Lucía – Capítulo 26: Desacuerdo (4)

Traducido por Maru

Editado por Tanuki


Hugo leyó rápidamente los documentos y firmó debajo de ellos. Las cosas que debían revisarse por separado, se marcaron y colocaron a un lado.

A la izquierda había cosas que tenía que procesar y las de la derecha también eran cosas que tenía que procesar, apiladas juntas.

No importaba cuánto se le cayeran los ojos, se masajeó la cabeza dolorida y revisó los papeles, pero aún no podía ver el fondo de la pila.

En un momento, arrojó la pluma y se recostó para descansar. Aunque cerró los ojos, su cabeza estaba llena de cosas que necesitaba hacer.

Estaba harto de eso. Se preguntó cuánto más tendría que hacer.

¿Quizás diez años más? Ahora que lo pienso, ¿cuántos años tendrá ese niño dentro de diez años?

Tendría dieciocho años. A esa edad, acabó de graduarse de la academia. Si era así, no sería en diez años. ¿Tal vez en unos quince años?

Ese niño no era un niño tonto, por lo que si se le enseñaba durante unos 4-5 años, sería útil.

Quince años, eh…

Incluso la cantidad mínima estaba demasiado lejos.

Tengo que hacer esta basura por quince años más…

Mientras llovía, Hugo miró por la ventana, mirando el cielo oscuro. Había estado lloviendo desde la mañana.

Al principio, nunca miró por la ventana, pero finalmente, hace tres días, vio a Lucía caminando por el jardín sin ir al balcón.

No se dio cuenta de cuán impropio era su comportamiento y solo se quejó de no verla debido a la lluvia.

—Si no la veo ahora, no la veo en absoluto —murmuró irritado y luego se detuvo con una sonrisa.

Eres muy patético. ¿Por qué no vas y echas un vistazo?

No estaba lejos, solo tenía que bajar las escaleras y caminar un poco. A esta hora del día, ella generalmente estaba en la sala de recepción en el primer piso.

La forma en que vivía era monótona y simple, pero estaba regulada ya que tenía cosas programadas para hacer casi a cada hora.

Ella no parecía querer salir en estos días, así que él conocía su horario más de lo que sabía su propio horario.

—Estoy haciendo las cosas más estúpidas.

Ahora estaba evitando a su esposa. Para ser más precisos, estaba huyendo de su propio corazón.

¿Amor? Qué absurdo.

Él lo negaba continuamente. Su corazón solo debía pertenecer a sí mismo. Nunca vacilaría por alguien más.

Incluso con tanta confianza en sí mismo, no tenía el coraje de encontrarse con ella. Sentía que si lo hacía, todo se derrumbaría en un momento.

Con la excusa de que había mucho trabajo, se quedó hasta altas horas de la noche en su oficina, lidiando con los documentos.

Después de lo cual, salía de la oficina y dormía en su propia habitación, que no había usado en los últimos meses.

Puedo hacerlo bien sin ella.

Esa fue su excusa para seguir adelante. Su racionalidad lo llamó perdedor y cobarde, pero lo ignoró.

Los primeros dos días estuvieron bien.

Cierto. No hay forma de que una mujer me influya.

Se había sentido eufórico como un niño inmaduro. Pero no pasó mucho tiempo para que desapareciera esa confianza.

A medida que pasó el tiempo, su estado de ánimo disminuyó gradualmente y el contenido de los documentos no entraba en su cabeza, lo que hizo que su velocidad de trabajo disminuyera.

Aunque pasó la misma cantidad de tiempo con ellos, debido a que la eficiencia era menor, su tiempo de trabajo se hizo más largo.

Estaba incómodo con su estado actual, que era muy diferente de lo que estaba acostumbrado, y el trabajo en sus manos entró en este círculo vicioso.

Pero todavía no quería admitirlo. Negaba su retirada y persistía en su terquedad.

Desafortunadamente, no había nadie a su alrededor que le sacara las orejas y le gritara los hechos.

—Su Gracia.

En el momento en que escuchó esa voz familiar desde afuera, la molestia creció rápidamente dentro de él. El dueño de esa voz siempre le trajo mucho trabajo.

Y como se esperaba, una vez que entró el dueño de la voz, no era una noción sin fundamento.

Ashin, uno de los secretarios del duque, el oficial administrativo, entró y encontró a Hugo mirándolo ferozmente, poniéndole los pelos de punta, pero se mantuvo firme y colocó una pila de documentos en el lado izquierdo del escritorio de Hugo.

Hugo miró con rencor mientras Ashin comenzaba a escabullirse y luego habló secamente.

—¿Cuándo son las vacaciones de ese chico?

Ashin confiaba en poder responder cualquier pregunta que se le lanzara, en cualquier momento y en cualquier lugar, pero comenzó a sudar ante la inesperada pregunta del duque.

Afortunadamente para él, su mente estaba clara, así que encontró la respuesta sin pausa.

—Sé que no tiene vacaciones.

Solo había una persona que haría que el duque hablara de vacaciones. El sucesor designado y único hijo del duque, Damian Taran.

Hablando con precisión, él era el hijo ilegítimo del duque, pero a menos que uno quisiera morir, no diría tal cosa frente al duque.

Nadie entre los vasallos del duque mencionaba a Damian en presencia del duque.

Siguen siendo los mismos, dudando de la posibilidad…

Todos pensaron que podría cambiar y esperaban ese cambio, después de todo, el duque todavía era muy joven y acababa de casarse.

Hubo muchos que no entendieron la razón detrás de que un niño ilegítimo se convirtiera en el heredero legítimo del duque.

Sin embargo, Ashin estaba convencido de que mientras no sucediera nada inesperado, el sucesor del duque sería el joven señor ilegítimo.

Esto fue algo que el duque anunció después de reunir a todos sus vasallos y el duque nunca había vuelto a cumplir su palabra.

Los sucesos de la sucesión del duque provocaron una gran conmoción en toda la región. El hecho de que un escándalo tan grande no se hubiera extendido aún más fue porque los vasallos del duque habían observado sus bocas.

Estaban incómodos con el hecho de que un niño ilegítimo tal vez podría convertirse en su maestro en el futuro y no quisieron publicitarlo.

—Aunque hizo una entrada tan ruidosa en la sociedad, la relación de este padre y su hijo es completamente…

Tan pronto como su hijo tenía seis años, el duque lo arrojó a un internado.

Francamente, la gente alrededor del duque trató de disuadirlo. Le dijeron que Damian era joven y que tal vez podría intentar esperar uno o dos años antes de embarcarlo, pero el duque resopló ante ellos.

—¿Joven? A los seis años, debería poder sobrevivir incluso si es arrojado a un desierto.

Todos estaban sorprendidos por el estándar al que mantenía a Damian. Pero las palabras que salieron de la boca del joven señor fueron aún más asombrosas.

—La tasa de supervivencia en el internado es seguramente más alta que la de un desierto. Gracias por tu generosidad.

Y así, el joven señor que era extremadamente maduro para su edad, fue a un internado sin dudarlo.

Pasaron dos años y el duque ni siquiera mencionó a su hijo haciendo que uno se preguntara si realmente tenía uno, y del mismo modo el joven señor no contactó brevemente con su hogar.

No me sorprenderé en absoluto si sigue así hasta que se gradúe en diez años.

Como ironía, la indiferencia del duque hacia Damian reprimió las fuerzas hostiles y les impidió actuar apresuradamente hacia Damian.

El duque pudo haber pensado a propósito que eso sucediera.

—¿No puede irse en absoluto? —preguntó Hugo.

Ashin rápidamente apartó sus pensamientos extraviados.

—Una excursión es posible.

—Dile que venga entonces.

—¿Quiere decir ahora? Pero el semestre acaba de comenzar y debemos notificarles al menos con una semana de anticipación para obtener permiso para una excursión…

—¿Cuándo comenzaste a cuestionar mis instrucciones?

Si le daban órdenes, solo tenía que seguirlas.

Ashin estalló inmediatamente en sudor frío y su expresión se puso rígida cuando respondió.

—Entiendo. Enviaré un mensaje de inmediato.

—He enviado a alguien a la capital para decirle a Fabian que prepare el registro familiar y lo traiga con él cuando regrese.

Entonces quiere elevar el estado del pequeño señor. Si el estado del pequeño señor es elevado… nadie podría pronunciar ninguna queja.

Se había anunciado que el pequeño señor se convertiría en el sucesor del duque, pero seguía siendo un niño ilegítimo.

Pero si su estatus legal era elevado, dejaba de ser un demérito del duque y se convertía en el sucesor perfecto.

Aquellos que todavía esperaban algún tipo de cambio en el futuro tendrían que darse por vencidos una vez que se elevara el estatus del pequeño señor.

La duquesa debe haber aceptado su entrada en el registro familiar. Escuché que su relación matrimonial es muy buena, pero ¿qué pasará si la duquesa da a luz a un hijo? Si ella da a luz a un hijo, será un dolor de cabeza…

—Es Elliot, Su Gracia.

En el instante en que esas palabras cayeron, un caballero de mediana edad de aspecto aterrador entró. El caballero capitán, Elliot Caliss, rindió sus respetos y luego levantó el largo barril de bambú.

Hugo recibió el barril y separó la parte superior, revelando la carta enrollada dentro de él.

Ashin sintió que un escalofrío le recorría la espalda cuando vio a Hugo leer la carta, entrecerró los ojos y sonrió tristemente.

Joder, me asusta más cuando es así.

—Moviliza a siete personas. Te dejaré las tareas y nos pondremos en marcha tan pronto como estén listas.

La lluvia casi había terminado pero el sol ya se estaba poniendo en la tarde.

Era diferente de la salida temprana habitual al amanecer, pero el fiel caballero Caliss respondió con solo unas pocas palabras y se retiró.

—Es agradable cazar después de un tiempo.

Caza humana.

Para evitar la mutilación de Hugo, Ashin murmuró esas palabras ocultas para sí mismo.

Uf… los sueños de hoy no serán pacíficos.

Una vez, Ashin había seguido involuntariamente al duque al campo de batalla hace unos años como oficial administrativo, aunque estaba muy lejos del campo de batalla.

De vez en cuando, todavía veía escenas de esa época y hacían palpitar su corazón.

Sus escalofríos no fueron causados ​​por ver la muerte a sangre fría. Por el contrario, eso era más fácil de ver que la visión poco realista y vertiginosa del duque cortando la garganta de alguien y haciendo volar sus cabezas al cielo.

¿El León Negro? Ashin descubrió que ese apodo estaba muy adornado.

El duque Taran que se puso una armadura negra mientras atravesaba el campo de batalla era comprensiblemente un regalo del cielo y ciertamente un demonio.

Cuando vio al duque cubierto de sangre como una bestia salvaje y riendo con comodidad, Ashin había murmurado algo sin darse cuenta.

—Qué loco.

Se sorprendió cuando las palabras salieron de su boca y se preocupó si alguien lo escuchó, pero afortunadamente, su monólogo fue enterrado bajo los gritos de soldados borrachos con la locura de la guerra.

Ashin era alguien que no tenía miedo de nada en el mundo. No contuvo lo que quería decir y su capacidad coincidía con su personalidad imprudente que hizo que tanto sus superiores como sus subordinados lo dejaran.

Pero, a partir de ese día, Ashin se convirtió en una oveja dócil frente al duque de Taran.

Se dio cuenta de lo aterrador que era el duque de Taran. Por supuesto, se sabía públicamente que el duque era una persona bastante aterradora, pero sentía que el duque era aún más aterrador de lo que lo describían.

En otros lugares además del campo de batalla, el duque se ponía una máscara de buenos modales y no se podía ver su lado áspero.

Las personas que interactúan con él solo se centraban en el hecho de que era un duque joven y un gran bailarín.

Por eso era más aterrador. Era aterrador que el ser sangriento que presenció en el campo de batalla pudiera ocultar su locura y pretender ser un noble clásico que nunca antes había sostenido una espada.

—¿Se prolongará la agenda? —preguntó Ashin.

—Sé que tengo que irme, pero me temo que tomará un tiempo —contestó el duque.

—Entonces, durante el tiempo que se haya ido, el joven señor podría revisarlo.

Hugo lo pensó por un momento.

Aunque ese niño era joven, era de la línea de sangre Taran. Era difícil pensar en él como otro niño de ocho años.

Ese chico había hundido una espada en el corazón de un hombre cuyo tobillo Hugo había atrapado en una trampa y lo había matado.

Recordó el pasado por un momento y luego volvió a la realidad. Ese chico nunca fue inocente.

Todavía no había ninguna locura corriendo por sus venas, pero quién sabía cuándo aparecería. Pero aun así, actualmente era del tipo leve.

Según los informes que recibía continuamente, no era tontamente amable como su padre, pero no tenía un temperamento cruel.

La primera vez que Hugo conoció a Damian, si no hubiera visto ojos similares a los de su hermano muerto, lo habría matado en el acto y lo habría eliminado.

No importaba cuán suave fuera, las intenciones maliciosas no volarían. Comparado con Damian, su esposa era un conejo dócil.

No pudo evitar preocuparse de que solo fueran ellos dos. No le pareció extraño en absoluto, ya que inconscientemente se preocupaba por ella.

—¿Por qué no vas personalmente a buscarlo?

—¿Eh?

—Asegúrate de advertirle cuando llegue, para darle el debido respeto a su madre. Si regreso y escucho algo extraño…

—Ah, sí. Me aseguraré de que no haya nada de qué preocuparse.

Poco después de que Ashin se retirara, Jerome entró corriendo a la oficina después de escuchar que los caballeros se preparaban para partir.

Creo que comenzó el día después de que llamamos al médico…

Jerome no estaba seguro de lo que sucedió entre los dos, pero desde ese día en adelante, su relación se volvió extraña.

Su maestro estaba tomando la iniciativa de distanciarse de Su Gracia. Decir que estaba ocupado era solo una excusa.

Su maestro siempre tuvo mucho trabajo, sin embargo, nunca fue en la medida en que no podía comer ni dormir.

Según las criadas, también dormían por separado. Cada vez que veía a la señora tratando de actuar como si todo estuviera bien, a pesar de que estaba triste, sentía que le dolía el corazón.

No haga esto, maestro.

Por primera vez, Jerome se sintió rebelde hacia su maestro en su corazón.

Apenas podía evitar preguntarle a su maestro por qué se iría en una ausencia a largo plazo sin resolver esta situación.

Jerome trajo té caliente como de costumbre y su delicada fragancia llenó el aire. Sirvió el té y llenó la taza vacía.

—¿Qué debo hacer con su cena?

—Mmm, no necesitas prepararla. Me iré pronto.

Hugo levantó la cabeza y se llevó la taza de té a la boca.

—Iré a cazar pero no sé el horario exacto.

—Ya es tarde. ¿Qué tal si nos vamos mañana al amanecer?

—No, estoy a punto de prepararme y ya lo ordené.

—En cuanto a la señora…

—Informarla por mí.

—¿La señora cometió un gran error?

Jerome habló con firmeza cuando la mirada de Hugo cayó sobre él.

—Incluso si cometió un error, espero que pueda perdonarla generosamente. En los últimos días, la señora no ha intercambiado palabras con su Gracia.

—Esto no es algo en lo que tengas voz. Estás cruzando la línea.

—Sí. Tengo que decir algo presuntuoso. La señora es la duquesa. Ella es diferente de las otras mujeres que lo fascinaron un poco y luego tiró. Tiene que tratarla con valor.

Hugo miró a Jerome con los ojos ligeramente abiertos. Al ver la mirada ligeramente abatida de Jerome mientras persistía obstinadamente, Hugo entrecerró los ojos.


Tanuki
Eso mamón, aunque me hubiera gustado que el Hugo encontrara la respuesta por su cuenta, supongo que es demasiado terco.

| Índice |

3 thoughts on “Lucía – Capítulo 26: Desacuerdo (4)

  1. Yesli says:

    gracias por actualizar. Me he vuelto adicta a esta novela y a pesar de que sé que la actualizan todas las semanas, no puedo evitar entrar todos los días para ver si ya salió jajajajaj

    • Mero says:

      Que le partan en c*** a Hugo, entiendo su trauma y eso pero valla 😭, bueno me da curiosidad cómo será la dinámica de Lucía y Damián!
      (・ω・)つ⊂(・ω・)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *