Dinero de consolación – Capítulo 45: La presentación de negocios de una propuesta matrimonial

Traducido por Kavaalin

Editado por Nemoné


Logré calmar a mi hermano mayor antes de mostrarle una sonrisa a la Princesa Lanfa.

— ¿Entonces, la Princesa Lanfa se niega a disculparse?

— ¿No es obvio?

—Si es así, entonces tendré que usar alguna otra táctica.

— ¿Qué? ¿Crees que una mujer como tú puede hacerme algo?

—Obviamente, voy a exigirle una compensación.

— ¿Qué?

Princesa Lanfa, tal respuesta es realmente impropia de una princesa, ¿sabe?

—No solo ha insultado a nuestro empleado, Michael, si no que además me golpeó, lo que resultó en una lesión. Por lo tanto, creo que es más que razonable que le exija una compensación.

La Princesa Lanfa frunció el ceño.

—Soy parte de la Realeza, ¡¿entiendes?!

— ¿Y qué? ¿No sabe que la razón por la que existe la Realeza es debido a los plebeyos?

— ¿Qué tonterías estás diciendo?

— ¿No sabe que todo lo que come y toda la ropa que usa proviene de los impuestos pagados por la ciudadanía? Si no hubiese ciudadanos viviendo en una nación, la Realeza estaría tan desvalida que no tendría más remedio que morir miserablemente. ¿Así que está codiciando el trono sin tener la más mínima comprensión sobre los ciudadanos de este reino?

La miré altaneramente para después continuar.

—Si planea casarse con el Príncipe, tendrá que pensar en formas de contrarrestar esta situación.

— ¿Qué?

Mientras sonreía emocionada, Su Alteza de repente se paró frente a mí.

—Julia, para mí, Lanfa es como mi propia hermana.

— ¿Por lo que…?

—No me casaré con ella —Podía escuchar como Su Alteza murmuraba quedamente—. Nada bueno resultaría de eso, de todos modos.

Me sentí un poco aliviada al escucharlo.

Además, todavía necesito su ayuda para salir airosa de esta situación.

— ¡Príncipe Rudnick! No diga esas cosas. Para mí es natural casarme para profundizar la amistad entre nuestros reinos.

La boca de Su alteza comenzó a temblar.

— ¿La amistad entre nuestros reinos? Entonces, ¿por qué intentaste golpear a Michael?

— ¡Eso es a lo que me refiero! ¿Qué hay de malo en que lo haga? Al ser tan inútil, ¿no es obvio que debe enfrentar algún tipo de castigo?

—Michael no es un inútil.

Sonreí ampliamente mientras miraba la expresión extrañada en el rostro de la Princesa Lanfa.

—Me pregunto si realmente puede condenar arbitrariamente a Michael, quien es el hermano de crianza de Su Alteza y el hijo del actual Primer Ministro como una persona inútil. ¿Cree que Su Alteza desearía tomar como prometida a alguien a la que le gusta golpear a su hermano?

La Princesa Lanfa se sorprendió tanto que se puso pálida, antes de dirigirse rápidamente a Su Alteza.

Sin embargo, Su Alteza siguió con una expresión indiferente.

—Yo-Yo, no lo sabía…

Resoplé para después continuar.

—Para que no sepa algo así, me pregunto quién habrá pensado que seguir a esta persona sería beneficioso, mientras continúa promocionándose como la futura Reina de esta nación. Si fuera yo, me negaría rotundamente a juntarme con tal persona.

Las lágrimas comenzaron a brotar de los ojos de la Princesa Lanfa después de escuchar mis palabras.

¿Ahora no parece como si yo fuera la mala?

En ese momento, alguien me tomó de la mano. Y esa persona era, el Príncipe Yufa.

— ¿Príncipe Yufa?

—Señorita Julia, usted es una persona maravillosa que posee una mente sagaz con la que es capaz de sobrepasar a todos.

— ¿Eh? ¡¿Qué?!

Aunque le respondí con indiferencia, él continuó mirándome seriamente.

— ¡Evidentemente tiene la destreza de una Emperatriz! Por eso, ¡conviértase en mi reina!

Mi cabeza no podía seguir el ritmo de las palabras pronunciadas por el Príncipe Yufa.

Justo ahora, ¿qué fue lo que dijo?

—No soy bueno lidiando con las mujeres. Sin embargo, usted es diferente. Para mí, que odio a las mujeres, usted es la única de la que podría enamorarme. Por eso, conviértase en mi reina.

¿Reina? ¿Enamorarse? ¿A qué se refiere?

Mientras aún me encontraba aturdida, el Príncipe Yufa sostuvo mi mano y trató de besarla. No pude evitar estremecerme del asco.

En ese momento, mi hermano rápidamente le dio un manotazo. Su Alteza vino y se paró delante de mí.

— ¿Podría dejar de tocar a mi hermana?

Los ojos de mi hermano se veían completamente sedientos de sangre.

—Roland, dame a Julia.

—Mi hermana no es un objeto.

—La atesoraré debidamente. No soy bueno en tratar con las mujeres, ¡así que definitivamente no la engañaré! ¡No seré como su ex prometido! ¡Juro que le daré todo y me dedicaré a ella! Así que a mí…

Fue Su Alteza quien lo interrumpió.

—No permitiré que Julia se case en otro reino.

¿Qué quiso decir con eso?

—Perder a Julia sería una tremenda pérdida para este reino. No solo Yufa ha pensado que ella sería una gran reina.

— ¡Rudy, la señorita Julia ya ha sido herida con su último compromiso político! Aun así, ¿todavía estás pensando en las pérdidas que podría generarle al reino? ¿Alguna vez has pensado en su dolor?

Su Alteza me miró para hablarme.

—Julia, para que lo sepas, te obligaré a convertirte en mi prometida si alguna vez decides casarte en un reino extranjero.

Su Alteza pronunció tales palabras con un rostro preocupado.

Me pregunto si Su Alteza querrá decir que me necesitaba.

— ¡Rudy! ¡¿Cómo puedes pensar así de la señorita Julia?!

—Ella es la persona que será responsable por la economía de esta nación.

— ¿Qué quieres decir con eso? ¿Alguna vez, bastardo, has considerado los sentimientos de la señorita Julia?

—Yufa, si tú puedes proponértele a Julia, obviamente yo también tengo el mismo derecho. No estoy tratando de forzar sus sentimientos.

Su Alteza hizo esa declaración, mientras ponía su mano sobre mi hombro.

—El poder económico de este reino es extremadamente próspero en comparación con el de los demás…

Su Alteza se tomó su tiempo para explicarme la condición financiera del reino.

Mientras escuchaba su discurso, las personas de los alrededores nos miraban con asombro.

—Y eso sería todo. ¿Te das cuenta de cuánto te has involucrado en la economía de este reino basado en lo que te acabo de contar? El reino te necesita.

Eso me hace feliz. Fue lo que pensé.

—Si te conviertes en la reina, tu libertad se verá reducida significativamente. Sin embargo, si se trata de ti, sin importar nada, encontrarás la forma de salirte con la tuya, ¿verdad?

Esas palabras son algo en lo que quiero creer.

—Tú eres la única persona de la que puedo decir honestamente que quiero recibir ayuda. Es por eso que…

Con una sonrisa amarga, Su Alteza me miró y dijo.

— ¿Quieres gobernar esta nación conmigo?

Era una propuesta de matrimonio carente de palabras románticas. No podía sentir ningún tipo de afecto proveniente de ésta, en comparación con la del Príncipe Yufa.

—Príncipe Yufa, gracias por esa hermosa propuesta.

—Señorita Julia.

—Sin embargo, no soy del tipo de mujer que busca romance en el matrimonio. Por lo que, ¿podríamos no volver a hablar de eso después de esta ocasión?

El Príncipe Yufa obviamente parecía decepcionado por el rechazo, pero no había nada que pudiera hacer para hacerlo sentir mejor.

—Y, Su Alteza.

— ¿Sí?

— ¿Qué debería hacer con esa inútil y poco romántica propuesta? ¿Entiende a lo que me refiero?

Su Alteza bajó la cabeza, como si algo le preocupara.

—Por favor, deme un tiempo para pensarlo.

La propuesta de Su Alteza quedaría en “hiatus” por ahora.

— ¡Por favor, espere! ¿Por qué pensará sobre la propuesta de Rudy pero rechaza la mía? Ahora que lo pienso, es obvio que la declaración de Rudy no es una propuesta matrimonial, ¿verdad?

—Eso es cierto. En lugar de una propuesta, lo que hizo Su Alteza en este momento fue dar una presentación de negocios —Dejé escapar una risilla antes de continuar—. Su Alteza sabe que no estoy interesada en recibir propuestas matrimoniales de nadie. Es por eso que decidió darme una presentación de negocios.

Su Alteza se volteó para encarar al Príncipe Yufa.

—Julia no es una mujer cualquiera, es una comerciante genuina. Es por eso que pensé que dar una presentación de negocios capturaría más su interés. Yufa, todavía hay muchas cosas que no sabes sobre ella.

El Príncipe Yufa se quedó en silencio por un rato, antes de abrir la boca una vez más.

—Señorita Julia, es como dice Rudy. Todavía hay muchas cosas que no entiendo de usted. Por eso, ¿me daría un poco de su tiempo para poder entenderla mejor?

Hablando claramente, ¿qué beneficio podría alcanzar al convertirme en la esposa del Príncipe Yufa?

—Príncipe Yufa, entre los comerciantes existe el dicho “el tiempo es dinero.” —Le dije con una sonrisa radiante—. Por supuesto, si se trata de negocios, le daré tanto tiempo como quiera. Sin embargo, si desea tener conversaciones sobre romance, lo siento, pero no me interesa.

El Príncipe Yufa cayó de rodillas al suelo.

No había nada que pudiera hacer al respecto aparte de sonreírle irónicamente.

¿Por qué pensará sobre la propuesta de Rudy pero rechaza la mía?


Kavaalin
¡Eso es porque tú no le gustas imbécil! (╯༼ಠ益ಠ)╯︵ ┻━┻ ¡Y lo más seguro es que la propuesta de Rudnik la acepte en el momento en que encuentre una buena excusa! ¡Huff!

Nemoné
Este capítulo fue puro salseo. Me gusta que Julia no haya aceptado de una la propuesta de matrimonio de Rudy xD ¡Aún haznos sufrir!

| Índice |

15 thoughts on “Dinero de consolación – Capítulo 45: La presentación de negocios de una propuesta matrimonial

  1. Ruki V01 says:

    La puta madre. Parpadeé y llovieron proposiciones.
    Este capítulo tiene demasiado para digerir. La cagada que se va a armar es tremenda.

    Pobre Yufa. Nunca le gustaron las mujeres y la única que sí le rechazó sin asco mientras considera la otra.
    Y Rudnik… Pero que jugada maestro. De taquito

  2. Noona kane says:

    Ah~ estoy segura que Rudy encontrará la forma de hacer firmar ese preciado contrato a Julia.

    Y no hablo de la propuesta de negocios jsjsjsjs

  3. Hanajima says:

    Por fin se ha propuesto!! Nada romántico pero muy bien planificado xD. Ahora sólo tienes que aceptar!! Va con lo que está sufriendo el pobre…

  4. LoliDragón says:

    Siento que las propuestas de matrimonio para Julias serán como las negociaciones en shark tank 😂😂😂 so no sabes que es shark tank es un programa de televisión búscalo en Google…

  5. Shiho says:

    Bueno, le dió tiempo para tener una mejor oferta la próxima vez que se le declare~~ XD
    Me encanta~ Ella aún no se ha dado cuenta de que esta enamorada??

  6. Lirio Alicia says:

    Me encanta el príncipe Rudy el si sabe cómo llamar la atención de Julia, solo le falta decir a ciencia cierta como puede Julia conseguir la libertad de los deberes reales para que haga negocios x q eso de seguramente lograrás salirte con la tuya no me convence 😒😒😒
    Gracias por la droga 😆😆😆

  7. Noemi says:

    O Dios!!! Muchas gracias por la traducción llenan mi alma hacía jajaj ❤ rudy es listo jajaj a yufa aún le falta astucia jajaja me encanta Julia

  8. Alex Rodriguez says:

    Desde luego, a una gran mujer no la atrapas con simples tácticas anticuadas y cliches. No, nada de eso, a una dama como Julia se le tiene que proponer con inteligencia y pensando en lo que ella queria escuchar.
    Es gracias a estas bellas traductoras que puedo disfrutar de joya de novela ^^ ¡Muchas gracias!

  9. Khrystal MeL says:

    Oh por Dios! No lo esperaba, dos propuestas el mismo día. Sin duda Yufa tenía mucho para perder, es obvio que Rudy la entiende mejor, y no creo que Yufa se rinda (espero que no lo haga, porque lo mejor de un harem es ver como pelean para conseguir a su objetivo)
    Dejo sin vida al pobre Yufa, pero ánimo esto apenas comienza

  10. Carolin-Ice says:

    Ohhhhhh adios marquesado hola reinado jajajajajajajajajja esa Julia tiene no solo uno sino dos principes herederos jajajajajajajajajja y la princesa Lafta debe de estar hola sigo existiendo jajajajajajajaja me encanta la actitud de Julia yo digo que el ser reina no deberia frenarla en negosios puede que incluso lo multiplique al encargarse totalmente de la economia del pais con alguna empresa bajo el nombre de la realeza que apoye al tesoro nacional o proponer proyectos economicos a largo plazo l ministro de finanzas no creo que la frene demasiado el ser reina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *