Campo de azucenas – Capítulo 2: Los sentimientos de Lorna

Traducido por Sharon

Editado por Nemoné


[Anne]

Por un largo tiempo, sentí que estaba en una pesadilla.

Ahora mismo estoy en el baño, por alguna razón.

♦ ♦ ♦

—Eh, ¿Lorna? E-E-Esto es diferente, er…

El final de la oración comenzó a perder fuerza cada vez que abría la boca.

En primer lugar, no sé cuál es la diferencia. Como Lorna es mi amiga de la infancia, ella debería saber las circunstancias de la parte inferior de mi cuerpo, pero eso no significa que todo esté bien.

Aunque, en realidad no me importa que Lorna haya visto algo como esto.

—Limpiaré aquí. Señorita Anne, por favor vaya al baño —dijo con calma.

O eso es lo que pensaba, pero su rostro estaba rojo y respiraba con dificultad…

Sin embargo, la actual situación vuelve incómodo mirarla a la cara. Dependeré de su buena voluntad.

Podría decirse que hasta ahora lo estuve haciendo yo misma. Por otro lado, es extraño que en una familia noble haga la limpieza cuando tienen personal, así que…

—P-Por favor.

Dejé el cuarto rápidamente.

♦ ♦ ♦

Porque está eso… ¿Cómo se sentirá Lorna cuando su amiga de la infancia a quien ve como una hermana, le muestra una escena como esa? Yo seguramente estaría sorprendida.

Pero, hablando con franqueza, si estuviera en esa situación no podría evitar tener una erección.

El pequeño se paró de repente, creciendo aún más cuando me masturbé.

¿Creció porque estaba pensando en hacerle el amor a una mujer como un hombre? Quizás si pienso en tener sexo con un hombre será el clítoris el que se agrande.

Es improbable que un hombre sienta desagrado en abrazar a Anne Rose a pesar de tener un miembro de más. Creo que tanto la mente y el cuerpo son un híbrido. No hay puntos ciegos.

Sin embargo, estoy completamente erecto en este momento. Podría asustar a Lorna si regreso ahora, así que volveré después de eyacular.

Mientras me sentaba en una silla de madera en el baño, vertí agua caliente de la bañera en mí, frotando mi sorprendente artículo.

—Lornaa… ¡Lornaaaa…!

Por supuesto, ella está limpiando la sala de estar. No puedo hacer mucho ruido, así que intentaré venirme rápido.

Y entonces… la puerta se abrió. Pensar que Lorna estaría allí con el rostro completamente rojo…

Creo que su aparición es demasiado oportuna, pero tengo que decir algo.

— ¿O-Oh? ¿Lorna? ¿Quieres lavarme la espalda? —dije sin pensar.

Ella asintió, y se sacó las ropas para acercarse.

¡Oops! ¡Espero que mi erección no la incomode!

Está escondido entre mis muslos y no puede verse, pero ¿qué pasará si lo nota?

Sin embargo, retroceder ahora es imposible. Que haya aparecido en el vestidor sin haberla notado no me dejó encargarme de esto. Ahora que la situación se volvió así, tendré que dejar que me lave la espalda.

De todas formas, ¿por qué vino? ¿Planeaba asearse después de limpiar?

—Lavaré su espalda.

Después de vertir agua caliente en mi espalda, usó una esponja para frotar gentilmente.

— ¿Se siente bien?

Sentir a Lorna hace que mi hijo entre mis piernas se ponga a temblar.

Después de verla desnuda por completo antes, comenzó a elevarse de nuevo.

—E-Eh….

Creo que voy a mojar mi espalda con agua caliente para calmarme.

— ¡Ya está bieeeeen!

Muy bien, ahora sí está erecto. Comencé a hablar, pero entonces contuve el aliento.

Lorna me abrazó desde atrás y extendió sus manos hacia él, agarrándolo con cuidado.

— ¡E-E-Eso… también está sucio! —dije mientras comenzaba a mover sus manos arriba y abajo.

♦ ♦ ♦

[Lorna]

Como se mencionó anteriormente, mi nombre es Lorna.

Sirvo a la Familia Ainfalts, y todos los días estoy inmersa en trabajo como la sirvienta de la señorita Anne.

Aunque crecí junto con la señorita Anne como amigas de la infancia, ella es más parecida a una hermana mayor que es más linda que cualquiera… No, hablando con honestidad, no es así.

Estoy enamorada de la masculina y hermosa señorita Anne. Pero este amor no dará frutos. Aunque estoy satisfecha con verla y pensar en ella desde lejos.

Sin embargo, la señorita empezó a cambiar cuando cumplí los diez años. Comenzó a tener problemas con su cuerpo. Se dijo que ella era la imagen de Dios, pero no hay dudas de que debió ser difícil para una chica.

Durante ese tiempo, la señorita Anne estuvo evitándome.

Hasta ese momento pude ayudarla a cambiarse y a bañarse, pero luego ya no. Comencé a sentirme algo solitaria.

Pero una mañana lo vi. Pude verlo entre los pijamas y su ropa interior. La persona en cuestión no notó que se podía ver, sin embargo me masturbé tres veces con esa imagen.

Y cada vez que la señorita Anne deja el cuarto, yo entro con la excusa de limpiar para frotar su almohada en mis muslos y oler su esencia.

Un día me excitó verla tomar la jarra en la mesa a un lado de su cama que tiene mis jugos de amor.

Sharon
Okey… Alerta de psicópata…

Usualmente yo soy la rara, pero hoy vi algo inesperado.

Nemoné
Jajaja. Bueno, al menos reconoce que es rara

Desde la mañana el estado de la señorita Anne era extraño, sin embargo, después del desayuno escuché una voz seductora del cuarto en el que estaba.

— ¡Nnnnng! ¡Aaaaah…!

Corrí hacia la puerta inmediatamente y espié dentro a través de la cerradura.

Bueno, ¿cómo debería decirlo? ¡Es increíble!

La digna Anne estaba acariciando su pene y metiendo sus dedos en su vagina mientras mostraba un rostro descuidado, babeando.

—Fufu…. E-Esta señorita Anne es demasiado linda…

Una mano se extendió instintivamente a mi parte inferior, mientras mi respiración se volvía más difícil.

Con facilidad, Anne dobló su cuerpo hacia atrás y comenzó a largar varios líquidos aquí y allá.

¡Si no hubiera visto esta escena, me hubiera arrepentido para siempre!

En un instante estuve convencida de que esto era lo mejor que me había pasado, pero cuando me quise dar cuenta, ya había abierto la puerta.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *