Elmer – Vol 3 – Capítulo 13: Dulces y vistazo


[Elmer]

—Joven Maestro El, está hecho. Vamos a cocinar de nuevo la próxima vez que vengas.

—Gracias—Le di las gracias al Cocinero-san que me ayudó en el último minuto.

Jugueteé con el paquete en mi mano mientras caminaba por el pasillo.

—Toma esto.

Cuando salí de la habitación, me dieron secretamente galletas. El aprendiz me hizo tomarlos sigilosamente. Desde el principio, a esa persona siempre le gritaban.

Bueno, no hay diferencia aún ahora, ya que el Cocinero-san todavía le grita.

El método de cocinar de Piett-san, que estaba balanceando un cuchillo alrededor, era considerado demasiado peligroso así que fue pensado por el vice-cocinero principal en lugar de platos complicados. Pero desafortunadamente, las lecciones terminarán hoy.

El tiempo se acerca. Pasó más tiempo del que pensé, así que caminé más rápido hacia el hall de entrada.

El pasillo largo es realmente un problema en este tiempo. No puedo llegar a mi destino inmediatamente.

—Lo siento por hacerte esperar—Encontré a Matthias dando instrucciones a la gente de alrededor mientras estaba rodeado de varios equipajes. Corrí por la escalera.

Matthias me vio aparecer.

—¿Ya está bien?

—¡Yu-ugh! —Iba a decir “yup”, pero una voz aplastada salió de mi garganta en su lugar. De repente, mi cuerpo fue aplastado.

—El-chan, ¿realmente tienes que ir?

—Estará bien —Matthias respondió en mi lugar.

Yo no podía hablar debido a que soy abrazado con fuerza por Lucsher-san.

—¿Tal vez debo ir, también…?

—No debes, señora. Todavía hay trabajo por hacer, por favor, hazlo correctamente—Richard-san aprovechó la oportunidad para desprenderme de Lucsher-san cuando su fuerza se debilitó.

—¿Cuándo arribará Cashbar? Matthias, ya que vas por ese camino, por favor, pregúntale eso.

—Ya dije esto, pero esa es la responsabilidad del hermano mayor.

Ya veo. Matthias va a vivir lejos de su madre de nuevo. Pensé que no debía interponerme en el tiempo privado de madre e hijo, así que dejé el lado de Matthias.

Eso me recuerda, ¿va a venir Leont con nosotros? Es probable que se quede ya que Richard-san y Shuri-san están aquí. Si ese es el caso, estoy un poco triste.

La mitad del tiempo que pasé aquí era tranquilo y la otra era animado. Creo que también me he acostumbrado a Leont desde que nos llevamos bien.

—¡Edna-san!—Es la voz de Leont.

—¿Qué es?

Miré a Edna-san, que estaba ocupada haciendo los arreglos en el vestíbulo de entrada y vi lo molesto que era Leont para acercarse a ella.

—¡Edna-san! ¡Construyamos una familia feliz juntos! ¡Te amo! ¡Quédate aquí y cásate conmigo!

Los sirvientes cercanos que se sorprendieron con esa súbita propuesta dejaron caer el equipaje que llevaban.

—Me niego. Seguiré a El-sama durante toda mi vida —Mientras lo decía, Edna-san recogió el equipaje que cayó cerca con una mano.

—Si ese es el caso, también iré a la Capital Imperial. ¡Yo también seguiré a Chibi-El durante toda su vida!

Cuando terminó de declarar eso en voz alta para que todo el mundo pudiera oír, Edna-san ya no estaba allí. Fue a amontonar el equipaje. Excepto por la persona que acababa de ver esa escena, todos seguían trabajando indiferentemente.

—Y entonces~ Chibi-El ¡por favor, cuídame!—Leont me agarró las manos y los sentimientos que tenía de hace un rato desaparecieron en alguna parte.

Como era de esperar, tener a Matthias está bien. Es más que suficiente.

♦ ♦ ♦

—¿Nos vamos?

Los preparativos han terminado y asentí a las palabras de Matthias. Al mismo tiempo, las grandes puertas se abrieron.

—Tengan un buen viaje.

Lo que nos esperaba eran las caras que he visto antes. Permanecieron en fila hasta la puerta.

Respiré profundamente y empecé a caminar hacia delante, fuera de la mansión.

¡Estaban afuera!

Aunque es la misma escena de aquel tiempo cuando vine por primera vez, ahora es completamente diferente. El que cambió, fui yo.

Un carro está estacionado al final de la larga y recta carretera. En ella se encuentra un paño donde se dibuja el emblema de la Casa Vern Oeste, un pájaro de color rojo profundo que extiende sus alas.

♦ ♦ ♦

Oí un ruido en mi bolsillo antes de embarcarme en el carruaje. Son las galletas de hace un tiempo. Las comeré dentro del carruaje.

Lo disfrutaré a fondo~

Puedo parecer como un niño que va en una excursión, pero es porque las galletas de lujo de la Casa Vern Oeste son realmente deliciosas.

Lo imaginé y dejé salir una sonrisa involuntariamente, pero se me enrojeció la cara inmediatamente cuando sospeché que alguien podría notarlo.

Sin embargo, creo que Matthias que está sentado a mi lado, sin duda lo ha notado. La evidencia es que puedo sentirlo mirándome atentamente.

… No te daré.

Incluso si me muestra esos ojos llenos de deseo, no tengo intención de darle ni siquiera una pieza. Sería malo si es robado, así que lo comprobaré primero. Matthias no parece que le gustaran los dulces, pero ¿podría ser que realmente tiene un diente dulce?

Es divertido, así que voy a jugar con él un poco.

Entonces te lo enseñaré.

¡Le mostraré a él, pero no lo dejaré comer! No tengo mucho, así que debo comerlo con cuidado. Esta es una recompensa para la persona que hizo su mejor esfuerzo. Me empape en un sentido de superioridad un poco y sin querer dejo salir una risita.

Sin embargo, Matthias sólo me miraba, así que poco a poco me sentí incómodo.

¿Está enojado? ¿O podría ser que me descubrió cuando comí un pedazo hace un rato?

Puede ser demasiado tarde, pero me lamí los labios en un intento de destruir la evidencia.

Sin embargo, Matthias continuó mirándome.

Tal vez esté enojado.

Este chico, ¿cuánto le gustan las galletas?

| Índice |

2 thoughts on “Elmer – Vol 3 – Capítulo 13: Dulces y vistazo

  1. Lirio Alicia says:

    Jajajajajaja definitivamente no quiere galletas solo está sorprendido x lo sonriente q estás chibi El 😂😂😂😂
    Gracias por la droga 😆😆😆

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *