Lucía – Capítulo 19: La pareja ducal (7)

Traducido por Maru

Editado por Tanuki


La primera fiesta del té fue bastante pequeña. Había invitado a un total de ocho personas, principalmente esposas de los vasallos del duque y ancianas nobles. Lucía siguió los consejos de Jerome sobre a quién invitar y el ambiente de la fiesta se mantuvo amigable.

Lucía estaba algo nerviosa al principio, pero luego se dio cuenta de que era innecesario.

El sistema social aquí era diferente al de la capital donde tenía que estar preparada en cualquier momento para luchar con uñas y dientes en este tipo de reuniones. En el norte y como duquesa de Taran, ella ya estaba en una posición superior.

Todos intercambiaron bromas y fueron armoniosos, por lo que no tenía una conciencia innecesaria de humor. Si Lucía hubiera usado su autoridad y lastimado el orgullo de estas ancianas, sin importar cuánto se rieran frente a ella, en el instante en que le diera la espalda, acumularían críticas.

Lucía mantuvo su cortesía en un nivel donde no era demasiado, pero tampoco era muy poco. Esta fue la primera vez que Lucia fue la anfitriona de una fiesta de té.

En su sueño, el conde Matin la molestó excesivamente para socializar, pero nunca la apoyó adecuadamente. Después de todo, una vez que celebrabas una fiesta de té, tenías que seguir organizando una.

Organizar una fiesta de té una vez y luego decidir dejar de hacerlo no era algo que pudiera hacerse. También estaba el hecho de que organizar fiestas de té regularmente costaba una cantidad bastante buena de dinero.

El conde Matin era un avaro que agarraba el dinero con fuerza y ​​no lo soltaba. Sobre ese tema, su cuerpo era bastante indulgente con ella considerando lo que comía y usaba.

Aunque faltaba la experiencia de Lucía como anfitriona, durante muchos años había asistido a innumerables fiestas en su sueño. Aunque fue principalmente por escuchar las palabras de otra persona y luego ponerlas en práctica rápidamente, una experiencia era una experiencia.

Todas las mujeres nobles que asistieron eran señoras experimentadas. El ambiente de la fiesta fluyó bien incluso si Lucía no tomaba la iniciativa. O más bien, las ancianas mujeres nobles eran más fáciles de manejar que las jóvenes doncellas.

No era necesario el intercambio innecesario de nervios que era prominente entre las jóvenes nobles y todos aquí estaban en una relación en la que se verían las caras durante mucho tiempo, por lo que no era necesario ocultar lo que querían o no. decir.

Mientras escuchaba las conversaciones de las señoras, había momentos en los que se unía a la charla o incluso reía. Las que se sorprendieron fueron las mujeres nobles. La joven duquesa tenía ahora dieciocho años pero no estaba nerviosa en lo más mínimo.

Las mujeres aquí tenían hijas o incluso nietas de la misma edad que la duquesa, pero en comparación con ella, sus hijas solo podían describirse como inmaduras.

De hecho, una princesa.

Está llena de elegancia.

Pensar que ella sería tan estable.

Lucía era simplemente una de las princesas comunes en el palacio, pero pertenecía a la familia real. En los círculos sociales del norte, era una gran ocasión ir a la capital y visitar el palacio real y para los nobles. El estatus de princesa, incluso si era solo uno, era una existencia que tenían que admirar.

En comparación con aquellos de su edad, estaba inusualmente tranquila y todos la habían aceptado con dignidad y elegancia. Cuanto más viejos eran, más satisfechos estaban con la apariencia serena de la joven duquesa.

El joven duque de Taran era un oponente muy temerario, grosero y difícil de abordar, por lo que la duquesa relativamente suave era muy atractiva para estas nobles damas.

—Pronto, ¿va a realizar un gran baile? Mi nieta me dijo que definitivamente le preguntara.

—No, todavía no hay un plan para eso. Prefiero esto, solo acompañando a las señoras para hablar sobre asuntos triviales. Un baile es demasiado ruidoso y complejo —respondió Lucía.

—Ese es un muy buen punto. Si celebras un baile, los más jóvenes serán los que vengan a pasarlo bien.

—Estoy de acuerdo. Beber hasta el amanecer y luego tambalearse no parece tan bueno.

Las nobles damas la apoyaron rápidamente. Los recuerdos de ellas mismos jugando en su juventud parecían haber desaparecido simultáneamente de sus mentes.

—Por favor, disculpen mi grosería.

Jerome entró en la terraza cuando su conversación estaba llegando a su punto máximo. Una fiesta de té era un evento solo para mujeres, incluso las personas que servían solo eran mujeres, por lo que era costumbre que los hombres no interfirieran.

—¿Pasa algo, mayordomo?

—Pido disculpas por interrumpir el disfrute de Su Gracia. Su Gracia envió un regalo para celebrar el primer evento social de su Gracia. ¿Se puede traer?

Las expresiones de las señoras se llenaron de emoción al mismo tiempo mientras intercambiaban miradas. Con la cara ligeramente roja, Lucía dio su aprobación y las sirvientas entraron. Todas tenían hermosas flores en su seno. Era una fiesta de hermosas flores rojas; rosas, tulipanes, crisantemos, geranios…

De hecho, era una variedad de flores rojas. Las criadas comenzaron a colocarlas en cada rincón de la terraza, pusieron algunas en jarrones, luego comenzaron a decorar alrededor de la mesa.

Muy rápido, el interior de la terraza se llenó de dulces aromas florales. Como mínimo, miles de flores florecieron por completo.

—Oh, Dios mío.

—Nunca pensé que el duque sería una persona tan romántica.

No importaba la edad que tuvieran, las mujeres aman las flores. Las señoras arrojaron su etiqueta y vitorearon  con alegría. Ahora que habían crecido, el corazón palpitante de amor que tenían en sus días de juventud se había desvanecido, pero al presenciar este romance inesperado, su pasión se reavivó. Después de recibir este regalo inesperado, el corazón de Lucía también latía más rápido.

—Dices que Su Gracia envió este regalo… ¿tenía alguna palabra para mí?

El mayordomo experimentado no entró en pánico ante su pregunta.

—Espera que le interese el tema para el presente de hoy.

Los ojos de Lucía se abrieron un poco y luego le dio al mayordomo una suave sonrisa.

—Lo has hecho bien, mayordomo. Me gustaría agradecerle personalmente a Su Gracia.

Continuamente, hasta que terminó la fiesta del té, las mujeres nobles mencionaron cuán envidiosas estaban de ella. Rodeada por ellas y sus palabras, la cara de Lucía se enrojeció hasta parecer uno de los pétalos de las flores. Lucía les dio a cada una un ramo de flores para que se los llevaran mientras se iban.

Incluso entonces, todavía quedaban muchas flores. Las nobles damas regresaron a sus hogares, extremadamente satisfechas con el hermoso presente que no era demasiado ni poco.

—Ha trabajado duro, Su Gracia. Al observar la expresión brillante en los rostros de las nobles damas, parece que todas disfrutaron de la fiesta del té.

—También lo disfruté y tú también has trabajado duro, Jerome. Pero tengo algo que preguntar.

En ese instante, los hombros de Jerome se tensaron. En estos días, su Gracia rara vez iba a la ofensiva.

—… Sí, Su Gracia.

—Las flores presentes. Su Gracia no las ordenó, ¿verdad?

—¿Qué? —exclamó Jerome frenéticamente a pesar de sí mismo y le hizo una pregunta. Mientras Jerome palidecía lentamente por el asombro, Lucia no pudo evitar reírse.

—Al principio, pensé que era un regalo de él. Me habrías engañado si no hubieras dicho nada después de eso. “Espera que le interese el tema de hoy”. Esa persona no es del tipo delicado. ¿Cómo podrías no conocerlo mejor que yo?

Si Jerome hubiera dicho que Su Gracia no tenía palabras para ella, habría pensado que el regalo era algo que Hugo le había enviado.

—Ah… eso… Su Gracia. B-Bueno, es… es…

Lucía consoló calurosamente a Jerome, que tartamudeaba lastimosamente.

—Está bien. Gracias por el presente Jerome.

—¡Su Excelencia! No es así. Su Gracia realmente quería enviar un regalo, pero no sabía qué enviar. Por eso envié flores…

—¿De Verdad?

—Sí. Es la verdad. Por favor, confíe en mí, Su Gracia.

Lucia examinó a Jerome, cuya tez estaba pálida y rígida con ojos dudosos, luego emitió un leve zumbido. Su expresión parecía tan lamentable que decidió dejar el tema aquí.

—Entiendo.

—Su Gracia, realmente lo es.

—Dije que entiendo. Daré mi agradecimiento a Su Gracia.

De una manera diferente, Jerome ahora era difícil de tratar. Si le diera las gracias personalmente al duque y algo saliera mal… pero en este punto, no podría decir que no. Incluso si él tenía buenas intenciones, sin lugar a dudas fue un acto engañarla.

—Estaré sentada aquí un rato más. Las flores huelen muy bien.

—Sí, Su Gracia. ¿Le traigo un poco de té?

—Ya he bebido mucho té. No hay necesidad de hacerlo.

Jerome se retiró y Lucía se sentó un rato en la tranquila terraza, disfrutando el aroma de las flores.

Durante el período de la fiesta del té, Hugo estaba teniendo una reunión. Hugo mantenía reuniones regulares con sus vasallos, caballeros y señores locales.

Desde su punto de vista, celebrar una reunión una vez al mes era lo suficientemente bueno como para saber el estado de las cosas, pero todas las otras reuniones de Hugo se celebraban al menos una vez a la semana y luego se reunían con frecuencia para celebrar reuniones.

Su estilo de reunión tenía como objetivo proporcionar soluciones a los problemas que se planteaban durante la reunión. Entonces, cuando entraba a una reunión, las personas solo podían salir después de que hubiera terminado y con los rostros llenos de agotamiento. Hubo muchos casos en que la reunión había comenzado en la mañana y duraba hasta la tarde.

La reunión de hoy también tomó mucho tiempo y solo se realizó en algún momento después de que la fiesta del té había terminado. Afortunadamente, el tiempo para la cena aún no había pasado.

La hora actual era demasiado pronto para cenar, pero también era una hora sin ningún propósito en particular, por lo que Hugo le preguntó a Jerome sobre el paradero de Lucía.

—Su Gracia está en la terraza.

Ah. La fiesta del té.

“Dado que es el primer evento de Su Gracia, ¿qué piensa de enviar un regalo de felicitación?”

—Maldita sea —se lamentó un poco. Quería enviar un regalo pero luego lo olvidó.

Ayer, su mente estaba centrada en otra cosa, y hoy, había estado en una reunión desde la mañana y no había tenido tiempo para pensar en otra cosa. Bueno, al menos hoy todavía no había terminado. Incluso si era un poco tarde, siempre que se haya dado hoy, probablemente no habría ningún problema.

—¿Todavía está celebrando la fiesta de té en este momento?

—No, Su Gracia. Ha pasado un tiempo desde que terminó. Su Gracia está pasando su tiempo en la terraza. Y… como no dio ninguna orden de regalo, utilicé mi criterio y envié flores y decoré la terraza.

—¿Ah? De acuerdo, lo hiciste bien.

Como se esperaba, su mayordomo era muy capaz.

—Dijiste que estaba en la terraza, ¿verdad?

Mirando la espalda de su maestro, Jerome no podía soportar decirle que su Gracia sospechaba si él realmente había enviado el regalo de las flores.

Este incidente era indudablemente culpa de Jerome. Era la primera vez en su vida como administrador que ocultaba su error a su maestro.

Ignorando a Jerome, que estaba ocupado ahogándose en su sentido de vergüenza, Hugo dio unos pasos ligeros hacia la terraza. Cuando el día llegaba a su fin, el resplandor rojo del sol se proyectaba en la terraza y en el momento en que Hugo llegó a la terraza, dejó de caminar.

Lucia estaba sentada con los ojos cerrados, apoyando la barbilla con la mano sobre la mesa. Era como si la terraza estuviera envuelta en una manta de silencio, no era un silencio pesado sino sereno y tranquilo.

¿En qué está pensando?

No quería interrumpir su contemplación, pero también sentía curiosidad por lo que estaba pensando y estaba tentado de devolverla de inmediato a la realidad. Al mirar su rostro tranquilo, su corazón no pudo evitar calmarse. Parecía tan cómoda y sosegada que lo dejó sin aliento.

Hugo cerró lentamente los ojos y luego volvió a abrirlos. A veces, cuando la miraba, se sentía extraño. Sintió que había algo presionando su pecho y no podía distinguir lo que estaba frente a él, como si algo desconocido lo estuviera royendo por dentro.

No era un sentimiento agradable, pero no lo hacía sentirse infeliz o incómodo. En su vida, que siempre había sido clara y precisa, ella era una pieza del rompecabezas para la que no había podido encontrar un lugar.

De repente, sus ojos se abrieron de golpe. Cuando descubrió su presencia, dio una sonrisa radiante como el sol. Hugo frunció el ceño momentáneamente. Su corazón de repente sintió como si lo estuvieran pinchando con una aguja, y pareció dolerle.

En estos días, seguía teniendo síntomas anormales en su cuerpo. Hasta ahora, nunca había caído enfermo y en cuanto a las heridas, su cuerpo se recuperaba notablemente rápido, por lo que nunca necesitó un médico y había vivido sin uno.

¿Necesito pedirles que llamen a ese viejo?

¿En qué estaba pensando? La cara de Philip era una cara que no deseaba ver ni siquiera en sus sueños. Lucía se levantó rápidamente y corrió hacia él.

La fiesta de té agradable, el aroma fragante de las flores y el triste pero hermoso resplandor creado por el sol poniente, todo eso había elevado lentamente su estado de ánimo. Ella había estado disfrutando de la tranquila paz en la terraza y justo cuando ese sentimiento feliz había llegado a su punto máximo, él llegó. Lucía expresó sus emociones burbujeantes al correr hacia sus brazos.

—Woah…

Cuando de repente se encontró con él, quedó atónito por un momento. Él sostuvo su cintura firmemente con sus brazos mientras ella frotaba su cabeza contra su pecho y se relajaba en sus brazos.

Él respondió abrazando su suave pecho contra su cuerpo, luego bajó la cabeza y besó la parte superior de su cabeza. Ella estaba haciendo cosas lindas que nunca había hecho antes.

Si eso era lo que había aprendido hoy en la fiesta del té, entonces no le importaría celebrar una todos los días. Él sonrió con ternura, le agarró ligeramente la barbilla y le dio un beso suave.

—¿Fue divertida la fiesta del té?

—Sí, gracias por el regalo.

Su mirada se dio cuenta de inmediato de la terraza cubierta de flores. Parecería que el regalo que Jerome había enviado en su nombre la había hecho muy feliz, y con eso, estaba satisfecho.

¿Por qué las mujeres aman las flores? Ni siquiera pueden comerlas.

No podía entenderlo, pero en primer lugar, nunca pude entender las existencias llamadas mujeres de todos modos. Su vista se movió hacia las flores rojas brillantes y florecientes que parecían ansiosas por mostrar su belleza, y su mirada se posó en las flores rosas.

Sus ojos se tensaron ligeramente.

“Por favor envíame una rosa”.

De repente, las palabras que había dicho le vinieron a la mente. Entonces sintió un presentimiento ominoso.

¿Cuándo dijo eso?

En su memoria extraordinaria, que podía recordar todo desde el día en que podía caminar, parecía haber ocurrido un error.

A medida que su corazón se inquietó y desesperó, su memoria se volvió más desordenada. Luchó por recordar  algo que había sucedido hace solo unos meses.

Cierto. El contrato… la condición que me dio el día que hicimos un contrato.

“Si crees que no puedo controlar mi corazón, envíame una rosa”

—Esto… Maldita sea.

Hugo sintió como si le hubieran vertido agua helada en la cabeza. No, era una sensación mucho más pegajosa, como si su cuerpo hubiera sido atado y el interior y el exterior de su cuerpo estuvieran llenos de suciedad rancia.

Me siento sucio.

Aparte de esas palabras, no había otras para describirlo. No era solo una simple molestia, sino la incomodidad realmente hastía que sentías cuando sacabas los pies después de pisar barro y había fango hasta el tobillo.

No, era un poco diferente de eso. Era similar a pensar que había pillado al enemigo desprevenido, pero terminó encontrándose con ellos como ya sabían de antemano y lo estaban esperando.

No, tampoco así. Intentó con seriedad y ansiedad captar exactamente la sensación por la que estaba pasando, pero no pudo deducir una respuesta.

Sus ojos claros comenzaban a mirarlo con un poco de sospecha. Hugo necesitaba más tiempo para pensar.

—¿Son tan buenas las flores?

—En lugar de estar contenta con las flores, estoy más feliz de que me hayas enviado un regalo.

Su expresión era brillante y puramente llena de alegría. Parecía que ella había aceptado el presente como simplemente un regalo, pero él no se atrevió a preguntar abiertamente.

Entonces sabría que el regalo no era algo que él le había enviado y, dado que simplemente lo consideraba un regalo, se sentiría decepcionada.

—Me alegra que te guste.

Hugo ocultó su mente inquieta y respondió con mucha calma, pero por dentro albergaba un pequeño rencor contra Jerome. De todos los regalos posibles, ¿por qué tenían que ser rosas?

Aunque había muchos otros tipos de flores presentes, todo lo que Hugo podía ver eran las rosas. Hugo bajó su cuerpo y fácilmente la tomó en sus brazos. Lucia dejó escapar un grito debido a sus acciones repentinas.

Se sentó en la mesa, la colocó en su regazo, la abrazó con firmeza y apoyó la barbilla en su hombro.

—¿Su Gracia…?

—Solo espera un momento —la interrumpió Hugo

Después de que ella luchó un poco y luego se rindió, Hugo comenzó a pensar. Sintiendo que la temperatura del pequeño cuerpo en sus brazos se calentaba gradualmente, exploró con calma su memoria.

Amarillo. Cierto. Era una rosa amarilla.

Al principio, solo al ver las flores rojas, estaba nervioso y sorprendido, pero después de que pasó el momento de desconcierto, comenzó a pensar de forma racional. No importaba dónde mirara, no se veía nada amarillo.

No se veían las rosas amarillas que solía enviar a las mujeres para indicar su despedida. Al instante, se sintió aliviado.

Inicialmente, no tenía idea de que esas mujeres recibirían rosas amarillas. Simplemente le había ordenado a Jerome que manejara el asunto adecuadamente solo, pero nunca preguntó cómo lo hacía.

Pero entonces, un día, una mujer que había recibido una rosa amarilla vino a buscarlo y le arrojó un ramo de rosas amarillas. A pesar de que solo se habían visto unas pocas veces, era una mujer que él había pensado que tenía bastante personalidad.

Después de ese incidente, Hugo supo que había una flor conocida como la rosa amarilla. Para él, siempre que fuera colorido, las flores eran todas iguales, pero la rosa amarilla era una flor que él conocía.

Nunca le preguntó a Jerome por qué entre todas las flores envió rosas amarillas, pero parecía significativo, así que le pidió a Jerome que siguiera haciendo lo que estaba haciendo.

¿Sabe ella lo que significa una rosa amarilla?

No importaba cuánto lo hubiera pensado y hubiera resuelto la conversación que tuvieron al firmar el contrato…

Amarillo.

No se especificó nada sobre la rosa. Pero, mirando su reacción, no parecía tomar las rosas que se enviaron hoy en ese sentido.

Y el regalo de despedida fue un ramo de rosas. Como este enorme montón de flores no lo era, llegó a la conclusión de que claramente, lo había definido de manera diferente.

Ahora que había resuelto un problema, una vez más recordó los recuerdos del día del contrato. Las condiciones que había presentado ese día eran los dos documentos. Y luego hubo dos condiciones adicionales.

Libertad en su vida privada y nunca enamorarse de él.

Bastardo loco.

¿Por qué agregó una condición tan inútil? Originalmente no usaría una condición en un contrato si la situación fuera algo que no pudiera documentarse. Lo sucedido era el resultado de lo que ella había escuchado fuera y lo enfrentó después.

La libertad en su vida privada no era realmente un problema. No era necesario que se casara con una esposa normal y luego fijara sus ojos en otra mujer. Eso sería muy problemático. A veces podría jugar y luego, con el movimiento de una mano, cambiar repentinamente de opinión, pero de todos modos era un hombre abierto sobre sus contradicciones.

“Nunca me enamoraré de Su Gracia.”

El problema era con esto. Sus pensamientos cambiaron de un lado a otro, sintió como si su corazón hubiera sido golpeado con una fuerza fuerte y su aliento quedara atrapado en su garganta.

Además, su juramento era inamovible. Ella le había declarado: “Nunca te daré mi corazón y si por casualidad lo hago, por favor envíame una rosa”.

Al principio pensó que era una condición ventajosa para él y aceptó con gusto.

Estúpido hijo de puta.

Originalmente no le había gustado, pero estaba más cerca del asco, nunca se había considerado un tonto. De hecho, tenía mucha confianza en la capacidad de su cuerpo y su cerebro, pero esa confianza se estaba rompiendo lentamente.

—Vaya, hace calor.

Ella torció su cuerpo en sus brazos. Cuando la fuerza en sus brazos desapareció, se apartó de él con ambas manos y le soltó la parte superior del cuerpo. Cuando el aire frío golpeó su piel, dejó escapar un pequeño suspiro. Bajó la mirada y miró aturdido a Lucía, que estaba ligeramente sonrojada por el calor.

Esta mujer no me ama.

“Si es así, entonces estoy agradecido.”

En el pasado, así era como pensaba hacia las mujeres. El amor de una mujer era molesto. Le darían su corazón, que no quería, y luego le preguntarían si las correspondía. El amor que tenían por él se basaba en última instancia en lo que tenía. Esas mujeres amaban su poder y su riqueza.

Todos amaban al duque Hugo, no al Hugh que no tenía nada a su nombre. Y para él, por supuesto, Lucía era igual.

La persona que ella quería era él mismo, como el duque. Pero gradualmente esa convicción suya se estaba volviendo borrosa. Ella no había mostrado ningún interés en su poder y riqueza.

Pero aún no podía saberlo. No habían estado casados ​​por tanto tiempo. Algunas personas podían ocultar sus motivos originales durante decenas de años. Eso era lo que le decía su racionalidad, pero ¿por qué su sensibilidad le seguía diciendo que había algo diferente en ella?

¿Espero que ella se aferre a mí…? ¿Como otras mujeres? ¿Por qué?

Era un misterio que era completamente incapaz de resolver.

Y si ella termina aferrándose a mí… ¿qué debo hacer?

Si eso ocurriera, podría ser un incumplimiento del contrato. Pero… si las condiciones del contrato no podían mantenerse, ¿qué pasaba con eso?

Sus pupilas brillaron momentáneamente. Su contrato tenía una escapatoria muy fatal. Primero, los contratos indocumentados no podían hacer valer los efectos legales.

En segundo lugar, el contrato no mencionaba ningún detalle específico sobre la destrucción o renuncia del contrato cuando no se cumplían las condiciones. No veía nada sobre un divorcio.

Inicialmente lo había dicho que con la intención de bloquear el molesto proceso de divorcio, pero al pensarlo ahora, era una previsión inteligente.

¿Una rosa? ¿Qué hay de eso? ¿Qué pasa si no envío rosas para siempre? ¿Y qué pasa si envío algunas de nuevo?

Él la había estado mirando durante un tiempo, por lo que su mirada se volvió cada vez más inquisitiva. Sus pupilas rojas miraban profundamente sus ojos ambarinos.

Ella era su esposa. Ella era su mujer, y nadie se atrevería a discutir eso con él. Desde el momento en que firmó ese certificado de matrimonio, estaba completamente unida a él.

Esta mujer es mía.

La conclusión a la que llegó lo hizo sentir muy satisfecho. El amor o lo que fuera en última instancia no importaba. Ella nunca podría escapar de sus manos. La posesión y la obsesión con ella habían comenzado a brotar de su corazón.

—¿La reunión no fue bien?

Lucía no pudo poner su dedo sobre él, pero algo en él era diferente de lo habitual.

Debido a que era una persona tan notable, no podía imaginar que hubiera un problema con el que estaba preocupado, pero el norte era una tierra inmensa y él era el señor de muchas personas, por el contrario, si no ocurrieran problemas, eso sería extraño.

A decir verdad, Lucia estaba un poco malhumorada con él. En lugar de dejar que su sirviente manejara el regalo, era mejor no haberle dado nada en absoluto. Sin embargo, basándose en lo que Jerome había afirmado firmemente, Hugo había pensado en el regalo en sí y su corazón estaba ligeramente inclinado a creer eso.

Y, en la fiesta del té de hoy, las mujeres nobles estaban preocupadas por la joven y aparentemente inocente duquesa y le dieron algunos consejos.

—Los hombres son seres simples. No hay necesidad de pensar demasiado complejo al respecto. Incluso si le regalan una sola flor, abrácelo y agradézcale como si no hubiera un regalo más precioso en el mundo, y si hay alguna pasión, esa pasión se desbordará.

—Tiene que actuar como si amara los regalos para que sigan llegando. Y de vez en cuando decir cosas como “mi esposo lo hizo bien, ¿no fue difícil?” Encontrará que se sentirá extremadamente tranquilo.

Ella había aprendido a mantener a su marido mientras vivían juntos, pero ¿qué podía hacer ella con eso?

Mientras sonreían y conversaban, las mujeres nobles dieron consejos similares, mientras que Lucía se sentó allí silenciosa y diligentemente apiló los consejos en su cabeza.

Hasta que ella corrió a sus brazos y lo abrazó, no hubo intención de seguir el consejo de las mujeres nobles. Estaba puramente feliz de verlo.

Sin embargo, en ese momento, el consejo vino a su mente y la situación era simplemente perfecta. Entonces Lucía dejó de lado todas las circunstancias complicadas que rodeaban el regalo de flores y expresó activamente su gratitud.

—La reunión no tuvo problemas. Dijiste que te gustaba el regalo, ¿verdad? —preguntó Hugo.

Como su mirada sobre ella era muy intensa, Lucía  trató de bajar de sus rodillas, vacilante, pero sus brazos se cerraron alrededor de su cintura.

—Si… Si te gusta, entonces deberías devolver el favor.

Realmente, este hombre es completamente descarado.

Definitivamente sabía que el regalo no era algo que envió, pero no parecía estar conmocionado.

Consideró derramar los frijoles, pero luego Jerome sería regañado, no quería comenzar problemas por nada, así que lo dejó pasar.

—¿Qué te gustaría? —preguntó Lucía.

—¿Hay algo posible si lo quiero?

—Si es algo dentro de mi capacidad de hacer, entonces sí.

Cuando él se inclinó y le susurró algo al oído, la cara de Lucía se puso roja y se calentó.

—¡De ninguna manera!

—Terminará pronto.

Sus labios se acercaron a sus labios, y estos se encontraron.

—Es casi la hora de cenar —dijo Lucía.

—Terminaré antes de eso.

Lucía continuó resistiéndose a los besos con los que la inundaba.

—No te creo.

—Lo dices tan fácilmente. ¿Desde cuándo mi credibilidad se volvió tan pequeña?

—¿Por qué no intentas poner tu mano sobre tu pecho y pensar en ello?

Cada vez que estaban en la cama, él decía “solo una vez más”, o “esta es la última vez”. Y como ella no creía que él la engañaría, una vez más sería engañada. No le importaban sus quejas.

Él dio un pequeño tirón y la levantó de sus muslos, sus manos sobre su falda. La posición de sus piernas se cambió para extenderse alrededor de sus muslos y ella quedó firmemente encaramada sobre él.

Su posición los hizo sentarse frente a frente, sus piernas parecían estar envueltas alrededor de su cintura y su cuello estaba rojo mientras lo miraba.

Si no fuera porque la ropa estaba en el camino, prácticamente no había diferencia con respecto a su posición cuando tenían relaciones sexuales. Ella ya podía sentir su excitada parte masculina, lo que significaba que realmente estaba planeando hacerlo aquí.

—¿Y si viene alguien?

—Mi mayordomo no es alguien sin tacto. Estoy seguro de que si no salimos después de un tiempo, lo manejará él mismo.

—¡Eso es aún más vergonzoso!

Lucia se mordió los labios sin saber qué hacer. Una de sus manos ya se había deslizado debajo de su falda y estaba tanteando por dentro. Su otra mano estaba acurrucada en su espalda, atrayéndola mientras le mordía ligeramente el lóbulo de la oreja y la lamía.

—Al principio, quería hacerlo en el jardín, pero cuando lo pensé, con el clima como está, habrá muchos insectos. Si te desmayas mientras lo hacemos, eso sería difícil. Espera, no. Eso no importaría. Incluso cuando no hay errores, de vez en cuando…

—… Si dices una palabra más, te morderé los labios.

Él se rio entre dientes y respondió juguetonamente:

—Sí, Su Gracia.

La besó alrededor de los ojos mientras ella lo miraba con timidez. Se tragó el tono carmesí de sus labios y aspiró su dulce fragancia. Comenzó a moverse para hacer un buen uso del tiempo que ella le había dado, sin embargo, no cumplió su promesa de cuándo terminaría.

La hora de la cena ya había pasado cuando terminaron, así que cenaron muy tarde.

♦ ♦ ♦

Cuando Jerome trajo un té de la tarde a su oficina, lo colocó sobre el escritorio y se volvió para irse.

—De ahora en adelante… —comenzó a hablar Hugo. Jerome dejó de caminar, se dio la vuelta y regresó al escritorio para escuchar las palabras de su amo—. No me importan otras flores, pero no más rosas. Haz lo que creas conveniente, pero no quiero ver más de esa flor en particular.

Jerome no entendió completamente lo que su maestro quería, pero respondió que se encargaría de eso. Se preguntó si ayer, Su Gracia se había sentido ofendida o herida por el regalo que le había enviado.

Pero mirando el estado de ánimo entre los dos hoy, no parecía así. Como Jerome estaba pensando en rosas, una memoria de repente se levantó a la vanguardia de su mente.

—Su Excelencia, el otro día, Su Gracia me preguntó si me había enviado una rosa amarilla.

La mano de Hugo, que firmaba un documento, dejó de moverse instantáneamente, causando que la tinta del bolígrafo cayera y se extendiera debajo del papel. Hugo frunció ligeramente el ceño y apartó el documento.

—¿Entonces?

—Su Gracia me preguntó si tenía razón acerca de que la señorita Lawrence fuera la última persona en recibir una rosa y… respondí positivamente.

En la noche de la Fiesta de la Victoria, ella había sido testigo, de primera mano, de la vista de él rompiendo con Sophia Lawrence. Lo había olvidado.

En lugar de decir que se había olvidado, era más exacto decir que no sentía la necesidad de preocuparse por eso. Hugo pudo vislumbrar por qué ella lo veía como un villano inescrupuloso y desvergonzado.

—Y…

—¿Hay algo más? —La voz de Hugo se hizo un poco más aguda. Tal vez debido al estado de ánimo, Jerome no estudió la cara de su maestro o habría visto la visible incomodidad de este.

—Su Gracia preguntó por qué la última persona en recibir una rosa no era la condesa de Falcon y le respondí que Su Gracia no había dado la orden.

Hugo tenía una expresión fría en el exterior, pero agarró con fuerza el bolígrafo que sostenía.

Si respondes de esa manera, ¿qué se supone que debo hacer?

Hugo se tragó las palabras que quería gritar. Era en momentos como este donde su mayordomo siempre capaz se reducía instantáneamente a un tonto sin tacto.

—Mándala. La rosa.

—¿Está Su Gracia hablando de la condesa de Falcon?

—Envíala hoy. Ahora mismo.

—Sí, Su Excelencia. Ah, y otra cosa…

—¿Por qué hay tantas cosas? —murmuró sombrío Hugo. Solo había impedido que Jerome se fuera para decir una cosa, pero parecía que Jerome había aprovechado esta oportunidad para decir una cosa tras otra.

—Esto es algo que dijo la médico primaria de Su Gracia. Ella le pide que se detenga a visitar la cama de Su Gracia…

—¿Qué? ¿Por qué le importa eso al médico?

—Dijo que es por la salud de Su Gracia y que una vez cada cinco días, Su Gracia necesita descansar.

La salud de la esposa; fue el surgimiento de una tarea difícil que Hugo no pudo resistir en absoluto. Su esposa era pequeña y débil.

A decir verdad, Lucía no era tan frágil, pero en su cabeza, se solucionó como un gran problema si enfermaba. Y durante más de un mes, se había salido con la suya sin pausa.

Sin embargo, si realmente pudiera hacerlo durante más de una ronda, al menos no sería injusto.

Una vez cada cinco días.

Hugo se deprimió.


Maru
Mega F para Hugo. Es como si todas tus acciones pasadas te salpicaran en la cara ahora. Parece que alguien se arrepiente del contrato muy pronto juju

| Índice |

2 thoughts on “Lucía – Capítulo 19: La pareja ducal (7)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *