Campo de azucenas – Capítulo 3: La pérdida de sus virginidades

Traducido por Sharon

Editado por Nemoné


[Lorna]

— ¿Qué sucedió esta vez, señorita Anne…? ¿Ohh? ¡¿Eeeh?!

Manteniendo las apariencias porque fui demasiado ruidosa, abrí mis ojos lo más que pude para quemar la escena en frente mío en mi cerebro. En el cuarto, el cuerpo de la señorita Anne estaba temblando.

Me pregunto por qué es tan hermosa.

Mi ropa interior está mojándose.

—Eh, ¿Lorna? E-E-Esto no es lo que parece… Err…

La señorita Anne es demasiado linda, pero estoy algo molesta porque se haya ido al baño cuando se sintió incómoda.

Ahora estoy sola en el cuarto. El único ingrediente de la sopa soy yo y la señorita Anne. Ahora, volveré a masturbarme.

♦ ♦ ♦

Disfruté de la mancha en el suelo donde la señorita Anne se avergonzó antes, y cuando terminé de limpiar, me acerqué al baño para espiar en secreto. Sin embargo, sucedió algo inesperado.

— ¡Lornaaa…! ¡Lornaaa!

Estaba llamando mi nombre mientras se masturbaba.

¿Es probable que la señorita Anne me desee?

Tengo una leve esperanza. Pero si me desea, entonces responderé, así que abrí la puerta del baño con confianza.

Cuando me vio, la señorita Anne se sorprendió momentáneamente, y me llamó con voz ronca.

— ¿O-Oh? ¿Lorna? ¿Quieres limpiar mi espalda?

Me invitó.

Estoy convencida. Seguramente se siente del mismo modo que yo.

Habrá prejuicios entre dos mujeres. Y me preocupa la diferencia de estatus social. Sin embargo… ¡SIN EMBARGO! ¡Todo saldrá bien si hay amor!

Me saqué las ropas y entré al campo de batalla, dando un paso con firmeza en el suelo de mármol.

La señorita Anne, que intentó esconder su miembro entre sus piernas, es la más linda. Hermoso cabello plateado y piel tan blanca como la porcelana, ¡esa es mi preferencia!

¡Bueno! ¡Ahora, a hacer el amor!

♦ ♦ ♦

[Anne]

B-Bueno, vamos a hablar de lo que está sucediendo, ¿sí? Ella está acariciando mi pene, masturbándome. Yo… Yo creo que no entiendo del todo lo que dice o hace.

—Fua… Hmm… S-Sólo un minuto, ¿Lorna? ¡Aaah…!

—Haa… Haa… Fufu, está bien señorita Anne, entiendo todo.

¡¿Qué está sucediendo?! ¡De hecho, no entiendo nada!

La respiración de Lorna es increíblemente pesada. Y estoy muy excitada pero no tengo idea de por qué.

¿Es probable que vayamos a tener sexo?

En mi vida anterior fui un virgen. Me gustaría preguntarle si no tiene problemas en ser mi compañera.

—Er… ¿Lorna? Esto… ¿Está bien si lo pongo? —pregunté inclinando mi cabeza. Ella tenía una gran sonrisa en el rostro, y junto con sus rasgos femeninos, es increíblemente encantadora.

— ¡Sí! ¡Está bien, señorita Anne! —respondió.

Si eso dices, entonces no volveré a preguntar.

Abracé a Lorna. Pero desde el frente.

—Lornaaaa…. Tengo, ¡e-espera! ¡Si sigue así…! ¿Puedo dejártelo a ti…? ¡Aaaah!

—Se siente bien. Haa… Haa… Por favor, métalo. Por favor, métalo en Lorna… ¡AQUÍ!

Lorna, temblando, sacó su mano de mi miembro y comenzó a acariciar mis pezones.

No puedo decir nada ante este sentimiento impresionante. No me había masajeado los pechos mientras me masturbaba, ya que no tengo suficientes manos para hacerlo y no pensé que se sentiría tan bien.

Lorna me enseñó un nuevo placer para las mujeres mientras mi cabeza se llenaba con destellos.

—Es… Es inútil… Y-Y-Yo… ¡ME VENGO! ¡NNAAAA!

Teñí el pedestal donde se guarda el jabón con semen.

Lorna mantuvo su mano lejos de mi pene, limpiando cuidadosamente su mano. Luego se arrastró hacia mí y envolvió con su lengua mi excelente miembro.

—Esto. Es. Bueno.

Succionó el semen restante de la uretra mientras lamía la cabeza y hablaba. Lorna separó su boca de ese lugar, haciendo que mi voz saliera inintencionalmente. Y se arrastró hacia mí con su trasero primero.

— ¿Puedo ponerlo adentro esta vez~? —dijo con un rostro atrapante.

Esos ojos parecen tener la forma de corazones. Y su rostro, que se mojó por la masturbación de hace rato, pareció relajarse aún más.

Lorna, que se la pasa trabajando, seguramente es virgen. La primera vez seguro que será dolorosa.

Comencé a meterlo lentamente para hacerlo lo menos doloroso posible…

Forcé el pene dentro de la abertura pequeña que casi no tiene cabello.

— ¡Oh, oh! ¡Está entrando! ¡Señorita Anne!

Y la cabeza golpeó algo.

¿Será el himen…? [1] Si lo hago lento le dolerá por más tiempo, ¡lo haré rápidamente!

Con un golpe, metí hasta la base con cuidado

— ¡¿AGU?! ¡Nnnn! ¡Aaaah! ¡E-Está dentro! ¡ESTÁ DENTRO!

Sintiendo el desgarro de su himen, Lorna tuvo un orgasmo a la vez que mi semen salía disparado.

¿Acabamos de perder la virginidad al mismo tiempo?

— ¿E-Estás bien, Lorna? ¿Quieres que me detenga?

—♡♡♡

No puedo ver bien, pero mi miembro sigue emocionado. Entenderé su silencio como permiso.

Comencé a mover mi cintura con movimientos rápidos.

—Nnnn ♡ Waaaaa ♡ OUCH ♡ Se siente bien♡ Gaaaaaa♡ OH OH NYAAAA♡

Quizás Lorna es una super masoquista. Toqué la punta de su modesto pecho mientras empujaba detrás suyo. Su cuerpo tembló cada vez que ponía aunque fuera un poco de poder, y su voz jadeante ya no producía palabras.

No pude soportarlo más, y comencé a llenar el pote de miel de Lorna.

—Uu… ¡Oh! ¡Aah, Lornaaaa! ¡Ya está saliendo…! ¡Tómalo!

Aunque le hable, ninguna palabra saldrá de Lorna con su mente colapsada.

—Mmmm ♡♡♡

Una gran cantidad de semen se vertió en su interior mientras la abrazaba por la espalda. El rostro de Lorna se llenó de alegría con saliva y moco saliendo.

Ya no es una vista decente. Todavía sintiendo el placer, le di un lento y apasionado beso. Con un temblor, salí tímidamente de la vagina de Lorna y un fluído rosa comenzó a salir constántemente hasta formar un charco en el suelo.

Incluso yo estoy sorprendido por la cantidad.

Esperé a que Lorna recuperara su fuerza mientras la abrazaba en la posición del misionero.

Cuando mi miembro tocó su lugar secreto, Lorna sostuvo mi pecho con sus manos y se llevó mis pezones a su boca.

— ¡Lornaaaa! ¡Eso! ¡Si lo muer-! ¡Mi pechooo! ¡Se siente extraño!

Incapaz de contener la sensación de placer, una voz parecida a un grito salió.

— ¡Amaré los hermosos pechos de Anne~!

De esa forma, metí mi pene y lo saqué varias veces, y terminé nuevamente con un grito.

Entonces, cambiamos varias veces de posiciones. Me vine dentro de Lorna una y otra vez.

Sin embargo, cuando eyaculé por milésima vez, y como lo estábamos haciendo en el baño, comencé a sentirme mareado y mi conciencia se dispersó.

Sería malo que alguien me viera en este estado.

Mientras pensaba esto, mi mente se apagó gradualmente.


[1] Para los que desconocían esto. Himen es el nombre del tejido que rodea o cubre la entrada de la vagina (se encuentra ahí). No obstante, un himen estirado y abierto no necesariamente tiene que relacionarse con que uno ya no es virgen (aunque en este caso sí hacen referencia a eso lol). Hay personas que nacen con el himen naturalmente abierto y hay muchas otras actividades además del sexo que pueden estirarlo. Es pa’ que sepan (?)

| Índice |

2 thoughts on “Campo de azucenas – Capítulo 3: La pérdida de sus virginidades

  1. Sadco says:

    Interesante, me es útil para la construcción de un personaje en mi novela. No sé por que pero en la LN cuando tienen sex* siempre describen cada detalle en las conversaciones.

  2. Mad says:

    La verdad es que me siento muy, pero muy pervertida, pero me encanta. Me gustaría que lo continúen aunque se que esta pausado. Atesorare mientras los caps que ya estan, gracias por traducir!

Responder a Sadco Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *