Actor de reparto masculino – Capítulo 5 – Arco 1: Antigua Era China (5)

Traducido por Shisai

Editado por Sakuya


El general Fuyuan, Qin Zheng, logró asestar un gran golpe al enemigo, rompiendo la moral de sus tropas y obligándoles a volver. Su notable reputación una vez más resuena en todo el país con esta victoria. Además, con el ejército que suma más de diez mil, bajo las órdenes del Marqués Dingyuan, disuaden con éxito a otros invasores extranjeros de probar suerte. Mientras las preocupaciones en el corazón del Emperador se apaciguan, las dudas también comienzan a aumentar.

Estrangula al conejo. Cocina al perro de caza. Ata las alas del halcón. Rompe el preciado arco. Estas palabras son la única advertencia temida por los generales en la era antigua. Pero a menudo se hace realidad. Son raros aquellos a quienes se les permite vivir el resto de sus vidas sanos y salvos después de montar numerosas olas de victoria y traer gloria a su hogar.

Como tal, el emperador comienza a insinuar sutilmente a los funcionarios del tribunal civil que le causen problemas al Marqués Dingyuan. Por lo tanto, poco después de la noticia de su resonante victoria, la residencia del Marqués recibe noticias de tiempos difíciles por delante.

El Emperador actual no es un individuo con pensamientos perturbados, pero es demasiado impaciente. A pesar de las fuertes protestas, a él solo le importa aplicar rápidamente un plan para recuperar el sello de comando militar de la casa del marqués y oprimir su poder en ascenso.

Para asegurarse de que no falle la misión entera, Sui Yuan decide que lo que realmente necesita hacer ahora es seguir la historia, ayudar a Qin Zheng y su gente en el camino de la revuelta y proteger a las mujeres, los niños y los ancianos dentro de la residencia del Marqués.

El AnHe Qin Wang, que siempre se abstuvo de entrar en la política de la corte, comienza a frecuentar el palacio y las residencias de importantes ministros. Por primera vez en su vida, revela su talento excepcional para la política, que es tan increíble como su apariencia exterior. Cada sonrisa, cada ceño fruncido y cada movimiento de su parte puede tocar el corazón de una persona. No importa lo que diga, siempre y cuando lo respalde con un sólido razonamiento, nadie sería capaz de objetar.

Poco a poco, el Marqués y otros que lo siguen, comienzan a reunirse del lado de Sui Yuan. Con él refugiándolos, redirigiendo la ira del Emperador y ayudando a llevar el crimen no oficial colocado sobre sus cabezas, logran retrasar significativamente los planes del Emperador.

Sui Yuan continúa aferrándose firmemente al principio de las virtudes y la moral, utilizándolos para persuadir al Emperador con tacto de que no debe actuar con prisa. Revocar el poder militar de un hogar requiere una planificación detallada paso a paso, y uno definitivamente no debe dañar a los viejos generales que son patrióticos y absolutamente leales, que derramaron sangre y se sacrificaron tanto en defensa de esta nación.

—Todo lo que has dicho, zhen[*] entiende… sin embargo, ¿uno puede dormir profundamente en una cama estrecha? Un día sin el sello en mis manos, es otro día más que zhen no puede tener un descanso pacífico ah… —El emperador, que tiene más de medio siglo de edad, suspira de tristeza y remordimiento mientras extiende la mano para acariciar el largo cabello de Sui Yuan con comodidad.

[* Zhen = La forma del Emperador de referirse a sí mismo. Como un “nosotros” real.]

Vestido con una túnica carmesí y dorada que realza su atractivo rostro, Sui Yuan mira al soberano con preocupación en sus ojos. Suavemente, con una voz llena de tranquilidad, dice, —Entiendo, Su Majestad. Sin embargo, no estoy dispuesto a seguir escuchando a las personas que te denuncian. La casa del Marqués Dingyuan siempre ha sido leal y fiel. Desde la fundación del estado, han estado valientemente protegiendo la frontera, derramando sangre, sudor y lágrimas durante generaciones. Luchando contra el enemigo y defendiendo al país. Démosles un poco de tiempo, creo que seguramente entenderán su difícil posición y entregarán el sello de comando.

Al mirar al niño que crió personalmente desde su niñez, el Emperador tardíamente se dio cuenta de que el adorable bebé, parecido al jade, ya se había convertido en un joven excelente que incita aún más la necesidad de mimarlo en los corazones de las personas. Simplemente no puede encontrar en sí mismo la fuerza para rechazar a este niño.

Lanzando un suave suspiro, recuerda la fuerte resistencia en la corte y finalmente concede con un movimiento de cabeza. —Quizás tienes razón. Zhen actuó con prisa indebida. Entonces… tomemos nuestro tiempo. Primero esperaremos la llegada del Marques Dingyuan, padre e hijo, de regreso a la capital antes de planear nuestro próximo movimiento.

Una sonrisa radiante estalla en la cara de Sui Yuan. —Su Majestad es sabio.

Al salir del estudio imperial, se desvía para visitar a la emperatriz, así como a varias concubinas imperiales. Después de haber perdido a sus padres a la edad de ocho años, ha frecuentado el palacio desde la infancia. Es apropiado decir que fue parcialmente criado sobre las rodillas de ciertas Concubinas Imperiales. Si bien no están relacionados por la sangre, todavía existe un cariño similar al de madre e hijo.

Si Sui Yuan así lo desea, con unas pocas palabras melosas, puede robar el afecto de estas Concubinas Imperiales, haciendo que sus corazones revoloteen hasta el punto de convencer al Emperador con una charla de almohadas, sellando así su garantía para ayudar a defender la casa del Marqués.

Funcionarios de la corte, el Emperador y las Concubinas Imperiales favorecidas. Con algunas sonrisas y ondas de sus largas mangas, los tiene a todos bailando en su palma. Sin embargo, nadie se pregunta por qué está haciendo cosas que normalmente no haría para ayudar al Marqués Dingyuan y su gente, ya que la profunda amistad entre Qin Wang y el general Fuyuan es conocida por todos.

Al salir del palacio, Sui Yuan se dirige inmediatamente a la residencia del Marqués. La anciana señora hace caso omiso de su cuerpo envejecido y enfermo, saliendo a recibirlo personalmente. Juntando sus manos arrugadas con las suyas, las lágrimas ruedan por sus mejillas.

—Nunca esperé que serias el salvador de nuestra casa… esta vieja señora realmente no sabe cómo expresar su agradecimiento… —Las manos de la anciana señora tiemblan. —Debería… si nuestra residencia supera este período difícil y emergiera sana y salva, entonces usted será un gran benefactor para nosotros. Si hay una posibilidad, esta anciana Señora espera poder escuchar que la llames ‘madre’…

Sui Yuan se pone rígido mientras estudia la mirada esperanzada de la anciana. De acuerdo con su actitud, ella parece realmente desear esto, por lo que la llama “madre” una vez.

La vieja Señora se congela por una fracción de segundo, luego convierte las lágrimas en risas. Atrayéndolo hacia su abrazo, ella responde con un “niño tonto”, sonando más cariñoso hacia él que a sus propios hijos.

—Su actitud es muy extraña. Cuando vine aquí antes, ella no era fría ni cálida. —Sui Yuan se queja con 5237 silenciosamente. Él realmente no está acostumbrado a ser tan íntimo con las personas.

— ¡Esta vieja señora es muy astuta! —5237 se burla. —La última vez que estuviste aquí, temía que pudieras robarle a su hijo más prometedor y rentable. Ahora, toda su casa solo puede contar contigo para que los ayudes, por lo que naturalmente será dulce contigo. De esa manera, incluso si arrojas tu vida solo para salvarlos, no te arrepentirías de haberlo hecho.

—Entonces es así como es. —Después de recibir una conferencia de parte del sistema, Sui Yuan ahora entiende la situación, pero se mantiene excepcionalmente calmado y tranquilo. —Efectivamente, todavía hay muchas cosas que necesito aprender.

5237: —… ¿Al menos puedes mostrarme un poco de decepción o cualquier otra reacción normal?

Teniendo una pequeña charla emocional con la anciana, Sui Yuan finalmente cambia el tema a un asunto más serio. Él quiere seguir la trama, lo que significa sacar a escondidas a todos los miembros de la residencia del marqués fuera de la capital. Todo el plan infalible ya ha sido pensado, así que todo lo que tiene que hacer es seguirlo palabra por palabra.

[Traducido por Reino de Kovel]

Al escuchar el plan de Sui Yuan, los ojos de la anciana se ensanchan con asombro. Nunca esperó ver el día en que pueda abandonar la capital. Esta noticia la conmueve tanto que casi se desmaya.

Con una oportunidad tan rara colgando delante de ella, la vieja señora naturalmente no la dejará ir. Restringiendo sus emociones, comienza a discutir el plan en detalle con Sui Yuan, asegurando que todo se arregle en tiempo y orden. Tomando una decisión rápida, ella aprueba la promulgación de este plan en nombre de su hogar.

Junto con el emperador, que se retracta de su deseo de revocar el liderazgo militar del marqués, las relaciones entre la familia real y la residencia del marqués gradualmente se suavizan nuevamente. Habiendo obtenido información de Sui Yuan hace un tiempo, el Marqués Dingyuan recibe el edicto imperial para regresar a la capital sin dudarlo. Al mismo tiempo, también envía una respuesta diciendo que cumplirá con el deseo del Emperador y entregará el sello de comando apenas regrese. El Emperador está extasiado tan pronto como escucha esto, generosamente otorgando recompensas al Marqués y garantizando la seguridad de todos en su hogar. También retira todos los espías que tiene alrededor de la residencia del Marqués.

Las noticias sobre el Marqués Dingyuan padre e hijo regresando de la línea del frente con solo una pequeña porción de sus soldados, viajan rápidamente por todo el país. Como resultado, las tribus hostiles y nómadas que fueron oprimidas por el General Fuyuan comienzan a reunirse una vez más y establecer una emboscada. El par de padre e hijo, así como su pequeña compañía de guardaespaldas, desaparecieron.

Al escuchar estas malas noticias, la vieja señora cae gravemente enferma. No obstante, ella persiste en querer hacer el viaje hasta el templo dentro de las montañas para orar por el regreso seguro de su esposo y su hijo.

El Emperador no puede negarle esto, pero envía al ejército de Yu Lin a ‘proteger’ a las mujeres durante su viaje. Sin embargo, otra información llega al palacio poco después. La procesión fue atacada y los soldados bien disciplinados y experimentados del ejército de Yu Lin fueron derrotados, dejándolos en un estado lamentable. Todos los rastros de los miembros de la familia del marqués desaparecieron después del ataque, aparentemente siendo asesinados por sus atacantes. Pero en el fondo, todos saben que todavía están vivos. Simplemente han logrado huir de la capital.

El Emperador estalla con furia, ordenando que este asunto sea investigado a fondo. Si bien, antes de que incluso puedan comenzar a arañar la superficie del mismo, el Marqués Dingyuan padre e hijo, que habían estado “desaparecidos”, aparentemente reaparecieron sanos y salvos, acompañados de su ejército, que suman decenas de miles de personas.

En la capital, habiendo recibido noticias del éxito del plan, Sui Yuan endereza su ropa, preparándose mentalmente para recibir el único punto trascendental que su personaje enfrenta en la historia. Cara vacía de toda expresión, sale sin decir palabra de las puertas de su habitación para encontrarse con los soldados enviados por el Emperador para detenerlo.

Un príncipe tan elegante y agraciado llevaba una mirada opaca y en blanco. Sin duda, no hay nada más triste que contemplar a una persona con un corazón destrozado. Los soldados que escoltan a Qin Wang no pueden obligarse a mirar más de un vistazo. Sus corazones no podrían soportar el dolor.

Saliendo de su residencia con la cabeza en alto, su porte se mantiene confiado e inquebrantable. No se acobarda en lo más mínimo, no luce como un criminal que es escoltado a prisión y espera ser interrogado, sino que parece que simplemente está llevando a unos cuantos guardaespaldas a dar un paseo por las calles.

De boca en boca, el hombre homosexual que hizo todo por amor se extiende por toda la capital y más tarde, la nación. Como la mayoría de las historias antiguas, esta también está llena de desamor y termina en dolor.

Un príncipe de color jade con la gracia y el encanto de un Inmortal renunció a todo para proteger la casa del joven general Qin Zheng, pero finalmente se encontró con un final oscuro y trágico cuando la persona en su corazón lo abandonó por el trono. En aquellos días, hace mucho tiempo, los dos eran tan cercanos como hermanos, confiando el uno en el otro y sin ocultar secretos. Ahora, con la intención de obtener el puesto de Emperador, uno empuja al otro al campo de ejecución. Un ataque único e implacablemente severo a todos esos sentimientos y afectos.

En el camino, Sui Yuan ve a Fan Caiyao de pie entre la multitud, se lleva la mano a la boca y llora sin cesar. A su lado, su marido se para, incapaz de aplacar los agravios en su corazón. Lo único que puede ofrecer es amor, preocupación y apoyo físico.

Con lágrimas desbordando sin un final a la vista, Fan Caiyao mira a Sui Yuan el mayor tiempo posible. En su corazón, la incredulidad, la compasión y simpatía por Sui Yuan surgen, mientras que el profundo resentimiento y el desdén por Qin Zheng crece.

El paso de Sui Yuan se detiene por un momento para lanzar una suave sonrisa y tenue en su dirección. Esa segunda y hermosa sonrisa deja una profunda impresión en todos los presentes. Tranquila, serena, sin rastro de odio o arrepentimiento. Quizás, por el resto de sus vidas, nunca volverán a ser testigos de este incomparable príncipe, fuerte y conmovedor.

Dentro de la carpa de comando del ejército rebelde estacionado en el noroeste, Qin Zheng sostiene un informe secreto en una mano, la cabeza baja mientras su otra mano cubre sus ojos.

—Si uno quiere lograr grandes cosas, uno no debería molestarse con pequeñeces. Inevitablemente habrá sacrificios en el camino. —Alargando la mano para acariciar el hombro de su amado hijo intentando transmitirle comodidad, el Marqués Dingyuan lanza un largo y pesado suspiro cuando siente que el hombre siempre firme e inflexible tiembla débilmente.

Mucho tiempo después, cuando está completamente solo, una sonrisa irónica y sin sentido del humor curva los labios de Qin Zheng, mientras una mirada cansada y sombría aparece en sus ojos.


[Shisai: Me tiene muy curiosa ese último párrafo]

♥ ❤ ♥

               

| Índice |

3 thoughts on “Actor de reparto masculino – Capítulo 5 – Arco 1: Antigua Era China (5)

  1. siternica says:

    que diablos weeee mi corazon dolioooooooo quiero mas no quiero quedarme con las ganas, que mas quieres de mi si ya tienes mi corazon en esta historia no la abandones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *