Mis compañeros extasiados al verme en un vestido – Capítulo 2

Traducido por Shisai

Editado por Shiro


Por lo general, muchas personas mostraban interés en Gu Chengxi, pero la mayoría eran tan frívolas como Li Hanjiang, por lo que no tenía el ojo puesto en ellas. Le gustaba Su Shi, quien era del tipo de niño inocente que se sonrojaría cuando la gente lo mirara. Cuando lo conoció por primera vez en la habitación del dormitorio, se sintió atraído hacia él, pero no estaba seguro de si él era heterosexual o gay, y había dudado.

Ahora parecía que Su Shi era gay.

Después de que Li Hanjiang dijo que todos eran homosexuales, a él se le permitió quedarse. De lo contrario, un hombre heterosexual no dudaría en trazar rápidamente una línea entre ambos.

Por otro lado, Su Shi no sabía lo que estaba dando vueltas en la mente de Gu Chengxi pero sintió que como el dormitorio no era sólo suyo, era grosero de su parte haber expulsado a todos cuando se estaba cambiando de ropa. Esos otros dos eran peligrosos para él, pero Gu Chengxi también era un hombre heterosexual, así que no tuvo problema con que se quedara.

—¿Crees que soy extraño? —le preguntó Su Shi mientras se cambiaba de ropa.

—No. —Gu Chengxi pensó que estaba hablando de sexualidad—. Soy como tú, pero tenemos diferentes atributos.

Uno era un gong y el otro un shou.

—¿Eres como yo? —Su Shi sintió que había un conejito en su corazón, el cual seguía rebotando. Durante mucho tiempo, nadie había aceptado que se vistiera con ropa de mujer, ¡y hoy conoció a un compañero entusiasta! Pero Gu Chengxi no parecía del tipo que podría usar ropa de mujer.

¿Diferentes atributos? Entonces, tal vez a él le gustaba usar ropa antigua de hombre.

Pensando en esto, miró en secreto la cara de Gu Chengxi. A menudo escuchaba a la gente hablar sobre su belleza, acerca de cómo querían deslizarse sobre su nariz y demás; ahora realmente podía ver que era así.

Si Gu Chengxi se pusiera un hanfu[1] blanco como la luna, ciertamente sería un inmortal.

Shiro
¡Como Lan Zhan!

Su Shi tenía muchas ganas de hacer pareja con él y tomarse fotos juntos.

A pesar de pensar de esta manera en su corazón, no se atrevió a preguntar. Después de todo Gu Chengxi era un ídolo en la escuela, generalmente tan distante, por lo que él temía ni siquiera existir para él.

Aun así, todavía no quería darse por vencido, decidió familiarizarse con el otro primero y luego hacer su petición. Acercarse a él tenía otra ventaja: eran los únicos dos tipos heterosexuales en la habitación del dormitorio, por lo que si los otros dos albergaban ideas hacia ellos, podrían pelear juntos.

—¿Ya comiste? ¿Quieres que comamos juntos? —Su Shi terminó de cambiarse de ropa, se puso una camiseta blanca normal y se quitó el maquillaje. Parecía un pequeño chico de aspecto fresco con un lindo lunar entre sus cejas.

A Gu Chengxi no le gustaba ir directamente a la cama cuando tenía un objetivo. Si Su Shi se abalanzara directamente sobre él, no habría forma de que lo rechazara, pero ahora que veía su apariencia, sintió que lo que debía hacer era desarrollar lentamente su relación con él.

La comisura de su boca se enganchó, y no dijo que acababa de comer una olla caliente.

—Está bien, ¿qué quieres comer?

—¿Olla caliente? —Esto era lo mejor que se le ocurría que estuviese cerca de la escuela. Por primera vez comiendo juntos, tenía que dejar una buena impresión—. Espera a que me lave la cara, luego nos iremos.

⧫ ⧫ ⧫

Su Shi caminaba insoportablemente lento, mientras que Gu Chengxi tenía piernas y zancadas largas, no estaba acostumbrado a caminar al lado de otros. En sólo unos pasos lo había dejado atrás.

Buscando tener una buena relación con el dios masculino, Su Shi casi tuvo que saltar con la esperanza de mantener el ritmo.

Gu Chengxi lo miró mientras saltaba, su corazón se suavizó, y disminuyó la velocidad.

—¿Por qué normalmente no cenas con nosotros?

—Yo… —Su Shi se rascó la cabeza, su pequeña cara se puso roja—. Prefiero esperar hasta que ustedes no estén para transmitir en vivo, porque ¿qué haría si me tomaran por error por un pervertido?

Cuando Gu Chengxi inclinó la cabeza vio que su carita blanca parecida al dango[2] cambiaba de blanco a rojo, las pestañas rizadas también temblaban. Quería frotarlo suavemente.

Reprimió a la fuerza su deseo en su corazón y tosió.

—Se ven bien, ¿son reales tus pestañas?

—¡Si! —A menudo se sospechaba que tenía pestañas postizas, por lo que tiró de la mano del muy poco convencido Gu Chengxi—. Si no me crees, tócalas.

Con sólo ser halado por su pequeña y suave mano casi se puso duro.

Aunque era un ídolo en la escuela y tenía una multitud de pretendientes, todavía era virgen…

Siendo esta la primera persona que le gustaba, cuando ésta tomó la iniciativa de tirar de su mano, incluso un dios masculino como él no podría controlarse para siempre.

Apretó suavemente la mano de Su Shi.

—En la carretera principal…

—Está bien. —Cerró los ojos—. Son reales, si no crees, toca.

Gu Chengxi vio que estaba inclinando la cabeza hacia arriba y cerrando los ojos. Sus ojos se desviaron hacia la boca del otro inconscientemente. Ésta era pequeña y estaba ligeramente fruncida. Sabía que era suave y tierna sin tener que tocarla, morderla sería como morder gelatina.

Tragó saliva, de repente tenía mucha sed. Si no fuera porque estaban en la calle principal, habría querido besarlo salvajemente.

Tocó ligeramente sus pestañas con un dedo tembloroso, eran finas y suaves, le hicieron cosquillas en las yemas, y una ligera corriente hormigueante fluyó de su dedo a su corazón.

Definitivamente estoy enamorado. 

Gu Chengxi dijo emocionalmente en su corazón.

—¿Cómo son? Son reales… —Antes de que terminara de hablar, sintió que el dedo de Gu Chengxi estaba presionando su boca, y acarició también sus labios.

Los ojos de éste se abrieron y dio un gran paso hacia atrás.

—¿Qué estás haciendo?

Gu Chengxi miró sus dedos, el calor de los labios de Su Shi aún persistía.

—Nada. Tu boca se ve tan rosa. ¿Te pusiste lápiz labial?

—No. —Su Shi dejó de preocuparse—. Sólo me pongo maquillaje cuando estoy vivo.

—Oh. —Gu Chengxi retiró su mano, y con la otra sostuvo el dedo que había tocado los labios justo ahora. Lo frotó suavemente, sintiendo que sus dedos estaban aún bañados con su temperatura corporal.

La pareja entró en el restaurante de ollas calientes de la Puerta Este. A las nueve en punto, todavía había mucha gente y sólo había un lugar vacío, que resultó ser el lugar donde los tres se habían sentado antes.

El valor nominal de Gu Chengxi era demasiado alto, y las personas que lo vieran incluso una vez, no lo olvidarían. La empleada estaba cegada cuando los llevó a los dos a la mesa.

Ella no esperaba que este chico guapo pudiera comer de nuevo. Recordó que esta persona acababa de comer varios platos de carne de res, callos, riñón de cordero, ho fun[3], garganta amarilla… ¿y se las arregló para digerirlo en un momento?

—¿Qué te gustaría comer? —Su Shi cenó por la tarde para hacer tiempo para la transmisión en vivo. Ahora tenía tanta hambre que parecía que su pecho se le pegaba a la espalda. Simplemente preguntándose por la hora, cuando tomó el menú miró el reloj en la pared y se dio cuenta de que eran las nueve y media de la noche. Preguntó con conciencia culpable—: ¿Realmente no cenaste? Ya son más de las nueve en punto…

Gu Chengxi y Zhang Pingyun eran de la localidad. Regresaban a casa los fines de semana e iban directamente a clases los lunes por la mañana. Aunque Li Hanjiang no lo era, a menudo alquilaba una habitación y sólo regresaba al dormitorio una o dos veces por semana, por lo que Su Shi se atrevió a transmitir en vivo esta noche.

—No has comido en casa, ¿verdad? —Avergonzado levantó el menú y lo usó para cubrir la mitad de su rostro.

Gu Chengxi amaba ver su pequeña mirada tímida, y sacudió su cabeza deshonestamente.

—Todavía no he comido, tráeme un poco de callos.

—¡Oye, a ti también te gusta! —Sonrió y marcó callos en el menú—. Entonces, ¿qué base de sopa quieres comer? Si comemos comida picante, obtendremos mitad y mitad. No puedo comer comida picante. Cada vez que como comida picante, me duele el trasero, jiji.

La imagen de un crisantemo  enrojecido repentinamente apareció en la mente de Gu Chengxi, y se sintió sofocado. Apresuradamente giró la cabeza con la mano cubriendo su boca, y se criticó a sí mismo en su corazón…

Cuando Su Shi levantó la vista, vio la cara del otro; sus cejas se encontraban profundamente fruncidas como si estuviera soportando algo.

Dirigiendo su mirada luego a sus orejas, notó que se habían puesto rojas.

—¿Tienes calor? —El desprevenido Su Shi tomó una toallita húmeda de su mochila y se inclinó para ayudarlo a limpiarse el sudor de la frente.

Gu Chengxi miró su aspecto serio, y sintió calidez en su corazón. Su Shi era realmente un tesoro de niño, tan irracionalmente guapo, reservado y atento.

—Lo haré yo mismo. —Tomó las toallitas de su mano y accidentalmente tocó los dedos del otro con los suyos, estallando un choque estático—. ¿Es esta la chispa del amor?

—Jajaja, qué bueno eres bromeando —Su Shi se rascó la cabeza con torpeza—. Voy al baño.

Gu Chengxi sonrió cuando se puso de pie y se fue, secretamente levantando un pulgar debajo de la mesa. Sólo tocar los dedos hizo que el otro reaccionara y tuviera que ir al baño para resolverlo.

¡Gu Chengxi, realmente eres increíble!

En menos de cinco minutos, Su Shi regresó.

Su resistencia necesita ser mejorada…

⧫ ⧫ ⧫

El autor tiene algo que decir:

Su Shi: ¡No tengo la culpa! (Por lo general, sólo toma tres minutos).


[1] Algo así:

[2] El dango es uno de los principales baluartes de la repostería japonesa. Se trata de bolitas o esferas de harina de arroz dulce ligeramente empalagosas al paladar y que aparecen en multitud de series anime y cómics manga.

[3] El ho fun es un tipo de tallarín chino hecho a base de harina de arroz.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *