Una Verdadera Estrella – Volumen 2 – Capítulo 15: Una oportunidad

Traducido por Shisai

Editado por Ayanami


Solo se necesitaban tres palabras para describir Hollywood: feria de vanidad.

Calcular el éxito de una celebridad es fácil: ¿son famosos y rentables? Ambos aspectos siempre van de la mano.

Cada año, todos los festivales de cine, principales, producirían un Mejor actor y una Mejor actriz. Era fácil adivinar, cuántas personas recibirían esos títulos cada año. Había muchos buenos actores y actrices en el mundo, pero era raro encontrar a alguien que fuera encantador, tanto en pantalla como fuera de ella.

Si un Mejor Actor o una Mejor Actriz dejaran el tipo de película y papel con el que se sentían cómodos, la mayoría descubriría que, en comparación con antes, la calidad de su actuación disminuiría. Otro escenario sería si fueran obstaculizados por un juicio erróneo y eligieran actuar en una serie de películas mediocres, solo para darse la vuelta y descubrir que su carrera iba lentamente cuesta abajo. Muchos actores que habían ganado prestigiosos premios, a menudo, se veían obligados a interpretar papeles en películas de bajo presupuesto o interpretar un papel secundario para un recién llegado.

Tang Feng tenía buenas habilidades de actuación y también era encantador, pero carecía de las calificaciones para elegir sus propios roles y las conexiones sociales para actuar en Hollywood.

Uno no podía actuar distante en Hollywood. Afortunadamente, Tang Feng no pensó que fuera malo tener un amplio círculo de amigos. Es cierto que hay bajos ingresos en la industria, pero hay personas más talentosas. En Hollywood, uno podría conocer a directores de renombre mundial, editores de grandes revistas, fotógrafos destacados e inversores brillantes.

Hollywood es una reunión de personas exitosas y talentosas. Una recompensa inesperada podía surgir de una simple charla con solo uno de ellos.

Para que alguien tenga éxito, definitivamente, necesita de una fuerza personal para apoyarse.

En este momento, además de actuar en el callejón de Satanás y practicar artes marciales, Tang Feng también se tomó el tiempo de participar en eventos sociales para hacer conexiones. No había necesidad de ganarse deliberadamente el favor de alguien, simplemente el disfrutar de la comida, el vino y las deliciosas conversaciones entre amigos era suficiente. No había tontos aquí y era fácil saber cuándo alguien estaba siendo sincero.

Por la experiencia de su vida pasada, Tang Feng sabía que era suficiente mantenerse fiel a uno mismo.

♦ ♦ ♦

El socio comercial de Charles iba a celebrar una fiesta privada esta noche. Además de los hombres de negocio habituales, también se invitó a muchas celebridades y modelos.

En otras palabras, uno podía encontrar todo tipo de personas en la fiesta, desde personas con talento hasta personas que buscaban su propio beneficio personal.

Como el organizador de la fiesta era alguien que conocía, Charles había pedido otra tarjeta de invitación. Bajo la persuasión de Charles, Tang Feng también iba a asistir.

Como Fiennes, tenía muchos amigos en Hollywood. Había dado la bienvenida a cualquiera que buscara amistad con él, pero había pocos con los que estaba especialmente cerca. La mayoría de sus amigos, los realmente buenos, eran ajenos al círculo del entretenimiento, y la mayoría eran médicos.

Tang Feng no tenía planes de contactar a las personas que una vez conoció. La mayoría de sus viejos amigos, probablemente, pensarían en él como una celebridad pequeña desesperada por la fama. Nadie lo tomaría en serio. Además, no quería ser enviado a la sala de psiquiatría.

A pesar de eso, no podía vivir yendo y viniendo desde el lugar de rodaje y su apartamento. Uno tenía que interactuar con otros para conocer gente nueva.

El tema de la fiesta de esta noche es “bosque”. La mayoría de los invitados llevaban ropa hecha de materiales naturales y gruesos. Para los accesorios, la mayoría eligió decorar con frutas, hojas y flores.

Charles y Tang Feng llevaban trajes hechos de cáñamo. Para adaptarse al tema de la fiesta, habían elegido colores que representan al bosque. Sus chaquetas y pantalones de traje negro representaban el suelo, mientras que sus corbatas verde oscuro representaban las hojas. Para los gemelos, habían usado un lindo par de frutas de cristal marrones. La entrada a la fiesta había sido especialmente decorada. Tang Feng y Charles habían entrado bajo un arco hecho de hojas, flores y ramas. Los camareros, de pie junto al arco, también estaban vestidos como elfos de un cuento de hadas. Eran responsables de verificar las invitaciones y dar la bienvenida a los invitados.

La iluminación interior era oscura. Una serie de platos meticulosamente dispuestos para que parecieran frutas y flores, se exhibieron en una fila de mesas de madera decorada con frutas rojas y ramas marrón oscuro. Unos pocos árboles de cristal estaban dispuestos en macetas cercanas, con sus ramas cargadas de cristales. Era claro que el organizador había gastado mucho dinero en la fiesta.

— ¿Qué piensas? —Charles caminó alrededor de la fiesta con Tang Feng, charlando e intercambiando tarjetas de visita con las personas con las que se encontraron.

Es una fiesta interesante. La gente reflexionaba sobre el lugar, haciendo conversaciones y conexiones. Algunos asistentes de la fiesta estaban coqueteando con las modelos femeninas que descansaban. Pronto, desaparecieron en parejas, solo para resurgir media hora después.

Buena música, buen vino y mujeres hermosas.

—La fiesta es genial —Tang Feng sonrió. No iba a fiestas a menudo, pero eso no significa que no supiera socializar con los demás. Por el momento, todo iba bien.

— ¡Hola, Charles! —Un hombre de mediana edad, que tenía su brazo alrededor de una modelo se acercó.

—Voy a caminar solo un poco —El propósito de socializar era hacer amigos, pero no todas las personas valían su amistad. Tang Feng estaba familiarizado con el hombre que había llamado a Charles justo ahora. Había visto la cara del hombre en revistas antes y había estado involucrado en varios escándalos con mujeres famosas. El hombre, definitivamente, no llevaba un estilo de vida saludable. Tang Feng no lo vio con buena luz.

Charles no obligó al actor a quedarse. Él simplemente le recordó: —Ten cuidado. No camines demasiado lejos. Iré a buscarte pronto.

Tang Feng se acercó a las mesas del buffet y comió unos bocados de comida. Luego, tomó una copa de cóctel de un camarero que pasaba y dio un paseo por los invitados de la fiesta. Como, en este momento, es una celebridad sin nombre en Hollywood, su costoso traje había sido proporcionado por Charles. Su aspecto llamativo, pronto, atrajo la atención de varias personas y algunas vinieron a coquetear. Las celebridades y modelos femeninas que se habían reunido a su alrededor lo consideraban un millonario asiático y, rápidamente, transmitieron su interés en él.

Cuando algunas de las chicas lo confundieron con un japonés, Tang Feng estaba algo molesto. Cuando una de ellas lo saludó en japonés, respondió en chino. La sorpresa adornaba la cara de la niña mientras exclamaba: — ¡chino!

En lugar de disuadir a las chicas de que lo rodeen, Tang Feng comenzó a conversar sobre el estado actual de Hollywood con ellas. Habló sobre los tiempos cambiantes y cómo los actores ya no gobernaban la industria. El surgimiento de directores brillantes y empresarios poderosos había empujado gradualmente a los actores desde la cima de la pirámide. Luego, pasaron a hablar de moda. Tang Feng mencionó cómo el éxito de una modelo dependía del favor de los diseñadores y otras personas famosas, así como de la propia apariencia personal. Las chicas no pudieron evitar admitir que las tendencias a menudo se hicieron populares al jactarse en lugar del poder del diseño real.

—Entonces, según usted, ¿todo lo que tenemos que hacer es aferrarnos a un diseñador o un tipo rico? —Las modelos que rodeaban a Tang Feng se divirtieron con sus palabras y se rieron a menudo de sus bromas.

—Sería genial si pudieran inspirar a los diseñadores con los que se encuentran. Si puede inspirar a un diseñador, habría un significado especial cuando le ofrezca la oportunidad de caminar en su espectáculo o estar en la portada de una revista. Inspirar a la gente es un truco que funciona en cualquier lugar —respondió Tang Feng con una sonrisa.

Después de enterarse de que Tang Feng era chino, las chicas extrovertidas siguieron preguntándole sobre cosas que tienen que ver con China, como las artes marciales y la cocina china. Tang Feng, inmediatamente, explicó todo lo que había escuchado de Lu Tian Chen sobre artes marciales y mostró algunos movimientos. Las chicas lo miraron con sorpresa, con los ojos muy abiertos.

Después, algunas de ellas insinuaron que estaban interesadas en tomar una copa o una taza de café con él, pero Tang Feng rechazó cortésmente todas sus invitaciones. Para las que fueron especialmente persistentes, arrojó directamente su carta de triunfo y dijo: —Tengo novio.

Las chicas lo miraron entendiendo y respondieron: —Wow, eso es genial. Entendemos —Sin embargo, eso no les impidió preguntarle a Tang Feng detalles sobre su novio. Ante las numerosas preguntas, Tang Feng no pudo evitar usar —tengo que usar el baño —como una excusa para escapar.

♦ ♦ ♦

Mirando su reflejo en el espejo fijamente, Tang Feng arregló algunos mechones de cabello. Se había quedado el tiempo suficiente dentro del baño; ya era hora de que saliera.

—Te vi antes. Pareces popular entre las mujeres —un hombre de cuarenta años, con una barriga prominente, se acercó al fregadero junto a Tang Feng y se lavó las manos.

El actor sonrió —me ven como su mejor amigo gay. No hay nada de qué reírse.

El hombre se echó a reír —cierto, no lo es. ¿Puedo hacerte una pregunta?

—Por supuesto.

—Eres chino, ¿verdad?

—Gracias a Dios. Finalmente, encontré a alguien que no me confundió con un japonés —dijo en broma Tang Feng.

El hombre volvió a reír —es bastante raro encontrarse con un hombre chino con un buen sentido del humor como tú. Quiero decir, la mayoría de tus compatriotas parecen del tipo serio. Afortunadamente, he conocido a algunos japoneses antes. Eres diferente de ellos.

Por supuesto que hay una diferencia. Tang Feng sonrió en respuesta.

— ¿Puedo hacerte otra pregunta? —El hombre parecía muy curioso sobre Tang Feng.

—No puedo rechazar nada de lo que pides mientras estamos en el baño. Así que por favor, pregúntame.

—Jaja, eres un tipo divertido. Lo que quiero preguntar es, ¿cómo interpreta un hombre chino “creencias” y “héroe”? —El hombre se apoyó contra el lavabo.

Afortunadamente, Tang Feng estaba familiarizado con la cultura china. Reflexionó por un momento y dijo: —Para la mayoría de las personas que solo buscan comida, ropa y un techo sobre sus cabezas, creer significa llevar una buena vida. Es más realista e importante que cualquier lujo en el mundo. Personalmente, sin embargo, creo que la creencia debería ser amor.

— ¿Y no creer en un héroe o algún otro tipo de líder?

—Creer en los demás significa que estás dispuesto a mostrarles tu lado débil. Por otro lado, creer en Dios puede conducir al fanatismo, mientras que creer en uno mismo, a veces, no es aconsejable. Sé que la mayoría de las personas en Estados Unidos elegiría creer en uno mismo y enfatizar el ego. Sin embargo, eso a menudo conduce a la arrogancia. Creo que la mayoría de los humanos tiene esta deficiencia. Inflamos nuestros propios egos con demasiada facilidad.

—Una buena interpretación. Mi nombre es Robert —respondió el hombre con una sonrisa.

Tang Feng extendió su mano. —Tang Feng.

¿Esto cuenta como una coincidencia? Se sorprendió al encontrar al asesor principal de una de las principales compañías de entretenimiento de Estados Unidos en el baño de una fiesta.

Robert no estaba familiarizado con el Tang Feng actual, pero Fiennes había colaborado muchas veces con él en el pasado.

| Índice |

One thought on “Una Verdadera Estrella – Volumen 2 – Capítulo 15: Una oportunidad

  1. CarolinaF. o Nekoi says:

    🤣😂😅🤣😂😅🤣😂😅🤣😂😅🤣😂😅🤣😂😅🤣😂😅🤨🤨🤨😱😱😱😱😱🤔🤔🤔🤔🤔🤔🤔🤔🤔🤔

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *