Elmer – Vol 3 – Capítulo 8: Madre y recuerdo


[Elmer]

—El-sama, ¿por qué no vas a descansar en la cama?—Edna-san tocó silenciosamente mi hombro.

A pesar de que se supone que debo estudiar, parece que de alguna manera me dormí. La habitación ya había oscurecido.

—Uh, voy a ir a dormir—Me froté los ojos adormilados mientras respondía.

Ha pasado un poco menos de un mes desde que llegué a la casa Westvern. Me levanto temprano en la mañana para ir a la cocina, desayunar, jugar con Leont y Matthias y a veces con Richard-san, todos los días pasa con todo mi tiempo ocupado. Pero Leont me dijo que ya no necesito estudiar. No hay manera de que me dé por vencido ahora, estoy estudiando solo, constantemente, haciendo un esfuerzo para mejorar honestamente mi conocimiento.

—Por favor, recuerda que tienes que llegar temprano mañana.

—Está bien. También tengo que lavar los platos mañana…

Aunque estoy haciendo eso porque también quería hacer algo, llegué a pensar que debería ayudar a ese aprendiz cada vez que lo regañan, ya que él hace su mayor esfuerzo incluso si sus habilidades son malas.

Me he acostumbrado a lavar, así que estoy muy feliz. Por supuesto, observo secretamente cómo cocinan.

—Lo olvide. Cuando iba a visitar a la madre de El-sama por la noche, también solía dormir boca abajo sobre el escritorio.

Cuando levanté mi rostro de la cama, Edna sonreía.

—¿Madre?

Es la primera vez que escucho a alguien hablar de mi madre en este mundo. Me sorprendí de aquellas palabras que salían de la boca de Edna.

—Trabajé como la sirvienta de la madre de El-sama.

No lo sabía. Así que por eso ella se ocupó de mí.

—¿Qué clase de persona era ella?

—Veamos. Sus sonrisas desbordantes siempre hacían más brillante el entorno. Le encantaba sorprender y agradar a los demás. Su Majestad amaba mucho a su madre. En la medida en que, cuando miré su camino, me sentí muy avergonzado. Pero, su cuerpo era un poco débil para soportar concebir a El-sama.

—Es eso así…

Pensé que mi madre fue derrotada en una guerra y fue ejecutada. ¿Pensó mi padre que murió porque me dio a luz? En otras palabras, si no me hubiera dado a luz…

—Ella lo entendió. Aun así, todavía dio a luz y nunca se rindió. Amaba a El-sama aunque no hubieras nacido aún.

—Sí. Gracias…

¿Todos mis pensamientos se mostraron en mi cara?

—Lo que me recuerda, creo que hay algo que siempre quiso entregarle a El-sama.

Edna sacó algo de su bolsillo y puso una caja en mi mano. Abrí una caja blanca, y en su interior había un collar.

—La madre de El-sama me lo dio en sus últimos momentos. Dijo que ya no lo necesitaba.

—¿No lo necesitaba más?

Pensé que ella diría algo como ‘Por favor, cuida esto por mí’ cuando ella se lo dio.

—Ella tenía otros. Este collar… ella salió del castillo sólo para comprar esto en la ciudad, también lo compró con su propio dinero.

—¿Ella quería tanto esto? —Mientras le preguntaba, levanté el collar y emitió un pequeño sonido mientras lo examinaba. Es un collar normal. Al menos, así es como lo veo.

—Recibió muchos regalos de Su Majestad que ni siquiera podía contar los accesorios que poseía. Cuando lo compró, dijo que era un regalo. Al final, ella no tuvo la oportunidad de entregarlo por lo que tuve que desempaquetarlo yo misma.

—¿No es un regalo para mi padre? —Es un collar de hombre de lo que veo, así que le pregunté. —¿A quién quería entregar esto?

—Está bien. Se supone que hay una carta que escribió con todo su esfuerzo. No sé quién lo tenía, pero nadie pasó el mensaje. En este momento, no sé nada. Pero creo que estará encantada si El-sama lo guarda.

—¡Lo atesoraré! Buenas noches, Edna.

—Tenga buenas noches.

—Ah, por favor espera —Me incliné hacia Edna que estaba en la salida de la habitación.

—¿Qué es?

—Gracias por amar a mi madre y quedarte con ella.

Ella es la persona que murió sólo para darme a luz. Incluso si quiero disculparme o decir gracias, ya no puedo hacerlo. Pero cuando vi la expresión de Edna cuando hablaba de “Madre”, me salvó un poco. Incluso ahora, todavía hay alguien que la ama mucho.

Después de que Edna se marchara, me levanté otra vez y sostuve el collar cerca de la lámpara.

—¿A?

Una letra muy pequeña estaba grabada en ella. Lo noté cuando lo toqué hace un rato. Tal vez, Edna no se dio cuenta porque la condición de la luz la hacía incapaz de verla.

¿Era su nombre o la inicial del nombre de alguien? ¿O podría ser que se supone que significa algo? No me digas que es por alguien con quien tuvo una aventura.

Incluso si lo pienso, realmente no puedo comprenderlo.

Sólo dormiré.

—Gracias por darme a luz—murmuré al collar.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *