Villana en un otome, ¿cómo acabaron las cosas así? – Capítulo 44: Batalla por la defensa del Fuerte Jufegna (2)

Traducido por Kiara

Editado por Susibet


Al igual que los países vecinos, Arxia utiliza un sistema de reclutamiento para reclutar soldados, puesto que la mayoría de los combatientes originalmente son agricultores que solo han utilizado azadas y arados para cultivar la tierra. En verdad, el ejército de Kaldia, se compone de cultivadores, al grado que incluso los soldados alistados tendrán un mes libre cada año para regresar a su ciudad natal y así ayudar con la agricultura o la cosecha, también son los encargados de cultivar trigo.

Por eso, no se considera inusual que más de la mitad de mis soldados nunca hayan experimentado una batalla real.

Negué con la cabeza un poco para disipar la ansiedad que amenaza con invadir mi cuerpo.

En mi vida anterior, la guerra no tenía nada que ver conmigo, el concepto de gente matándose en el campo de batalla me parecía una fantasía hasta ahora. Todavía me pasa por la cabeza que todo esto es real, se está creando conciencia de que mí realidad actual no es tan dulce.

Mordí ligeramente el interior de mis mejillas y usé el dolor para mantener la compostura. Tal vez sea por el dolor, sentí que podía organizar mis sentimientos más rápido de lo habitual. Enderecé la espalda mientras montaba mi caballo. Ahora que estaba al nivel de un adulto, podía ver a los caballeros vestidos de negro del otro lado de los soldados.

— ¡Eliza-dono!

Entre los soldados que corrían por la puerta del castillo, Ergnade vino corriendo hacia mí.

—Por favor, ten cuidado, Eliza-dono. Rezaré para que el dios Xia te mantenga a salvo.

—Cuídese también. Tu papel es probablemente más peligroso que el mío.

Después de todo, él está en la formación del centro. Además de eso, si la batalla comienza, su papel es atacar y atravesar la formación enemiga. Es un trabajo mucho más peligroso que el mío.

Ergnade sonrió suavemente y acarició mi cabello sin estropearlo.

—Estoy bien,  la gente a mi alrededor y yo, estamos todos preparados para la muerte. Sin embargo, no tengo intención de morir en una escaramuza tan pequeña.

No dije nada más, y seguí mirándolo fijamente, hasta el punto de grabar su rostro en mi mente. Finalmente golpeó su pecho, realmente con fuerza.

—Cuídate.

Este momento finalmente se detuvo con gran dificultad, y por un momento, la sonrisa de Ergnade pareció hacerse más profunda cuando se fue.

Los soldados se colocaron rápidamente en la formación fuera de las murallas del fuerte. Es para que el ejército Densel nos preste atención, es lo que nuestro líder el conde dijo que hiciera. En el campo de batalla, el lado con más información tiene la ventaja. Parece que manipular información para que la otra parte solo note lo que quieres que sepa es una de las cosas básicas.

— ¡Todos, avancen!

Bajo la orden de Volmar, los pesados ​​golpes de tambor comenzaron a sonar a un ritmo constante. De acuerdo con su ritmo, los soldados avanzaron.

Mientras estaba rodeado de soldados, aunque sabía que estaba fuera de lugar, quedé impresionado con la marcha.

Durante la marcha de mi celebración de cumpleaños, había pensado que quería hacerlo con una banda de música, y como era de esperar, gracias a los golpes de tambor, parecía que los soldados podían marchar mucho más al unísono entre ellos. Aunque mi ejército también había estado entrenando desde que habían venido aquí, parece que no tienen ningún sentido del ritmo. Debido a que el terreno aquí es plano, es perfecto para cargar, y probablemente no sea demasiado difícil escuchar los tambores a una distancia de 200 metros más o menos

En poco tiempo, llegamos al campamento del ejército Densel. Sus 700 tropas ya estaban alineadas en una masa densa esperándonos.

Pero cuanto más nos acercamos a ellos, más sentía que algo estaba mal. Entrecerré los ojos para tratar de ver las cosas mejor, y tal vez mi expresión también desapareció, Gunther, que estaba parado a mi lado, me preguntó qué sucedía.

—No sé por qué, pero hay… algo parece extraño sobre el enemigo. Tal vez sea solo mi imaginación.

— ¿Ah?…Espera un segundo.

Aunque no estaba seguro de cuál era mi sentimiento, Gunther miró con furia a la formación enemiga y pensó por un momento en silencio, luego, de repente, alzó la voz apresuradamente.

—Oi, no hay caballos en las filas enemigas. Además de eso, la mayoría de las cabezas de sus tropas parecen revolotear de una manera divertida.

Cuando escuché que sus cabezas ondeaban, el recuerdo de un espantapájaros de mi vida anterior de repente entró en mi mente. Cada vez que el viento soplaba contra él, comenzaba a aletear. Lo que pensé luego fue qué cosa más conveniente recordar en este momento.

— Esto es probablemente un señuelo.

— ¿Qué? ¡Quién, quién es el más rápido de nuestro ejército!

Cuando Gunther gritó a los soldados detrás de él, mi ejército se detuvo sorprendido y conmocionado. Mientras los soldados se congelaban y tenían expresiones de pensamiento en sus caras, un delgado brazo se levantó de entre ellos.

— ¡Sí! ¡Tengo mucha confianza en mi velocidad y todos dicen que soy el más rápido!

El que salió de entre las tropas cuando lo dijo, fue el soldado en entrenamiento, Paulo, quien tenía el papel de dirigir mi caballo cuando íbamos camino al Fuerte Jufegna.

—Bien, entonces te estoy dando una orden. Dirígete directamente al primer pelotón de caballería en la formación del centro, y dale a su líder Ergnade el mensaje de que “el ejército enemigo parece extraño”. No hay caballos presentes, y los soldados enemigos parecen accesorios.

— ¿¡Qué!? ¿Enviar a alguien como yo, como mensajero a los caballeros?

Paulo alzó la voz y se quedó con los ojos muy abiertos por la sorpresa, pero tal vez porque sabía la urgencia de la situación, se fue inmediatamente a toda velocidad. Al verlo partir, sentí que no estaba alardeando cuando dijo que era el más rápido.

— ¿Qué pasa, vizcondesa Kaldia?

Probablemente porque se preguntaban por qué el ejército de Kaldia de repente dejó de marchar, el vice capitán del escuadrón franco que viajaba con nosotros en el ala izquierda se acercó a caballo para preguntar.

Es un soldado bastante avanzado en años con bigote y barba blancos, y en lugar de estar en forma, podría decirse que es más gordo.

—Algo es extraño sobre el ejército Densel, creo que podría ser un señuelo.

No hay caballos, y las cabezas de los soldados enemigos temblaban inseguras en el viento, al igual que los espantapájaros. El vice capitán escuchó mi explicación mientras se acariciaba la barba, pero cuando terminé y le pedí que informara la situación a su capitán, comenzó a reírse.

—Qué..

Cuando el vice capitán comenzó a reír de repente a pesar de la situación tensa, Gunther se quedó sin palabras. Siguió riendo sin tener en cuenta la tensión.

—Vizcondesa Kaldia, eres realmente una niña adorable. Me recuerdas a mi nieto.

— ¿Huh?

El vicecapitán se ha ido por la tangente, no entiende nada en absoluto.

No pude evitar inclinar mi cabeza en confusión, mientras el vice-capitán se volteaba hacia Gunther y seguía hablando con una expresión alegre en su rostro.

—Cuando se mezclan con los adultos en un lugar como este, los niños generalmente querrán decir cosas que los hagan destacarse. No tienes que tomarlos tan en serio.

¿Qué pasa con este tipo?

En su actitud demasiado despreocupada, Gunther y yo nos quedamos paralizados de asombro durante bastante tiempo.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *