Actor de Reparto Masculino – Capítulo 35 – Arco 4: Xianxia

Traducido por Shiro

Editado por Ayanami


Al regresar de la Tierra Celestial de la Dicha Eterna, lo primero que Sui Yuan debe hacer es, por supuesto, disculparse formalmente y solicitar un castigo por sus malas acciones. Como el discípulo principal de la secta Cosmos Celestial, su falla acarreó la pérdida de varios discípulos. Este error podría considerarse, tanto ligero como severo, dependiendo de si los diversos Ancianos depositan o no, la culpa sobre sus hombros.

Naturalmente, debido a que Sui Yuan —o debería decir, Liu Minghui— siempre ha exhibido un sobresaliente talento y buena disposición, tiene la confianza de casi toda la secta. De modo que, nadie se imaginaría, que ese pequeño incidente, fue su obra deliberada.

De acuerdo al texto original, el castigo que recibió Liu Minghui fue el ser enviado en aislamiento durante un año para contemplar un muro figurativo y reflexionar sobre sus malas acciones. Superficialmente, lo llaman castigo, pero, sería mejor llamarlo protección indirecta. Al enviarle lejos, podría escapar de cualquier resentimiento y calumnia de los otros discípulos, manteniendo, de este modo, a su mente en paz. Esto le permitirá continuar cultivándose en aislamiento, inspeccionar todas las recompensas que logró obtener en la Tierra Celestial de la Dicha Eterna y, con suerte, entrar en la etapa de Alma Naciente lo más pronto posible.

Por lo tanto, Sui Yuan no está preocupado. Manteniendo una expresión tranquila, con un toque de culpa, se para erguido, en medio de la sala del templo, hablando con franqueza y, sin siquiera, tratar de negar su responsabilidad. Este comportamiento, honesto y sincero, evoca la aprobación en los corazones de los Ancianos. Incluso el líder mismo de la secta, se encuentra complacido en extremo, acariciando su barba, para ocultar la elevación de las comisuras de su boca.

Por fuera, el mundo del cultivo parece benevolente y pacífico, pero, por debajo de eso, lo que se encuentra es un lugar frío en el que los fuertes se aprovechan de los débiles. A pesar de ser lamentable que la vida de algunos jóvenes se perdiera en la Tierra Celestial de la Dicha Eterna, esto sirvió para probar que carecían de la fuerza mental suficiente para sobrevivir, y demostró que no eran aptos para continuar transitando este camino.

De cualquier modo, tarde o temprano, habrían sido eliminados, e incluso, el potencial sumado de todos, ni siquiera sería suficiente para encender una vela en comparación al brillante futuro de Liu Minghui. Además, morir, es similar a apagar una lámpara. Mientras que hacerle difícil la vida a alguien, debido a la muerte de algunas personas insignificantes, no era nada beneficioso para la secta.

No son únicamente los corazones de estos Ancianos los que están sesgados. Inclusive los discípulos que sobrevivieron a la formación mágica ilusoria, suplican en nombre de Liu Minghui debido a una miríada de razones. Algunos, son como Shen Jiayi, quien es de buen corazón y realmente quiere ayudar, ya que siente que no merece ser culpado por lo sucedido. Otros, lo hacen porque saben cuán poderoso es dentro de la secta, y quieren aprovechar esta oportunidad para congraciarse con él.

En resumen, el resultado final es abrumadoramente a su favor. Si Sui Yuan no hubiera sabido, de antemano, que será «castigado» durante un año en aislamiento, habría asumido que este veredicto significaba que no sería penalizado en absoluto.

Aunque no desean castigarlo, saben que este asunto actuará como un precedente para los demás discípulos de la secta, o al menos, sonará bien si, noticias acerca de su imparcialidad llegan a extenderse. Después de consultar con los otros Ancianos, el líder de la secta Jie Lu se vuelve hacia el apático Xuan Ling, quien se encuentra de pie, al otro lado de la sala, y no ha dicho palabra alguna.

—Hermano menor Xuan Ling, usted es el Anciano que, en esta oportunidad, estuvo a cargo de la supervisión, por lo que tendrá una comprensión mucho más clara de este asunto. ¿Cómo considera que deberíamos manejar su castigo?

Una vez que es hecha esta pregunta, Xuan Ling se convierte en blanco de la mirada de todos, incluso de Sui Yuan.

La conducta del aludido, es gélida y distante. En su corazón, sólo hay una visión única y estrecha: la suya. Cuando juzga a alguien, sólo existe lo correcto o lo incorrecto. Nunca tomará en cuenta lo que será beneficioso para la secta, o cómo el mundo exterior ha cambiado. En el texto original, fue el único Anciano que expresó una opinión diferente acerca del castigo de Liu Minghui. Sin embargo, bajo la petición de misericordia de su discípula, no persevera con su propuesta de incrementar la sentencia, cediendo al final.

Por lo tanto, cuando abre su boca, las palabras que salen de ella hacen que la complexión de los otros Ancianos palidezca.

—De acuerdo a la ley de la secta, acciones impropias que resulten en poner en peligro y la muerte de los discípulos deben ser castigadas con diez azotes.

El látigo usado para cumplir las sentencias en la secta Cosmos Celestial no es uno ordinario. Más bien, es un arma espiritual forjada por el Herrero Celestial. Cada latigazo bloqueará un meridiano[1] en el cuerpo de la víctima, ralentizando la circulación espiritual, ocasionando el decaimiento del cultivo de la persona. Si Sui Yuan es sometido a diez latigazos, necesitaría, aproximadamente, de un año para recuperarse, cosa que influenciaría, enormemente, su ascenso a la etapa de Alma Naciente.

La expresión del líder de la secta se torna oscura, volviéndose bastante desagradable. Él, naturalmente, está al tanto del temperamento de su hermano marcial menor, pero nunca pensó que éste exigiría una penalización tan fuerte. Justo cuando estaba devanándose los sesos en busca de una razón válida para refutar su propuesta, una voz alarmada corta con el silencio.

— ¡Maestro! —Exclama Shen Jiayi.

Por lo general, un mero discípulo no tiene permitido interrumpir como le plazca durante un momento tan serio como este, pero, dado que Shen Jiayi está suplicando en nombre de su amado discípulo sucesor, no la detiene.

Xuan Ling la mira con un dejo de irritación, pero, contrario a lo que se espera, se corrige a sí mismo.

—Sin embargo, debido a lo cerca que se encuentra de avanzar, y a que sus acciones fueron involuntarias, incluso reconociendo sus fallas, sin tratar de rehuir de su responsabilidad, estoy dispuesto a reducir su sentencia.

Todos y cada uno de los Ancianos, no pueden evitar quedar congelados por una fracción de segundo, sorprendidos por su repentina enmienda. Sus ojos, alternan entre Shen Jiayi y Xuan Ling, con miradas complicadas. Incluso la heroína se ha quedado sin habla debido al asombro, sus ojos se agrandan, mientras mira vacilante, a su Maestro, una sonrisa grata, apenas visible, adorna sus labios.

Sui Yuan frunce sus labios, sintiéndose un poco extraño, mientras se pregunta por qué Xuan Ling aceptó ceder tan fácilmente, sin actuar inflexible como se describe en el guión. Aun así, se gira hacia el Anciano Xuan Ling y se inclina, mostrando su agradecimiento.

—Ya que el hermano marcial menor ha dado su veredicto… —Uno de los Ancianos se aclara la garganta y se recompone, antes de mirar al líder de la secta —Anciano Jie Liu, ¿cómo considera que debemos manejar este castigo?

—Lo condenaremos a aislamiento durante un año entero, ¿qué les perece? —Responde el mencionado, después de un rato.

El castigo de Liu Minghui es decidido. Incluso si algunas cosas no salieron, exactamente, como debían a medio camino, esta escena, puede considerarse completada con éxito. Después de experimentar mundos en los que su eje principal ha sido invertido, Sui Yuan ha aprendido a hacer caso omiso a pequeñas alteraciones como ésta. La pregunta es: si debería contar el permanecer imperturbado como un progreso para convertirse en un actor veterano…

Una vez que la asamblea ha finalizado, el Maestro de Sui Yuan le ordena permanecer. Entonces, el Anciano le pregunta por el botín que logró obtener en la Tierra Celestial de la Dicha Eterna, mientras le dice que no se tome a pecho este castigo y le recomienda que continúe cultivándose en aislamiento, para que pueda alcanzar la etapa de Alma Naciente lo más pronto posible.

Sui Yuan, naturalmente, no se encuentra resentido, y lo demuestra con sus acciones cuando le hace una reverencia a su Maestro aceptando su consejo. Al ver que su reacción no tiene ni el más mínimo rastro de hipocresía, el líder de la secta se relaja, dirigiendo sus pensamientos hacia otro asunto que le preocupa.

—Minghui, ¿le prestaste atención a la interacción entre el hermano menor Xuan Ling y su discípula, Shen Jiayi, cuando estuviste en la Tierra Celestial de la Dicha Eterna?

Sui Yuan hace una pausa, sin comprender el por qué el líder de la secta está haciendo esta pregunta.

—Me temo que no le presté atención. ¿Puedo preguntarle por qué pregunta acerca de ello? —Responde con cautela, tras reflexionar un poco, con el ceño fruncido.

—Siento que el hermano marcial menor se preocupa mucho por Shen Jiayi… —El Anciano deja escapar un largo suspiro —Xuan Ling es alguien a quien vi crecer, por lo tanto, conozco su temperamento mejor que nadie. El que aceptara y no reprendiera a quien habló cuando no correspondía, incluso cediendo ante su apelación…me encuentro muy preocupado por él, ah…

Sui Yuan permanece taciturno y conserva su postura preocupada, ya que siente que, con su estatus actual, no está calificado para ofrecer especulaciones sin fundamento.

—Minghui, ¿piensas que el hermano menor Xuan Ling pueda estar enamorado de Shen Jiayi? —Por más que lo intente, el líder de la secta tiene grandes dificultades para entender lo que pasa por la mente de Xuan Ling. Hay momentos en los que ese hombre permanece frío y distante, mientras que hay otros en los que muestra sus emociones con claridad en su rostro. Sin una respuesta definitiva, el Anciano no puede evitar inquirir a su discípulo más confiable, sociable y de buenas relaciones —No necesitas pensar mucho, sólo dime tus pensamientos con sinceridad.

Sui Yuan frunce sus labios.

—A pesar de pertenecer a una generación más joven y ser indigno de ofrecer una opinión… —Pausando por un segundo, recuerda lo que leyó en el texto original y levanta la cabeza para mirar a su Maestro a los ojos, abordando, sin rodeos, el meollo del asunto —Pienso que el Anciano Xuan Ling, de hecho, se ha enamorado de la hermana menor Shen.

Con alguien más, confirmando sus especulaciones previas, el líder de la secta sólo puede exhalar preocupado. Agitando su mano para excusarlo, se hunde en sus cavilaciones.

En cuanto a Sui Yuan, por iniciativa propia y después de poner en orden sus asuntos, se va al acantilado ubicado detrás de la secta, dando inicio a su año de aislamiento.

Como Liu Minghui no alcanzará la etapa de Alma Naciente incluso después de un año, Sui Yuan no necesita cultivarse tan seriamente como lo hizo al principio. Permitiéndole a la Bestia de Cristal que deambule libremente, la observa jugar alegremente durante un largo rato, antes de asentarse sobre una gran roca. Cruzando las piernas como si estuviera meditando diligentemente, comienza a discutir los desarrollos recientes con 5237.

Aún se desconoce si la presencia de Sui Yuan está ocasionando un efecto mariposa, o si esto es lo que Zhao Xihe ha estado haciendo desde la oscuridad, pero, de cualquier modo, ambos personajes son sospechosos de ser el protagonista masculino —Xuan Ling y Shao Peiyuan— ya que ambos han mostrado ligeras inconsistencias en discurso y acciones. El primero, se corrigió demasiado rápido cuando Shen Jiayi suplicó para disminuir la pena, y el segundo parece albergar sentimientos ambiguos hacia Liu Minghui —Sui Yuan, persistentemente, quiere creer que es hacia Liu Minghui —Ambos eventos le están dando dolor de cabeza.

Sin embargo, tras considerar todos los aspectos de la historia, Sui Yuan y 5237 fallan en idear un plan para enderezar el rumbo de la trama. Lo único que pueden hacer, en este momento, es dar con cautela, un paso a la vez, intentando no estropear más las cosas.

Justo cuando toma esta firme decisión, un repentino aumento de energía espiritual estalla desde muy lejos. Los ojos de Sui Yuan se abren de golpe y se vuelve en dirección a la fuente, sólo para ver densas nubes reuniéndose en el horizonte. ¡Éste, es el presagio inconfundible de alguien en proceso de entrar en la etapa de Alma Naciente!

—Parece que Shao Peiyuan acaba de alcanzar la etapa de Alma Naciente, justo como dice el guión. —Al suspiro de 5237 le hace eco el de Sui Yuan. Sin embargo, su expresión complacida, inmediatamente, se transforma en una oscura y dura.

Su sistema queda congelado por una fracción de segundo, entonces, se da cuenta de que su compañero se ha sumergido en su rol de nuevo, un severo silencio permea el aire a su alrededor, mientras su mirada se llena de envidia y odio.

Según el guión, Liu Minghui, después de descubrir que Shao Peiyuan logra subir antes que él, por poco cae en el camino demoníaco, ¿cierto? —El brillo en los ojos de Sui Yuan es afilado y lleno de malicia.

Así es. Fue el líder de la secta quien, con presteza, detectó que la fuerza vital de Liu Minghui fluctuaba de forma indefinida, entonces, se dio cuenta de que su discípulo había tenido un accidente y llegó justo a tiempo para traerlo de vuelta —responde 5237 un poco aprensivo— ¿Sabes actuar como si estuvieras a punto de entrar por el camino demoníaco?

No lo sé —le contesta honestamente —De cualquier modo, todo lo que tengo que hacer es seguir lo que está descrito en el texto. Mientras más me concentre mejor, ¿verdad? —Dicho esto, comienza a comprimir la energía espiritual en su cuerpo, interrumpiendo el flujo que circula con calma por sus meridianos.

Hacerlo conscientemente, da como resultado un dolor penetrante e intenso, que raya en lo insoportable. Sólo cuando siente que sus órganos internos se han vuelto un desastre, es que deja de reprimir la ola de agonía que atraviesa su cuerpo, y tose sangre.

— ¡Mierda! ¡¿No estás exagerando un poco?! —Al ver su semblante pálido y la sangre goteando de entre sus labios hasta la roca de abajo, 5237 salta de arriba a abajo agitado. Sin embargo, antes de que Sui Yuan pueda calmar su respiración entrecortada y consolar a su consternado sistema, de pronto, siente una presencia espiritual helada envolviendo su cuerpo. Poco después, dos manos se ciernen alrededor de su cintura, la cual, estaba a punto de flaquear, y lo sostiene para que permanezca sentado.

—Calma tus emociones. ¡Despeja tu mente de todo! —Uno puede escuchar un rastro de preocupación en esa voz helada, mientras el dueño arrastra el cuerpo impotente de Sui Yuan hacia su pecho. Con un brazo alrededor de su cintura, la otra mano libre se posa sobre su pecho. Luchando por levantar la cabeza y mirar a la persona. Cuando su mirada se encuentra con un par de ojos gélidos y enojados, se congela de inmediato.

Permaneciendo completamente inmóvil, sólo puede hacerse una pregunta.

— ¿Por qué no es el líder de la secta? ¡¿Adónde fue el líder de la secta?!

— ¡¿Si me preguntas a mí, a quién le pregunto yo, ah?!

Un flujo constante de energía espiritual fría penetra en su persona, recorriendo, claramente, sus meridianos, aplacando su caótica energía interna. Sui Yuan inhala profundamente para contrarrestar el dolor, mientras el sudor humedece sus ropas. Cada vez que piensa en salir del agarre del otro, el brazo a su alrededor se tensa, forzándolo a permanecer sentado y a aguantar hasta que todo haya terminado.

Tan pronto como su energía espiritual interna se calma y sus órganos dejan de sentirse como gachas, inhala profundamente una vez más, y lucha por ponerse de pie, girándose para agradecer al Anciano.

—Muchas gracias al Anciano Xuan Ling por su oportuna asistencia.

El mencionado, lo observa en silencio por un corto período de tiempo, entonces, deja caer su mano del pecho de Sui Yuan y da un paso hacia atrás.

— ¿Por qué estuviste a punto de caer en el camino demoníaco?

—Mi corazón…estaba inquieto. Me encontraba demasiado ansioso e intenté avanzar prematuramente —le da al Anciano, la respuesta del texto original, luego, cambia el tema—. ¿Puedo preguntar qué hacía aquí?

—Entreno aquí a diario.

Sui Yuan se ahoga un poco, ante la inesperada respuesta, haciéndole a 5237 una pregunta con la mirada. El sistema hojea las páginas rápidamente, finalmente, asiente con la cabeza impotente.

—Aquí dice que a Xuan Ling le gusta entrenar el Arte de la Espada detrás de la montaña de la secta…parece que tuvimos la mala suerte de encontrárnoslo mientras entrenaba. ¿O, es posible, que te hayas alejado del Camino del Bien demasiado pronto?

Sui Yuan se ha quedado sin habla.

No hay ninguna especificación acerca de cuándo Liu Minghui casi cae en el Camino Demoníaco después del avance de Shao Peiyuan, ¡así que, cómo se supone que él lo sepa, ah!

Al ver que Sui Yuan se tambalea ligeramente sobre sus pies, Xuan Ling cierra sus ojos.

— ¿Aún tienes la botella de píldoras Perla de Jade que te di?

—Sí —le contesta con deferencia.

—Toma una —ordena cortante.

Sacando la botella de jade de entre sus ropas, Sui Yuan coloca la última píldora sobre su palma. Aunque su corazón lamenta el malgastarla de este modo, no puede desobedecer la orden directa de un Anciano. Por lo tanto, bajo la mirada penetrante del otro, la traga.

— ¿Ya no te queda ninguna? —Pregunta Xuan Ling abruptamente, tomando nota de cada vacilación y pequeño tic.

Sui Yuan se pone rígido, luego asiente.

—Las usaste muy rápido —afirma con tono vago.

Su comentario lo hace quedarse momentáneamente sin habla. No puede decir que, debido a su ignorancia, desperdició la primera píldora, al sanar una herida superficial; y que la segunda la usó para salvar la vida de un importante actor de reparto que podría ser el protagonista, ¿cierto?

Afortunadamente, el Anciano no le hace más preguntas, simplemente, ondea una manga y se aleja.

Dejando escapar un largo suspiro, Sui Yuan está a punto de inclinarse y decir «respetuosamente me despido» cuando Xuan Ling se detiene sobre sus pasos y mira sobre su hombro.

—Ven conmigo.

—Debo quedarme aquí para reflexionar…

—Casi caes en el Camino Demoníaco, ¿qué hay que reflexionar? —Dice, interrumpiendo su protesta —Informaré al líder de la secta después. Por ahora, sígueme.

Sin salida, trata, desesperadamente, de recordar lo que ocurre después de esta escena. En la historia, el período de aislamiento de Liu Minghui también finaliza, inmediatamente después, de que casi se desvía del Camino del Bien. Con esto en mente, no discute.

—Sí —dice respetuosamente, sin embargo, antes de que pueda dar un paso en su dirección, sus rodillas flaquean, lo que hace que tropiece.

Sucumbir a los demonios internos es similar a experimentar una enfermedad grave. Después de atravesar las puertas del Infierno, aspirar a recuperarse inmediatamente después eso, por supuesto, es imposible. Sin esperar a que Sui Yuan recupere el equilibrio, éste, una vez más, es arrastrado a un abrazo. Entonces, Xuan Ling saca, inexpresivamente, su espada espiritual y pisa sobre el lado plano de la hoja con Sui Yuan en brazos. Un segundo después, Jian se eleva hacia el cielo, volando a toda velocidad hacia el Pico Celestial de Acero. La voz de Sui Yuan es llevada por el viento.

— ¡Solicitando…regresar…al pico…del Maestro…! —Vocifera en vano, mientras ríos de lágrimas bajan por sus mejillas.

Este escenario de secuestro contundente…es una ilusión, ¡¿cierto?! —pregunta 5237.


[1] Según la medicina tradicional china, en el cuerpo humano existe una red de canales, llamados meridianos energéticos, que conecta todos los órganos, tejidos y células. Si les interesa, más info aquí.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *