Hermano de la Villana – Capítulo 24: Hermano mayor, calmado


Después de que la princesa Patricia y Gaspar rieron durante un rato, se miran el uno al otro con serias expresiones.
—A pesar de que fue bastante gracioso, todavía se necesita un castigo.
La princesa Patricia levanta un puño hacia Gaspar mientras adopta una postura de pelea.
Así es, esta princesa también ha sido entrenada en combate y esgrima.
Recordé el escenario del juego original.
Es incierto si fue antes o después del compromiso, pero, ella debería haber sido alentada para convertirse adecuadamente para el marqués de una familia militar.
Incluso los aficionados se sorprenderían si la persona con la imagen de una típica princesa no pudiera terminar con un simple golpe.

—No me importa. Si es eso – he hecho más que suficiente.

Gaspar dejó el paquete que había estado sosteniendo desde el momento en que entró en la habitación cuando se enfrentó a la princesa Patricia y respondió decididamente.
—Excelente. Aprieta los dientes.
Como se le dijo a Gaspar, pudo oírse el sonido de los dientes.
Oye, oye, ¿está bien? No importa cuánto aprietes los dientes, mientras que el sangrado se puede prevenir, todavía se hinchan.
Aunque Michelin, el príncipe Edward y Bruno, observan con expresiones nerviosas, no muestran intención de detenerlos.
Ciertamente, este es un problema entre los dos.
Pero que la princesa golpee al hijo mayor de un marqués en la habitación de invitados, tal incidente debe ser resuelto aquí sin interrupción.
¡Buena suerte Gaspar, recogeré tus huesos!

—Aquí voy.

Ah.
El puño de la princesa Patricia se desató a la velocidad del rayo. Gaspar se derrumbó en el acto mientras sostenía su estómago.
— ¿¡Estómago!?
En serio, esta princesa, diciéndole que apriete los dientes, pero en realidad apuntando a su estómago.
No sólo eso, es muy fuerte.
Esto, en cierto sentido, fue algo que también ocurrió según los recuerdos de mi vida anterior, pero creo que no tiene precedentes en este mundo.
No, en primer lugar, una princesa que golpea al hijo de un marqués es sin precedentes, sin embargo, sus locas acciones realmente asombran a la gente.

Los ojos del príncipe Edward se ensanchan en grandes círculos.

Está bastante sorprendido.
Como el hermano mayor, junto a mí, es mi hermana menor que está mirando al Prince Edward con una mirada de sorpresa. [La expresión sorprendida de Edward-sama es agradable también]. Pequeña hermana, creo que ahora no es el momento de prestar atención a cosas así.
Aunque también tiene una expresión de sorpresa, el rostro de Bruno cambia rápidamente cuando parece notar algo.
—…Qué sorpresa. Pensé que lo habías notado, pero no hubo resistencia.
La princesa Patricia miró a Gaspar con una expresión aturdida, apretó su propio puño con su mano izquierda.
—…Hasta el punto de dejar una marca en un lugar visible, no pensé que Su Alteza, la Princesa, sería tan desconsiderada.
Gaspar se levantó lentamente.
Era increíble que él pudiera leer el comportamiento de la princesa, a pesar de saberlo, él no puso ninguna fuerza en sus músculos abdominales. Estoy sin palabras.
Un humano posee un atributo llamado reflejo. Si hay una amenaza, se espera que uno reaccione automáticamente en tal situación, para detenerlo por su propia voluntad.
—Tal vez usted estaba preocupado de que mi muñeca se lastimara, bueno……
La princesa Patricia se gira hacia un lado y acaricia suavemente el puño.
Ah, de alguna manera el flujo de eventos es bueno.
—…Muy bien, rápidamente vaya y cuide a su amigo.
De alguna manera, ella parecía estar disgustada, creo.
La princesa Patricia se aleja de la mesa y camina hasta el final de la habitación.

El corazón de una doncella es complicado ………


Durante un tiempo, Gaspar mira la espalda de la princesa, él se inclina en silencio y vuelve a la mesa y abre el paquete.

Dentro había un libro.
Algunos lugares se ven menos gruesos que otros, ¿es un álbum de fotos?
Con eso, Gaspar viene hacia mí.
—Marcel, lo siento por causar problemas, aunque vine a visitarte.
—Ah, no…. realmente. ¿Está todo bien? Parecía haber sido un buen puño.
Dudo, pero eventualmente le pregunto por preocupación
—Fue un buen golpe…. Dios, no planeé terminar de rodillas.
Gaspar da una sonrisa amarga, pero un rastro de alabanza también está incluido en esas palabras.
—Entonces, ¿qué es ese libro? No me lo dijiste cuando viniste aquí.
Bruno también se levanta y se acerca a mí.
Gaspar reflexivamente se mueve para proteger el libro.
—…Sinceramente, ni siquiera sé por qué lo traje aquí. Creo que algo así probablemente no debería haberlo hecho.
Por alguna razón, Gaspar está extrañamente inquieto por algo.
—Bueno, por favor, mira. Es mi tesoro.
Espera, esta línea tal vez …
Estoy sorprendido.
Esta es la línea de Gaspar cuando anuncia su amor por los animales.
Gaspar abre el libro mientras se ruboriza un poco.
Había una foto de gatitos y un joven Gaspar jugando con ellos.
El contexto era diferente, así que no me di cuenta.
El hobby secreto de Gaspar es tomar fotografías de los gatos en su casa. Además, este cuadro fue tomado usando una herramienta mágica. Los nobles los tienen en sus casas, pero generalmente no es un producto popular.
— ¡Uwaaa! El gato es tan lindo~
Michelin grita con deleite. Me doy cuenta de que cerca de la ventana, el hombro de la princesa Patricia reacciona con una sacudida.
— ¡Kya- Hermano mayor! ¡Edward-sama! ¡es un gatito! ¡Un gatito!
La princesa Patricia se mueve lentamente, un paso a la vez, mientras finge estar despreocupada.
—Él-, la casa de Gaspar guarda muchos gatos. ¿Pero hay alguna razón para esconderlo?
Bruno piensa que es extraño y pregunta.
—Bueno, eso, es decir, para un hijo de una familia militar, sería extraño que me guste jugar con animales… —dice Gaspar, algo avergonzado.
Eso es adorable. No lo diré, ya que podría enojarse.
Oh, la princesa Patricia se está acercando un poco de nuevo.
— ¿Bueno, por qué no? Creo que es bueno tratar a los animales cariñosamente. Aquí, estos gatitos parecen estar muy contentos mientras se aferran a Gaspar.
Bruno dice con voz fuerte.
Parece que este tipo también notó la actitud de la princesa Patricia.
— ¡Creo que es bueno ser aficionado a los animales! ¿No es cierto, Edward-sama?
—Sí, en realidad mi hermana también- pigi.
La princesa Patricia, que se acercaba aquí, cubre la boca del príncipe Eduardo desde atrás mientras empezaba a hablar.
La mirada de todos se dirigía a ella.

—Bueno, creo que es bueno que les gusten los animales, er…

La princesa da una observación positiva aunque nadie dijo nada.
Ya veo.
—…. ¿Te gustaría verlo también, Princesa Patricia?
—…Por favor déjame ver.
La princesa Patricia acepta alegremente la invitación de Gaspar mientras actúa reacia.

♥ ❤ ♥

               

| Índice |

3 thoughts on “Hermano de la Villana – Capítulo 24: Hermano mayor, calmado

  1. ELENA says:

    Temia que la princesa fuera por nuestro prota en lugar de Gaspar, pero ahora que Gaspar saca a la luz su fascinación por los animales…ya la engancho, XD

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *