Actor de Reparto Masculino – Capítulo 43 – Arco 4: Xianxia

Traducido por Shiro

Editado por Ayanami


La ceremonia de doble cultivo de Xuan Ling y Liu Minghui dejó estupefacta a la mitad del mundo del cultivo, ocasionando que un sinnúmero de quijadas llegue al suelo. Primero, por ser un par homosexual. Segundo, porque el formidable cultivador del acero, el cual practica un arte de la espada desalmado y se encuentra en la última etapa previa a la Ascensión, se está casando por amor.

No mucho tiempo atrás, cuando sucumbió a la ira y por poco diezmó a una secta demoníaca, su espada no mostró piedad ni siquiera para con el Gobernante Demoníaco, hiriéndolo de gravedad durante la confrontación. Esta noticia se había extendido por todas partes. Sin importar si las personas lo reverencian por su apariencia o su proeza, todos se reunieron para bendecir su unión. Está de más decir, que todos celebraron tan pronto como la noticia se hizo pública.

Incluso si alguien alberga desdén en su interior, nadie se atrevería a exponer sus verdaderos sentimientos en un lugar con tantas personas. Sólo les queda controlarse y burlarse en privado. Ya que, así como hay personas que celan el increíble poder de Xuan Ling, también están aquéllos que envidian al cultivador que se encuentra apenas en la etapa de Formación de Núcleo, por haber sido lo suficientemente afortunado como para llamar la atención de ese Anciano y trepar a ese enorme árbol.

Y, en ese mismo instante, ¿qué está haciendo dicho cultivador afortunado?

Está acorralando a la protagonista…

5237 no sabe qué decir.

—Hermano marcial mayor, ¡no digas más! —grita Shen Jiayi a medida que se aleja, su tono lleno de sufrimiento. Aunque, en un abrir y cerrar de ojos, lo oculta bajo una expresión serena—. Eres el compañero de mi Maestro, a quien respeto. Sin importar nuestro pasado, ¡ahora sólo podemos tener una relación de hermanos!

Sui Yuan la mira, entonces, cierra sus ojos con pesar, con un semblante pálido y afligido.

—Comprendo tu miseria… —suspira ella, su tono se suaviza, se llena de pena y angustia—. Sé que aceptaste convertirte en su compañero por el bien de la secta, y por ello te estoy agradecida a pesar de mi tristeza. Mi maestro te ama mucho. Está dispuesto a dar cualquier cosa por ti. Por lo que pienso que te tratará bien y tú…con seguridad, llegarás a amarlo eventualmente.

—¿Amarlo? Claramente amo a alguien más… —murmura él con suavidad, sin decir el resto de la oración, riendo amargamente en su lugar—. Sí, tienes razón. Dado que ya tomé una decisión por el bien de la secta, debo continuar recorriendo este camino. No debo intentar nada en vano.

—Hermano marcial mayor… —Tras debatirse internamente durante un rato, finalmente le hace una reverencia respetuosa—. Les deseo felicidad a ti y a mi Maestro, espero asciendan juntos.

—Muchas gracias… —Después de un largo silencio, Sui Yuan logra pronunciar estas dos palabras, mientras observa a Shen Jiayi darle la espalda con determinación, para luego irse caminando con premura, tratando de alejarse de allí lo más rápido posible, sin lucir como si estuviera escapando.

Al tiempo que ve su espalda retirarse, Sui Yuan cubre su boca con una mano, ocultando su alegre sonrisa. Para sus adentros, se felicita por haber llevado a cabo tan conmovedora escena, expresando los sentimientos hacia la protagonista que Liu Minghui había reprimido.

Te doy ocho puntos —evalúa 5237 con parquedad.

¿Por qué dedujiste dos puntos? —Él es un individuo dispuesto a aceptar abiertamente las críticas y a aprender de sus errores. Un alumno ansioso por estudiar e incrementar su conocimiento.

Porque el diálogo no aparece en el guión original —contesta sin gracia.

Escucharlo lo hace trastabillar de forma abrupta, como si una flecha hubiese atravesado su rodilla. ¡Poco le faltó para caer de rodillas frente a su sistema! ¡¿Tenía que seguir recordando ese detalle?! Antes de que sus piernas cedan a causa de la desesperación, un brazo se envuelve alrededor de su cintura para estabilizarlo.

—Minghui, ¡¿estás bien?! —le pregunta ansioso Shao Peiyuan. En realidad, tenía rato de haber llegado, y había escuchado toda la conversación de ambos. Su mirada nunca se apartó de Liu Minghui, por lo que, claramente, presenció la forma en la que éste observó la figura de Shen Jiayi a medida que se retiraba. Verlo tambalearse a causa del desamor, Shao Peiyuan olvida enmascarar su comportamiento descortés al haberlo escuchado, e inmediatamente sale en su ayuda, su propio corazón siente en carne propia el dolor de Liu Minghui.

Desde que escuchó acerca de la ceremonia de doble cultivo que se celebraría en honor del Anciano Xuan Ling y su amigo, ¡las emociones de Shao Peiyuan son un caos! Sintiendo frustración e impaciencia corriendo por sus venas, quería ir corriendo a la secta Cosmos Celestial para interrogar a Minghui. Sin embargo, su Maestro, objetivo, lo detuvo, el cual procedió a sacarlo de su aturdimiento.

Aunque, sin importar cuánto intente aclarar su mente, es incapaz de meditar en paz. Al final, se da por vencido y aprovecha la primera oportunidad que se le presenta para salir de la secta Elemento Celestial y venir aquí.

El diálogo que escuchó entre Liu Minghui y Shen Jiayi le permitió reconstruir la historia completa. La impotencia que una vez sintió fue reemplazada por ira, y si se hubiese dejado llevar por la impulsividad de unos días atrás, habría desafiado imprudentemente a Xuan Ling para conseguir la libertad de Liu Minghui.

Shao Peiyuan, constantemente, se dice a sí mismo que lo que está haciendo es sólo para ayudar a un amigo en necesidad, la furia que siente sólo se debe a que no quiere ver infeliz a Minghui. Nunca ha reflexionado acerca del profundo significado que hay detrás de sus acciones, o mejor dicho, no se atreve a ponderar acerca de ello.

La abrupta aparición de Shao Peiyuan hace que Sui Yuan se ponga rígido. Afortunadamente, conserva su hábito de mantener las apariencias y actuar siempre de acuerdo a su personaje en todo momento y lugar. Cuando ve la angustia en el rostro del otro discípulo principal, siente una oleada de compasión en su corazón y agarra la mano del joven con las suyas.

Al estar tan cerca de Liu Minghui, el pecho de Shao Peiyuan se siente pesado, arrebatándole la habilidad de pensar con claridad. Sus ojos están fijos en los labios que se mueven, no escucha su ruego, sólo puede asentir de forma instintiva para calmar la pena de su amigo.

La expresión de Sui Yuan se suaviza ligeramente, apenas el otro asiente.

—Te pido, por favor, cuides de la hermana menor Shen.

Al escucharlo, Shao Peiyuan se pone rígido. Una queja quiere emerger de su pecho de forma automática, pero no logra pasar de su garganta cuando recuerda que justo acaba de asentir. No puede retractarse ahora. Aunque sus principios le permiten cambiar de opinión y manifestarlo, se da cuenta de que es incapaz de hacerlo al ver la sonrisa gratificante que aflora en el rostro de Liu Minghui.

—No te preocupes, mantendré mi promesa.

Incorporándose mientras deja escapar una risita, Sui Yuan aleja al joven con gentileza.

—Anda. La hermana menor Shen…necesitará que alguien la consuele.

—Pero tú… —dice vacilante.

—Él me tiene a mí. —Una gélida voz los interrumpe. Vestido con ropas blancas como la nieve, Xuan Ling se les acerca caminando. La presión espiritual que ejerce sobre Shao Peiyuan casi lo hace caer de rodillas, haciéndolo palidecer drásticamente.

Con sólo agitar su manga, aparta al joven que estaba de pie cerca de Sui Yuan.

Caos recorre su ser, cosa que lo hace olvidar saludar con respeto:

—¡¿Qu…Cuándo llegaste?!

Tanto Sui Yuan como Shen Jiayi son cultivadores que se encuentran en la etapa de Formación de Núcleo, por lo que, naturalmente, no pudieron percibir la presencia de Shao Peiyuan. De modo similar, como él se encuentra al inicio de la etapa de Alma Naciente, es imposible que note a Xuan Ling, quien se encuentra cerca de ascender. Si el Anciano supiera que Liu Minghui aún alberga sentimientos hacia Shen Jiayi y que sólo había accedido a convertirse en su compañero de cultivo buscando el beneficio de la secta, entonces…lo que vendrá a continuación es algo que no quiere imaginarse.

Aunque, al parecer, las emociones fluctuantes de Shao Peiyuan no son de interés y, en lugar de prestarle atención, avanza hasta Sui Yuan y coloca una mano posesiva sobre su hombro. Sólo entonces, enfoca su atención en el otro joven, quien bajo su afilada mirada, percibe la evidente hostilidad que dirige hacia su persona.

Claramente, Xuan Ling puede matar a un cultivador como él con suma facilidad, pero él lo sabe, por lo que no alza una mano en su contra. En relación a esto, sólo le queda suspirar con alivio y pesar.

Al verlos de pie el uno junto al otro, el aire que transmiten es extrañamente armonioso, al punto en el que parecen inseparables. Admitiendo su derrota para sus adentros, Shao Peiyuan desvía la mirada. Tras lo que les da la espalda y comienza a caminar hacia donde fue Shen Jiayi.

Al verlo irse, Xuan Ling hace desvanecer su imponente aura y hace una mofa en disgusto. Aunque sabe que sólo fue una actuación, el haberlo presenciado lo sigue llenando de resentimiento.

Desafortunadamente para él, Sui Yuan no se da cuenta de su humor sombrío. Una vez que la escena termina, levanta la mano que Xuan Ling tiene sobre su hombro y la deja caer sin dudarlo un segundo, antes de girar sobre sus talones e irse.

Aunque había obtenido su cuerpo y será declarado oficialmente su esposo en un futuro muy cercano, la mirada indiferente que siempre le dirige le resulta en extremo sofocante. Por lo tanto, lo que le queda es desahogar su frustración con el cuerpo del joven.

Por otro lado, Sui Yuan, la pobre persona que tiene que soportar el deseo insaciable de Xuan Ling, en este momento, llora lágrimas de sangre. Lamenta profundamente haber sido engañado tan tontamente. ¿Cómo pudo aceptar la propuesta de Zhao Xihe? ¡Esta vez, escogió el camino al infierno por cuenta propia!

—Sabes… —Después de la finalización de su último episodio de sexo, Xuan Ling abraza a Sui Yuan contra su pecho, quien se encuentra desfallecido, mientras sus labios deambulan sin rumbo a lo largo de su delgado cuello y hombro, ocasionalmente, mordiendo o succionando la suave piel—. Lo único que me complace de este mundo que 5237 escogió, es que todavía debemos permanecer en él por un largo período de tiempo. La vida de una persona ordinaria es apenas de unos cien años aproximadamente, por lo que, una historia usualmente transcurre en tan sólo unos años, a veces algunas décadas. Sin embargo, en este escenario, para un cultivador una década pasa en un abrir y cerrar de ojos, por lo que, es posible que podamos pasar unos cientos de años juntos…

—Que alguien… —Consigue mascullar Sui Yuan.

—¿Qué dices?

—Que alguien me salve. —Repite, mientras ríos de lágrimas bajan por sus mejillas.

Zhao Xihe se queda sin palabras.

Así que, para evitar ser violado por las noches durante varios cientos de años, Sui Yuan arriesga su vida para hacer que la trama avance tan rápido como sea posible. Y, aunque Xuan Ling, con frecuencia, entorpece su progreso al ayudarlo en apariencia cuando en secreto lo obstaculiza, no puede engañarlo ya que ya está familiarizado con su verdadera naturaleza.

Por lo tanto, aparte del pequeño traspié que lo llevó a casarse y a formar una alianza con un villano diferente, todo lo demás procede de acuerdo a la trama. Bajo la guía de Sui Yuan y Xuan Ling, Shao Peiyuan se acerca cada vez más a la protagonista. Inicialmente, debido a que ambos albergaban sentimientos por la misma persona y ésta les fue arrebatada, se consolaron mutuamente, ayudándose el uno al otro a superar su dolor.

Después, con Liu Minghui fuera del cuadro, su amistad se hace más profunda. Como uno de los actores de reparto que estaba destinado a enamorarse de Shen Jiayi, Shao Peiyuan, de forma natural, logra dejar atrás el enamoramiento del cual él mismo no era consciente. Poco a poco, es atraído por el halo de la protagonista y ésta también desarrolla un profundo respeto hacia él. En resumen, el plan de endosarle a este actor de reparto el rol de protagonista es un rotundo éxito.

Seguido de esto, Sui Yuan comenzó a ponerse en evidencia, haciendo que Shen Jiayi comience a sospechar de él.

Preparando a su mente y cuerpo, Sui Yuan, finalmente, llega a la noche en la que le corresponde morir.

—Moriré primero, tú sigue haciendo tu mejor esfuerzo. —Logra decirle a Xuan Ling, y tan pronto termina de hacerlo, lágrimas de felicidad bajan por sus mejillas.

Levantando una mano, el hombre acaricia su cabeza mientras le sonríe con gentileza.

—No te preocupes, te seguiré tan pronto pueda. No te haré esperar por mucho tiempo.

—Tómatelo con calma.

—Pórtate bien, no sigas pensando cosas poco realistas —dice con un tono particularmente compasivo.

Sus palabras dejan atónitos a Sui Yuan y 5237.

♦ ♦ ♦

En la Sombría Cueva Mística, el plan de Sui Yuan para robar los tesoros de la protagonista falla estrepitosamente, cayendo en la trampa que ella dispuso. Atado y vulnerable, levanta la cabeza para encontrarse con las miradas decepcionadas y angustiadas de Shen Jiayi y Shao Peiyuan. Riendo histéricamente, mientras escupe bocanadas de sangre, finalmente, logra recitar las líneas que ha había estado preparando durante las últimas décadas.

Lo malo de todo villano o líder de una organización criminal es que siempre siguen su propia lógica, y parte de ello es revelarse a sí mismos, así como sus ideas, frente a los protagonistas y antes de su inminente muerte. Por supuesto, Liu Minghui no es una excepción.

Desde que él y Xuan Ling se convirtieron en compañeros de cultivo, se convirtió en una figura bastante reconocida dentro del mundo del cultivo. Naturalmente, todos los presentes conocen su identidad, y nadie jamás esperó que la mente maestra detrás de estas escenas fuera él.

A medida que escuchaban su monólogo, Shen Jiayi y Shao Peiyuan se iban sintiendo gradualmente más afligidos.

—Hermano marcial mayor, bien sabemos que te viste obligado a convertirte en el compañero de cultivo de mi Maestro y has sufrido desde entonces, pero no por eso tenías que recorrer el camino equivocado. Sin importar lo que hubieses deseado, mi Maestro no se habría negado. Así que, ¿por qué insistes en lastimar a otros cuando eso no te trae ningún beneficio? ¿Has pensado en lo triste que se sentirá mi Maestro cuando sepa de esto? ¡No creo que después de haber estado juntos durante tanto tiempo no sientas por él ni siquiera un pizca de amistad!

La mente de Sui Yuan se ve forzada a frenar abruptamente, dedicándose a repasar mentalmente el guión en silencio. Esta pregunta no estaba escrita en ninguna parte. ¡Entonces, ¿cómo rayos debe contestar?!

El silencio repentino le da esperanzas a Shen Jiayi, y justo cuando su mente se pone en marcha a toda máquina, buscando encontrar la mejor manera de convencer a su originalmente virtuoso e íntegro hermano marcial mayor para que viera el error que había cometido, otra voz, inesperadamente, interrumpe la tensa y silenciosa atmósfera, la cual, debido a su familiaridad hace que todos queden estupefactos.

—Lo que dices es correcto. Si es algo que él desea, ¿cómo puedo negarme? —Xuan Ling pasa entre la multitud, su apariencia sempiterna incluso después de varias décadas. Aunque sus palabras van dirigidas a Shen Jiayi, su mirada se encuentra fija en el cuerpo ensangrentado de Sui Yuan.

—¡¿Maestro?! —exclamó incrédula—. T-Tú siempre… ¡no me digas que siempre lo supiste!

—Ciertamente, siempre lo he sabido. Hasta lo ayudé desde las sombras —responde tranquilo. Arrodillándose para tomar a Sui Yuan en sus brazos, tras lo que deposita un beso en su frente. Parece no importarle que sus ropas blancas se manchen con la sangre fresca de su compañero.

Sobrecogida por un dolor tan devastador, Shen Jiayi retrocede tambaleante a los brazos de Shao Peiyuan, quien se encuentra igualmente aturdido.

El hermano mayor marcial, en quien ella siempre confió y al que adoró, es la mente maestra detrás de todos estos sucesos, y el Maestro a quien respeta profundamente, de hecho, lo ayudó a transitar este peligroso camino una y otra vez. En esa fracción de segundo, su percepción de lo que era blanco y negro ha sido volteada drásticamente sobre su eje.

—Sé, que quizás seas incapaz de aceptar esto como la verdad. —Xuan Ling eventualmente mira a Shen Jiayi, en sus oscuras pupilas se puede percibir tranquilidad y realización—. Pero sin importar qué, no puedo hacerlo, a él, a un lado. Si elige mantenerse recto, igual lo haré yo; pero si decide convertirse en un demonio, también lo haré. Si transita el camino equivocado, soy incapaz de detenerlo, lo que puedo hacer es recorrerlo junto a él.

Cuando la profunda y emotiva declaración pública de amor de Xuan Ling llega a su fin, Sui Yuan da su último respiro. Sin saber qué decir, simplemente, le dirige una mirada algo acusadora al otro hombre, antes de que sus párpados finalmente se cierren. A continuación, su alma abandona su cuerpo.

Los iris de Xuan Ling se tornan negros, su brazo cerniéndose con más fuerza alrededor del cadáver, como si quisiera fundirse con él. Mientras que con su otra mano toma la mano de Sui Yuan, la cual, comienza a enfriarse, y entrelaza sus dedos.

Durante un largo tiempo, el Anciano permanece inmóvil, y los presentes en la cueva siguen su ejemplo. Liu Minghui era alguien a quien ellos no temían, pero Xuan Ling es un cultivador de la espada que se encuentra a un paso de ascender a la inmortalidad. Si quisiera vengarse en nombre de su compañero, todos en esta cueva…no, ¡nadie en el mundo del cultivo podría escapar de su furia!

A medida que el silencio se prolonga de manera indefinida, los primeros individuos que le dan fin a éste son Shen Jiayi y Shao Peiyuan, la pareja que compartió un profundo vínculo con Xuan Ling y Liu Minghui.

Mientras llama sus nombres con suavidad, Shao Peiyuan empuja a Shen Jiayi detrás de él, para acercarse primero con cautela y explorar la situación. Sin embargo, cuando finalmente llega hasta donde ellos se encuentran, se da cuenta de que no hay reacción alguna por parte de la pareja que se abraza en silencio.

Un gran miedo se apodera inmediatamente de su corazón. Cayendo sobre una rodilla, alza una temblorosa mano para tocar los dedos que aún se encuentran entrelazados con firmeza, quedando petrificado tan pronto como sus yemas rozan su piel.

—Han…fallecido. —Se obliga a enunciar, antes de que el dolor lo sofocara y las lágrimas nublaran su visión.

Shen Jiayi y él nunca planearon acabar con la vida de Liu Minghui. Sólo querían exponerlo y hacer que volviera a transitar el camino correcto. Sin embargo, inesperadamente, fue muy testarudo, negándose rotundamente a escucharlos. Optando, al final, terminar su vida con altivez.

Y Xuan Ling…naturalmente, decidió seguirlo.

Recuerdos de su infancia afloraron en la mente de Shao Peiyuan. La primera vez que vio a Liu Minghui, el menudo chico era ya arrogante y obstinado, comportándose de modo similar a una bestia fría que no conocía el miedo, la cual, siempre estaba en guardia y observaba con cautela sus alrededores. Incluso siendo un niño aún, no pudo resistirse a derribar sus barreras, intentando convertirse en su amigo cercano.

A medida que el joven creció, se convirtió en una persona gentil, educada, confiable y honesta. Era como si no tuviera defectos. Él todavía recuerda con claridad aquel día en el que Liu Minghui lo salvó del borde de la muerte en la Tierra Celestial de la Dicha Eterna, aunque siempre se negó a reconocerlo. Fue en ese momento, cuando Liu Minghui despertó en él una confusión caótica que se apoderó de su corazón e hizo que su mundo quedara de cabeza.

Su angustia, su risa, lo sereno y hermoso que lucía bajo la luz de la luna. Cada sonrisa y fruncida de ceño quedó grabada en lo profundo de su corazón. No fue hasta que verdaderamente se enamoró de Shen Jiayi que se dio cuenta de que lo que sentía por Liu Minghui iba más allá de una simple amistad.

Shiro
Shao Peiyuan es medio denso, ¿eh?

Habiendo decidido transitar el camino equivocado, e incluso después de intentar tantas veces hacerles daño, Shao Peiyuan, quien ahora sabía lo que una vez sintió por él, nunca lo resintió. Sólo pensaba en rescatar a su amigo, quien se había abandonado a la desesperanza. Eso era todo.

Liu Minghui salvó su vida una vez antes. Si le hubiesen pedido su vida a cambio de la de él, ¡la hubiese dado sin titubear!

Sólo que, al parecer, su comprensión de Liu Minghui seguía siendo insuficiente. Olvidó lo orgulloso que podía ser, y cómo nunca había tolerado poseer ni siquiera la más mínima falla personal. Ahora que ellos habían revelado sus argucias y planes malvados, ¿cómo podía continuar viviendo en un mundo en el que su reputación había sido arruinada?

Quizás, si hubiese sido más considerado, si se hubiese dado cuenta de las dificultades por las que estaba pasando a tiempo, ayudarlo habría estado dentro de las posibilidades. Quizás…quizás, de ese modo, no habría escogido la muerte.

Con lágrimas bajando por sus mejillas, Shen Jiayi cayó de rodillas en el suelo. Aunque siente que no hizo nada malo, tampoco puede excusarse. La manera en la que manejó esta situación terminó con la muerte de sus queridos hermano marcial mayor y maestro. Golpeando su frente contra el suelo en una reverencia, solloza con el corazón en la mano, sin darle importancia a la sangre que comienza a bajar por su frente. Todo pasó tan rápido que no pudo reaccionar. Y ahora lo que queda es una profundo dolor, terror y arrepentimiento.

—Esta fue su decisión. —Shao Peiyuan envuelve un brazo alrededor de sus hombros para reconfortarla, su voz se quiebra a causa de sus emociones reprimidas.

Liu Minghui decidió arriesgarlo todo en esta oportunidad y se quitó la vida cuando sus actos fueron expuestos. Su orgullo y dignidad no le permitieron continuar viviendo después de haber sido desacreditado por completo. En cuanto a Xuan Ling, decidió acompañar a la persona que adora con todo su ser, sin siquiera dejarlo ir en la muerte.

Durante todos esos años, Liu Minghui traicionó su corazón, renunciando a la mujer que amaba y viviendo infelizmente como el compañero de cultivo de Xuan Ling. Después de todo, el bienestar de la secta era primero. No obstante, ¿qué hombre talentoso y con un futuro tan brillante por delante estaría dispuesto a entregarse voluntariamente a otro hombre al que no ama, sometiéndose en el proceso a ser burlado y ridiculizado a sus espaldas? Por lo tanto, fue corrompido por la situación y se abandonó a la desesperanza, al final, estaba dispuesto a hacer cualquier cosa que lo liberara de estas cadenas no deseadas. Y siendo Xuan Ling la persona quien le puso estas cadenas debido al inmenso amor que sentía por él, considerar dejarlo ir no era una posibilidad. Por esta razón, lo único que pudo hacer fue permitirle a su ser amado hacer como quisiera, aceptando sus malas conductas y caminando por siempre a su lado. Por último, debido al amor y culpa que sentía por él, renunció a la posibilidad de ascender, la cual, se encontraba a su alcance, y sigue al otro en su muerte.

El ciclo del karma y la retribución. Al final, nadie puede decir cuál es la víctima y cuál el victimario. ¿Es Xuan Ling y su amor o Liu Minghui y su odio? Lo único que pueden aspirar saber, es que esta trágica pareja haya abandonado este plano sin arrepentimientos…

⧫ ⧫ ⧫

La autora tiene algo que decir:

Esta vez, es una escena relativamente pacífica en la que mueren juntos en nombre del amor…

Quizás, debería cambiar el título a «101 maneras en las que el protagonista y el actor de reparto pueden morir en nombre del amor».

P.D.: A ojos de otras personas, las razones de sus muertes siempre son tan solemnes y tristes… °(ಗдಗ。)°


Shiro
Siempre me entristece el capítulo final de cada arco. Ya estoy llorando por el final del arco 6. T_T

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *