Una Verdadera Estrella – Volumen 2 – Capítulo 13: Una pequeña solicitud

Traducido por Shisai

Editado por Ayanami


Cuando Tang Feng frotó con fuerza los lugares donde había sido golpeado, Gino apretó los dientes con dolor — ¿Es así como debes tratar a tu salvador?

— ¿No soy yo quien te salvó al final? De lo contrario, para cuando Charles termine contigo, serías un desastre sangriento.

— ¿Por qué conoces a un bastardo violento como ese? No te queda nada bien. Tang, deberías mantenerte alejado de personas así. Todos son vampiros desalmados que te chuparán y luego te dejarán pudrirte en el suelo —Gino miró al otro actor. Como los labios de Tang Feng estaban un poco hinchados, Gino no tardó mucho en darse cuenta de lo que había sucedido.

Sintió como si ese maldito Charles lo hubiera pateado en el pecho además de en el estómago, de lo contrario su pecho no se sentiría tan pesado.

—Siento que tengo lesiones internas. En este momento, me duele mucho el pecho. ¡Maldita sea, lo voy a demandar! —No solo le dolía el pecho, sino que a Gino le costaba respirar. Sentía que estaba a punto de morir.

—No seas un niño. Si lo demandas, los dos, probablemente, terminarán con la misma oración. No olvides quien hizo el primer movimiento, Sr. Michael Gino —Tang Feng estaba sorprendido por la temeridad de Gino. Este último, había lanzado un puño a Charles sin preguntarle nada de antemano. A Charles también le gustaba guardar rencor. El nombre de Gino, probablemente, ya estaba en su lista negra. Tang Feng decidió que necesita darle unas buenas patadas a Charles después de regresar a casa.

Tang Feng miró a Gino, el otro actor lo miraba como un niño que había sido reprendido por algo que no hizo. Como era de esperar, la imagen afable que Gino había proyectado cuando se conocieron en China era algo que Tang Feng había conjurado por sí mismo. El niño crecido, voluntarioso y exigente, que estaba sentado frente a él en este momento, era el Gino que una vez conoció.

Gino había nacido en una familia acomodada y recibió una educación de primera clase, tenía una vida afortunada de hecho. Por supuesto, eso significa que Gino tenía una terrible actitud como resultado de todos los mimos de su familia y su gerente.

— ¡La próxima vez, voy a golpearlo contra el suelo! —Se prometió Gino.

Tang Feng se rió entre dientes. Charles no ejercitó sus músculos al entrenar en el gimnasio, eso era obvio por la forma en que había peleado con Gino anteriormente.

Los golpes de Gino se habían aprendido, claramente, de un entrenador en un gimnasio, con énfasis en las reglas y una buena forma.

Por otro lado, Charles luchó como un gángster en la calle. No había reglas o patrones en su forma de pelear, pero una sola mirada y Tang Feng supo que Charles tenía mucha experiencia en peleas; con la intención de matar en cada golpe y patada que había golpeado a Gino.

¿En cuanto al buen espíritu deportivo?

Cuando se trataba de una pelea con cuchillos y pistolas reales, ¿quién tuvo tiempo para preocuparse por la deportividad? En cualquier caso, no eran competidores peleando un partido justo en una competencia.

♦ ♦ ♦

Debido a la pelea, Gino tuvo dificultades para filmar sus escenas durante la tarde. Terminó teniendo una larga conversación con el director sobre su papel y lo que debería retratar. Como resultado, Tang Feng tuvo que irse temprano.

Había un oso violento llamado Charles esperándolo en casa. Tang Feng tuvo que firmar un contrato injusto con Charles durante el almuerzo, para que el oso se fuera “con calma”.

Mientras Tang Feng estaba recogiendo sus cosas y preparándose para irse con su asistente, Lu Tian Chen fue a recogerlo.

—Presidente Lu, ¿no está ocupado? —Tang Feng se sentó junto a Lu Tian Chen en el automóvil. Esta rutina, entre ellos, había estado ocurriendo durante unos días ya. Lu Tian Chen vendría a recogerlo cada vez que tuviera tiempo. Aunque en teoría, como el CEO de una gran empresa, Lu Tian Chen no debería tener tanto tiempo libre.

—Solo necesito asignar tareas para que hagan mis empleados y luego esperar a que el dinero se transfiera a mi cuenta bancaria —Lu Tian Chen, lentamente, sacó el automóvil del lugar de filmación. Mientras giraba el volante, miró a Tang Feng. —Soy un inversor, un hombre de negocios. No un empleado, ¿de acuerdo?

—Claro, claro, yo soy el empleado —Malditos capitalistas que solo saben cómo explotar a la clase trabajadora.

Lu Tian Chen sonrió y no dijo nada en respuesta. Tang Feng, de repente, descubrió que se llevaban bien, de manera más natural y pacífica con Lu Tian Chen y Charles. Los conflictos iniciales y la cautela que habían existido entre ellos estaban siendo erosionados por sus conversaciones diarias. Esto debería contar como algo bueno.

Quizás, al final, podrían convertirse en buenos amigos, haciendo hincapié en “buenos amigos”.

—Charles vino a visitarte hoy, ¿verdad? Dijo que te iba a dar una sorpresa —dijo Lu Tian Chen.

—Sí, una sorpresa. Aunque un shock desagradable sería más preciso. Golpeó a Gino, a pesar de que Gino hizo el primer movimiento. Pero, al final, todo fue un malentendido —Tang Feng suspiró, mientras miraba por la ventana. La temperatura no bajaría hasta la noche. El viento que soplaba sobre su rostro trajo el calor junto con él.

—Charles tiene el puño duro.

Tang Feng sonrió y miró a Lu Tian Chen — ¿Has peleado con él antes?

—Hay momentos en que los hombres tienen que comparar sus puños —Lu Tian Chen sonrió, parecía recordarlo.

Tang Feng imaginó a Lu Tian Chen y Charles golpeándose mutuamente. Por curiosidad, preguntó: — ¿Dónde pelearon ustedes? ¿En una arena? ¿Quién ganó?

— ¿Quién crees que ganó?

—Hmm…apuesto a que fue un empate. Nunca te he visto pelear, pero recuerdo que dijiste que eres bueno golpeando a la gente. En cuanto a Charles, tuve la oportunidad de verlo pelear. Supongo que ustedes dos tienen el mismo nivel —analizó Tang Feng con el ceño fruncido.

Lu Tian Chen se echó a reír, por el sonido de su profunda risa, parecía bastante divertido.

—Sí, tienes razón. No estás lejos.

— ¿Me cuentas más al respecto? —Lu Tian Chen siempre se detenía en medio de una historia. Tang Feng tenía curiosidad por saber más. Como alguien que practicaba artes marciales en este momento, estaba interesado en todo lo que tuviera que ver con pelear.

A pesar de ser descendiente de chinos en su vida pasada, como máximo, sólo contaba como medio chino. Había crecido en Estados Unidos, a pesar de que había profundizado en el idioma y la cultura china, su educación estaba firmemente arraigada en la cultura estadounidense. Sus amigos también habían sido estadounidenses. Como resultado, no tenía una comprensión profunda de la cultura china o las artes marciales.

Para empezar, Charles era medio chino, por lo que era prácticamente igual que Tang Feng. Pero Lu Tian Chen era diferente. Por las apariencias, él es un chino completo.

—Entonces, como Charles, ¿se supone que debo obtener una promesa tuya a cambio? —Aunque Lu Tian Chen lo había formulado como una pregunta, su tono de voz mostró que hablaba en serio. Como hombre de negocios, Lu Tian Chen no ofreció servicios gratuitos.

—Confías demasiado en tu poder, vampiro capitalista.

—Gracias por el cumplido —La piel de Lu Tian Chen se estaba volviendo tan gruesa como la Gran Muralla China. Tang Feng odiaba encontrarse con personas de piel gruesa.

Después de dudar por un momento, preguntó: — ¿Qué quieres a cambio? —Decidiría si aceptar o no, después de escuchar las condiciones.

— ¿No estás libre mañana por la mañana? ¿Por qué no me haces el desayuno? —declaró Lu Tian Chen.

Tang Feng levantó una ceja. ¿Lo había escuchado correctamente? ¿Lu Tian Chen acababa de pedirle que preparara el desayuno?

— ¿Estás seguro? —Tang Feng recordó haber mencionado que no podía cocinar, por lo que no sabía cómo preparar el desayuno. Era inepto, incluso con las simples tareas de freír un huevo y hacer tostadas.

Todos tenían sus fortalezas y debilidades. Tenía muchas fortalezas, pero cocinar era, definitivamente, una de sus debilidades. Pero él no planeaba oponerse a Lu Tian Chen sobre eso. Después de todo, una solicitud como preparar el desayuno estaba dentro de sus capacidades.

—Si, ¿hay algún problema?

—No, por supuesto que no —No hubo ningún problema en absoluto. Él no sería el que desayunara.

—Solo para mí —agregó Lu Tian Chen después de un largo rato.

—Lo sé —Tang Feng no tenía planes de envenenar a alguien más, aunque no importaba si era Charles. Si podían empujarlo por sus gargantas, entonces, él podía hacer lo que quisieran comer.

Mirando por la ventana, Tang Feng se rió para sí mismo.

♦ ♦ ♦

Cuando Lu Tian Chen y Tang Feng regresaron a su departamento, Charles ya estaba sentado en el sofá de cuero oscuro adentro, esperándolos. Un cigarro colgaba de su boca, cuya esquina todavía estaba roja, claramente el resultado de la pelea con Gino. En lugar de arruinar la apariencia del oso pervertido, la herida agregó un aspecto robusto a su apariencia.

— ¡Estás lastimando mi corazón, cariño! —Charles comenzó a quejarse en el momento en que vio a los otros dos.

—No soy tu bebé, Charles —Tang Feng entró y colgó la bolsa negra que llevaba, en un gancho al lado de la puerta. La bolsa contenía una variedad de vitaminas, su teléfono y gotas para los ojos, todas eran cosas que le fueron útiles, mientras él salía.

—Besaste a un idiota esta mañana, luego dejaste que ese idiota me golpeara durante el almuerzo. ¡Y ahora, estás frente a mí con mi mejor amigo y actúas como si estuvieran casados! —El tono exagerado de Charles hizo reír a Tang Feng. El oso pervertido estaba dejando volar su imaginación de nuevo. Al igual que Lu Tian Chen había desarrollado una inclinación por contar chistes secos aquí y allá, Charles estaba mejorando con su humor negro.

Tang Feng sintió como si estuviera viviendo con dos lunáticos.

—Así es —Siguiendo las palabras de Charles, Tang Feng sonrió y pasó un brazo alrededor de la cintura de Lu Tian Chen. Levantó la barbilla y dijo: —Tengo un nuevo favorito. Has sido desterrado al palacio frío, Charles.

Lu Tian Chen sonrió y no respondió. Charles miró a los otros dos —ustedes dos me han lastimado profundamente.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *