Mis compañeros extasiados al verme en un vestido – Capítulo 3

Traducido por Shisai

Editado por Shiro


Mientras comían, el teléfono móvil de Su Shi seguía sonando.

—Lo siento, demasiados mensajes privados. —Silenció su teléfono, planeando regresar a casa y luego revisar los mensajes.

—¿Eres una celebridad de internet? —Gu Chengxi lo miró, seguro que debía ser bien conocido por sus transmisiones en vivo—. Cuando volvimos al dormitorio justo ahora, ¿te expusimos como hombre? ¿No te maldecirán tus admiradores?

Su Shi negó fervientemente con la cabeza.

—Está bien todos mis fanáticos saben que soy un hombre, pero hoy estaba jugando con un cambiador de voz.

—¿Cuál es tu nombre de usuario? La próxima vez que transmitas, te enviaré regalos. —Aunque la cabeza de Gu Chengxi estaba llena de todo tipo de cosas sucias, todavía no quería llevar a Su Shi a la cama tan pronto, quería disfrutar de los dulces sentimientos de esta etapa ambigua al máximo, mezclar las vidas de ambos era también algo que debía hacer.

—No necesitas regalarme nada. Agrégame a Weibo y recibirás una notificación cuando esté en vivo —Su Shi le pidió a Gu Chengxi que le pasara su teléfono—. Está bien, lo he añadido.

[You You Wo Si (* ^ ▽ ^ *)] (¿Siempre estoy pensando?)

Gu Chengxi miró su foto de perfil. Si no hubiera visto a Su Shi vistiendo ropa de mujer en ese momento, jamás podría conectar esta belleza inmortal de estilo antiguo en su pantalla con la persona frente a él.

—Pensé que tu nombre sería más lindo, como «conejo lindo rosa» o algo así…

—¡Qué demonios! —Su Shi se atragantó con la boca llena—. Soy un hombre de cualquier manera, ese tipo de nombre es demasiado femenino.

Gu Chengxi frotó la suave cara blanca en la pantalla con sus dedos.

—Bueno, definitivamente no eres una mujer en ningún lado.

De hecho, a Su Shi le gustaba comer comida picante, pero le dolería el trasero después de comer, por lo que sólo podía pensar en lo injusto que era mientras bebía la sopa simple. Especialmente cuando estaba cocinando los callos, incluso si los tocaba el condimento, apenas tenían sabor.

Observó ansiosamente a Gu Chengxi quien mordió la tripa que había sumergido en la base de aceite de chile, y en su corazón se sintió extremadamente deprimido.

Gu Chengxi lo había estado observando desde el principio, y al ver que estaba mordiendo sus palillos con una mirada agraviada, no pudo evitar sostener la tripa cocida en sus palillos y acercarla hasta la boca del gatito codicioso.

—Debería estar bien comer un poco, ¿verdad?

Su Shi, el pequeño gatito codicioso, no reflexionó mucho y, tentado por la tripa picante frente suyo, abrió la boca y la mordió. Después de tragar, se lamió los labios con satisfacción.

Gu Chengxi miró su aspecto satisfecho y no pudo evitar lamerse los labios. Nuevamente tomó un trozo de carne y se lo acercó a la boca.

—Prueba esto.

Su Shi dio otro mordisco, chasqueando los labios, y pronto se comió las muchas cosas que el otro le dio.

Terminó de comer, se dio unas palmaditas en el vientre y sólo entonces se dio cuenta de lo que estaba mal.

¿Por qué Gu Chengxi lo alimentó?

¿Temía que sus palillos se llenaran de aceite de chile, y que luego si los metía en la olla de sopa transparente, ésta se volvería picante?

Realmente no se le ocurría ninguna otra razón, y estuvo decididamente de acuerdo con esta hipótesis.

Su Shi sonrió con satisfacción, Gu Chengxi había sido muy atento.

El último miró la boca roja y caliente de la persona frente a él y también sonrió con satisfacción. Tenía miedo de que el pequeño hubiera comido hasta estar lleno al punto de explotar, por lo que no se atrevió a alimentarlo más. De todos modos, había comido bastante bien mientras lo alimentó.

Pero a la mañana siguiente, Su Shi todavía tuvo diarrea.

Sin decirle a nadie, aguantó, se puso una capa de base en la cara para verse un poco mejor, y luego salió.

Acababa de salir cuando parecía que recordaba algo, se volvió hacia la cama de Gu Chengxi y le dio unas palmaditas en el brazo.

—Hey, eh, hay clase…

Solía ​​quedarse solo, y los que estaban en el dormitorio eran profesionales en llegar tarde a clase, así que nunca le recordaba a nadie que se levantara.

Hoy, llamó especialmente a Gu Chengxi porque ayer había tenido una buena conversación con él. Éste lo había ayudado nuevamente. Quería sentir que eran amigos, así que como era casi la hora de clase, sintió que despertarlo era algo que debía hacer.

Gu Chengxi no tenía la costumbre de levantarse temprano, y no le gustaba que otros lo despertaran. Justo cuando pensaba en gritarle a la persona, vio a Su Shi acostado en su cama como un gato. Posiblemente hinchado por el sueño, la cara redonda era particularmente linda.

Él estaba aturdido del sueño y no se resistió a tocar la cara de Su Shi. Muy suave…

—¿Ya te estás metiendo en mi cama tan temprano en la mañana?

Su Shi no respondió a las palabras inapropiadas del otro y dijo débilmente:

—Es hora de la clase, ¿o debería ir a la cafetería para guardar un lugar? O…

—Ah, me levanto ahora mismo. Espera tres minutos. —Levantó la colcha, agarró la barandilla de la cama y bajó de la litera superior. Luego corrió a lavarse.

Su Shi frunció el ceño mientras miraba la cama desordenada que había dejado, pensando querer ayudarlo, dobló la colcha. Solía prestar especial atención a la higiene personal. Además, su área no sólo estaba limpia, también estaba muy ordenada. Todo lo que poseía tenía que colocarse individualmente de acuerdo al tamaño y al color.

También miró las camas de Li Hanjiang y Zhang Pingyun, las cuales también estaban muy ordenadas, especialmente la del segundo. Parecían extremadamente exigentes, todo era blanco y las sábanas se cambiaban todas las mañanas.

En todo el dormitorio, sólo Gu Chengxi era desordenado.

Antes, le había disgustado en extremo el desastre del otro, pero ahora se encontraba conmovido hasta las lágrimas. A primera vista, loa otros dos eran gays delicados, ¡mientras que Gu Chengxi era un hombre heterosexual muy rudo!

El «tipo heterosexual» tardó cinco minutos en terminar de lavarse, y cuando salió, vio a Su Shi parado en una silla, de puntillas sobre sus delicados pies doblando las sábanas.

—Oh, amada esposa —Sacó un suéter negro de su armario y se lo puso—. Vámonos.

Su Shi miró su desordenado guardarropa y se molestó un poco. Había oído que él se llevaba su ropa sucia a casa para que la ama de llaves la lavara todas las semanas. También había comprado treinta pares de calcetines, un par para cada día, y luego los trajo todos de nuevo una vez lavados…

Su Shi saltó de la silla, temiendo que se molestara, y dijo débilmente:

—Tu ropa se arrugará si la guardas así, ¿qué tal si te ayudo a doblarla después de clase…?

—¿De verdad? —Gu Chengxi lo abrazó por los hombros—. Eres una buena persona.

Su Shi, quien pensó que abrazar a un hombre heterosexual no era un gran problema, no escapó y respondió tímidamente:

—Doblar la ropa no es nada, ¿no me ayudaste ayer…?

Gu Chengxi se echó a reír, no habló y salió aún sosteniéndolo.

Su Shi se seguía sintiendo pesado. Aunque la diarrea había parado después de tomar el medicamento, todavía sentía una quemadura dolorosa en su parte posterior, y su postura al caminar era muy, muy incómoda.

Gu Chengxi era insensible, y no notó nada extraño. Tan pronto como salieron del dormitorio, se encontraron con Li Hanjiang. Después de que éste miró a las dos personas de arriba abajo con ese tipo de mirada, sólo entonces Gu Chengxi se dio cuenta de que algo andaba mal y rápidamente abrazó a Su Shi, sin dejar que el otro lo revisara.

Después de lo ocurrido la noche anterior, Su Shi también tenía mucho miedo de Li Hanjiang, y subconscientemente se encogió en los brazos de Gu Chengxi.

—Ustedes dos trabajaron ferozmente anoche. —Entonces, Li Hanjiang dio unos pasos hacia Su Shi, estudiándolo—. ¿Te quedaste cojo ayer?

—No mires cómo camino, ¿estás aburrido? —susurró Su Shi.

—¿Qué pasa? ¿Te duele el culo? —Li Hanjiang arqueó una ceja—. ¿Nuestro hermano Gu es verdaderamente feroz?

Gu Chengxi se sintió como un genuino protector y alejó a Li Hanjiang.

—Suficiente, no seas tan desagradable.

—Oh, anotaste tan rápido. Efectivamente, no importa si eres hombre o mujer, a todos les gusta encontrar novios ricos. —Li Hanjiang sonrió y se fue sin interés.

—¿Te duele? —le preguntó Gu Chengxi con suavidad.

Originalmente quería preguntar si su trasero estaba adolorido por haber comido demasiado chile ayer, pero estaba demasiado avergonzado como para decir frente a Su Shi la palabra culo, así que simplemente se lo saltó.

Quién se imaginaría que Su Shi diría directamente:

—Sí, me duele el trasero, está hinchado y no puedo cerrarlo.

Gu Chengxi se sobresaltó.

⧫ ⧫ ⧫

El autor tiene algo que decir:

Gu Chengxi: Tan pronto como bajé la guardia, apareció una imagen en mi cabeza…

Su Shi: Ah, ah, ah~ ¡¿En qué estás pensando?!

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *