Actor de Reparto Masculino – Capítulo 38 – Arco 4: Xianxia

Traducido por Shiro

Editado por Ayanami


Sin importar cuánto esfuerzo desperdiciara Sui Yuan intentando contactar a He Lianyu de nuevo, cada vez que lo hace sólo recibe una oración.

«Estoy muy claro en lo que quiero, no hace falta continuar con las negociaciones».

¡En este momento quiere arrodillarse frente a él! ¡Querer obtener a la heroína es imposible, y querer a otro actor de reparto es ilógico! ¡Camarada, por favor, despierta, ah!

Es incapaz de comprender por qué, aparte del poco confiable protagonista masculino, incluso los otros actores de reparto están comenzando a ir en todas direcciones, arruinando frenéticamente todo en su camino. En la situación actual, lo único que puede hacer es ejecutar su rol concienzudamente y llevar a cabo todas sus escenas hasta el final.

Por lo tanto, aunque He Lianyu se rehúsa a ponerse en contacto con él, Sui Yuan hace todo de acuerdo a la trama, invitando a Shen Jiayi a bajar de la montaña con él para que lo acompañe a la Convención de Cultivadores. Al mismo tiempo, le notifica a su villano compatriota que todo procederá como planearon.

El nombre Convención de Cultivadores podrá sonar como algo impresionante, pero, de hecho, es simplemente una subasta donde discípulos cultivadores pueden vender cualquier clase de artículos que hayan creado o ganado. Esta convención en particular se realiza cada diez años, y sólo los cultivadores que han recibido una invitación personal tienen permitido entrar. Sin embargo, cada pase le permite al portador traer consigo a uno o dos compañeros.

Aunque Shen Jiayi es un cultivador que se encuentra en la etapa de Formación de Núcleo, no se ha hecho un nombre en el mundo del cultivo, por lo que, naturalmente, no recibió una invitación. Por otro lado, el personaje actual de Sui Yuan, Liu Minghui, es un reconocido genio, un talento joven dentro de su secta. A pesar de que Shao Peiyuan pasó a la etapa de Alma Naciente, un paso antes que él, todavía conserva suficiente renombre como para ser invitado.

Cuando Sui Yuan trajo a colación el asunto de bajar de la montaña con él, la reacción inicial de Shen Jiayi fue de grata sorpresa, seguida de timidez. Ella, naturalmente, estaba al tanto de los rumores que circulaban en la secta acerca de ellos. Aunque él siempre se ha comportado como un caballero cada vez que han interactuado, y nunca le ha demostrado algo aparte de un respeto amigable, ella igualmente se siente conmovida.

Antes de descubrir la «verdadera identidad» de Sui Yuan, su estatus, poder y todo lo demás, eran todas cosas que le atraían a la pragmática Shen Jiayi. De forma similar, también tiene una buena opinión acerca de este hermano mayor marcial que siempre está cuidando de ella, y es por esto que no aborrece los rumores que se han esparcido. Lo único que le molesta es que su maestro, a quien ella respeta profundamente, también se ha visto envuelto en esta situación, ocasionando que se sienta abatida por debajo de toda esa felicidad.

Siendo su discípula sucesora, Shen Jiayi sabe mejor que nadie que su maestro, aunque la trata bien, no la ve como a una amiga. Toda la preocupación que le demuestra es la responsabilidad de un maestro hacia su discípulo, eso es todo. Más importante aún, ¿quién trataría a la mujer que le gusta de forma tan gélida? En su opinión, este maestro suyo, es más afectuoso hacia su hermano mayor Liu. Después de todo, ¡él nunca se ha tomado el tiempo de revisarla todos los días, sin falta, cuando ha estado herida!

Ella sigue sin saber con exactitud el origen de los rumores acerca de las intenciones del maestro Xuan Ling hacia ella, estaba bastante asombrada cuando descubrió que el líder de la secta y varios de los otros Ancianos, aparentemente, creen en ello de todo corazón. La verdad, es que no sabe si reír o llorar, ah. Aun así, es incapaz de tomar la iniciativa y explicar el asunto públicamente. Por lo que, sólo puede esperar a que estos chismorreos sin fundamentos desaparezcan lo más rápido posible y que la reputación de su maestro quede limpia.

Para evitar que otros sigan pensando equivocadamente en ella y su maestro como una pareja, gradualmente, se ha ido acercando a Sui Yuan, aceptando de inmediato la invitación de éste cuando la trajo a colación. A decir verdad, también siente mucha curiosidad por la Convención de Cultivadores, y quiere aprovechar esta gran oportunidad para darle un vistazo.

La subtrama relacionada con esta convención es bastante tranquila. Sui Yuan sólo necesita seguir el guión y comprar algunos materiales, relativamente, poco costosos para confeccionar algunos amuletos. En cuanto a Shen Jiayi, su carisma natural consigue atraer el favor de un joven maestro de una familia influyente de cultivadores, el cual, procede a apostar mil piezas de oro de una sola vez para ganarse una sonrisa de la belleza. En un mundo donde los personajes se han corrompido, cambiando de equipo, y le generan desesperanza, esta escena le da un poco de confianza.

¡Ciertamente, así es como deberían ser los mundos BG!

Este joven maestro es distinguido, atractivo e inteligente, un poco arrogante pero no malintencionado. Complacido en su interior, pero impertérrito en el exterior, Sui Yuan finalmente saborea el ser tratado como un rival en el amor por otro personaje masculino. Al mismo tiempo, también es testigo de un puñado de actores de reparto revoloteando alrededor de la heroína, enamorados de ella.

La escena de esta convención podría considerarse como la primera vez en la que todos los actores de reparto están reunidos en un solo lugar. Después de todo, aquéllos dignos de este título deberían tener, al menos, algún tipo de estatus. Por lo tanto, como uno de los «actores de reparto predestinados», Shao Peiyuan, naturalmente, aparece.

No obstante, mientras que los otros se dirigen hacia la protagonista femenina, Shao Peiyuan no sigue la norma. Tan pronto como ve a Shen Jiayi y a Sui Yuan, se apresura hacia ellos y ocupa el asiento junto al último, antes de preguntarle acerca de su salud.

El necesitar prestarle atención a la heroína y su harén no oficial entre tanto que la otra mitad de su cerebro está preocupándose constantemente sobre sí He Lianyu actuará acorde a lo planeado o no, ¡hace que su corazón se sienta tremendamente estresado! Por lo tanto, inevitablemente, se encuentra un poco distraído durante la conversación con Shao Peiyuan.

—Minghui, tú… —Al ver que la mirada de Sui Yuan vuelve a desplazarse por séptima vez en dirección a Shen Jiayi en los últimos minutos, Shao Peiyuan no puede evitar preguntarle—. ¿Tienes intenciones hacia la hermana menor Shen?

Estas palabras hacen que su cuerpo se ponga rígido, pero luego se gira para mirarlo.

—¿Por qué lo preguntas?

—Escuché algunos rumores sobre ustedes, inmediatamente después de salir de mi cultivo a puerta cerrada… —admite un poco avergonzado.

Una sonrisa, algo complicada, adorna el rostro de Sui Yuan cuando responde:

—No pensé que se extendería hasta la secta Elemento Celestial…

Con una sensación indescriptible agobiando su corazón, Shao Peiyuan insiste.

—¿Esos rumores son verdaderos?

Con la mirada fija en su regazo, Sui Yuan recita una de las líneas de Liu Minghui acerca de la protagonista femenina.

—Sabia, virtuosa, dulce y agraciada. Un hombre noble naturalmente la cortejaría.

—Tienes razón, supongo… —Shao Peiyuan ríe, sonando un poco tenso y menos animado. Incluso él mismo siente que su reacción es un poco extraña. Inconscientemente, reflexiona acerca de la repentina melancolía que se apoderó de su corazón, con rapidez, concentra su atención en los artículos en el escenario de la subasta.

Entonces, Sui Yuan, en secreto, exhala aliviado. Un momento antes, tenía tanto miedo de escuchar «pero será a ti a quien siempre amaré» o algo melodramático y digno de vergüenza similar a eso. Gracias a Dios se demostró que sólo estaba pensando en exceso.

¡No todo ha caído a tan terrible estado! ¡Shao Peiyuan sigue siendo un buen camarada transitando el camino BG!

Los cultivadores son personas muy ocupadas también, por lo que, una vez que la convención concluye, la heroína se despide del grupo de actores de reparto, preparándose para regresar a la secta Cosmos Celestial en compañía de Sui Yuan. Shao Peiyuan también regresará a su secta, y como ésta se encuentra en la misma cordillera de los Cielos Distantes, decide acompañarlos.

La trama avanza según el texto original. Por lo tanto, el plan rastrero entre ambos villanos, lentamente, se materializa.

Tal y como habían acordado, Sui Yuan dirige a Shen Jiayi —así como a Shao Peiyuan, quien ahora los acompaña— a la ubicación convenida. Después de eso, sólo tendrá que desaparecer del lado de la heroína para darle a He Lianyu la oportunidad perfecta para que ataque. Como el cultivador ha alcanzado la etapa de Aspecto Sólido, la cual, es el equivalente de la etapa de Alma Naciente para los cultivadores ortodoxos; lidiar con Shen Jiayi, quien apenas se encuentra en la etapa inicial de la etapa de Formación de Núcleo, será pan comido.

Es una pena que sin importar cuán fuerte sea, no es rival para su maestro. Después de recibir información acerca de que su discípula salió perjudicada a causa de éste, Xuan Ling se venga en su nombre de inmediato, persiguiendo al villano con la intención de matarlo hasta que el rostro del cultivador demoníaco se torna azul. Apenas consigue salvar su vida cuando, eventualmente, regresa exitosamente a la seguridad de su secta. Habiendo sido golpeado casi hasta la muerte, el arrogante He Lianyu desarrolla un gran resentimiento por este par de maestro y discípula, y sus sentimientos hacia Shen Jiayi se vuelven extremadamente complicados.

Escaneando el pequeño papel en el que He Lianyu confirma que todas las preparaciones están listas —e ignorando la última línea en la que pregunta si entregará a Shen Jiayi o se entregará él a cambio—, Sui Yuan abre la puerta de la habitación para huéspedes, saliendo al pasillo. Alzando su cabeza para mirar a la luna llena en el firmamento, permanece inmóvil, vigilando la habitación para asegurarse de que la heroína no vaya a ninguna parte sin su conocimiento.

Esta es la escena con la que Shen Jiayi se encuentra al salir de la habitación un rato después. Un rastro de preocupación emerge en su corazón cuando se percata de la leve aura sombría que rodea a Sui Yuan. Tras lo que da un paso al frente con la intención de acercársele, sólo para darse cuenta de que Shao Peiyuan ya se encuentra a su lado.

—¿Qué ocurre? ¿No puedes dormir? —pregunta en voz baja.

Mirando al hombre junto a él, Sui Yuan desea profundamente, poder lanzarlo por los cielos y verlo desaparecer entre las nubes.

—Cultivadores como nosotros no necesitamos de mucho descanso. La luz de la luna es brillante hoy, por lo que decidí a admirarla.

En comparación con Liu Mignhui, Shao Peiyuan aprecia menos la naturaleza y el arte. Siguiendo la mirada de Sui Yuan, mira a la luna fuera de la ventana, pero no siente nada en absoluto. Sin embargo, no arruina el disfrute del otro.

—Ciertamente, es clara y purificadora. Ya que no te sientes cansado, ¿qué tal si me acompañas a caminar bajo la luz de la luna?

¡Sui Yuan se ahoga, por poco sucumbe a sus instintos de agarrar a Shao Peiyuan por los hombros y sacudirlo vigorosamente hasta que escupa sangre!

Las líneas intercambiadas durante esta conversación son, sin duda, las del guión, ¡pero la última oración de éste es lo que Liu Minghui le dice a la protagonista femenina para enamorarla, ah!

¡Robas mis líneas descaradamente y se las dices a la persona equivocada! ¡¿Está bien esto?!

En su visión periférica, nota a la heroína, quien está sonriendo levemente, y exhala. Un segundo después, ésta retrocede en silencio, se gira y regresa a la habitación. Por suerte, las manos de Sui Yuan están agarrando el marco de la ventana, de lo contrario, habría caído al suelo sobre sus cuatro miembros en agonía.

—Claro… —Tragando la sangre que siente que le está subiendo por la garganta, Sui Yuan reconoce que, si no puede hacer que la protagonista salga a dar un paseo con él, entonces, debería adaptarse a la situación y llevarse a Shao Peiyuan. Para bien o para mal…sólo debe asegurarse de que Shen Jiayi esté sola, ¿cierto?

Mientras tengas la mentalidad de Ah Q[1], siempre saldremos victoriosos. —5237 sobrevuela a su lado, recriminando sutilmente a su compañero.

Agitando su manga, Sui Yuan golpea y manda volando al sistema bocón, para luego sonreírle a Shao Peiyuan.

—Vamos.

Sacado de su ensimismamiento a causa de la voz del otro, el aludido, con rapidez, se da cuenta que ha olvidado sus modales. Sonriendo tensamente, alcanza a Sui Yuan y comienza a caminar junto a él.

Sollozando internamente, Sui Yuan hace uso de una «trampa de miel(?)»[2] para llevarse a Shao Peiyuan, dejando a la heroína sola en la posada. Sin darse cuenta, los dos hombres salen de la ciudad, una corta caminata se convierte en una muy larga. A causa de su estado solemne, Sui Yuan no se molesta en hablar con Shao Peiyuan —en cualquier caso, quien le gusta es Liu Minghui, no el actor que porta su rostro—. Aparentemente, percatándose de sus deseos, su acompañante se contenta con sólo seguirlo en silencio. Bajo la brillante luna, el ambiente tranquilo no es nada incómodo. Al contrario, el aire taciturno es más bien armonioso, haciendo que el corazón de las personas se relaje.

De pronto, nubes oscuras comienzan a cernirse sobre el centro de la ciudad, a medida que un rugido indistinto acaba con el silencio de la noche. El corazón de Sui Yuan da un salto de alegría, pero rápidamente endosa una expresión temerosa.

—¡Esto no es bueno, es la secta Demoníaca!

—¡La hermana menor Shen se encuentra en la ciudad! —exclama Shao Peiyuan, internamente furioso consigo mismo por haberle propuesto a Sui Yuan que salieran a caminar, olvidándose por completo de ella, quien posee la base de cultivo más débil entre los tres. Agarrando la muñeca de Sui Yuan, está a punto de arrastrarlo y apresurarse de regreso, cuando un grupo de cultivadores demoníacos los rodea.

Shiro
El pobre Shao Peiyuan se olvida de todo cuando está con Sui Yuan.

Aunque los cultivadores rectos y los demoníacos transitan caminos diferentes, lo cual no permite que cooperen, no son completamente incompatibles. Bajo circunstancias normales, ambos lados no pelearán entre sí. Mientras se mantengan corteses, pueden intercambiar saludos convencionales de forma civil. En el presente, no obstante, incluso un idiota puede ver que estos tipos no salieron a dar un paseo bajo la luna. Desenvainando su espada sin dudar, Shao Peiyuan empuja a Sui Yuan detrás de sí en un gesto protector, justo cuando el otro saca algunos amuletos.

Esta corta escaramuza no es, para nada, intensa, ya que Shao Peiyuan no tiene la intención de darles una paliza. Su objetivo es alejarse de sus enemigos y regresar rápidamente a la posada para ayudar a Shen Jiayi. Por otro lado, a los cultivadores demoníacos les fue ordenado no matarlos, sino retrasarlos. Sumándole a eso el impedimento sutil por parte de Sui Yuan, los dos jóvenes desperdiciaron mucho tiempo y esfuerzo defendiéndose de este grupo. Para cuando sus atacantes se retiran y las nubes oscuras se dispersan, ya es bien entrada la noche.

Shao Peiyuan los mira irse con una expresión hosca y llena de culpa. Un paso detrás de él, Sui Yuan se regocija debido al hecho de que He Lianyu no lo defraudó en el momento crucial. Pero está igualmente preocupado ante la posibilidad de que éste secuestre a la heroína y se la lleve quién sabe adónde.

Regresando apresuradamente a la taverna, Shao Peiyuan se detiene abruptamente, tan pronto como aterriza sobre el techo de la posada a causa del asombro. Mirando sobre su hombro, Sui Yuan tampoco puede evitar que una mirada furiosa se cuele a través de su tranquila fachada.

Porque la persona que debió llevarse las posesiones de Shen Jiayi, y huído después de esto sigue allí. Sentado despreocupadamente en el techo de tejas, con una mano presionando a la heroína y con la otra bebiendo de una jarra de vino, He Lianyu todavía tiene el descaro de saludarlos alegremente en cuanto nota su presencia.

—¡Deja ir a la hermana menor Shen! —ruge iracundo Shao Peiyuan, corriendo hacia el hombre presumido de túnica púrpura, mientras blande su espada hacia éste.

Saltando sobre sus pies, la sonrisa de suficiencia del cultivador demoníaco se hace más prominente, dejando atrás una sola oración antes de desaparecer sin dejar rastro.

—Entrega a Liu Minghui si quieres salvar a Shen Jiayi.

Al no poder asestarle un golpe a He Lianyu, Shao Peiyuan desahoga su ira en el ahora vacante techo.

—Se trataba de una mera imagen fantasma. He Lianyu, probablemente, ya se ha ido con la hermana menor Shen. En estos momentos, podría estar a más de mil millas de distancia. —Sui Yuan dice en voz baja, su expresión oscura.

Shao Peiyuan se gira de inmediato y, con una mano agarra su hombro mientras habla con seriedad.

—Las palabras de un cultivador demoníaco no son de fiar. Está usando a la hermana menor Shen como carnada, pero nada garantiza que la dejará ir después de poner sus manos sobre ti. ¡Minghui, no debes hacer algo tan estúpido como intercambiar tu vida por la de ella!

Shao Peiyuan no puede evitar sentir desprecio hacia sí mismo en este momento. Aunque, naturalmente, está preocupado por Shen Jiayi, el corazón humano siempre estará sesgado. Que Liu Minghui arriesgue su vida para asegurar el regreso seguro de Shen Jiayi es algo que él no está dispuesto a hacer.

Obligándose a sonreír levemente, la mirada de Sui Yuan se centra en el techo bajo sus pies, pestañas temblando ligeramente en el proceso. Una tristeza aguda invade todo su ser.

Un compañero de equipo basura. ¡Y ahora otro compañero basura! ¡¡Incluso el ser oprimido hasta convertirse en polvo, no sería suficiente para expresar plenamente el abatimiento que su corazón siente en este momento!!


[1] Ah Q: el antihéroe de un texto popular llamado «La Verdadera Historia de Ah Q», el cual sigue el recuento en primera de sus compañeros aldeanos, y como tal, es un narrador poco confiable. Ah Q siempre está pensando que todo se desarrollará de acuerdo a sus deseos porque testarudamente quiere ver las cosas a su modo.

[2] Trampa de miel: engaño de índole sexual.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *