Rehabilitando al villano – Capítulo 17

Traducido por Maru

Editado por Sakuya

Corregido por Sharon


La pequeña habitación en la que se alojaba Ling Xia era una residencia temporal que se utiliza para ayudar a establecerse a los nuevos discípulos de la secta, y los demás, uno tras otro, ya se habían ido a donde fueron asignados. En otras palabras, que pudiera recuperarse por completo allí era aprovecharse de la gloria de Song XiaoHu y Yu ZhiJue.

Ling Xia todavía estaba preocupado por la gente de la ciudad de YunXiao, pero al no querer agitar los recuerdos sombríos de Yu ZhiJue, de manera disimulada le preguntó a Song XiaoHu en su lugar.

—Oí de Feng Luo que esa gente no se marchó, diciendo que… su hermano pequeño desapareció, y que se quedarán hasta que lo encuentren. —respondió Song XiaoHu al momento.

Por supuesto, Ling Xia no sabía que Cui Yu también tuvo mano en esa decisión. Después de que el examen terminó, Mo Dai tuvo que engatusarla durante bastante tiempo, explicando que ahora mismo, Yu ZhiJue formaba parte de la Secta ShaoYang por lo que solicitar a Feng ShuMing que lo entregara no era apropiado. Al final, Cui Yu se comprometió y afirmó que hablarán de nuevo después de que ella volviera y suplicara a su padre.

A pesar de que es rebelde, Cui Yu no era estúpida y también sabía que ese asunto no era tan simple. No podía haber esperado que la desaparición de Shang Yan fuese tan oportuna, dándole así una razón para quedarse.

Ling Xia sintió un violento estremecimiento. Tal vez hubiera sido mejor si hubiera endurecido su corazón para destruir el cuerpo y todas las huellas en ese momento, pero ya era demasiado tarde para lamentarse. Es más, aunque se le diera otra oportunidad, todavía sería incapaz de hacerlo… Solo puede rezar para que el cadáver de Shang Yan no sea descubierto.

Le advirtió de nuevo a Song Xiao Hu que tuviera cuidado, haciendo hincapié en que no debe dejar que se le escape nada nunca, y el otro chico expresó su conformidad.

Feng Luo y Song XiaoHu ya se habían vuelto bastante familiares, y al ver a Ling Xia, también asintió cortésmente a modo de saludo, aunque con un leve deje de distancia. Ling Xia sabía que el rango de antigüedad de este mundo no se basaba en la edad, sino en la fuerza y aunque se acababan de unir, el estatus de un discípulo directo del maestro de la secta era distintivo. De acuerdo a las reglas, parece que en realidad necesitaba llamar deferencialmente a Feng Luo como “hermana mayor” y a Yu ZhiJue y Song XiaoHu como “hermano mayor”…

Ling Xia sintió que le dolían las pelotas con aflicción.

Además, mientras descansaba le quedó claro que se puede determinar con precisión el rango de otro solo mirando su ropa.  Verdaderamente el epítome de “juzgar a la gente por su apariencia”.

Dentro de ese grupo de discípulos de la generación Pin, los discípulos del maestro de la secta vestían de negro con adornos dorados, los discípulos personales de otros miembros mayores de negro con adornos plateados, los discípulos de tercera usaban túnicas grises y largas, y finalmente, los discípulos externos como Ling Xia, solo podían usar ropas de color oscuro como sirvientes.

Aunque no tenía muchas expectativas para este mundo, Ling Xia aún estaba conmocionado por ese tipo de sistema feudal de separación. Recuperarse en este lugar, no importa cómo se viera, no era apropiado. Además, sus heridas ya no eran un gran obstáculo, por lo que decidió informar antes al Pabellón de Bienvenida Inmortal.

Después de decir eso, Song XiaoHu no expresó ninguna renuencia o desgana, solo retiró sus labios y sonrió:

—Entonces vendré a buscarte cuando estés libre. Hermano mayor Ling, tú también tienes que venir a vernos a menudo.

Cuando todo fue dicho y hecho, Song XiaoHu ya era discípulo directo de todo un maestro de la secta, así que delante de Feng Luo, Ling Xia no revolvió su pelo erizado como normalmente, y solo asintió con una sonrisa mientras les aseguraba:

—Mmmm, los visitaré a los dos cuando tenga tiempo.

La reacción de Yu ZhiJue fue aún más indiferente, mirando a Ling Xia antes de alejarse rápidamente.

—Entonces también necesitas entrenarte adecuadamente. Que no te golpeen la cabeza como a un cerdo la próxima vez —dijo.

—…Vale. —Ling Xia estaba tan estupefacto, ¿se suponía que ese niño tenía una lengua tan ponzoñosa?

Había muchas cosas insignificantes que resolver cuando alguien accedía por primera vez a una secta, como la asignación de salones, aprender las reglas fundamentales, etc.

Lo que necesitaba hacerse no era muy diferentes a lo requerido de un joven que acababa de ser contratado, por lo que Ling Xia no dejó que los dos niños lo acompañaran. Sin embargo, después de caminar una distancia considerable, se dio la vuelta y descubrió que ambos aún miraban en su dirección y de repente sintió un arrebato de calor en su interior.

A pesar de ser parte de la misma secta, la distancia entre la Montaña Stonewood, donde entrenaban los discípulos directos del maestro de la secta, y el Pabellón de Bienvenida Inmortal, generalmente demoraba dos horas completas de viaje. Los otros cuatro discípulos que fueron asignados junto con Ling Xia al Pabellón de Bienvenida Inmortal ya habían salido al terminar el examen. Ling Xia pidió las direcciones todo el camino mientras se apresuraba, a veces rápido, a veces lento.

Su pie fue herido por Xu Yan en su contienda, por lo que caminar despacio estaba bien, pero moverse más enérgicamente perturbaría la herida y provocaría un dolor insoportable. Por lo tanto, pasaron cuatro horas antes de que alcanzara el Pabellón de Bienvenida Inmortal, y el cielo ya estaba oscuro.

El Pabellón se encontraba al pie de una pequeña montaña dentro de la Cordillera de ChongMing. Aunque el nombre sonaba bien, su posición actual en la Secta ShaoYang no era alta, y estaba a cargo principalmente de los campos medicinales, la leña, los arrozales y otros asuntos secundarios similares. Los discípulos aquí hacen la labor más dura, pero solo pueden recibir los puntos de entrenamiento más básicos. En comparación con ser llamado un discípulo de la Secta ShaoYang, estaban más cerca de los trabajadores a tiempo parcial a cargo de las tareas misceláneas, y su salario mensual también era el más bajo.

En el pasado, Ling Xia básicamente se saltó y solo hojeo esta parte de la historia cuando la leyó. Después de todo, se suponía que esta era una novela para sentirse bien, y tenía cero interés en las descripciones del protagonista siendo oprimido. En este momento, Ling Xia lo lamentó mucho, porque las desgracias del protagonista se habían convertido en lo que él tendría que enfrentar.

Los dos discípulos que custodiaban la puerta tenían treinta y tantos años, y con una mirada, se podría decir que han abandonado la cultivación hacía tiempo. Ling Xia entregó rápidamente la tableta de su cintura con su nombre grabado, exponiendo con una sonrisa amable y amigable:

—Hola a los dos hermanos mayores. Debido a mi lesión en la pierna, he viajado lentamente, y espero el perdón y la compresión de los hermanos mayores.

Excepto que, los moretones en su rostro todavía no se disipaban, por lo que el resultado de su expresión de buena voluntad fue inevitablemente poco efectiva.

Esos dos discípulos evaluaron cuidadosamente a Ling Xia y supusieron que no tenía a nadie que lo respaldara. Tampoco le vieron traer regalos para ganarse el favor como los otros discípulos, e inmediatamente se sintieron un poco infelices.

El más gordo de los porteros agitó su mano con algo de impaciencia y ladró:

—Los otros llegaron ayer, ¿por qué eres el único que llega tarde? El Tío Marcial Guang XuZi está en el salón principal, ¡date prisa y entra!

Sin más demora, Ling Xia saludó y se alejó cojeando siguiendo el tramo de escaleras, y desde la puerta principal hasta la cima de la pequeña montaña le tomó otra hora.

Como se esperaba, los otros nuevos discípulos ya fueron asignados naturalmente a sus habitaciones en orden. El Tío Marcial Guang XuZi del que hablaron los dos discípulos en la puerta, era el supervisor del Pabellón de Bienvenida Inmortal. Parecía tener unos treinta años, y con una constitución delgada, ojos sombríos y una nariz levemente ganchuda, daba la impresión de alguien con quien era difícil llevarse.

Al ver a Ling Xia inclinarse a modo de saludo, no le dijo inmediatamente que se levantara y, en cambio, levantó perezosamente su taza de té y tomó dos sorbos, bebiendo tranquilamente mientras miraba al otro de arriba abajo. Ling Xia bajó la cabeza y maldijo en silencio; ¿podía ser que se encontró con un gilipollas tan rápido?

Después de un tiempo, solo hasta que Guang XuZi terminó su taza de té, le dijo a Ling Xia que se levantara mientras preguntaba distraídamente:

 —Ya que ingresaste en mi Secta ShaoYang, debes tener alguna habilidad, ¿no?

—El cuerpo de este discípulo contiene Fuerza Hercúlea —respondió Ling Xia pronto y cauteloso con respeto.

Guang XuZi de repente dejó escapar una risilla.

—No está mal, no está mal, finalmente enviaron alguien útil. Por el momento, seguirás a Yuan Hui para regar esa parcela de Hierbas de Niebla Vespertina. Yuan Hui, lleva a tu hermano menor Ling para que descanse.

Ling Xia no sabía qué tipo de hierba era esa ni el tamaño de una “parcela”, pero por ahora solo podía retirarse. También temía que Guang XuZi se aprovechara de él, por lo que exageró a propósito la lesión de su pierna. Además, estaba realmente dolorido por el agotamiento, por lo que la forma en que se tambaleó y tropezó recordó a Iron Crutch Li, aunque no estaba seguro de si Guang XuZi lo vio o no.

Yuan Hui era un hombre joven que parecía honesto y considerado, y la impresión de Ling Xia hacia él era un poco favorable. Mientras que el otro abría el camino, aprovechó la oportunidad y preguntó:

—Hermano Mayor Yuan, ¿dónde están ubicados los dormitorios?

Yuan Hui lo miró y luego respondió lentamente:

—No hay más habitaciones libres, así que solo podemos imponer al hermano menor Ling que viva temporalmente en el cobertizo de leña. La vivienda en el Pabellón de Bienvenida Inmortal ha sido siempre escasa, y después de que estos ocupados días hayan pasado, el tío marcial encontrará personas para construir otra residencia.

Ling Xia parpadeó, no teniendo más remedio que resignarse a su terrible suerte, sin sospechar en lo más mínimo de esas palabras. En su pánico por llegar aquí, había ignorado su hambre, por lo que continuó preguntando:

—Hermano Mayor Yuan, disculpa las molestias, pero, ¿dónde suelen servirse las comidas?

Yuan Hui se dio la vuelta, señaló un edificio no muy lejano y respondió:

—Ahí. Todos los días se anuncian tres comidas con el sonido de una campana. La hora de la cena de hoy ya ha pasado… Mmm, iré a preguntar a los cuartos de dormir y veré si a algún hermano menor aún le queda un bollo al vapor.

—…No hay necesidad de molestar al hermano mayor, en verdad no tengo tanta hambre.

No importa cuán denso era Ling Xia, en este momento incluso él se dio cuenta de la actitud indiferente y vaga de Yuan Hui. Honestamente, estaba agotado por estos últimos días, aún tenía un poco de la medicina que le dio Feng Luo. En cualquier caso, ya ha experimentado completamente la sensación de la inanición, y en realidad, pasado cierto punto, el hambre solo se vuelve molesta.

Efectivamente, después de la respuesta de Ling Xia, Yuan Hui tampoco prestó atención a esto.

Ling Xia siguió al otro al almacén y recibió un colchón simple y endeble. Como cultivador, este tipo de cosas realmente no importan, y junto con esos dos niños, ya había pasado muchos días durmiendo sobre hojas de árboles y paja gruesa.

El cobertizo de leña del Pabellón de Bienvenida Inmortal podía considerarse bastante espacioso. Ling Xia colocó el colchón y agradeció a Yuan Hui, quien lo miró descuidadamente, y sin decir una palabra más, se dio la vuelta y se fue. Ling Xia suspiró; afortunadamente el cobertizo de leña también tenía una lámpara de aceite.

Sacudió el colchón y lo extendió, luego, después de aplicar una capa de medicamento a las heridas de su cuerpo y cara, apagó la lámpara y se tendió letárgicamente.

A pesar de que este lugar estaba completamente a oscuras y bastante frío, al menos era seguro y desprovisto tanto de bestias mágicas peligrosas como de combates violentos… Dicho esto, ¿cómo estaban esos dos niños en este momento? Dio vueltas y vueltas por un largo tiempo antes de quedarse dormido, y sin embargo, a pesar de todo, fue despertado dos veces en mitad de la noche por picaduras de insectos.

Al día siguiente, la campana despertó a Ling Xia muy temprano, y sin molestarse en lavarse, corrió apresuradamente hacia fuera cuando los primeros rayos de sol apenas se extendieron por el cielo. No estaba familiarizado con el camino, por lo que cuando encontró el lugar correcto, llegó tarde otra vez, y los otros discípulos ya estaban parados cuidadosamente en filas.

Guang XuZi le dirigió una mirada extremadamente dura y gritó:

—¡Ling Xia, ven acá!

Él se lamentó por dentro no ser bueno. Esto era prácticamente lo mismo que un estudiante de primaria llegando tarde y que es enviado al director…

Rápidamente se acercó y se inclinó con el mayor respeto:

—Este discípulo es lento y se perdió en el camino, llegando tarde. Humildemente pide al tío marcial que emita un castigo.

Al ver que su etiqueta era meticulosa, la expresión de Guang XuZi se aclaró un poco mientras asentía y entonaba:

—Mmmm, teniendo en cuenta que este es tu primer día, no te castigaré demasiado, pero en mi Secta ShaoYang, todos deben tener las reglas de la secta en mente. Si hay un violador, debe ser estrictamente disciplinado. Ya te dije ayer que siguieras a Yuan Hui en el cuidado de esa parcela de Hierbas de Niebla Vespertina, entonces tu pena será regarlo todo por ti mismo hoy. Comer está prohibido hasta que termines.

Al darse cuenta de las miradas complicadas y algo comprensivas que algunos de los discípulos mayores lanzaban hacia él, Ling Xia sintió una mala premonición.

No sabía exactamente qué tan grande era realmente una “parcela”, pero una vez fue llevado por otro discípulo, casi se desmayó del enfado.

¡¿Qué mierda es esto?! 

Originalmente pensó que una parcela sería a lo sumo tan grande como una cancha de baloncesto, pero en realidad es tan grande como un campo de fútbol, ¿sabes? Parece que este Guang XuZi estaba promulgando una muestra de poder frente a los nuevos discípulos, y resultó ser el desventurado niño…

Cuando vio los dos cubos colgando de un poste que tenía que usar para transportar agua, casi comenzó a saltar de rabia. ¡Joder! ¡Púdrete! ¡¿Cuántos viajes tendría que hacer para terminar de regar todo esto?!

| Índice |

4 thoughts on “Rehabilitando al villano – Capítulo 17

Responder a Lirio Alicia Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *