergnade realmente ha sido asignado como mi “escolta”, pero que él me acompañe aquí al comedor habitual probablemente signifique algo así en ese sentido.

—Buenos días, Gunther-dono.

Ergnade respondió brevemente al saludo de Gunther. El intercambio de saludos simples como este ha estado sucediendo todas las mañanas mientras Claudia está ausente, ya que actualmente estaba acompañando a las dos mujeres de la aldea de Cyril a sus casas.

Después del desayuno, Ergnade me ayudaría a entrenar usando la lanza. Como mi instructora habitual, Claudia, no está aquí en este momento, al principio pensé que podría obtener consejos de Gunther otra vez y que él cuidara mi entrenamiento, pero parece que Ergnade debe aburrirse solo por ser mi acompañante, cuando dijo que él también me ayudaría a entrenar.

Tener un caballero de alto rango que actualmente está en servicio activo, como mi instructor es lo mejor que puedo pedir, incliné la cabeza y acepté. El papel de Gunther se ha reducido a solo supervisar mi condición física básica y el entrenamiento fundamental.

Las habilidades con las lanzas que Ergnade me estaba enseñando parecían encajar mejor para mí, ya que las habilidades de las lanzas de Claudia eran altamente técnicas, y no eran una buena opción para mí ya que todavía soy un niño carente de fuerza corporal. Ergnade notó esto, y usando las habilidades de la lanza de Claudia como base, me entrenó en habilidades de lanza que serían más apropiadas para mi estado actual, especialmente porque podría estar usando una lanza en oponentes reales pronto, a diferencia de cuando estaba entrenando con Claudia.Hizo hincapié en los puntos de ataque que causarían la mayor cantidad de daño usando solo la punta de lanza.

Ergnade mencionó que las habilidades con las lanzas de Claudia incorporaron muchos elementos de las habilidades del personal, y que estas técnicas no tenían ningún movimiento inútil y definitivamente podían matar oponentes.

Por lo general, Ergnade sacaba dos lanzas de madera del arsenal para nuestra práctica, pero hoy había sacado dos armas desconocidas.

—Vizcondesa Kaldia, hoy voy a enseñarte algunos nuevos movimientos.

— ¿Movimientos nuevos?

—Sí, voy a enseñarte sobre alabardas[1].

Ergnade colocó las armas en el suelo y me dijo que echara un vistazo más de cerca. Las lanzas regulares estaban hechas de ejes de madera con una cabeza de metal afilada en forma de cono, ya que era una forma diseñada para perforar la armadura. Básicamente, aprovecha la longitud para apuñalar a los enemigos, diseñado para que incluso los soldados regulares sin conocimiento de artes marciales puedan matar a los soldados enemigos. Es comúnmente utilizado por soldados de infantería.

En comparación, el arma con forma de lanza que Ergnade había sacado era un poco más corta. La alabarda era una lanza con una hoja de hacha unida a la punta de la lanza, con una forma algo triangular y una hoja de doble filo en ambos lados de la lanza. Uno era real y el otro era de madera, probablemente con fines prácticos.

—Aunque resulta un poco difícil al principio, es un arma poderosa una vez dominada. Escuché que el ejército de Kaldia se basa principalmente en tropas de caballería. Como esta arma funciona bien a caballo y en el suelo, creo que será bueno para usted aprender.

Ya veo, asentí mientras me pasaba la alabarda de madera. Es más pesada ya que viene equipado con una cuchilla de hacha. Lo que es más, se estremeció un poco en mis manos cuando la gravedad tiró de su peso.

—Es casi la hora del almuerzo, así que terminemos aquí.

Ya me había cansado hasta el punto en que no tenía la energía para hablar cuando Ergnade finalmente dijo eso, pero él apenas parecía estar sudando a pesar de que era verano, se le veía muy fresco. Tuve que usar músculos que normalmente no usaba para controlar esta nueva arma, y ​​simplemente sostenerla sin sacudir consumía tanta energía.

Cuando intenté recuperar el aliento de alguna manera, justo como dijo Ergnade, escuché un gong. El sonido de la campana que indicaba que era ahora mediodía.


[1] Alabarda: Arma formada por un asta de madera cuya punta está cruzada por una cuchilla transversal, aguda por un lado y en figura de media luna por el otro.

Kiara
No sé si fui la única que pensó en Riku, cuando dijeron alabardas, ah me hizo recordar buenos tiempos.

Capítulo 41 ya disponible en Kovel Times edición 26.

| Índice |

One thought on “Villana en un otome, ¿cómo acabaron las cosas así? – Capítulo 40: La fortaleza de Hierro Negro (1)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *