¡No seré un enemigo! – Capítulo 32: Asesinando Monstruos

Traducido por Kiara

Editado por Ayanami


Una bolsa por persona.

No eran grandes, estas bolsas preparadas para que el grupo llevara, mientras partían con la luz del sol de la mañana en sus espaldas.

—Son pesadas, ​​para ser tan pequeñas…

— ¿El tuyo es polvo? El mío es muy tosco, como si pudiera rasguñar mi armadura.

—Mi bolso parece… ¿carne?

Los soldados hablaron en voz baja, mientras seguían a los caballeros que iban al frente.

Entendí el por qué querrían hablar. Habíamos explicado cómo se usarían, pero aún estaban marchando con cosas extrañas en su poder.

Además de eso, nos dirigimos a un lugar para luchar contra monstruos y magos. Estos eran enemigos mucho más peligrosos que los humanos…

Aquellos que estaban acostumbrados a matar monstruos solo miraban las bolsas en sus manos y se preguntaban cómo esto les iba a ayudar.

Incluso para mí, esta era una estrategia que me sorprendería si se desarrollara sin problemas. No podemos decir nada con certeza, ni hacer nada para eliminar sus sospechas.

Como yo, que había tomado prestada la ropa de algunos hombres y ahora estaba montando con Caín en su caballo.

Estaba agarrando el colgante en mis manos, la cadena permanecía envuelta alrededor de mi muñeca, mientras buscábamos la dirección en la que estaría el mago.

—Derecho, de esta manera…

Caín me escucha e inmediatamente lo informa a los otros caballeros a medida que cambiamos nuestro rumbo.

Fue cerca de una carretera de la ciudad, a varias horas del castillo que, finalmente, sentí que estaba cerca.

Como solo conocía la dirección general, tuvimos que tomar una ruta que iba directamente por el bosque, lo cual terminó siendo nuestra ventaja, ya que, logramos ver al enemigo desde lo alto de un pequeño acantilado.

—Ahí…

Los soldados se informaron en susurros. Se alinearon en una formación, mientras se preparaban para atacar.

La razón por la que el enemigo estaba yendo por este camino es, probablemente, porque sería difícil para el viejo mago y los cinco soldados que lo rodeaban el viajar de otra manera. Es, increíblemente, difícil moverse a través del bosque. Incluso existe la posibilidad de encontrar monstruos sobre los que no tienen control.

Pero, también hay muchos monstruos aquí.

Por lo general, habría alrededor de treinta pero, esta vez parecía que podría haber hasta cincuenta. Había, aproximadamente, un número igual de lobos eólicos así como medusas en sus filas. Tal vez, solo había estado ahorrando su poder hasta ahora y, controlar cincuenta monstruos era su límite real.

Sin embargo, tal vez debido a que era un grupo mixto, los monstruos peleaban entre sí, de vez en cuando.

Parecía que el mago los mantenía en línea, pero estos monstruos seguían siendo enemigos naturales. Hubo momentos en que sus instintos de ahuyentar a los demás explotarían.

Finalmente, el mago hizo que los lobos de viento tomaran la iniciativa y colocaron a las medusas del cielo a su espalda. Los soldados humanos tomaron la posición detrás de ellos.

Tenemos a este. Creo que…

Me doy la vuelta para mirar a Caín. Él también parecía haber adivinado cómo se desarrollaría la escena. Tiró de las riendas de su caballo y comenzamos a alejarnos de la compañía de Allan.

—Kiara. —Allan me llamó.

—Lleva diez hombres contigo.

—Uh, pero…

Eso significa que tendrá diez hombres menos para pelear. Este pequeño acantilado difícilmente será un obstáculo para los lobos eólicos y las medusas del cielo. Es probable que, muy pronto, esta pelea se mueva a un lugar cercano. ¿Estarían bien luchando contra un número mayor de monstruos?

—Los caballeros son mejores si te enfrentas a soldados humanos. También es muy probable que puedan lidiar con ataques mágicos.

De hecho, Allan tenía razón al respecto.

—Debemos aceptar con gratitud esta oferta, señorita Kiara —Caín aconsejó.

—Me molestaría mucho si te negaras…quién sabe lo que Reggie me dirá.

Allan insistió aún más. Al escuchar ese nombre, Reggie, de repente me fue muy difícil rechazarlo.

Al final, Reggie no estaba feliz de que yo saliera y, estará más molesto, si regreso gravemente herida.

Como dos partes que no querían estar en el extremo receptor de la ira de Reggie, llegamos a un acuerdo.

Sin embargo, le pedí que redujera la cantidad de caballeros a cinco. El mago también tenía cinco soldados que lo protegían, por lo que un número igual de caballeros debería ser más que suficiente.

Rápidamente, nos movimos alrededor del acantilado y salimos cerca de la carretera, mientras tanto, Allan se preparó para atacar.

Un soldado extendió una bolsa en el suelo, los arqueros recogieron sus arcos y flechas.

Luego, los desplegaron, todos a la vez. Las flechas dibujaron líneas en el cielo, mientras descendían sobre los monstruos.

Los lobos de viento, de inmediato, comenzaron a correr hacia Allan y su compañía, las medusas del cielo también comenzaron a flotar en su dirección.

—Como se esperaba, fueron cautelosos…

Los soldados estaban alerta, pero no dejaron al mago para perseguir a los demás. Deben desconfiar de nosotros, ya que una vez logramos sorprender al mago y casi lo capturamos.

Con el fin de obtener la ventaja, había la necesidad de esperar el momento adecuado para atacar. Nos alejamos un poco de nuestros caballos y observamos desde la sombra de los árboles.

Los lobos en la delantera, ya estaban en la base del acantilado. Justo cuando estaban a punto de escalar, de repente, vacilaron y comenzaron a deambular por la zona.

Habían olido la carne y se distrajeron.

Algo que los soldados habían sido obligados a llevar y que Allan acababa de dispersar en el suelo.

Finalmente, los lobos del viento priorizaron su cena antes de dirigirse a Allan y sus hombres.

—Oye, ¿por qué los lobos no se mueven?

— ¡Estoy haciendo lo que puedo!

El viejo mago y uno de los soldados que estaba vestido como un comerciante ambulante comenzaron a discutir.

Hasta ahora los había controlado bien. Creo que sé cómo sucedió esto.

Desde que supimos que los monstruos estaban siendo controlados, había tratado de adivinar la razón.

Deben haberles hecho beber el mismo líquido rojo que los magos fallidos y, ahora están vinculados al mago, de la misma manera que lo estarían un maestro y un aprendiz.

Pero, entonces, ¿por qué no se convirtieron en arena como los magos fallidos? Sospeché que, como para empezar, estos monstruos eran una especie similar a los magos y tenían cuerpos que podían usar la magia, incluso sin tener la piedra en sus cuerpos.

Así no se convertirían en arena y morirían. Pero, ¿no deberían solo escuchar las órdenes de un mago que ha ingerido la misma piedra?

Pero, se supone que sería difícil crear una fuerza tan poderosa como la relación entre maestro y aprendiz con solo una pequeña porción de la piedra. En ese caso… ¿tal vez no pueden superar el hambre o las cosas que necesitan para sobrevivir?

Como lo esperaba, los lobos priorizaron su hambre.

Es probable que el mago no hubiese pensado mucho en alimentarlos, ya que solo eran monstruos. La manera en que las bestias voraces caen sobre la carne es algo que debía contemplarse. Incluso los trozos que deberían haber sido demasiado grandes fueron tragados enteros.

Después de esperar a que estuvieran bien entretenidos con su comida, Allan envió otra lluvia de flechas.

Los lobos tenían la guardia baja debido a la carne, por lo que varios fueron perforados y ahora no podían moverse.

Sin embargo, este ataque les había quitado, por completo, la atención a su apetito. Saltaron por el acantilado y se lanzaron contra los hombres de Allan.

Algunos de los lobos que habían saltado con el poder del viento llegaron tan alto que pasaron por encima de la cabeza de los soldados humanos.

[Traducido por Reino de Kovel]

Los lobos que habían saltado demasiado alto parecían alarmados, sus pies se movían frenéticamente antes de que finalmente aterrizaran. El impacto de esto, los hizo tardar en reaccionar cuando los hombres de Allan atacaron.

—Eso estuvo muy bien.

Caín susurró y yo asentí.

—No pensé que sería tan efectivo.

Para explicar, la carne contenía fragmentos y mineral en polvo dentro de ellos.

Era algo llamado cristal de viento que los magos a veces usaban como medio cuando creaban la magia de viento. Me enteré de esto en el diario de un viejo señor de la biblioteca del Marqués.

Había un cierto patrón en los tipos de monstruos que este mago usaba.

Todos ellos usaban magia de viento. Los lobos de viento, las medusas del cielo…y, los lobos de viento siempre vivían cerca de lugares donde se podía extraer este mineral.

Aparentemente, los lobos del viento morderían estas rocas y mantendrían su capacidad para llamar al viento. Y así, mi idea fue causar una sobredosis a los monstruos con este mineral.

¿Qué pasaría si usaran magia después de tomar demasiado dentro de ellos? Sospeché que la magia correría de manera salvaje.

Aunque existía la posibilidad de que este plan fracasara. Si eso sucediera, se decidió que mataríamos a tantos como pudiéramos antes de retirarnos. Tendríamos que reorganizarnos y atacar de nuevo.

Pero las cosas se habían desarrollado sin problemas. Sonreí.

El viejo mago vio que había algo mal con los lobos eólicos y ordenó a las medusas del cielo que se dieran prisa.

Sin embargo, también había cristal de viento en polvo en su camino. Preparar esto me había llevado más tiempo. Afortunadamente, el mineral no era demasiado duro.

Las medusas del cielo usaban la magia para flotar en el aire, pero ahora no podían ajustar su altitud. Flotaban demasiado alto o descendían tan bajo que tocaban el suelo. Era una confusión total.

Las medusas del cielo tenían tentáculos largos y venenosos que las convertían en un desafío para el combate cuerpo a cuerpo pero, ahora los arqueros podían derribarlas fácilmente.

Las medusas caídas se retorcían en el suelo. Tomaría varios tiros de flecha para matarlos completamente, pero Allan hizo que sus hombres se enfocarán en los que aún estaban en el aire.

Incluso si no las mataron, es suficiente para deshabilitarlas. En esta situación, fue el viejo mago el que entró en pánico primero.

— ¡Yo, me voy!

— ¡Oye!

Cuando el viejo mago se dio la vuelta y trató de huir, uno de los soldados lo agarró.

— ¡Tienes un contrato, no puedes huir!

— ¡Esto no es un incumplimiento de contrato! ¡Solo necesito reunir más monstruos y volver otra vez! Jeje.

— ¡Pero si hace eso no llegaremos a tiempo para unirnos al grupo principal!

—Pero es cierto que perdimos demasiadas unidades…

En medio del repentino caos, los soldados estaban divididos entre los que querían irse y los que creían que eso no era una opción.

Fue entonces cuando atacamos.

Para cuando los soldados, se dieron cuenta de que estábamos justo detrás de ellos, ya era demasiado tarde.

La espada de Caín destello y cortó. Casi me encogí cuando vi la fuente de sangre pero, esta vez tenía la intención de capturar al mago.

Mientras apretaba los dientes, los otros cuatro soldados enemigos fueron derrotados por los otros caballeros que nos acompañaron.

Había sido una emboscada tan repentina, que el viejo mago solo podía mirar en estado de shock.

Pero, luego, dejó escapar una pequeña risa.

—Jeje. Este es un golpe de suerte y, ahora soy un hombre libre, ja, ja, ja.

— ¿Qué quieres decir?

Pregunte desde detrás de Caín. El mago me miró con asombro.

—Oh, eres esa joven de nuevo. Jeje Bueno, no tengo necesidad de ser tu enemigo ahora. Así que te lo diré. Sólo acepté este trabajo a cambio de medicamentos para mi enfermedad. Aunque, en este contrato, decía que debía atacar el castillo de Everal y no dañar a ninguno de sus hombres.

Dijo, mientras recogía una bolsa de uno de los soldados caídos.

—Esta es la medicina que necesitaba. Ya no seré tu enemigo. Es mi Despedida. Eh jeje.

El mago riendo comenzó a flotar en el aire. Es magia del viento.

— ¿Que?… ¡Espera! ¡Esto está en contra de la razón! ¡Atacará el castillo si lo dejamos ir!

Gritó uno de los caballeros. Pero el viejo mago siguió riendo histéricamente.

Sin embargo, su risa se cortó de repente.

Porque una flecha había perforado su hombro.


[Kiara: este capítulo ha estado a la mar de emocionante, lo he traducido de un tirón de lo bueno que estaba. La tocaya se ha vuelto muy ingeniosa ha demostrado que no solo se es fuerte con los músculos la inteligencia es necesaria. Estoy ansiosa por saber qué pasará en el próximo cap.

¡Gracias por leer y a jawbrie de Tiger Translation por dejarnos traducir su trabajo!]

♥ ❤ ♥

               

| Índice |

5 thoughts on “¡No seré un enemigo! – Capítulo 32: Asesinando Monstruos

  1. Emiryan says:

    Ok… Kiara es la Sherlock de su mundo Jajaja

    Muy buena estrategia, sin duda aunque no despierte poderes mágicos, será una buena estratega.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *