Matrimonio Oculto – Capítulo 14: Encender el fuego es realmente fácil

Traducido por Tomoe

Editado por Sharon


Pequeño Tesoro dormía profundamente cuando Ning Xi salió suavemente de la cama para descubrir que había pasado.

Abriendo la puerta de su habitación, vio a Lu Tingxiao sirviéndose un vaso de agua con una mano estaba sosteniendo su estómago y su cara horriblemente pálida.

Ning Xi se precipitó sobre él.

—Señor Lu, ¿está bien?

—No es nada.

—¿Tiene dolor de barriga?

Lu Tingxiao se quedó callado.

Ning Xi sabía que había adivinado bien.

Lu Tingxiao no podía manejar comida picante. Pero si no podía soportarla, ¿por qué la había comido?

—Espere un segundo, le daré un medicamento.

Afortunadamente su casa estaba bien abastecida con medicamentos.

Ning Xi apresuradamente llevó la medicina para el estómago.

—Tiene que tomar ambas pastillas.

—Gracias.

Cuando Lu Tingxiao tomó las cápsulas de su mano, la frialdad de su piel rozó ligeramente la suya, dándole una conmoción que se grabó por su cuenta en su corazón.

Era muy tarde en la noche, y con una belleza frente a ella en una situación difícil, se volvió una situación peligrosa ¡era realmente fácil encender el fuego!

Ning Xi recitó silenciosamente ecuaciones matemáticas en su cabeza para calmar su corazón. Mientras miraba a Lu Tingxiao tomar su medicina, sintió que no era apropiado solo irse, y decidió acompañarlo por un rato.

—¿Está mejor ahora? ¿Necesitamos ir al hospital? Lo siento, no sabía que no podía comer comida picante…

Originalmente, ella estaba preocupada sobre Pequeño Tesoro comiendo demasiada comida picante, pero al final, Pequeño Tesoro estaba bien, pero Lu Tingxiao no. Que tipo de situación era esta…

—No es un gran problema.

Ambos se quedaron en silencio por un tiempo antes de que Lu Tingxiao finalmente abriera su boca: —Esta noche hemos venido a molestarte porque Pequeño Tesoro quería verte.

Ning Xi se sintió sorprendida.

—¿Pequeño Tesoro quería verme?

—Desde que lo rescataste después del susto que recibió en el almacén del bar, Pequeño Tesoro se volvió muy dependiente de ti —explicó Lu Tingxiao.

Ning Xi se dio cuenta de que, si Pequeño Tesoro estaba cerca o cada vez que la conversación se trataba de él, la inmensurable fría conducta de Lu Tingxiao se ablandaría; él no era tan aterrador como había sido en el hospital durante el día.

—Así que es así… —Ning Xi asintió con su cabeza.

La atmósfera creada al estar despiertos hasta tarde en la noche solía hacer que las personas bajaran su guardia y confesaran sus preocupaciones, así que Ning Xi realizó la pregunta que había pensado mucho.

—Eso, si puedo preguntar con franqueza, ¿Pequeño Tesoro no sabe cómo hablar?

Ella nunca había escuchado pronunciar a Pequeño Tesoro ni una sola palabra. El pequeño niño solo sabía cómo asentir o sacudir su cabeza.

—No es que no sepa, él solo no quiere hablar —Lu Tingxiao respondió.

—¿Así que es un problema psicológico? —Ning Xi frunció el ceño.

—Sí. —Lu Tingxiao no intentó esconder nada.

—Esto… —Era casi como había adivinado.

Ning Xi no se atrevió a preguntar sobre  el problema que había desencadenado el trauma del niño.

—Señorita Ning. —Repentinamente, Lu Tingxiao fijó su atención en ella. Su mirada era fría, aun así, le dio una sensación abrasadora que la excitó y la agotó.

—¿Sí? —Ning Xi se congeló debajo de su mirada.

—¿Nos hemos conocido en algún lugar antes? —preguntó Lu Tingxiao.

Si alguien más le hubiera hecho esa pregunta, Ning Xi habría pensado que estaban coqueteando con ella, usando una línea completamente común de ligar.  Pero con quién estaba hablando era Lu Tingxiao. Además, su ojos expresaban una completa seriedad y honestidad

—No creo que lo hubiéramos hecho. Si hubiera visto a una persona como usted antes, Señor Lu, es imposible que no tuviera recuerdos de eso en absoluto… Eso, ¿hay un problema? —El tono de Ning Xi era firme. Incluso aunque  ella era la Señorita mayor de la familia Ning, era imposible que hubiera conocido a Lu Tingxiao, quien era de una clase social mayor y diferente

—No es nada. —Lu Tingxiao dirigió su mirada, oscura como la noche, hacia la ventana. Él se veía solitario.

Si este tipo de conversación privada continuaba, ¡la atmósfera no sería buena!

—Señor Lu, si usted está bien ahora, me dirigiré a la cama —dijo Ning Xi con prudencia.

Lu Tingxiao miró a través de ella y sacudió su mano.

—No hay prisa. Siéntese.

¡No hay prisa! Ella estaba realmente apurada, ¡bien!

| Índice |

One thought on “Matrimonio Oculto – Capítulo 14: Encender el fuego es realmente fácil

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *