Creo que mi prometido se ha rendido – Epílogo: La novia del Príncipe Heredero ~ A veces hermano y hermana ~ (8)

Traducido por Shisai

Editado por Nemoné


A pesar de haber sido invitados a la fiesta del té, Christina y los demás dejaron la ubicación de la fiesta del té y fueron conducidos a la habitación de Marx.

Era una habitación adecuada al estilo de Marx. Una estantería donde se alineaban libros de aspecto fastidioso, y espadas decorativas colgaban en las paredes de toda su habitación.

Al entrar primero en la habitación, Marx extendió su mano hacia Anna, que estaba mirando la habitación con curiosidad.

—Por aquí, por favor, princesa.

—Gra… Gracias.

Tal vez estaba feliz de que Marx la tratara como una dama, que las mejillas de Anna se sonrojaron un poco.

Marx vio esa reacción, y para guiarlos, giró su rostro hacia el lado derecho de la habitación, hacia el sofá ubicado al lado de la chimenea. Puede que Anna no pueda verlo, pero en la cara que se volvió hacia la chimenea se formó una sonrisa de satisfacción como si estuviera disfrutando de algo.

Realmente, realmente no entiendo en qué está pensando.

Christina miró extrañamente al hombre que podía hablar despreocupadamente sobre el compromiso falso, y se dirigió hacia el mismo sofá que Alberto.

Al ser perturbado su tiempo con Christina, el estado de ánimo de Alberto empeoró; se sentó frente a Marx y comenzó a preguntar.

—Entonces, ¿qué pasa?

Christina se sentó junto a Alberto, mientras que Anna se sentó junto a Marx.

Parece que tanto Alberto como Marx no lo encontraron extraño, pero en un momento como este, ¿no debería Marx sentarse en el sofá de una sola persona? O, en cambio, ¿dejar que Anna se siente en el sofá de una persona?

Anna ya no es una niña pequeña. Ella es, a su manera, una mujer adulta después de todo, así que dejarla casualmente sentarse a su lado de esa manera es un poco cuestionable.

Con Christina sin darse cuenta de cómo ella misma estaba tratando a Anna como una niña, miró alternativamente entre Marx y Anna.

Marx pareció no notar la mirada de Christina y le sonrió amablemente a Alberto.

—No te enojes tanto. Después de casarte puedes tener intimidad cuando quieras, ¿verdad? Sin embargo, es mi error por interrumpir…

Alberto levantó las cejas, la comisura de sus labios torcida.

—No es que esté enojado porque nos interrumpiste. Tu postura a medias es lo que me irrita. ¿Qué pasa con esa actitud en el salón de té? ¿No estás tú comprometido con la señorita Irene? Estás siendo demasiado insincero… —reprendió a su amigo.

Anna parecía no darse cuenta del comportamiento poco sincero de Marx. Miró a Alberto sin comprender y luego miró a Marx.

Marx se rió amargamente y se recostó en el sofá.

— ¿Eso crees? Aun así, hice todo lo posible para ser sincero, sabes. Como no tengo ninguna intención de casarme con Irene, trabajé bastante duro.

— ¿Nn?

— ¿¡Eehe!?

Cubriendo la voz de Alberto, Anna levantó un grito. Cuando Alberto miró con ojos críticos a Anna, que estaba magníficamente sorprendida, ella se cubrió la boca con nerviosismo.

Mientras Christina, en lugar de sorprenderse, se sentía aliviada.

Para ser honesta, después de que le dijeran que por favor lo mantuvieran en secreto, sintió una sensación turbia en el pecho. Aunque entendió que, por el bien de los dos que parecían tener sus propias circunstancias, mantenerlo en secreto era el mejor curso de acción posible, sin embargo, mantener un secreto de Alberto le resultaba desagradable.

Sin embargo, con un sentimiento que no podía expresarse con palabras, Christina miró a Anna.

Su reacción sincera de sentirse sorprendida, expresó su desconocimiento de la situación. Dado que de repente se había vuelto tan animada, Christina pensó que tal vez Marx le había explicado la situación a Anna, pero parecía que la razón de su vivacidad se debía simplemente a la hábil forma de Marx de levantar el ánimo.

Aunque eso en sí mismo es bastante preocupante.

Si ella fuera tan alegre por un simple comentario de Marx, ¿no sería casi imposible ser su amante?

El que logró controlar su estado de ánimo ciertamente parecía un caballero maravilloso. Sin embargo, incluso si su estado de ánimo mejoraba, en el salón de té donde se hizo, el hecho de que Marx ya tuviera una prometida llamada Irene todavía no cambió.

Hacia la princesa que parecía haber sido hábilmente hecha bailar sobre su mano, Christina simplemente la miraba indiferente.

Alberto miró sospechosamente a su amigo, que estaba sonriendo distantemente.

— ¿Estás planeando hacerme pasar algunas cosas problemáticas?

Al ser preguntado con una voz llena de críticas, Marx sonrió.

—Hmm. Porque Alberto, ¿no eres mi amigo? Me ayudarás, ¿verdad?

—…

Alberto hizo una mueca de desagrado y desvió la mirada hacia Christina. Observó suavemente a Christina, que no mostró ninguna mota de sorpresa, y miró a Marx.

—Has involucrado a Christina en esto, ¿no?

Marx sonrió e inclinó la cabeza.

—Hmm. ¿Entonces qué vas a hacer? ¿No te enfurece que Chris y yo compartamos un secreto juntos?

—No cambiaste en absoluto, sigues siendo un hombre astuto como siempre.

Alberto contuvo su irritación y exhaló, luego apoyó la espalda en el sofá como lo hizo Marx. Cruzó las piernas y pronunció: —Escucharé tu historia. Pero antes de eso, danos té o algo.

Seguramente era para calmarse.

Al pedirle que preparara el té, Marx tocó el timbre y llamó a su criado. Le ordenó al criado que preparara té para las damas y alcohol para él y Alberto.

Anna, por alguna razón, miró a Marx con ojos brillantes. Simplemente, pidió té para las damas mientras tomaba alcohol para ellos, pero eso pareció tirar de su corazón.

La doncella enamorada acaba de embellecer todo, incluso cuando no debería.

♦ ♦ ♦

El vino estaba preparado y Alberto lo bebió en silencio. Hasta que se calmase, Marx entabló una pequeña conversación con Christina y Anna.

Sus historias fueron interesantes. La tonta pelea que vio en un bar en el reino vecino, la historia de los acróbatas que vio o la historia de amor que escuchó de un trovador.

Si uno tuviera que decir, tenía la sensación de que estaba tratando de complacer a Anna, y de acuerdo con su intención, Anna estaba escuchando alegremente sus historias.

En poco tiempo, Alberto puso el vaso vacío sobre la mesa.

—Parece que disfrutas bastante del Reino de Sechs, ¿verdad, Marx?

—… Ah, ¿quieres beber un poco más de vino?

Sin esperar la respuesta de Alberto, Marx tomó una botella del carrito que el criado dejó atrás y la vertió en el vaso.

Mientras miraba el alcohol que se vertía hasta el borde, Alberto suspiró y dijo: —Date prisa y habla. ¿Qué le pasa a la señorita Irene? Si es algo que involucra a la realeza, hay un límite para lo que puedo hacer.

—…

El brazo de Marx que estaba vertiendo el alcohol, se tambaleó ligeramente. Christina no lo entendió del todo y miró a Alberto.

— ¿Por qué dirías que involucra a la realeza?

¿No debería ser esta historia solo sobre la relación de amor entre Marx e Irene?

Alberto le sonrió a Christina.

—Por ella, ya sabes, Christina. Cuando Marx comenzó a hablar sobre la realeza, su rostro se puso rígido de repente.

Marx dejó escapar un suspiro y rellenó su propio vaso con alcohol.

Christina, que solo estaba preocupada por Anna, no prestó atención a la expresión de Irene en el salón de té.

Mientras Alberto, que vigilaba todo el salón de té, miraba con un pensamiento reflexivo.

—Por eso, cuando intenté decir que venía un miembro de la realeza, se puso pálida y salió del salón de té. Incluso la marquesa Klüger, en el momento en que escuchó la charla sobre la realeza, tuvo un cambio de expresión en sus ojos. No importa cómo vea esto, la señorita Irene parece ser una dama que tiene un problema con la realeza. Además, en su camino a la mansión después de salir del salón de té, la señorita Irene se encontró con el mayordomo y la criada antes de ser guiada a su habitación con una mirada ansiosa. Esta casa parece unirse para protegerla, es lo que pensé.

Christina, no pudo hacer nada más que mirar fijamente. En el momento en que Irene salió del salón de té, Alberto, que intentó llevarla al jardín, lo había observado; era algo de lo que ella no se dio cuenta en absoluto.

—Como esperaba, también eres un tipo astuto, Alberto.

Como Marx lo dijo desagradablemente, se sentó profundamente en el sofá y agitó el vino. Alberto resopló.

—No hay forma de que todo salga como esperabas, ¿verdad? No es el caso de Anna de todos modos.

— ¿Eh?

Alberto entrecerró los ojos a Anna, que miraba perpleja de manera tan adorable.

Mientras Marx, después de mirar a Anna con ojos gentiles, se inclinó hacia Alberto.

—Naa. Entonces, ¿eso significa que la charla sobre el primer príncipe que está llegando es…?

—Desafortunadamente, eso es cierto… La próxima semana, él planea venir aquí. Fue una charla tan abrupta que, para ser sincero, es problemático, pero como no necesitan tener una recepción preparada para ellos, insistieron en el plan. El estado de ánimo del primer ministro ha ido empeorando día a día y es un problema.

Es inusual que Alberto hable amargamente sobre algo.

Pero, era cierto que el estado de ánimo de mi padre había empeorado día a día. La arruga entre sus cejas después de llegar a casa, se ha ido haciendo más profunda con cada día que pasa.

Los ojos negro azabache de Alberto se volvieron hacia su amigo.

—Rápidamente, dilo. Lamento decir esto, pero no tengo la obligación de proteger a la señorita Irene. Eso solo debes entenderlo. A quien le estoy dando prioridad es al país.

—Hermano mayor…

Al escuchar esa intensa declaración, el rostro de Anna comenzó a mostrar inquietud. Marx exhaló y miró al cielo.

—Entiendo… Es algo que supuse, pero parece que el primer príncipe del reino vecino está enamorado de Irene.

—Ya me lo imaginaba.

Aunque Alberto asintió fácilmente, Christina y Anna estaban tan sorprendidas que ni siquiera pudieron seguir la conversación. Sin embargo, la atmósfera en la habitación estaba dominada por Alberto y Marx, por lo que ambos no podían hacer otra cosa que encontrarse con los ojos del otro y seguían parpadeando.

—Pero Irene no quiere casarse con Su Alteza Tobías. Incluso para mí fue una historia que personalmente creo que también es desagradable.

— ¿Por qué?

Las cejas de Anna cayeron, mientras miraba a Marx.

Marx sonrió como para calmar a Anna, luego dijo en voz baja: —Ese tipo… en el momento en que vio a Irene en el banquete de la Familia Real, lo primero que dijo fue “conviértete en mi concubina”.

—…

Una arruga apareció entre las cejas de Alberto, mientras apoyaba el codo en el respaldo.

Christina estaba tan asombrada que no pudo decir nada, pero Anna preguntó con curiosidad.

—Esa Alteza Tobías, todavía está soltero, ¿verdad?

Marx asintió suavemente con la cabeza hacia Anna, que no parecía entender.

—Sí, así es. Para el soltero Su Alteza Tobías, pensó que Irene no era adecuada para ser una esposa legal, sino que le ordenó que fuera su concubina. Aún cuando su esposa legal todavía no ha sido decidida.

Basta decir que, para una dama con tal posición que solo podía encajar en la posición de esposa legal, ese comentario no fue más que un insulto.

Sin embargo, por qué…

Alberto expresó la duda que todos tenían.

— ¿Por qué no le pide que sea su esposa legal?

Si no está casado con nadie, ¿no debería estar bien que ella sea la esposa legal? 

Como Alberto lo dijo, Marx se rió sarcásticamente.

—“Tu cara no es lo suficientemente hermosa como para ser mi esposa legal, pero estoy contento con tu cabello”, eso fue lo que dijo.

—…

Un doloroso silencio rodeó toda la habitación.

El príncipe Tobías tenía diecinueve años. Siendo el primer príncipe, a diferencia de Alberto, no decidió que su prometida fuera joven.

En el Reino de Sechs, había dos príncipes con la misma edad. Los dos eran hijos de una concubina. El sistema de sucesión del trono en ese reino era diferente al del Reino Noin; era el sistema donde el Rey nominaría quién sucedería al trono o se convertiría en el Príncipe Heredero, aunque hasta ahora todavía no había una declaración al respecto. Después de que la reina actual dio a luz a una princesa, ya no dio señales de quedar embarazada.

El privilegio de tener una concubina, además del Rey, pertenecía al Príncipe Heredero. En otras palabras, el príncipe Tobías planeaba ser el Príncipe Heredero.

Marx bajó la cabeza.

—Conocí a Irene después de que nos mudamos allí. Su madre murió cuando la dio a luz, así que se apegó a mi madre, y mi madre también la cuidó como a su propia hija. Mi madre estuvo presente durante ese incidente y no estaba contenta con el comentario del Príncipe.

—… Entonces, ¿ella le dijo que se comprometa contigo, para que él no pueda? Ella es muy apresurada, ¿no?

Alberto interrumpió con calma. No importa cuánto quisiera evitar la propuesta del Príncipe, contar una historia falsa como esa, ¿qué haría si se hiciera realidad?

Marx levantó su cara cansada.

—Es porque a mi madre le gusta Irene. Incluso si esa historia se convierte en realidad, ella está bien con eso.

Anna se puso pálida. Cuando la atmósfera entre su hermano y su amigo se rompió, ella pareció olvidar mantener su apariencia.

Alberto miró a su hermanita y luego resopló.

—Entonces, solo tienes que casarte obedientemente con ella. No la odias después de todo. ¿No está bien? No hay pérdida para los dos.

—Alberto…

Christina miró inadvertidamente a Alberto.

De alguna manera, parece que está siendo malo a propósito. Por su mirada y expresión, ¿no parece que se da cuenta vagamente de los sentimientos de Anna?, pensó. Después de todo, es una persona que se dio cuenta del ligero cambio en la expresión de Irene en el salón de té. No es extraño para él darse cuenta del sentimiento sutil de su propia hermana, era lo que Christina podía pensar ahora.

Marx apoyó ambos codos en el respaldo y aflojó su cuerpo.

—Sobre eso, es tan problemático que no es como si nunca hubiera pensado en eso… Pero, como era de esperar, una chica quiere ser feliz, ¿verdad? Para mí, Irene es alguien como mi propia hermanita.

En el momento en que Marx pronunció esas palabras, con la cara aún pálida, Anna parpadeó con un chasquido y levantó la cara.

—Es muy fácil de entender…

Por el contrario, la tez de Christina empeoró.

Si muestra una reacción tan fácil de entender, su sentimiento debería estar filtrándose a Marx, y en lugar de decir que es malo adivinando su sentimiento, tal vez fue más correcto decir que no quiere adivinarlo. Ese sentimiento también llegó a Alberto.

Afortunadamente, Marx no estaba prestando atención a Anna. Alberto, después de ver la expresión de Christina, se volvió hacia Anna. Luego respondió sin interés.

—Un hombre que puede hacer feliz a una hermana pequeña, ¿tienes a alguien en mente?

—Umm. ¿Me pregunto?

— ¿Su amor no correspondido, tal vez?

—Me pregunto…

— ¿No está ella enamorada de ti?

—Eh, eso no es cierto.

Mirando al cielo con indiferencia mientras respondía, Marx se sentó. Sin embargo, la mirada de Alberto estaba fija en Anna.

Anna, que miraba a Marx con los ojos de una doncella enamorada, finalmente se dio cuenta de la mirada de su hermano.

— ¿Nn…? ¿Qué pasa?

Como si no entendiera nada, Marx miró y comparó a los dos.

Alberto observaba a su propia hermana con una mirada que mostraba su incredulidad, mientras que Anna estaba haciendo una mueca por la intensa mirada de su hermano.

Esto, seguramente lo ha notado.

Christina sostuvo el puño de Alberto, que estaba fuertemente apretado sobre su regazo hasta el punto de que los vasos sanguíneos se levantaron.

Alberto se volvió hacia ella con cara sombría. Mientras que Christina mostró una sonrisa amable que rivaliza con la de una Diosa.

—Entonces, cuando venga Su Alteza Tobías, trataremos con él. Después de todo, de repente viene aquí. Aunque su intención puede ser poco sincera, su apego es real. No hay nada mejor que evitar un matrimonio indeseable.

—No…

Alberto trató de escupir palabras de negación, pero cuando Christina apretó su mano con fuerza, su lengua estaba atada.

—Se trata de alguien que es como una hermana para nuestro amigo, después de todo. ¿Ayudamos tanto como podamos?

—…

Pensó en querer ayudarlo, era lo correcto. Además, de ahora en adelante Marx seguramente sería alguien que ayudaría a Alberto. Ayudarlo durante su angustia no era algo malo en absoluto.

Y a partir de ahora, también podría convertirse en una existencia que es más que un amigo de Anna después de todo.

Sin embargo, estoy un poco preocupada por eso.

Marx se echó a reír, aliviado.

—Gracias Chris. Tal vez ese tipo dirá que es una inspección y busque a Irene, pero cuento contigo.

—Sí, haré todo lo que pueda.

Una vez concluida la conversación, Alberto volvió a mirar a su hermana.

Mientras miraba fijamente a Anna cuyas mejillas estaban rígidas, él murmuró en voz baja:

—Mi hermana pequeña, parece tener un sabor extremadamente malo…

— ¿Nn?

Marx miró a Anna con una mirada de incomprensión, mientras Anna bajaba la cabeza con el rostro sonrojado.

| Índice |

2 thoughts on “Creo que mi prometido se ha rendido – Epílogo: La novia del Príncipe Heredero ~ A veces hermano y hermana ~ (8)

  1. Mari says:

    Oh valla. Entendí mal la situación anterior. .menos mal. Ya me estaba molestando el atinarle a la línea d ela hsitoria de cualquiera que leyese

    Muchas gracias pro la traduccion~!!!♡♡♡

    Por otro lado, me dices que Alberto no se habia dado cuenta que a Anna le gusta Marxs?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *