Una Verdadera Estrella – Capítulo 123: La verdad (1)

Traducido por Shisai

Editado por Nelea


Tang Feng se despertó y se encontró a sí mismo durmiendo sobre una superficie irregular. Le llevó tres segundos darse cuenta de que estaba dentro de un automóvil, recostado en el asiento trasero. Más exactamente, estaba acostado sobre las piernas de dos hombres en el asiento trasero. Es por ello que la superficie era desigual.

—¿No es hora de que resuelvas la situación con Ge Chen?— La voz pertenecía a Charles y provenía del lado donde estaban las piernas de Tang Feng.

—Me haré cargo de ello,— Lu Tian Chen respondió poco después. Su voz estaba muy cerca y cayó suavemente desde arriba como frescos copos de nieve.

Tang Feng estaba frente al cuerpo de Lu Tian Chen, así que aunque había abierto los ojos, los otros dos hombres no se dieron cuenta de que estaba despierto. Cambió un poco su cuerpo, y Charles y Lu Tian Chen inmediatamente dejaron de hablar en un entendimiento tácito. Sintió que la mano de Lu Tian Chen le acariciaba suavemente la espalda, mientras que la cálida palma de Charles se apoyaba en sus piernas.

Los sonidos de crujidos y viento se escuchaban en dirección a la ventana del coche. Tang Feng recordó que estaba soleado cuando se había ido a dormir más temprano; Soleado pero muy ventoso. El viento había sido especialmente fuerte cuando estaba sentado en la ventana del tercer piso, como si eso pudiese llevarlo lejos.

—¿Qué le hiciste a Su Qi Cheng antes?— Charles tenía curiosidad. Sus voces eran tranquilas, pero Tang Feng todavía pensaba que era impropio de ellos charlar mientras alguien dormía. ¿No podrían al menos haberlo puesto en el asiento trasero de otro auto?

—Le di un poco de su propia medicina,— Lu Tian Chen respondió con calma.

La voz de Charles inmediatamente se levantó alarmada, —¡¿Lo violaste?!

—¡No!— Lu Tian Chen fulminó con la mirada a Charles. —Hice que la gente tomara algunas fotos muy atractivas de él. Además, baja tu voz.

—Bien, bien. Estaba equivocado. No solo entendí mal, también hablé en voz alta.— La voz de Charles sonaba un poco contrariada. Tang Feng sintió que la presión de los golpes de Charles en sus piernas aumentaba.

Charles continuó, —Ese tipo casi violo a Tang Feng. Tú también lo viste. Llegó hasta el punto de instalar cámaras junto a la cama.

—Lo sé. Su Qi Cheng casi obligó a Tang Feng a saltar del edificio.

—Y sin embargo, solo tomaste algunas fotos.— Charles estaba disgustado. —Deberías haber conseguido que dos hombres para que lo violaran cientos de veces.

—Pensé que querrías que lo matara.— Lu Tian Chen sonrió.

¿Matarlo? ¡Olvídalo! Tang Feng rodó los ojos en silencio. ¿Estaban filmando un drama criminal aquí? Su Qi Cheng no era un gatito o cachorro que podrían matar como quisieran. Sin mencionar que matar a los gatitos y los cachorros al azar no era algo que debían hacer en ningún caso.

—Estoy trabajando duro para lavarme las manos del pasado. Acabo de abrir una sucursal en el este y sureste de Asia. No quiero ser perseguido por la Interpol y hacer que la familia Su vaya por mi vida al mismo tiempo.— Charles respiró hondo. Tang Feng pudo escuchar claramente su respiración pesada. —Pero… Todavía no me gusta.

—Luego, usaremos nuestros propios métodos para enseñarle una lección a Su Qi Cheng.

—Esa no es una mala idea.

Tang Feng pensó por un momento y decidió dejar de fingir estar dormido. —Antes de entrar en detalles de asuntos tan importantes, ¿pueden decirme exactamente qué está pasando entre ustedes dos y Su Qi Cheng? Como víctima de todo esto, creo que tengo derecho a saberlo.

Tang Feng se volcó para acostarse de espaldas y se encontró con los ojos de Lu Tian Chen. Cuando trató de levantarse, ambos hombres lo presionaron de nuevo.

—Ah, cariño, en realidad estabas espiando nuestra conversación.— Charles se inclinó más cerca, una brillante y encantadora sonrisa decorando su rostro.

—No necesitaba escuchar a escondidas. Ustedes dos eran demasiado ruidosos.

—¿Entonces estás diciendo que te despertamos?— Lu Tian Chen levantó la mano para cubrir los ojos de Tang Feng, pero el actor protestó.

—Déjame levantarme.

Un minuto después, Tang Feng estaba sentado entre Charles y Lu Tian Chen en el asiento trasero.

| Índice |

One thought on “Una Verdadera Estrella – Capítulo 123: La verdad (1)

  1. Lirio Alicia says:

    Jujuju y quien ganará el amor de Tang Feng 🤔🤔🤔🤔
    Lu Tian Chen aún no le ha puesto la mano encima pero ya se muestra bastante posesivo 😯😯 quiero ver cómo se desarrolla esto 😏😏😏
    Gracias por la droga 😆😆😆😆😆

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *